Imagen de perfil de Kire98
Análisis de Joy Ride
Kire98

Simulador de conducción en estado ebrio.

(LEER ANÁLISIS EN COMENTARIOS, ALLÍ ESTÁ BIEN SEPARADO)Kinect es, sin duda, un periférico flojillo, tanto por su detección de movimiento como por sus juegos, entre ellos, Kinect Joy Ride, un juego de BigPark en donde conducimos coches... con las manos. Lo que podemos hacer en Kinect Joy Ride En Kinect Joy Ride hay un total de 7 pruebas que os voy a explicar: - Carrera Pro: como su nombre indica, esta prueba consiste en dar 3 vueltas a un circuito contra 7 oponentes. - Carrera de combate: igual que la anterior, pero usando armas como minas, misiles o teletransportadores, al más puro estilo Mario Kart. - Carrera de Xbox Live: la descripción lo dice todo; competimos contra oponentes online. - Acrobacia: sin duda, la prueba más divertida. Consiste en realizar acrobacias en una rampa, como si de una pista de skate se tratara, mientras recogemos objetos y multiplicadores por el camino. - Sprint: consiste en recorrer en el menor tiempo posible una carretera recta, esquivando obstáculos. - Destrucción: hay que conseguir la cantidad marcada de puntos destruyendo estatuas. Cuando destruyes todas las estatuas grandes, puedes destruir la estatua jefe, que te otorga una cantidad considerable de puntos. - Truco: consiste en realizar las posturas indicadas lo más rápido posible. Todas estas pruebas se realizan en circuitos, diferentes para cada prueba, aunque escasos y muy parecidos entre ellos. El objetivo principal de Kinect Joy Ride es conseguir el mayor número de fans para poder desbloquear todos los circuitos y coches. Un coche para cada ocasión Tal vez uno de los puntos destacables de Kinect Joy Ride són sus coches. Hay desde furgonetas hasta deportivos, y cada uno de ellos tiene 4 estilos. Són variados y coloridos, y algunos molan. Además existe un DLC gratuito que incluye tres nuevos coches de la marca Chevrolet: el Camaro, el Cruze y el Volt. Conducir sin volante, ¡¿cómoooo!? Así es, el principal reclamo de Kinect Joy Ride es su conducción sin volante. Para conducir, hemos de mover las manos como si tuviéramos un volante invisible. No tenemos que preocuparnos por acelerar o frenar, el juego lo hace por nosotros. El problema es que el control es muy impreciso, y no paramos de chocarnos contra la pared, como si estuvieramos trompa. Este problema ocurre, principalmente, en la prueba Destrucción, al mínimo movimiento, nuestro vehículo derrapa. Un mundo lleno de colores Kinect Joy Ride cuenta con un apartado gráfico muy colorido y atractivo, que sirve para tapar leves carencias gráficas. Los escenarios són repetitivos, pero los vehículos dan el pego. Hola, ¿hay alguien ahí? ... Pues parece que no. En Kinect Joy Ride no se oye ninguna voz, tan solo el rugido del motor de los coches y algunos efectos al chocar o utilizar un objeto. El motor de los coches debe de ser el mismo para todos, porque hacen casi el mismo sonido... La melodía de fondo se repite, y llega a cansar. Duración En este tipo de juegos, la duración es ilimitada, porque puedes echarte una partidita rápida con tus hijos y que ellos se lo pasen bomba, pero tu no... El tiempo aproximado que se tarda en desbloquearlo todo ea de unas 12 horas. Incluso más, ya que hay algunas complicadas y frustrantes. Innovación La única innovación notable es la conducción con las manos, si bien resulta frustrante y complicada. No hay nada que no se haya visto antes en otros títulos. RESUMEN Lo mejor: - Los vehículos són variopintos y molones. - La prueba Acrobacia es divertida... unas horas. Lo peor: - El control, que debería haber sido su principal baza, es impreciso y frustrante. - Circuitos demasiado repetitivos. - Diferecia de dificultad bastante irregular, con pruebas muy fáciles y otras más complicadas, pero así, de golpe. Alternativas: Si tienes una Nintendo 3DS no deberías perderte Mario Kart 7. En Xbox 360 tienes Sonic & Sega All-Stars Racing, F1 Race Stars (aunque este es más flojillo) y un juego de carreras de karts de Ben 10 (que no he probado pero seguro que es mejor que este). En el XBLA está la secuela de Kinect Joy Ride, Joy Ride Turbo. Se controla sin Kinect, pero no lo he probado. OPINIÓN FINAL: Kinect Joy Ride puede resultar atractivo a primera vista, pero por culpa de un control desastroso, la experiencia se arruina. Si tenéis Kinect, no compréis este juego, mejor apostad por Kinect Sports. Si vuestro hijo os lo pide a gritos, decidle que está maldito, que si lo compran el hombre del saco le secuestrará, decidle lo que sea, pero no se lo compréis porque se frustrará bastante.

Review de Syndicate: http://www.hobbyconsolas.com/videojuegos/opiniones/mente-enemigo-53073

57

Regular

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

Más análisis de usuarios

Joy Ride

57

Comunidad

Plataformas: Xbox 360

Fecha de lanzamiento: