Imagen de perfil de jorge_alke
Análisis de Max Payne 3
jorge_alke

La soledad es un camino, la muerte una meta

¿Por qué sucumbimos ante el alcohol? ¿Realmente rasga todos nuestros problemas o simplemente los convierte en algo ameno? Todos nos hemos emborrachado por diversión o costumbre en ciertos días, y lo hemos pagado con una sensación agridulce procedente del mismo diablo que absorbe a los débiles y manipula a los fuertes, la resaca. ¿Me equivoco si afirmo que has tragado por invitar una chica? ¿Por ganar una puesta? ¿Por celebrar un acontecimiento destacado en tu vida? No, no me equivoco, después de todo, yo también mantuve una adolescencia larga y dura que pasó desapercibida y macabra en los años posteriores donde olvidé todo motivo de beber y lo transformé en una rutina, ruin y codiciosa que cambiaba todo el sentido de mi desdichosa vida.

 

Había saboreado el dulce aroma de la muerte mientras el frío acero penetraba en mis oxidados pulmones. Había creado controversias con las mafias más peligrosas de Nueva York y, sobre todo, había rociado mil lágrimas por la pérdida de mi familia, en realidad, ¿para que engañaros? Sigo derramando lágrimas a diario, lágrimas que las suplo con la hidratación y el ahorco de penas que me proporciona el alcohol. Juro que he intentado abandonar este hábito que me conduce cada noche al mundo del olvido pagándolo con rábia y odio, juro que he intentado pagar por mi vida desperdiciada y rodeada de amargura y soledad. Juro que he soñado despertarme bañado en mi sangre para romper la soledad y maldecir a la muerte que abrío las puertas del cielo a mis dos ángeles que ahora rebosan de alas y esperan mi llegada. Juro que he intentado dejarlo, pero, ya sabéis... El primer día de abstinencia es el día que se vuelve a caer.

 

 

 

Olvidad, amigos, todo concepto que conozcas sobre Max Payne. Abandonemos la nevada Nueva York donde nuestro amigo cesó por primera vez y acarició el amargo sabor de la muerte. Olvidemos sus promesas y elogios, sus pasiones y amores, olvidémonos de ese detective engalanado y ameno para centrarnos en un policía abrupto y conciso.

 

Han pasado 12 años desde que una empresa findanlensa, algo oculta, nos deleitara con las hazañas de un policía que tenía que hacer frente al enemigo de todo villano, la venganza. Para quien no conozca la trama de este valiente y preocupado policía, se reduce al simple hecho de conducir su vida para alertar a la conspiración que mató a su hija y esposa y hacer pasar factura a todo ser involucrado en ella. La serie de hechos ocurridos en ambos juegos tomarán sus consecuencias en la tercera parte donde controlamos a un desecho y acabado Max que vivirá idolatrado por el alcohol y sucumbido por el miedo y afecto a la muerte. Un miedo poco común, pues no se encara a ella con la preocupación de la incertidumbre que todos tenemos, sino con el miedo de reunirse de nuevo con su mujer con un aspecto deprimente y apartado de toda dignidad.

 

Los recuerdos permanecerán en mis pesadillas, el primer paso es abandonar el foco central de mi preocupación.

No hay un buen cambio sin abandonar la ciudad que alberga en el fondo de nuestras preocupaciones. Nueva York será protagonista en algunos Deja Vu que evocarán acontecimientos para explicar con detalle el cambio radical de Max Payne. 

 

Nuestra misión de policía en Nueva York toca su fin y da la bienvenida a la nueva vocación de guardaespaldas en São Paulo, Brasil, cuya misión será proteger a un afamado empresario y su familia que pagarán caro el acto de contratar a un adicto y borracho desecho que pagará todos sus errores con el mismo remedio de los últimos 10 años, el alcohol.

 

Esta premisa se verá modificada con un hilo argumental muy variado y una trama digna de la mejor película de acción, original y adictiva hasta el fondo de la botella de Vodka.

 

Sigo recordando el viejo y frío tacto de una pistola.

El alcohol ha demacrado a nuestro querido Max, pero su experiencia de combate permanece intacta en un sistema de tiroteo que mantiene la esencia de sus orígenes aportando realidad en todo momento. Siendo un shooter en tercera persona es difícil no compararlo con grandes hitos del género, pero Max sabe ofrecernos lo que un buen combate requiere, un sistema de coberturas amplio y versátil apoyado por el tiempo bala, una habilidad que permite a Max detener el tiempo instantáneamente, planificar su jugada y acabar con sus detractores lo más preciso posible a la vez que elude la gran maypría de balas. Un dato muy cuidado al que Rockstar lo ha adornado perfectamente,

 

Con o sin susodicho tiempo bala, podemos alertarnos de la física perfectamente mostrada de las balas donde cada tiro del juego mantiene una trayectoria fija y puede ser modificada a base de colisiones o desatinos.

 

La variedad de armas es limitada, nos acompañan desde las típicas pistolas duales hasta la mánida y aborrecida AK-47 sin descontar, por supuesto, de grandes amigas como el Bazooka. Otro detalle realista viene apoyado sobre este apartado, el peso de cada arma repercutirá en la cantidad de armas que podamos tener en mano. No es lo mismo llevar una pistola y una metralleta que un bazooka y un fusil, éste último caso, por ejemplo, queda anulado en el juego. Estas características suponen una estratégia diferente y una dificultad mayor a la hora de adentrarnos en combates.

 

Mi adicción la creas TÚ

Como ya sabemos, Max queda sucumbido ante el alcohol y los analgésicos en todo el juego. El caso de su adicción a la bebida se ve reflejada en vídeos donde desemboca toda su rabia en cada trago, pero los analgésico son base de nuestra desesperación a la muerte. Éstos recuperan parte de la vida de Payne, vida que necesitaremos intacta en todo momento para superar partes engorrosas del juego, y para ello andaremos perdidos y alocados como verdaderos drogatas en busca de su perdición. Este dato me sorprendió gratamente, pues Rockstar nos hace revivir la adicción de un hombre.


Las posibilidades roleras son escasas, destaca la variedad de analgésicos a encontrar y algún que otro coleccionable escondidos en recovecos sin contar algunos guiños y datos interesantes distribuídos por todo el mapeado que no quitan vigor al ritmo del juego.

 

Mira a mi alrededor... ¡Todo está cambiando!

La ambientación es sublime. Abandonamos las frías calles de Nueva York para abarcarnos en un mundo nuevo y totalmente cambiado; las cálidas brisas de Brasil sientan muy bien a Max, pues la ciudad está recreada con un detalle impresionante. Los gráficos destacan por su realidad permanente y su fluidez constante mostrando unos paisajes perfectamente creados. Las expresiones faciales saben mostrar el sentimiento de cada persona, así como los cambios notables de Max en ropa y estilo general.

 

La variedad de escenarios nos muestran como cada detalle ha sido colocado en todo esplendor, desde un macabro cementerio engalanado con una lluvia repentina dominada por la tristeza y el silencio, hasta una abundante oficina detallada con ordenadores, pizarras, sillas, mesas... todo palpable e interactivo.

 

Las texturas están perfectamente clavadas y acompañadas por unas parcelas y unos detalles que, en PC, son dignos de Next Gen. De los mejores gráficos jamás vistos en nitidez y fluidez.

 

El sonido viene acompañado de una magistral banda sonora y unas voces en inglés que saben clavar cada personaje en el papel que le incumbe. La física estudiada de las balas se vincula a un sonido ambiente magnífico donde no faltan explosiones ni sobran destrucciones. Todo cuidado al mínimo detalle.

 

Por último cabe destacar un mutijugador escaso de gente donde la variedad de modos jugables acompaña a títulos del mismo calibre como Uncharted. Es un aliciente a tener en cuenta que no merma para nada las 12 horas de experiencia del modo campaña, un multijugador entretenido para los que buscan una destreza compleeta.

 

No voy a negar que no critiqué este juego por mánido y monótono. Pero si que admito que ponerse en la piel de un personaje despreciado y ahogado en tristeza crea un afecto y una sensación que ninguna película puede mostrar. Nos vinculamos con su rabia haciendo pagar a todo ser que niegue el magistral Bullet Time, ignore los sublimes gráficos y desperdicie la oportunidad la valorar una trama que hace brotar semillas regadas con alcohol.

 

Personalmente, señalo a Max Pyne 3 como juego del año, ignorando Mass Effect 3 que lo considero de los mejores juegos de la historia. Como todos estáis adornando vuestras reviews con un agradable top 10, un servido va a servir el mismo plato para vosotros, un plato repentino y transitorio.

 

TOP 10 (EDITADO)

 

Bioshock Kingdom Hearts 2 Mass Effect 3 Skyrim Zelda Rojo/Azul (GBC) Max Payne 3 Dead Space 2 Batman Arkham City Pokémon God Of War II

 

Título a destacar

-Shadows The Colossus

 

 

 

UN SALUDO Y UN FELIZ AÑO NUEVO PARA TODOS

 


96

Obra maestra

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Análisis de Max Payne 3 para PC

    Dos juegos han llevado el título Max Payne en el pasado, ninguno era de Rockstar y ambos aportaron sólidas razones para componer la leyenda: el primer juego, once años atrás, aprovechó el tiempo bala, creado por el hongkonés John Woo para sus violentas coreografías cinematográficas, para regalarnos los tiroteos más emocionantes y espectaculares vistos hasta entonces empaquetados en un juego. Y es que Max Payne era sorprendentemente adulto, oscuro, descarnado, repleto de hallazgos como la apariencia fotorrealista del personaje –se usó el aspecto físico de Sam Lake, escritor y guionista del juego– el argumento narrado con viñetas de cómic o la posibilidad de escuchar, debidamente agazapado, las conversaciones de tus enemigos. Remedy repitió

    Hobby

    95

    Excelente

    Lo mejor

    Fiel a la serie, es puro Max Payne.

    Lo peor

    El desarrollo es, a veces, demasiado guiado y muy "pasillero".

    Análisis de Max Payne 3 en PS3 y Xbox 360

    Max Payne 3 llega a Xbox 360 y PS3 (también a PC) con la responsabilidad y el "hype" de recuperar una franquicia emblemática. Una que, además, cambia radicalmente de aspecto y tiene a Rockstar detrás (recordemos que fue Remedy la encargada de los juegos originales). Payne ha vuelto a la acción, trabajando como guardaespaldas de una adinerada familia de Sao Paulo, los Branco. El secuestro de Fabiana, la novia del mayor de los Branco, pronto complica las cosas. Max se encuentra junto a su colega Raúl Passos (el que le ha ofrecido este trabajo) recorriendo la ciudad y las favelas para dar con sus captores, el Comando Sombra. La calidad de las escenas, los diálogos

    Hobby

    94

    Excelente

    Lo mejor

    El argumento, los diálogos y los personajes. El apartado técnico es genial, en especial la física.

    Lo peor

    Pocas novedades con respecto a lo que ofrece el género hoy día. A veces es demasiado lineal.

Más análisis de usuarios

Max Payne 3

max-payne-3-caratula

95

Hobby

91

Comunidad

Plataformas: PC , PS3 , Xbox 360

Fecha de lanzamiento: