Imagen de perfil de jorge_alke
Análisis de Dark Souls
jorge_alke

La sombra de la llama eterna se desvanece...

"La pequeña ascua permanece intacta

dentro de todo valiente guerrero

humilde, que perdona, mas no traiciona

insistente, que es durarero

que alberga honor junto esperanza 

y que la luz traerá de nuevo"

 

 

 

 

El alma del fuego habita en los huecos, seres lúgubres repletos de violencia y carentes de conciencia que deambulan por las insípidas tierras de Lordran, un reino otrora sumido por la devastación y la soledad, gobernado por gigantes dragones que maldecieron la existencia de todo ser carente de escamas que les proporcionaban la eternidad que tanto añoraban. 

 

Como bien está escrito, Dios separó la luz de la oscuridad para que cada ser decidiera forjar su camino, o bien dejándose devorar en la fría oscuridad, o venerar una luz que les otorgaría confianza eterna contra su hermana maldita sumida por el caos, el miedo y la muerte. Estas escrituras permanecía vivas en las fieles almas de cuatro guerreros que desafiaron al destino y erigieron una batalla que decidiría el rumbo de aquellos reinos macabros, ahora latentes de esperanza y orden.

 

La traición de uno de los cuatro seres exterminó los dragones y fundó la oscuridad eterna, mermando toda llama y, con ella, toda esperanza. 

 

Las ascuas permanecen vivas, éstas son los llantos del fuego que piden clemencia desde el corazón de la oscuridad. 

 

Pero como todos sabemos, las desgracias nunca vienen solas; pues tras la inaguración de la oscuridad eterna, Lordran fue testigo de una enfermedad otorgada por el mismísimo Diablo, una enfermedad que afecta a una minoría de "afortunados" que se beneficiaban con la vida eterna pero, con ella, se ataban a la locura.

 

¿Vamos a permitir que los muertos rijan un reino perdido? ¿O vamos a recontruir esos ladrillos que en un pasado llevaban inscritos la firma de la esperanza?

 

 

 

Y es aquí donde el jugador realiza su primera tirada después de una intro que nos servirá de premisa para catar la oscura atmósfera de un juego que ha sabido captar la visión de la prensa mundial sometida por la nostalgia de antaño y que, en cierta parte, ha sabido beneficiar todo jugador clásico pero... ¿Es un título apto para todo "Gamer"?

 

 

Dark Souls es un supuesto juego de rol que sin aportar ningún nivel de dificultad sabe acariciar el dulce aroma de la ira, pues la muerte es la experiencia que nos hace reforzar nuestra habilidad. La muerte y la insistencia.

 

Después de terminar el duro tutorial y fundar un nuevo héroe (con un enfoque rolero), tendremos a nuestra disposición una gran parte de un mapeado que, sin indicadores ni una interfaz muy centrada en el propio jugador, nos guiará el camino a través de nuestra propia conciencia. Pero claro, para aclarar nuestras incertezas la muerte estará presente en todo momento; cada susto será un encuentro fortuito con ella, cada fallo será una inmienda forjada por ella misma... Su hedor está constante en toda la aventura exceptuando las hogueras,

 

"Muerte oscura, libérame de mi condena"

En Dark Souls la muerte no es más que la salvación para un miembro de la orden de los inmortales que niega su inminente transformación en Huecos gracias a la Humanidad que nos proporcionaran ciertos enemigos. Esta humanidad será racionalizada junto otros ítems en las hogueras, que es nuestro punto de salvación. 

 

Las hogueras es uno de los principales alicientes de un juego en el que el peligro acecha en cada rincón y la salvación está tachada de leyenda. En ellas podemos organizar todo nuestro inventario, mejorar nuestras habilidades con las almas robadas y decorar a nuestro héroe para delimitar una estrategia a base de las cualidades que ofrezca el objeto usado. Por ejemplo, podremos optar por la velocidad y la rapidez a la hora de atinar contra enemigos corrientes vistiendo un traje ligero que nos sumirá a la muerte instantánea en caso de ser golpeado, o bien arriesgar esa rapidez y jugarlo todo a la defensa. La versatilidad está presente como buen incentivo rolero.

 

"Me perdí en la inmensidad de la nada, espiado y humillado hasta que la muerte me salvó"

El principal atractivo de este juego que ha hecho sucumbir a la mayoría de jugadores "Casual" es la paciencia. La extensión del mapa a su completo no podrá ser degustada hasta completar unos requisitos que irán compaginados con otros retos, esta característica determina una falta reducida de rol en el ritmo del juego, sobre todo en el aspecto de exploración. Si que es verdad que la marcha del juego se limita a la inmiendas, todo error nos concienciara de que camino tomar y que recursos utilizar a la hora de prender decisiones importantes que pueden arriesgar los 20 minutos de acumulación de almas.

 

La variedad de enemigos es inmejorable, cada zona está constituida por una serie de enemigos que secundan la atmósfera del lugar que albergan. No encontramos ninguna rata venenosa en las fauces de los ríos ni en el frondoso bosque, pero sí en las putrefactas alcantarillas. Asimismo, cada enemigo engloba una estrategia que, reiterando, depende de nuestros errores para investigarla. Muchos enemigos comparten patrones semejantes, lo que facilita el combate.

 

 

"He forjado mi espada, he tallado mi arco y he fraguado mi escudo, pero no he moldeado mi camino"

La duración del juego depende de la habilidad del jugador junto al empeño que se le ponga. La suerte también actuará en la exploración ya que, dependiendo de nuestros aciertos, alargará a acortará la vida total del juego. Si desde un comienzo atinamos con el camino correcto y nos adaptamos con calma y serenidad a la experiencia, el juego se puede alargar a unas 40 horas.

 

Otro de los enfoques roleros es la posibilidad de eludir jefes para atajar, mermando y dificultando la experiencia, pero acortándola de una forma vulgar, cobarde e imperdonable. 

 

¿Por qué eludir Jefes? Los seres maestros que habitan en estas desauciadas tierras son de lo mejor visto en un videojuego, tanto en diseño como en pavor. Las mortíferas criaturas, lúgubres y muy originales, nos pondrán el azar como enemigo y la valentía como única virtud. Intentar eludirlas es como esquivar una noche de sexo.

 

 

"La belleza puede deslumbrar desde la oscuridad"

El tema artístico que desborda el juego es una de las virtudes que nos hacen entrometernos en las profundidades de bosques perdidos o en las infestadas calles de ciudades inexistentes.

 

Desde un inicio, el juego nos deslumbra con un potencial artístico digno de las mejores películas de ciencia ficción. Todo paisaje, junto los secuaces que lo dominan, corrobora un ambiente más que perfecto.

 

Además, el nivel sonoro, invisible mayoritariamente, acompaña de una forma velada el ritmo del juego, pero, aunque no esté presente, siempre hará juego a la hora de saborear ese dulce pasaje, apagado y oscuro, pero con ascuas resplandecientes en cada uno de sus habitantes.

 

 

 

Es un título no apto para todo público. Supone todo un reto, tanto acabarlo como el mismo hecho de jugarlo. Una vez pruebes la oscuridad querrás hacerla desaparecer para no sucumbir ante su encanto. A un nivel artístico excelente se le aporta una experiencia que sólo los más valiente son capaces de contar. ¿Aún no te has libertado de tu oscuridad? ¿A qué esperas?

 

Si que es verdad que el título en sí es muy bueno. Su dificultad supone todo un reto y apoya a nuestro orgullo a completar la historia. Pero carece en los pocos tintes roleros que, para mi persona, aporta. El juego está sustentado sobre una plataforma rolera pero que no ha sabido aprovechar al máximo, y ésto es lo que en un principio me hizo retroceder y me negó saborear el dulce nectar de la muerte. Pero, a nivel subjetivo, no le puedo achar ningún otro punto negativo, salvo esporádicos bugs y puestas en escena fuera de nivel que, ni mucho menos, drenan la experiencia de este juegazo.

 

 

 

 

 

Review dedicada a todo usuario que la esperaba. Con más ímpetu, Esli jaja

 

Un saludo a todos!

 

 

 

85

Muy bueno

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Análisis de Dark Souls Prepare to Die en PC

    Cuando hace casi un año hicimos el análisis de Dark Souls para PS3 y 360 nadie podría imaginarse que acabaría dando el salto a PC. Más que nada porque estamos ante lo que podría considerarse como un juego 100% consolero, japo, de esos que tienen su justificación en el terreno de PS3 o 360 y nada más. Pero por esas casualidades de la vida, a alguien (un fan) le dió por empezar a recoger firmas para conseguir una versión para PC de Dark Souls y Namco accedió. Sí, sí, accedió. Increíble, máxime cuando la que es considerada como primera parte de este juego, Demon's Soul, no es conocida precisamente por

    Hobby

    87

    Muy bueno

    Lo mejor

    El juego en sí, las más de 100 horas que dura y sus modos cooperativos y PVP.

    Lo peor

    El port es auténticamente desastroso y da grima verlo en PC.

    Análisis no-muerto de Dark Souls

    Hace poco más de dos años, en el E3 2008, From Software presentó un enorme logotipo  donde se podían leer las palabras Project Dark. Poco o nada se sabía de este anuncio, sólo que los encargados que estaban detrás de este misterioso nombre en clave eran el mismo equipo que trabajó en Demon’s Souls, juego que resultó ser un éxito en ventas, superando las expectativas iniciales tanto de Sony como de la propia desarrolladora. No hubo tiempo para muchas preguntas, un pequeño tráiler despejó de un plumazo todas las incógnitas, Demon’s Souls ya tenía sucesor. Muchos meses tuvieron que pasar para conocer más detalles del título; sus primeros conceptos y bocetos,

    Hobby

    94

    Excelente

    Lo mejor

    Mundo abierto. Infinidad de posibilidades. Dificultad endiablada.

    Lo peor

    Algunas bajadas de suavidad empañan a esta excelencia.

Más análisis de usuarios