Imagen de perfil de Megaman 64 Remastered
Análisis de Epic Mickey
Megaman 64 Remastered

Tan bueno como PINTA (remake) (aniversario)

Antes de empezar con el análisis, dejadme hablaros de una
pequeña historia.

 

Remontémonos al 2013, a un día tal como hoy, 14 de agosto.
Vaya día. El día en el que me creé esta cuenta, este álter ego de mi mismo.
¿Qué fue lo primero que hice? Escribir una review. Eso fue lo primerísimo, sí.
Fue del Profesor Layton y la Máscara de los Prodigios. La review apestaba en
comparación a lo que hago ahora, pero no tuvo un mal recibimiento, y mis ojos
de novato no veían nada malo en aquella review, así que escribí otra de Epic
Mickey, el juego que hoy nos ocupa. Y ahí fue… Donde me di cuenta de lo mucho
que apestaba lo que hacía. El usuario LLERET98 me dijo varias cosas muy bien
dichas, me aconsejó algunas cosillas, yo me las anoté… Y BUM. Salió mi famosa
review de Majora’s Mask. Y a partir de ahí ya empecé a mejorar más y más…

 

Mucho ha llovido desde entonces. Un año, ni más ni menos.
Pero sigue picándome en la conciencia ese análisis de Epic Mickey, un análisis
apestoso para un juego maravilloso. No podía dejar las cosas así. Y bueno, aquí
me tenéis. Epic Mickey, analizado con mi jocoso estilo actual. Quería celebrar
mi aniversario en esta web de una forma “especial”, ¿y qué mejor forma de
celebrarlo que hacer un remake de uno de mis primeros análisis? Así pues, me dejo
de rollos y… Feliz lectura a todos.

 

FICHA DEL JUEGO

PLATAFORMA: Wii

COMPAÑÍA:
Junction Point

GÉNERO:
Plataformas 3D

FECHA DE LANZAMIENTO:
25 de noviembre del 2010

 

Un día como otro cualquiera, el ratón favorito se levanta de
la cama. Se conoce que se había desvelado leyendo “Alicia en el País de las
Maravillas”, y al muy genio no se le ocurre nada mejor que investigar su espejo
para ver si puede atravesarlo, como en el libro. Lo mejor es que lo consigue,
el muy capullo. O sea que si yo juego a Mario 64 y me tiro de cabeza a un
cuadro de mi casa, ¿aparezco en un mundo alternativo? Mmmm… Mejor no me
arriesgo. En fin, a lo que iba. Al atravesarlo, Mickey aparece en el
laboratorio del mago Yen Sid, el cual está haciendo movidas muy raras con una
especie de maqueta de lo que parece ser un lugar. Cuando el mago se marcha, a
Mickey no se le ocurre nada mejor que hacer el mongolo regresivo con el pincel
del mago. Y claro, por gracioso, acaba creando un monstruo de tinta. Y la
reacción lógica de nuestro héroe es lanzarle un frasco de disolvente a la cara.
Lo normal, vamos. PARECE que funciona, pero el disolvente cae sobre la maqueta,
cargándosela enterita. Mickey sale cagando hostias por el espejo, y entonces
vemos cómo el monstruo de tinta se mete en la maqueta… De algún modo… Un año
transcurre, y Mickey ya se ha olvidado del tema. Pero un día, el monstruo de
tinta invade su casa y le arrastra hasta la maqueta. Mickey, en un intento de
escapar, arrastra el pincel mágico consigo. Más tarde descubrirá que se halla en
el Páramo, lugar al que van los dibujos animados olvidados, y que al monstruo
se le conoce como “Mancha”. Mickey tendrá que hablar con Oswald, el conejo de
la suerte, y la primera versión de Mickey, olvidada tiempo ha, si quiere volver
a su mundo…

 

Empecemos por hablar de las mecánicas de combate. Mancha
cuenta con un buen ejército de esbirros, los Manchados. Estos seres pululan por
el Páramo, y les caes bastante mal. Además, los hay de varios tipos, para
complicarnos aún más la existencia. ¿Qué tiene Mickey para defenderse de tan
abominables seres? Su siempre fiel pincel mágico. El pincel tiene dos
funcionalidades: pintar y disolver. Pintar pinta, y disolver disuelve. Duh.
Bueno, el caso es que si atacamos a los enemigos con pintura, se volverán
nuestros aliados, y atacarán a sus excompañeros. Si les atacamos con
disolvente, directamente nos los cargamos.

 

Esto también es aplicable a los bosses del juego. Al final
de cada área (luego explico eso con detalle), nos encontraremos con uno de
éstos. El tema es que podemos elegir si cargárnoslo con pintura o con
disolvente. ¿Qué tiene esto de interesante? Pues, que en función de lo que
hagamos, aumentará nuestra barra de pintura o de disolvente, Y ADEMÁS tendrá
repercusión en el final del juego. O sea que ojito con lo que haces. Tampoco es
como GUAU, EL JUEGO TIENE NOVENTA MIL FINALES MUY DIFERENTES… No. Realmente, no
son TAN diferentes, y en realidad no afectan a la trama en sí, sino a aspectos
algo más secundarios. Y yo ya me callo.

 

La pintura y el disolvente son las bases de la jugabilidad
de este juego en más de un aspecto. No sólo sirven para combatir, sino para
pintar plataformas en lugares específicos, disolver paredes para encontrar
secretos, resolver puzles… Y también para realizar las misiones. A lo largo y
ancho del Páramo encontramos personajes que nos piden que hagamos diversas
misiones. Porque somos el Player 1 y esas cosas. El caso es que muchas misiones
las podemos hacer de dos modos, y en nuestra mano está elegir de qué modo la
hacemos. Siempre hay una forma de hacerlo “bondadosa” y otra “malvada”, y si la
memoria no me falla, siempre es fácil distinguir cuál es cuál. O sea que aquí
no vale ponerse en plan “Uy, es que no sabía que iba a pasar eso”. No, no, no.  En este juego, cuando te piden que tomes una
decisión, no es nada difícil adivinar las consecuencias de tus acciones, y es algo
muy a tener en cuenta, o sea que piénsatelo bien. Es como si en la vida real
tengo que elegir entre darle una hostia a un policía o saludarle y conversar
sobre el tiempo. Es obvio lo que va a pasar en las dos opciones. Bueno, el caso
es que lo que no siempre sabrás es qué recompensa te van a dar. Es decir, sabes
cómo afectará al mundo que te rodea, pero no sabes cómo te afectará a ti mismo.
Y además, una decisión hecha no se puede deshacer, ya que el juego tiene
autoguardado. Cuando haces algo, queda reflejado en el juego por los siglos de
los siglos, y es IMPOSIBLE deshacerlo. Por esta razón, es también imposible ver
absolutamente todo lo que hay en el juego en una sola partida, necesitas dos
como mínimo para poder hacerlo todo.

 

¿Y qué te dan de recompensa por tus acciones? Depende de la
misión, pero lo habitual son o bien E-Tickets (la moneda del juego) o bien broches,
que vendrían siendo los coleccionables del juego (que se pueden conseguir o
bien en misiones o bien esparcidos por el mundo).

 

¿Y cómo es la organización del juego? Es decir, ¿se organiza
por niveles, es mundo abierto…?

 

Es… Complicado de explicar. Digamos que el juego tiene…
Llamémoslos, “recorridos”. Y esos recorridos están compuestos por varias zonas,
a veces bastante grandes, en la cual nos encargaremos de hacer lo que sea
necesario para avanzar a la siguiente, así como hacerse cargo de las misiones
opcionales que tengamos pendientes. Y para saltar de área en área, usamos las
Pantallas de Proyección, que son fases 2D ambientadas en antiguos dibujos de
Mickey Mouse. ¿Cuál es la gracieta de esto? Que cuando saltamos a una Pantalla
de Proyección… No hay marcha atrás. No podrás volver a la zona anterior JAMÁS,
y si te dejaste algo ahí, pues te jodes, así de claro. ¿Cuál es el resultado de
esto? Que te pongas a buscar como un puto enfermo por cada área, revisando
meticulosamente cada rincón en busca de ALGO, lo que sea, escondido. Da una
cosa saltar a otra zona…

 

Hablemos de la ambientación. El objetivo de este juego (o al
menos uno de ellos), es meter a Mickey Mouse en un contexto absurdamente
antónimo a todo lo que es Mickey Mouse: un entorno en sumo grado oscuro, el de
un mundo en decadencia. ¿Y lo consiguen? Ya lo creo que sí. ¿Por qué?

 

Porque, en realidad, este juego no es 100% oscuro. Las zonas
que visitas durante el juego te dejan claro en qué clase de sitio estás. Los
NPCs ya son otra cosa.

 

Y es que, en función de si hacemos buenas o malas acciones,
las animaciones de los NPCs cambiarán. Y parecerá una estupidez, pero eso
afecta una barbaridad a la ambientación. No es lo mismo ver a los NPCs
caminando deprimidos por la calle que verlos felices y contentos. Afecta
muchísimo, en serio. Además, el juego está cargado de escenas muuuy Disney, con
momentos que le sacarán una sonrisilla a más de uno. Mezclar un ambiente oscuro
con esa sensación de buen rollo que te transmiten los NPCs y las escenas es una
mezcla muy rara, y que es muy difícil llevar a cabo con éxito, pero los chicos
de Junction Point lo han sabido llevar con auténtica maestría, y en ningún
momento da la sensación de que tal situación está muy forzada. No, es una
mezcla fluida y prácticamente perfecta. Supongo que eso, sumado a su gran
gameplay, es lo que hace tan especial a este juego.

 

Y es que los controles son realmente buenos. Como todo buen
plataformas 3D, los controles de Mickey son sublimes, los saltos se sienten
excelentes y precisos, los botones responden sin retardo ni problemas… La única
pega es la cámara, que sí se nota algo pesada, y un poco molesta. Cosa que se
suponía que iban a mejorar en Epic Mickey 2… YO NO DIGO NADA.

 

En cuanto al apartado gráfico, decir que este juego es
bastante espectacular en algunos momentos, sacándole mucho partido al motor de
la Wii. El juego en general tiene algunos paisajes realmente coloridos y a la
vez siniestros, y la mayor parte de las escenas del juego no se hacen con el
motor del juego, sino que se llevan a cabo mediante una estética de dibujo
animado preciosa. Hay algunos pequeños dientes de sierra, pero nada molesto.

 

El soundtrack es bastante bueno, con algunos temas exclentes que pegan muy bien con la ambientación del juego (best theme evaaaaar: https://www.youtube.com/watch?v=RD1hHX59sPg)

 

Y en cuanto a duración… Pues ya os lo he dicho, para verlo
TODO hacen falta dos partidas, ni más ni menos, o sea que el juego es largo a
rabiar. Te tendrá entretenido muuuuucho tiempo.

 

LO MEJOR

 

-Gran ambientación, semialegre, semioscura

-Buen soundtrack

-Apartado gráfico excelente

-Las decisiones, todo un acierto

-El excelente control

 

LO PEOR

 

-Uno que otro diente de sierra, pero no es nada molesto


 

                                                   CONCLUSIÓN

 

Seré sincero: yo era reacio a jugar este juego. Téngase en
cuenta que tenía cosa de 10 años cuando lo jugué. Y además, acababa de ver en
el cine Harry Potter y el Cáliz de Fuego… SÉ LO QUE ESTAIS PENSANDO Y NO, NO
FUE VOLDEMORT LO QUE ME DIO MIEDO. Fue Ojoloco… Sí, yo tampoco lo entiendo. En
fin, el caso es que ver a un tío con un ojo que se movía hacia muchos lados al
parecer me traumatizó más que otro tío que es LITERALMENTE blanco y con la
nariz (si es que se supone que tiene) hecha unos zorros y que además mata a un
pobre niño inocente. Y desde entonces, todo lo que tuviese que ver con “miedo” u
“oscuridad” me repelía. Este juego fue un regalo sorpresa. Mi primer
pensamiento fue: “Me cago en la…”. Pero menos mal que lo jugué. Un esencial de
Wii, un juego que me marcó muchísimo, una verdadera obra maestra, por sus
personajes carismáticos (dat Oswald), por su gran ambientación, por el genial
planteamiento de exploración del juego, por su gran control… En fin. Para mí,
uno de los mejores de esta generación. Que no el mejor. El mejor juego de esta
generación (o de la pasada, mejor dicho) para mi es Portal 2, con muuuuucha
diferencia. Pero eso, amigos míos, es otra historia…

 

                                                                                    EPÍLOGO

 

¿Listos para el epílogo más largo de la historia? Bueno, lo
primero es aclarar que… Sí, no estoy usando mi cuenta normal de HobbyConsolas.
Probablemente os hayáis percatado ya, pero el caso es que está la palabra
“remastered” al final de mi nick. ¿Por qué me he creado otra cuenta? Porque es
la que voy a usar para remasterizar mis reviews. Ya que está tan de moda
remasterizar cosas… Pero sí, soy yo, no soy ningún troll impostor, pero
seguramente deje un comentario para demostrar que EFECTIVAMENTE soy yo, para
los escépticos.

 

En fin, aclarado eso, muchísimas gracias por leerme. Siempre
digo lo mismo al final de los análisis, pero hoy te lo agradezco más, pues este
es un análisis de aniversario… Y también de despedida. Temporal.

 

No hace falta ser muy espabilado para darse cuenta de que
llevo sin estar activo en la web bastante tiempo. El caso es que esta ausencia
se va a prolongar bastante. Hay diversas razones. Falta de tiempo y de ganas
son algunas de ellas. ¿Volveré? Probablemente. ¿Cuándo? Ni idea. Puede ser
dentro de una semana, de un mes, de un año o nunca (esperemos que esto último
no). Ahora estoy aprovechando que me siento inspirado para escribir esto, pero
realmente, en circunstancias normales, ando muy desganado para hacer esto, y
también falto de tiempo. Volveré cuando me vuelva la inspiración. Como ya he
dicho, podría volver en cualquier momento, así que ojo avizor, amigos. De todos
modos, voy a aprovechar para mandar algunos saludos y dedicarle esta review a…

 

Todos los reviewers
en general de esta web, hayan estado apoyándome más o menos, suban más o menos
reviews… No importa, todos hacéis de esta sección lo que es. Esli, CPD98, isra,
Duncan, Larvitar24, clay bullet, JoelEllie, y otros tantos de los que ahora no
me acuerdo, pero que probablemente sean igual de geniales (sólo probablemente).

 

¿Me estoy olvidando
de alguien? Mmmmm… Nah, no creo.

 

…Es broma. ¿Cómo no
le iba a mandar saludos al tío que con tan solo un comentario me metió en la
senda del buen reviewer? ¿Al que ha estado ahí en cada review que he escrito
desde entonces, apoyándome durante un año entero ya? ¿Al que se ha convertido
en mi rival amistoso? ¿Al que no subiría una review de A Link Between Worlds ni
aunque su vida dependiera de ello?

 

Así es. A ti, amigo
Lleret98. Gracias.

 

Gracias a todos. 

97

Obra maestra

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Epic Mickey nos pinta su review

    Epic Mickey es uno de los juegos más esperados de los últimos tiempos para Wii. Un desarrollo que ha sido galardonado con varios premios antes de su lanzamiento y que tiene como principal responsable a Warren Spector, creador de la serie Deus Ex y que nos ha puesto los dientes largos en los últimos tiempos... Esta nueva aventura del ratón Mickey nos traslada a un mundo imaginario en el que viven todas las criaturas creadas por el genio de Walt Disney. Un lugar que parece idílico pero que, después, se convertirá en una pesadilla por culpa de nuestro protagonista. Amigo como es siempre de meter la pata con alguna travesura. En

    Hobby

    80

    Muy bueno

    Lo mejor

    Los gráficos, el diseño, el universo Disney y la diversión tan básica pero efectiva.

    Lo peor

    Sólo con el pincel y las plataformas no es suficiente para alcanzar la perfección.

Más análisis de usuarios