Imagen de perfil de clay bullet
Análisis de Hotline Miami
clay bullet

¿Te gusta herir gente?

Desde nuestro origen siempre hemos tenido ligado el concepto
de violencia, el mismo concepto que algún día nos daría punto y final. Siempre
hemos estado en plena sintonía con la violencia, más allá de las desafortunadas
guerras y miserias. Nuestra sociedad aprendió que no debemos repudiar la
violencia sino lidiar con ella y menos tardamos en comprender formas de
explotarla. Cine, libros, videojuegos, teatro, series, etc.

Hotline Miami fue un juego creado por Denaton Games fundada
en Suecia por el duo formado por el programador Soderstorm y Denis Wedin,
considerado uno de los mejores indies de la historia de los videojuegos y con
una correspondiente secuela que no es para menos (hare una análisis también).

¿Te gusta herir a
otra gente?

La historia de Hotline Miami le pasa algo similar que con
Dark Souls. Veréis el titulo de From Software cuando muchos lo jugamos, pensábamos
que la intro que relataba la historia servia de simple excusa para explorar el
vasto mundo de Lordran. Pero luego te das cuenta de que el juego va más allá de
guiarte por tu simple afán aventurero. Tras avanzar un poco en el juego, te das
cuenta de que hay una trama avanzando a la par, una historia de la que habías permanecido
ajeno hasta que te estampaste con ella. Algo similar pasa con Hotline Miami.

Jacket, nuestro protagonista, es acosado con cripticas
llamadas que les dan las direcciones a pisos francos de la mafia rusa, una vez allí
Jacket debe acabar con todos los integrantes del edificio convirtiéndose casi
en rutina y  afectando a la psique del
protagonista. Después de terminar su masacre, va a varios locales regentados
todos por la misma persona que siempre te “invita a la casa”.

Realmente el juego tardara en lanzarte la trama a tu cara,
aunque recibimos la visita de tres hombres enmascarados con constancia desde el
principio del juego que no juzgan a Jacket sino a ti como jugador. En este
momento el juego rompe la cuarta pared para criticar tu vena psicótica.

Los mensajes crípticos funcionan como muffin (truco usado
para aparentar que la trama gira en torno a algo en concreto. Ej.: En Pulp
Fiction, el maletín era un muffin). Al pasarnos la campaña principal se desbloqueara
otra opcional que desgrana el origen de estas llamadas, teniendo un resultado
que consigue sutilmente otra vez romper la cuarta pared.

Realmente la trama se monta tardía, pero cuando lo hace coge
mucha fuerza.

Historia: 82

¿Quién es el que deja
esos extraños mensajes en tu contestador?

Hotline Miami parte de una dinámica simple, mátalos a todos
sin contemplaciones. Repitiéndose dicha mecánica durante todo el juego pero no
lo tacha de repetitivo ni mucho menos. De hecho el juego no podría desarrollarse
de forma más variada.

Antes de embarcarnos en nuestro baño de sangre, tenemos que
elegir una máscara que aparte de proteger la identidad del protagonista, nos
proporcionaran  distintas habilidades o
armas haciendo que cada partida exige una estrategia distinta depende de cómo queramos
afrontar dicho desafío.

Creedme cuando os digo que no resulta un juego fácil, de un
golpe o disparo podemos despedirnos. El respawn es casi automático, un punto a
favor basándonos en unas mecánicas que exigen velocidad y coordinación. Planead
bien vuestra estrategia antes de ejecutarla y echar un vistazo al mapeado, pero
incluso con eso supongo que os acabaran matando.

A la dinámica de las misiones se le añaden jefes finales y
otros tipos de enemigos, escasos ambos pero se agradecen, y un diseño de
niveles que nos provocara a algunos más de un quebradero de cabeza.

Hay armas de todo tipo. Tuberías, bates de beisbol, taladro,
cuchillos, tijeras, pistolas silenciadas, escopetas, rifles, etc. También
iremos desbloqueando más armas a medida que juguemos como katanas, shurikens,
hachas, revólveres, etc. Recuerda que en este juego impera cierta estrategia así
que como con las mascaras, elige bien.

Otro aspecto importante son las ejecuciones. No basta con
noquear al enemigo, debemos acabar con el definitivamente. Taladrarle el cráneo,
reventarle la cabeza con un martillo, rajarle el cuello, aplastársela con la
bota, echarle agua hirviendo a la cara, etc. Un sadismo que el juego exige y
nosotros ejecutamos sin miramiento para luego hacernos sentir culpables.

La jugabilidad es uno de sus puntos fuertes junto con su
amplia BSO. Ambos importantes para explicar el viaje de violencia en el que se
involucra el jugador.  

 Jugabilidad: 93

¿Dónde estás tú ahora
mismo?

Hablar de gráficos en Hotline Miami seria como hablar del
argumento de las porno, sin embargo aprovechare para hacer hincapié en otros
aspectos visuales.

Lo primero es la violencia que es capaz de representar con
no muchos pixeles, realmente resulta muy, muy grafico en ese aspecto. No hace
falta que el juego este hecho con el Unreal Engine para desagradar con su
violencia.

 El juego consigue ser
realista a la hora de mostrar su violencia, me explico. La cultura popular nos
muestra que hay gente que es capaz de morir abatido en épicas campañas mientras
muestra un gesto de orgullo antes de morir tras realizar un acto heroico o
villanos que simplemente caen abatidos tras decir una frase ingeniosa. No hay
que haber estado en una guerra para saber que eso realmente no pasa. En Hotline
Miami los enemigos se orinan, se arrastran, suplican, etc, antes de ser
eliminados, mostrando una faceta más sucia y decadente en la violencia.

Gráficos: N/A.

¿Por qué estamos
teniendo esta conversación?

Vayamos a la banda sonora. Seguramente hayáis jugado a
misiones en videojuegos acompañadas de una épica banda sonora que nos exige
seguir adelante hasta cumplir nuestros objetivos sin ningún miramiento,
entrando en una versión liviana de éxtasis y cuando de repente su BSO se para
en seco y volvemos a escuchar solo el sonido de las balas y a los enemigos
blasfemar nos sentimos brevemente confusos, Hotline Miami juega con ese
recurso.

Al despejar un piso franco, justo cuando matamos al último
enemigo la música electrónica se detiene en seco dando paso a una pieza más dramática
y obligarnos a mirar nuestra grotesca obra de arte. El juego te obliga a mirar
dicha masacre, la cual tu has causado.

La BSO en general, aunque no soy un fan de la música electrónica
no se puede negar la calidad de las muchas, muchísimas piezas que sonaran a lo
largo del juego para que nuestra masacre marque un ritmo. Realmente lo que hace
que Hotline Miami sea un juego tan especial se atribuye en gran parte a su
espectacular BSO.

 Sonido: 96

¿Crees realmente
conocerte?

Hotline Miami es uno de los mejores juegos indie por meritos
propios. Una jugabilidad adictiva, una banda sonora que se incrusta
perfectamente en la masacre, un trato “realista” de la violencia y una forma
muy sutil de romper la cuarta pared para cuestionar la identidad del jugador
convierte a Hotline Miami en un juego que no debes dejar escapar.

Valoración general: 90

 

 

 

90

Excelente

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Análisis de Hotline Miami para PS3 y PS Vita

    "Estoy aquí para enseñarte a matar gente". Esto es lo primero que nos dicen nada más empezar a jugar a Hotline Miami. Toda una declaración de intenciones que, efectivamente, vamos a confirmar minutos más tarde, cuando estemos reventando los primeros cráneos de nuestros ¿enemigos? contra el suelo. Porque Hotline Miami va de esto. De matar. Y un poco porque sí.  Poco (o nada) sabemos de primeras de las motivaciones del protagonista. Entre las primeras misiones se dan algunas pinceladas inconexas sobre su pasado o sus rasgos personales, mientras descansamos de las primeras misiones engullendo un trozo de pizza o alquilando alguna peli en VHS. Pero para entonces ya tenemos las manos

    Hobby

    84

    Muy bueno

    Lo mejor

    La pixelada estética, ochentera a la par que sórdida, nos flipa. Y es cross buy a 7,99 €,

    Lo peor

    Al final terminamos tirando en exceso de esa vieja técnica llamada "ensayo y error".

Más análisis de usuarios

Hotline Miami