Imagen de perfil de Beast99
Análisis de Steins;Gate
Beast99

“Todo cuanto existe tiene un fin”

Después de habernos deleitado con su soberbio manga, su excelente anime e incluso con su película de animación, el videojuego de Steins;Gate al fin llega a Occidente de la mano de BadLand Games tras su paso por las Xbox 360 niponas, donde cosechó críticas excelentes tanto por parte de la prensa como por parte del público. Considerada por muchos como una auténtica obra maestra del género, esta novela visual de 5pb. y Nitroplus no ha tardado menos de cinco años en pisar nuestras tierras, que se dice pronto. A cambio de esto, viene preparada para sentar cátedra y recordarnos que, entre tanto shooter contemporáneo, también existen otra clase de entregas de menor presupuesto y de distinto enfoque, que atesoran una grandísima calidad.
.
Argumento
.
Aunque dar detalles de su argumento sin recaer en spoilers es una labor ardua digna de admiración, comenzaremos este análisis señalando que la historia principal, cuya calidad calificaremos posteriormente, empieza metiéndonos en la piel de Rintaro Okabe, un universitario de 19 años engreído, extravagante, inteligente y capaz, que si bien vive tranquilamente en un barrio de Tokio conocido como Akihabara, no puede dejar de pensar que una malvada organización secreta va tras él. Como no podía ser de otra forma, parece ser que él es el único que sabe de su supuesta existencia, por lo que se dispone a hacer todo lo que sea necesario para pararle los pies y, así, salvar el mundo.
.
Lo curioso de todo esto es que, como podréis adivinar, el chico visualiza la realidad de una forma completamente distorsionada, mientras que al tratarse del protagonista, él mismo será quien nos narre todos los acontecimientos y entresijos de la trama… desde su punto de vista, claro está. Por si fuese poco, se trata de un producto muy bien doblado al japonés, lo que hace que la actuación, tanto de este personaje como de los demás, resulte creíble en todo momento.
.
Volviendo al tema inicial, cabe destacar que para cumplir esta importante misión afortunadamente Rintaro no estará solo, y es que fuera de su enorme laboratorio se verá las caras con diversas personas que cambiarán su vida para siempre. Este grupo de amigos, que goza de una profundidad y un realismo increíble que nos irá sorprendiendo con el paso del tiempo, se compone por seres únicos, memorables y anti-estereotipados muy diferentes entre sí, cuya evolución nos dejará con la boca abierta en más de una ocasión. Sin ir más lejos, el primero de sus descubrimientos colectivos – y el más importante, que actúa como punto de inflexión en la historia – toma la forma de un microondas capaz de enviar SMS al pasado. Sin embargo, los viajes temporales aquí toman un rol fundamental, y por ello en ningún momento quedan como una incógnita, sino que se nos explica su lógica mediante un montón de teorías y explicaciones científicas. Nada es por arte de magia.
.
Debemos admitir que su inicio puede hacerse muy lento y pesado debido a la gran información por segundo que se nos inyecta en vena, como bien ocurría en el clásico Persona 4. Más allá de eso, cada línea de guion, de principio a fin, es francamente sublime, transmitiendo un tremendo mensaje y dejándonos con más, y más, y más ganas de pasar al siguiente capítulo, donde probablemente descubramos algo completamente nuevo, se nos brinde un inesperado giro argumental o por fin se nos desvele ese detalle que tanto ansiábamos saber. Cada párrafo rebosa carisma, buen hacer, y cuenta con un gran trasfondo más allá de lo que a priori pueda parecer, que a su vez se encarga de abrir paralelamente nuevas subtramas con tal de evitar la linealidad. Toda una gozada, para la mente y para los sentidos.
.
Eso sí, si queremos disfrutar de la aventura como es debido tendremos que entender a la perfección todo lo que se nos diga. Y no hablamos de su significado metafórico, sino de algo mucho más obvio: la barrera del idioma, perenne en este tipo de propuestas. Nuestro recorrido, en el que posiblemente invirtamos más de 20 horas (y que una vez concluido, muy probablemente repitamos para atar todos los cabos sueltos), será en íntegro inglés. Y no precisamente en un inglés sencillo en determinadas ocasiones. Así pues, manejar la lengua de Shakespeare a nuestro antojo se convierte en esta ocasión en algo indispensable.
.
Jugabilidad
.
Como buena novela visual que es, su filosofía jugable, casi inexistente, se basa en la única y repetida pulsación del botón X, que nos facilitará cada vez nuevos diálogos que nos destaparan poco a poco la trama. Asimismo, también toma tajada en este apartado la introducción de ciertos comandos a través de nuestra única herramienta, nuestro teléfono móvil, cuya suma nos llevará directamente a uno de los finales disponibles, a cada cual más impactante.
.
Requiere poca interacción por nuestra parte, sí, pero en cierto modo, a pesar de que no exista un núcleo jugable como tal, resulta muy interesante ver cómo el simple hecho de escoger qué mensaje de texto abrimos primero o qué llamada decidimos rechazar repercute en el presente, tanto positiva como negativamente.
.
Apartado Técnico
.
Teniendo en cuenta que prácticamente nos encontramos ante un juego que lleva una generación de retraso, es más que sorprendente plantarle cara a un Steins;Gate muy actual, que resiste al paso del tiempo en lo técnico (nunca mejor dicho) y que hace gala de un apartado artístico que no tiene nada que envidiar a otras producciones.
Sin alcanzar la perfección, los personajes, algo occidentalizados, están realmente bien dibujados, y sus expresiones corporales ayudan a comprender el mensaje que nos hacen llegar de una forma más sencilla. Las ilustraciones de escenarios sobre las que aparece el texto tampoco se quedan atrás, manteniendo un nivel notable bastante trabajado digno del manga original.
.
Poco más se puede decir su banda sonora, breve pero intensa. Durante la mayor parte de nuestro paso por Tokio solamente escucharemos sonidos ambientales, como el piar de los pájaros o el murmullo de determinados vehículos, pero cuando llega el momento de lucirse, la aventura enseña sus mejores bazas con una variedad de temas preciosos a la par que profundos.
.
Conclusión
.
Habrá quien diga que Steins;Gate es un juego de culto. Quien asegure estar ante una aventura muy intensa, capaz de atrapar a cualquiera. Quien lo califique como una de las mejores novelas visuales que el País del Sol Naciente ha parido durante estos últimos años. Nosotros, sin embargo, preferimos referirnos a él como un viaje, dejando de lado la definición de videojuego. Una experiencia comparable a la grandeza de 428: Fūsa Sareta Shibuya De, y desde luego, el mejor sleeper de todo lo que llevamos de año. Un producto redondo que encarecidamente recomendamos, y es que si no te importa dejar a un lado la acción y leer centenas de diálogos en íntegro inglés, no te puedes perder.
No gustará a todos, pero gustará mucho a quien tiene que gustar.
.
Lo mejor:
Los personajes, el argumento principal, las múltiples subtramas, las teorías que se nos narran, los finales… todo
Altamente rejugable
Su peculiar (aunque escasa) jugabilidad
.
Lo peor:
Su inicio, algo lento
Que vaya a pasar completamente desapercibido por una gran parte de jugadores
.
Historia: 9,5
Jugabilidad: 8
Multijugador: -
Gráficos: 7,5
Música/Sonido: 8,5
NOTA FINAL: 9

P.D: Por último, y como ya dije en el análisis de Soul Sacrifice Delta, podéis darme de palos a placer para mejorar en próximos artículos. Eso sí, si las críticas son constructivas, mejor que mejor, aunque todas son bienvenidas ;)

90

Excelente

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

Más análisis de usuarios

Steins;Gate