Imagen de perfil de israflamenco
Análisis de Silent Hill Downpour
israflamenco

Y yo sin paraguas...

Por
fin ha llegado el día que tanto esperaba, me van a trasladar de este infierno
de prisión. Hay algunas nubes en el cielo, quizás arranque a llover en breve.
Este maldito autobús va lento, muy lento, pero al menos se mueve….espera… ¿Qué
ha sido eso? ¿¿Pero que?? ¡Noo…….!

 

 

 

No se me ocurre una forma, que no se haya visto
mil veces, de presentar una nueva entrega de una de las mejores sagas de terror
en los videojuegos. Después de cierto tiempo desde la ultima (y decepcionante,
la verdad) entrega, Homecoming, la saga de terror psicológico por antonomasia
vuelve a nuestras consolas con un capitulo que pretende volver a la época
dorada de la saga, dígase los tiempos de Silent Hill, Silent Hill 2 y  Silent Hill 3. La pregunta es ¿Lo ha
conseguido? Vamos a verlo…

 

 

 

Primer contacto

 

La primera sensación al iniciar el juego es que
esta vez Konami y Vatra Games se han tomado en serio el juego, intentando crear
una atmosfera “peliculera” desde el inicio, con los títulos de crédito (con
buena música de Daniel Licht, aunque sin llegar a la maestría de Yamaoka), que
nos presentan al protagonista, Murphy Pendleton, un prisionero que va a ser
trasladado a otra prisión , pero que por el camino su autobús sufre un
“accidente” que nos deja en un bosque que está situado muy cerca de… ¿lo
adivináis, no?

 

     Tras esto, se inicia nuestra pesadilla en
Silent Hill (al que tardamos un poco en llegar, porque por el camino debemos atravesar
el bosque, que es una especie de tutorial para hacernos con los primeros
controles y creas las primeras sensaciones de agobio.), una pesadilla que
resultará de lo mas variada. En este comienzo vemos como se ha incorporado una
función para ver “que ocurre detrás”, volviendo la vista del personaje. Además,
nos queda claro que cas cualquier objeto puede ser un arma (sillas, tubos,
hachas…), y que estas son bastante frágiles. También que el personaje tiene una
velocidad limitada (vamos, que para no cansarse y acabar “reventao” como los
anteriores personajes, Murphy se toma lo de correr con mas calma…). Por lo
demás, la pregunta importante es ¿Que nos vamos a encontrar en esta entrega que
no se haya visto antes?

 

    En Downpour el principal
rasgo a destacar es la lluvia que se hace mención en el titulo, y que siempre
vendrá acompañada de un sinfín de monstruos que nos perseguirán hasta que nos
pongamos a cubierto. Sin duda, una novedad interesante en la saga. Además, nos
vamos a encontrar una especie de “mini Sandbox”, pues el pueblo entero puede
ser recorrido de arriba abajo con total libertad, sin limitaciones de argumento
ni nada por el estilo. Podemos ir andando tranquilamente (es un decir, claro)
por una callejuela y ver que una ventana tiene luz ¿Qué habrá dentro? Pues todo
tiene respuesta, porque podremos subir y meternos en varios edificios, visitar
distintas tiendas, etc… ¿Con que fin? Pues casi siempre con el objetivo de cumplir
ciertas tareas secundarias que sirven para ampliar la variedad del juego y
hacerlo un poco mas largo. Entremos en profundidad en estas Tareas Secundarias
y en otros aspectos importantes del juego.

 

 

 

 

Tareas
Secundarias

 

Os estaréis
preguntando que por qué llamarlas “Tareas” y no “misiones secundarias”,
como toda la vida. Pues bien, es debido a que la mayoría no alcanzan la
complejidad necesaria como para considerarlas misiones. Son del tipo
“Encontrar a una niña”, “encontrar objetos”, “Resolver el misterio de una
casa”… pequeñas tareas que nos sirven para sentirnos mas protagonistas de la
historia y para dotar de variedad al conjunto. Además, hacerlo tiene sus
recompensas en forma de botiquines de más, documentos para ampliar la historia
y ¡hasta una pistola de oro! En resumen, este es un aspecto destacado del juego
que nos ampliará la duración del mismo en unas 5 o 6 horas (o más, por qué hay
algunas tareas que si son bastante complicadas).

 

 

El Pueblo

 

Otro de los
aspectos más destacables de Downpour es la libertad para recorrer todo
Silent Hill. Aparte de las limitaciones geográficas de serie (las míticas
carreteras sin acabar que hacen de este pueblo una Isla Perdida), podemos
movernos por cada calle, meternos en algunos edificios (Cine, Orfanato…) e
incluso movernos por las partes subterráneas de un metro (al estilo Silent
Hill 3). Este metro nos servirá para coger algunos atajos y movernos más
rápidamente por el “Pueblo de la Niebla”, además de encontrar ciertos objetos y
tareas secundarias en su interior.

 

 

Los Enemigos

 

Aquí llega
el “punto débil” del videojuego. No solamente por la ausencia de personajes tan
míticos como “Cabeza Pirámide” o las enfermeras, sino porque los
enemigos que aparecen son muy básicos y además, cortos de variedad. Nos
encontramos solo con cuatro tipos de enemigos, aunque dentro de estos hay
algunas variaciones sin importancia. Solo al final del juego aparecen algunos
destacables, pero en general no llegan al nivel de la saga, ni en diseño “loco”
ni en variedad. Además, los enemigos finales brillan casi por su ausencia.
Quizás lo único que mereció la pena de Homecoming fueron sus enemigos
finales, pero en Downpour no aparecen, y además, el “nuevo cabeza
pirámide”  (nombre personal, todo sea
dicho) no es comparable con el clásico, pues aparece poco y es sencillo de vencer.
En conclusión, es uno de los apartados más flojos del juego.

 

 

 

El Argumento

 

Otro de los
puntos donde el juego flojea es el argumento. No es que sea malo, ni mucho
menos.  Tiene una trama que invita a
continuar para saber que demonios pasa en ese pueblo, pero no alcanza la
brillantez de capítulos anteriores, ni por secundarios (aquí prácticamente no
hay secundarios, y los que salen tienen poca importancia en la trama) ni por
villanos. Además, tiene un clímax que, de forma muy personal, eso si, decepciona
de una forma mayúscula. En resumidas cuentas, el guion solo nos sirve para
contextualizar nuestra pesadilla en Silent Hill, pero no aporta nada al
“universo” de la saga y queda muy lejos de argumentos como el del primer Silent
Hill.

 

 

La Música

 

El encargado
de realizar la banda sonora de esta entrega es Daniel Licht, el mismo
compositor de Dexter, que intenta alejarse un poco de las sinfonías de Akira
Yamaoka, haciendo suya esta entrega. La música, pues, cumple como ambientador
de las secuencias y en algunos momentos incluso contribuye a sentirnos presas
del pánico. Al igual que los sonidos ambientales, como suelos que crujen o
puertas que se abren solas, todo un conjunto que sirve para meternos el miedo
en el cuerpo. Como recomendación personal de un amigo, es preferible jugarlo
con cascos, pues así la experiencia aumenta bastante.

 

 

Los Puzzles

 

Desde que se
anuncio el juego se nos venia diciendo que este iba a ser uno de los aspectos
que mas iban a cuidar del juego. Pero  el
resultado se queda en un aprobado alto, pues no son muy numerosos ni muy
complejos. Al inicio se nos da la oportunidad de elegir la dificultad en estos
Puzzles, pero la diferencia entre en normal y difícil no es muy alta.

  La mayoría de ellos consisten en claves
numéricas (que en modo normal suelen ser 3/4 y en difícil 4/5), cajas fuertes,
cuadros, mover manivelas… Solamente hay un aspecto que destaca, y es el uso de
la linterna ultravioleta, con la cual podemos desvelar pisadas, libros ocultos,
números escritos en paredes… Pero por lo general, no son difíciles de encontrar
ni solucionar, por lo que también quedan un poco lejos de algunos míticos (el
de las camillas de Silent Hill 3…)

 

 

 

 

 

Conclusión

 

Tras
analizar los principales puntos de Silent Hill Downpour, podemos afirmar
que esta entrega ha lavado la imagen de la saga tras el tropiezo de Homecoming.
En Downpour volvemos a sentir miedo, a disfrutar de un clima agobiante,
volvemos a ver Puzzles con cierta complejidad y sobre todo, volvemos a visitar
el pueblo en todo su esplendor. No es un juego perfecto, ni mucho menos. Tiene
varios defectos (enemigos sosos, argumento simple, tirones de Frames
exagerados…), pero también tiene virtudes que nos hacen soñar con futuras
entregas mejores y perfeccionadas. En una época de Shooter y juegos que antes
eran Survival Horror pero que ahora son Action Horror, es de agradecer que aun haya
compañías que intentan ofrecer algo distinto, sensaciones que perduran más allá
de la última partida y que no consisten solo en matar a quien aparece en
pantalla. A veces es mejor un tiro bien dado que ciento al aire…

 

 

88

Muy bueno

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Nuevo Silent Hill Downpour, análisis desde el terror

    Silent Hill, la famosa saga de terror de Konami, tras debutar en PSone y con 3 entregas en PS2, ha representado hasta no hace mucho el culmen en cuanto a terror psicológico se refiere. Un ambiente angustioso, una banda sonora sublime y unos personajes memorables han sido sus señas de identidad. En PS3, Konami decidió imprimirle un nuevo aire a la saga poniendo en manos de estudios externos su aclamada IP. De esta decisión llegó el no tan aclamado Silent Hill Homecoming y, en esta ocasión, es Vatra Games lo intenta de nuevo. Silent Hill Downpour sigue fiel a la saga en muchos aspectos de sus podridas raíces. Miedo y angustia pueblan

    Hobby

    85

    Muy bueno

    Lo mejor

    La ambientación y los personajes. Unos puzzles que se salen de lo normal y que mantienen el interés

    Lo peor

    Sistema de combate torpe y poco fluido. El apartado técnico, de media, no pasa de aprobado.

Más análisis de usuarios