Reportaje

007: ¿Quién es el mejor James Bond?

Por Manuel del Campo
-

¿Sean Connery? ¿Roger Moore? o... ¿Daniel Craig? Muchas discusiones ha habido sobre quién es el mejor James Bond. Pues bien, nosotros nos vamos a mojar. Por supuesto, con argumentos. ¿Aún no os imágináis el ganador? Pues a leeros todo el artículo.

James Bond: Sean Connery, George Lazenby, Roger Moore, Timothy Dalton, Pierce Brosnan y Daniel Craig. Seis actores y un icono de la historia del cine.  Solo puede quedar uno…. Bueno,  vale, no es para tanto, pero reconoced que siempre resulta excitante elegir un ganador entre los que han representado. Y nosotros lo vamos a hacer. El mejor Bond es Daniel Craig. ¿Por qué? Pues a continuación os vamos a dar los argumentos. Y que vaya por delante que Sean Connery me parece uno de los mejores actores de la historia del cine y que tengo un cariño muy especial a Roger Moore porque sus películas de 007 ya son una parte imborrable de mi infancia.


Por supuesto, tenéis todo el derecho del mundo a no estar de acuerdo. Y encantado de que nos digáis vuestro favorito y las razones de por qué lo es en los comentarios. ¡Empezamos!

  1. Es el James Bond más cachas.

Y en mejor forma física, desde luego. Vale, Sean Connery tenía una planta estupenda (no en vano compitió por Mister Universo siendo joven) y tanto George Lazenby como Dalton tampoco le anduvieron a la zaga, pero Daniel Craig dejó a toda la audiencia atónita con su espectacular salida del mar en Casino Royale. Por no mencionar la persecución que se marca al inicio de esta misma peli, corriendo, saltando y haciendo todo tipo de cabriolas. Una máquina.


 

2. …Sin perder la elegancia

Su aspecto rudo y sus músculos no impiden a Craig lucir con naturalidad los más variadas indumentarias, desde atuendos informales que exhibe con naturalidad hasta sofisticados trajes sin olvidar por supuesto, el clásico smoking de James Bond. Todos le sientan como un guante.

3. Es el más duro.

A ver, aguantar una tortura en la que te están machacando los testículos ya sería mérito suficiente para tal honor. Pero hacerlo mientras te mofas de tu torturador pidiéndole “que te rasque un poco más el derecho” o descojonarte en su cara revelándole que “todo el mundo sabrá que has muerto tocándome los huevos” ya es de traca.

 

4. Es el más humano.

Jamás habíamos visto a un James Bond sangrar tanto, ser golpeado de todas las maneras posibles, disparado, torturado… y, sobre todo, ver cómo se enamora y se le rompe el corazón… Es un asesino, sí, pero tiene su corazoncito. También es el Bond del que por primera vez conocemos aspectos de sus pasado, de su familia y hasta de su infancia…


 

5. Liga como el que más

En este punto no voy a decir que gane, pero desde luego tampoco le resta puntos. Todos los Bond han vuelto locas a las mujeres, pero Craig tiene su particular estilo: por un lado es capaz de dejar claro cuál es su tipo ideal (“¿estúpida? - Le viene a decir Vesper en Casino Royale- “No, casada” responde con seguridad. Según comenta en otro momento porque “simplifica mucho las cosas”. En Ashley Madison este se hincha…

Sus conquistas resultan también bastante más creíbles que las de los anteriores Bond, con los que los ligues más parecían un anuncio de AXE… Además, es el único que también asume con naturalidad que un hombre coquetee con él (Bardem/Silva en Skyfall) y hasta se atreve sugerir que no es la primera vez…

 

6. Su sentido del humor: serio, ingenioso y sarcástico

A pesar de ser un tipo duro y con aire encabronado, no le falta un fino sentido del humor que siempre aprovecha para dejar una pizca de chulería. Es cierto que Roger Moore fue quizá el más cómico de todos, y que Connery lucía como nadie ese aspecto truhán y canalla, pero con Craig pasa como ocurría con el entrañable Eugenio: en su seriedad está su gracia. Pedirle el ticket del parking a un peligroso delincuente al que acabas de birlarle su bólido a las cartas, hacerte pasar por un aparcacoches para contactar con un objetivo o bromear con los escuetos Gadgets que le ofrece Q están entre sus variados puntos.

7. Es el asesino más implacable.

Y en eso es el que más se parece al personaje original creado por Ian Flemming. Craig no se corta un pelo a la hora de cargarse gente, a veces a sangre fría, para lograr sus objetivos, para dolor de cabeza de M.

8. Sus peleas duelen

Desde luego, nunca habíamos visto a un Bond pegarse de una manera tan brutal, tan real, que casi duele verlas en pantalla. Porque además da con cada pájaro que reparte tanto o más que él. Nada de bailecitos coreografiados, con Craig las peleas son salvajes, a vida o muerte, sin concesiones ni detalles con el adversario. Como dirían en Mad Max III, “dos entran, uno sale”.

Lecturas recomendadas