1-2 Switch
Reportaje

1-2-Switch - Impresiones del juego social para Nintendo Switch

Por Álvaro Alonso
-

Uno de los nuevos juegos presentados ayer durante el streaming de Nintendo Switch, y que acompañará a la consola el tres de marzo cuando se ponga a la venta, es 1-2-Switch. Se trata de un recopilatorio de minijuegos alocados (al estilo WarioWare o el reciente Rhythm Paradise Megamix) y de carácter social, que sirven para demostrar todo el potencial que esconden en su interior los pequeños mandos Joy-Con.

Durante el evento de presentación de Switch en Londrés, tuvimos la oportunidad de probar algunos de estos minijuegos, y cabe destacar que todos ellos requieren únicamente un Joy-Con por persona. De hecho, el mando es, junto a nosotros, el auténtico protagonista, y se nos invita a apartar la vista de la pantalla y centrarnos en nuestro contrincante. En ese sentido, nos ha recordado ligeramente a We Dare, el juego erótico de Wii que nadie recuerda en el que lo que sucedía en pantalla era lo de menos...

El primer minijuego, pensado para sacar partido a la vibración HD de los Joy-Con (explicada con cubitos de hielo en el vídeo de presentación), nos invitaba a adivinar el número de canicas en el interior de una caja. Y funciona tan rematadamente bien que nos planteamos seriamente que Nintendo haya realizado brujería sobre el dispositivo. La sensación de estar sujetando un receptáculo con canicas en su interior es 1:1: notamos cómo se desplazan por su interior, con una velocidad que varía en función del movimiento de nuestra manos; notamos cómo las canicas chocan contra los bordes e incluso rebotan (algo que resulta clave si queremos ganar). Así, sobre el papel, puede sonar a chino, pero creednos: no habéis experimentado nada igual.

1-2-Switch

El único problema que encontramos en este minijuego fue que, una vez seleccionado el número de canicas que creíamos que se encontraban en el interior, era necesario colocar el Joy-Con sobre una superficie plana... Algo que el mando no siempre reconocía correctamente, obligándonos a situar parte del dispositivo fuera de la mesa. Esto podía deberse a diversos motivos (que el mando no estuviera bien calibrado, que la mesa no estuviese en un lugar adecuado...), pero creemos que es digno de mención.

El siguiente minijuego de 1-2-Switch que probamos fue el mismo con el que comenzó el tráiler de presentación (y que por un segundo hizo a alguno creer que podía tratarse de Red Dead Redemption 2): Quick Draw. Aquí nos convertimos en vaqueros del Lejano Oeste y debemos situar el Joy-Con en una posición baja, mirar al bandolero rival a los ojos y esperar a que suene la señal para alzar el brazo y presionar el gatillo lo más rápido posible. Hecho esto, una pantalla nos muestra los resultados, donde podemos comprobar la velocidad con la que hemos desenvainado y pulsado el botón, así como la altura dentro del arco de disparo. Y quién ha sido el más rápido del Oeste, por supuesto.

1-2-Switch Quick Draw

A continuación probamos Samurai Training, que como su nombre indica nos invita a participar en un entrenamiento samurái. Un jugador debe alzar los brazos al aire sosteniendo el Joy-Con como si de un bokken (las espadas de madera utilizadas en entrenamientos) se tratase, mientras que el otro debe colocarse en posición con las palmas de las manos listas para detener el golpe.

Se divide en varias rondas, en las que los jugadores alternan entre atacante y defensor, y aquí, al contrario que en Quick Draw, no hay una señal que marque el inicio: el jugador atacante es el que decide en qué momento golpea, dando lugar a unos segundos de lo más tensos. Y una vez más, los mandos de Nintendo Switch responden con total precisión a nuestros movimientos, y al final podemos descubrir quién ha conseguido golpear o detener el golpe.

1-2-Switch Samurai Training

Después nos convertimos en ladrones de guante blanco gracias a un minijuego que consistía en abrir una caja fuerte. Para hacerlo debíamos sostener el Joy-Con en posición horizontal, con el puño cerrado, al frente, y girar la muñeca a izquierda y derecha como si de una rueda de desbloqueo se tratase. Una vez más, la vibración HD nos sorprendió por su efectividad, y sentimos cada "click" con total precisión.

Para lograr alzarnos vencedores (y robar el interior de la caja fuerte) era necesario encontrar las partes donde la vibración era más pronunciada un total de tres veces... antes de que se acabese el tiempo. La tensión volvía a estar muy presente, especialmente cuando ambos jugadores habías desbloqueado dos cerrojos y el crono se acercaba a su fin.

1-2-Switch Milk Cow

Por último, disfrutamos de uno de los minijuegos que más han dado que hablar: Milk Cow. Aquí nuestra misión era ordeñar el mayor número de litros de leche posibles, y ojo, que es más complicado de lo que parece y no se llega a ninguna parte agitando el mando a toda velocidad. Es necesario realizar el movimiento de arriba a abajo de forma suave, casi rítmica, y acompañarlo con la presión de los botones L y R. Como si estuviésemos ordeñado una vaca de verdad, vaya.

Pero estos no son todos los minijuegos que incluye 1-2-Switch: sabemos que también hay uno en el que e primer jugador realiza una pose y el segundo la imita, otro donde la cámara del Joy-Con R reconoce nuestros movimientos de mandíbula en un concurso de comer bocadillos, Ping-Pong, responder llamadas... Y seguro que muchos más. Todos los minijuegos son realmente divertidos, y como ya hemos repetidos varias ocasiones a lo largo del texto, es sorprendente lo bien que responden los Joy-Con y lo bien implementadas que están sus funciones.

1-2-Switch

Lo ideal sería que Nintendo repitiese la maniobra de Wii Sports y se incluyese el juego de serie con todas las Nintendo Switch, pues su carácter social lo convierte en un título complicado de vender al jugador de toda la vida y es perfecto para demostrar todas las novedades de la consola (que no son pocas). Pero de lo que no cabe duda es de que 1-2-Switch se convertirá en el protagonista de las reuniones de amigos y comidas familiares que tendrán lugar a partir del 3 de marzo.