Reportaje

Los 10 peores juegos musicales

Por Pablo Cosano
-

Ni los peores villancicos pueden compararse a nuestra lista de los 10 peores juegos musicales. Huid de ellos y pasaréis unas felices fiestas...

En esta época navideña que todo son luces, alegría y pedir cosas a los Reyes Magos o a Papá Noel también hay tiempo para juntarse con la familia y echar mano de alguno de los juegos musicales que llevan cogiendo polvo en la estantería durante todo el año. Para que estéis prevenidos os hacemos una lista con los 10 peores juegos musicales, los que no deberíais elegir en ningún caso...

Por supuesto, sabemos que en algunas ocasiones estaréis obligados a ponerlos ya sea por los sobrinos/primos más pequeños (aunque los más mayorcitos tampoco se salvan) o por ese tío pesado que se cree que canta estupendamente y que quiere demostrarlo después de haberse pasado un poco con el champán. Si os encontráis con alguno de nuestra lista de los 10 peores juegos musicales, que os sea leve y que pase rápido.

10. Samba de Amigo

Año: 2001

Plataforma: Dreamcast (más tarde en Wii)

Género: Maracanudo

Compañía: SEGA

Dreamcast en su momento y Wii más tarde (donde encontrábamos una versión de Aserejé) recibieron varias versiones del arcade Samba de Amigo que surgió originariamente en los salones recreativos. El estudio de desarrollo Sonic Team se sintió bailongo a la hora de pensar su nuevo proyecto y de ahí surgió uno de los juegos musicales más extraños (por eso está en esta lista) que hemos visto en una consola hasta la fecha. Bueno... el mono molaba. En Japón tuvo tanto éxito que hasta sacaron una segunda parte donde también podíamos tocar la pandereta. Aquí en España la idea no terminó de cuajar por lo caro que era comprar toda la parafernalia necesaria para jugar (maracas + alfombrilla) aunque fue capaz de conseguir bastantes fans gracias, en parte, a que podíamos tocar la Macarena.

Sabemos que el vídeo no tiene la calidad de imagen ni de sonido adecuadas, pero queremos enseñaros a un auténtico profesional:

9. Band Hero

Año: 2009

Plataforma: PS2 / PS3 / Xbox 360 / Wii / Nintendo DS

Género: Banda de casuals

Compañía: Activision

Con el espectacular éxito de Rock Band y Guitar Hero casi extinto Activision seguía 'erre que erre' sacando más juegos del mismo estilo sin cuidar lo más importante de estos juegos, lo que les hacía grande: el repertorio. Con Band Hero lo intentó una vez más, buscando casualizar el público de un género que ya estaba en decadencia por mucho que nos pese. Si las sagas fuertes no conseguían levantar cabeza, os podéis imaginar lo poco que consiguió este Band Hero... No está en esta lista por ser malo en sí, era imposible por seguir un modelo ya inventado y pulido durante años por la saga Guitar Hero. Está aquí por tener una selección musical que aburriría hasta a esas bandas que hacen como que tocan en los programas de televisión de madrugada y porque, aun teniendo tantos años de experiencia en el género, en su repertorio seguíamos viendo las mismas canciones de anteriores entregas como Bad Reputation, Whip It, Rio o Dirty Little Secret. Band Hero resultó más difícil de tragar que un polvorón sin agua...

Lo mejor, el anuncio protagonizado por una jovencísima Taylor Swift:

8. Donkey Konga

Año: 2004

Plataforma: Gamecube

Género: De bongo y palmada

Compañía: Namco y Nintendo

Al igual que Samba de Amigo, Dokey Konga se merecía ser mencionado en esta lista por su rareza, no por su falta de calidad. En esta ocasión el periférico que nos acompañaba era unos bongos que teníamos que golpear al ritmo que veíamos en la pantalla. Una de sus características especiales y únicas fue que consiguió añadir el aplauso dentro del repertorio de golpes que nos pedía cada canción. Dentro del juego podíamos tocar los temas principales de muchas sagas de Nintendo como Super Mario Bros o The Legend of Zelda y hay un dato bastante curiso en este aspecto. En cada una de las versiones de Donkey Konga encontrábamos alguna canción exclusiva de una saga en concreto: en la  japonesa era la de Pikmin, en la americana la de Kirby y en la europea la de Super Smash Bros Melee.

Todos querríamos tocar con los bongos la canción de The Legend of Zelda en nuestras fiestas, ¿o no?

7. Quest for Fame

Año: 1995

Plataforma: PC / Playstation

Género: Tenis Guitar

Compañía: Virtual Music Entertainment y IBM

Uno de los primeros que lo intentaron con el concepto de formar parte de una banda pero que llegó a conocer muy poca gente. En Quest for Fame nos ponían en la piel de un guitarrista que hacía bolos con grupos tan conocidos como Aerosmith, pero ni aun así alcanzó la fama. Lo más curioso era la manera de controlarlo, manejando una especie de pua con problemas de gigantismo llamada V-Pick que se conectaba al puerto de impresora de nuestro ordenador y con la que rasgábamos alguna superficie para seguir el ritmo de la canción. Lo mehor eran las recomendaciones, que nos aconsejaban utilizar una raqueta de tenis para conseguir que la experiencia fuera más real. Juzgad por vosotros mismos:

6. Rock Revolution

Año: 2009

Plataforma: PS3 y Xbox 360

Género: El que llega tarde

Compañía: Konami

Konami fue la que más o menos inventó el género como lo conocemos hoy en día e introdujo los instrumentos de plástico en los videojuegos a finales de la década de los 90 con BeatMania, DrumManía o Guitar Freaks, títulos aclamados por el público que consiguieron (y conservan) una gran legión de seguidores en su momento. Cuando Harmonix y Activision llegaron a la ecuación adelantaron a Konami por la derecha sin que se enterase y la compañía nipona llegó demasiado tarde como para subirse al carro y pelear por hacerse un hueco entre los gigantes de Rock Band y Guitar Hero. Pero hay que admitir que lo intentó lanzando al mercado un mediocre Rock Revolution que intentaba copiar de alguna forma el modelo establecido y unirlo con lo que un día fueron sus juegos musicales estrella. ¿El resultado? Un experimento extraño de jugar y de ver con unos periféricos (una batería incomodísima con la que se cubrieron de gloria) que no llegaron a convencer a nadie.

Aparte de no ser la versión original de la canción, ¿alguien distingue algo entre esas notas minúsculas que aparecen en pantalla? Parece que el que tocaba tampoco...

5. Power Gig: Rise of the Six Strings

Año: 2010

Plataforma: PS3 / Xbox 360

Género: A medio camino

Compañía: Seven45 Studios

El primero juego que intentó vendernos una experiencia "real" a la hora de tocar la guitarra fue Power Gig: Rise of the Six Strings. Una buena idea y una lista de canciones bastante decente que no terminó de funcionar por lo mal que la llevaron a cabo. A la hora de jugar el mecanismo era el mismo que en Rock Band y Guitar Hero y seguíamos teniendo los cinco famosos colores como notas y tocar la guitarra "de verdad" era a un nivel muy básico. Llegados a este punto, no sabemos muy bien qué sentido tenía gastarse el pastizal que costaba (aproximadamente 180 euros) en la guitarra compatible si solo nos iba a enseñar cosas muy básicas sobre este arte. Vale que luego la guitarra nos valía con cualquier amplificador, pero tampoco es que esta fuera una maravilla. Y si tocar la guitarra se convertía en un absurdo, eso no es nada en comparación con la batería... Un panel de luces de colores detectaba desde el suelo los golpes que nosotros dábamos al aire con las baquetas, sin pensar en lo necesario que es el rebote o el encanto de escuchar los golpes sobre una superficie de plástico, aunque al menos pensaron en los vecinos...

4. Journey Escape

Año: 1982

Plataforma: Atari 2600

Género: El precio de la fama

Compañía: Data Age

La mítica banda de rock Journey se atrevió a lanzar un juego con el mismo nombre que uno de sus discos: Escape. En este mundo de coloridos sprites creado para Atari 2600 se recreaban todos los elementos que uno puede imaginarse cuando piensa en el rock de los 70: fans, managers que solo buscan el dinero y fotógrafos que hacían las veces de obstáculos. Nosotros éramos un miembro de la banda y debíamos llegar sanos y salvos (y con dinero) a Scarab, la nave del grupo que llenaba la portada del juego y del disco. En nuestro camino esquivábamos todas esas "cosas del rock" que se nos ponían por delante mientras nos movíamos por la pantalla. Si lo hacíamos correctamente no perdíamos el dinero que habíamos ganado por el concierto y conseguíamos escuchar una melodía que intentába parecerse a algunos de los temas más famosos de Journey. Si no, nos convertíamos en victimas de un horrible pitido cada vez que chocábamos contra alguno de los obstáculos.

3. La Voz

Año: 2013

Plataforma: Wii / Wii U

Género: De concurso

Compañía: Badland Games

¿Qué os podríamos contar del programa de televisión La Voz que no hayáis visto vosotros mismos? Seguro que poca cosa. Lo que no entendemos muy bien es el porqué a alguien le interesaría pasar por lo mismo... Para eso que se ponga en casa a cantar con toda la familia dándole la espalda y que se vayan girando, o mejor, que directamente ni se giren. En realidad, quizá su modo en el que imitaba al programa fuese lo único que se salvase ya que su selección musical y su estética eran clavaditas a lo que conocíamos previamente. Ni Jesús Vázquez habría podido levantar esto...

¡Y cuidado que vienen curvas! Porque en la segunda parte de La Voz podremos elegir si ser coach o concursante:

2. Singstar: Patito Feo

Año: 2010

Plataforma: PS2 / PS3

Género: Mejor no saberlo

Compañía: Sony

¿Quién no conoce la saga Singstar? De esta misma y de sus sucedáneos podríamos sacar varias entregas que, bajo nuestro punto de vista, nunca se merecieron salir a la luz. Hemos elegido la de Patito Feo por querer ir un paso más allá siendo de las últimas que intentó seguir exprimiendo una gallina de los huevos de oro que hacía mucho tiempo que estaba vacía... Y porque no nos sentimos especialmente identificados con la serie (por decirlo finamente). 20 soporíferas canciones basadas la serie que incluían casi al completo los dos álbumes que se publicaron y que seguro habrán sido una de las grandes pesadillas en las navidades de más de un padre... Tampoco hay que pasar por alto las ediciones de Miliki, R&B, Operación Triunfo o Dance (en la que hasta podíamos bailar). A partir de aquí el modelo de negocio de Singstar se reinventó totalmente (y muy acertadamente) hacia una especie de videoclub de canciones entre las que elegir las que más nos apetecían para cada momento.

No queremos ser muy duros con vosotros y os pondremos solo el anuncio del juego, pero queremos que sepáis que en la búsuqeda del vídeo perfecto hemos visto cosas que no se las recomendamos a nadie...

1. Wii Music

Año: 2008

Plataforma: Wii

Género: Orquestral

Compañía: Nintendo

Vamos a ver, ¿quién hoy en día va a encender la consola para dirigir una orquesta? Mucha gente... o eso pensaba Nintendo cuando lanzó al mercado Wii Music. Un nuevo experimento que se ha ganado el primer puesto por dar la nota y que nos seguía mostrando los distintos usos que podíamos darle al WiiMote. Si hasta el mismísimo Miyamoto, al que le encantan todas estas cosas, decidió retrasar el proyecto priorizando Mario Galaxy y Wii Fit sería por algo. Un juego perfecto para todos esos intelectuales que se pirran por tener una orquesta de Miis a su servicio para tocar todos juntos piezas a la altura del Himno de la Alegría de Beethoven o La Primavera, de Las Cuatro Estaciones de Vivaldi. No nos entendáis mal, nos encanta la música clásica (como a todos vosotros) pero cuando encendíamos nuestra Wii preferíamos jugar a Mario Kart...

Y ya que hablamos de un clásico, os dejamos la canción de otro:

Y hasta aquí nuestra entrega semanal de los 10 peores de los videojuegos que seguiremos ampliando dentro de 7 días. Si no podéis aguantar la espera no os preocupéis, que tenemos todos los anteriores recopilados en nuestro especial de los 10 peores para vuestro completo disfrute personal.

Lecturas recomendadas