15 mayores villanos del cine y la tv
Reportaje

Los 15 mayores villanos del cine y de la televisión

Por Jesús Delgado
-

Nos ha costado, pero finalmente hemos podido reunir en una única lista a 15 mayores villanos del cine y la televisión. Nunca veréis junta tanta maldad, vileza y villanía reunida en un único lugar.

El mal toma muchas caras. ¿Pero cuáles son sus rostros más temibles y terribles? Nosotros hemos decidido confeccionar una lista en la que os mostramos quiénes son los 15 mayores villanos del cine y la televisión. Y creednos, no son lo que se dice gente muy recomendable: Señores oscuros galácticos, psicópatas, fascistas y algún que otro ser fantástico y que da bastante mal rollo. ¡No os la perdáis! ¡Bienvenidos a nuestro carrusel del mal!

1. Darth Vader

Si pensabais que íbamos a dejar al gran malo por antonomasia del cine fuera de la lista, estáis muy equivocados. El Señor Oscuro del Sith, Darth Vader se merece el primer puesto no solo por representar el mal de manera más clásica, debido a su tenacidad, falta de escrúpulos y, sobre todo, imponente presencia en Star Wars. Cabe destacar, que respecto a otros villanos, Vader cuenta con el bonus de haber sido primero un héroe, antes de haber encaminado sus pasos al mal (admitámoslo, los mejores villanos son los héroes caídos), y su posterior redención, algo poco común en el tratamiento de los antagonistas. 

2. Hannibal Lecter

Ya hablemos de Mads Mikkelsen (en la televisión) o de Anthony Hopkins (en las películas), Hannibal Lecter tiene el  dudoso "honor" de figurar el primero en la lista de numerosos tops de villanos. Este sardónico y refinado psiquiatra, reconvertido a gourment canibal, es uno de los más aterradores villanos del cine y de la televisión no solo por sus cuestionables hábitos alimentarios, sinos también por ser uno de los mayores manipuladores de la ficción. Y eso sin olvidar sus delicados modales y su cuidada educación. Un lobo con piel de cordero, vaya.  

3. Frank Underwood

Sé lo que estáis pensando. "Frank Underwood es el protagonista de de House of Cards de Netflix". Y sí, tenéis razón. Pero nadie dijo que un villano no pudiera protagonizar una serie. Frank es cruel, sádico, megalómano, sociopata y narcisista. Al personaje de Kevin Spacey le faltan valores como para ser considerado siquiera un anti-héroe. Este buen señor es el mejor ejemplo de que el poder corrompe. La idea de que Occidente esté en sus manos nos debería hacer temblar. 

4. Freddy

Asesino de niños, demonio de los sueños... hay pocas cosas que se puedan decir buenas de Freddy Krueger. Su versión más reciente se la debemos Jackie Earle Haley (Watchmen, Preacher), pero la más conocida y característica es la versión original de Robert Englund bajo dirección de Wes Craven. Es posiblemente el monstruo del género slasher más conocido y celebrado, con permiso de Jason Voorhees de Viernes 13.

5. Hans Gruber

Alan Rickman nos regaló al prototípico líder terrorista de los años 80 con su caracterización en Die Hard (La Jungla de Cristal), adaptación de la novela Nothing Lasts Forever.  Una película que, por cierto también sentó las bases de este tipo de películas en el género de acción durante dicha década. Aunque Gruber acabaría sucumbiendo a una muerte por John McClane, su larga sombra daría lugar a que su hermano Simon volviera años después para tocarle las narices al personaje de Bruce Willis, con resultados similares.

6. Cruella De Vil

No podía faltar un villano de Disney. En este caso no nos vamos a referir al personaje de la versión animada original de 1961, sino al remake de acción real de 1996 y a su secuela del 2000. Cruel, desdeñosa, snob, asquerosamente rica y déspota, el personaje que encarno Glenn Close resulta una de las villanas más chungas de la ficción del siglo XX. Curiosamente, la citada película del 96 también la señalaba como una villana redonda para videojuego. ¿Vosotros pensáis igual?

7. Keyser Soze

No os vamos a hacer SPOILERS acerca de la identidad de este personaje ni tampoco os diremos quién lo interpreta en Sospechosos Habituales (1995), la película que hizo saltar a la fama a Bryan Singer. Solo os diremos que "El mayor truco que el diablo inventó fue convencer al mundo de que no existía y luego desapareció". Si no habéis visto esta película, os recomendamos encarecidamente verla y que os sorprendáis con su impresionante final. 

8. Max Cady

"Abogado, ¿dónde estás, abogado?". Todos lo habéis pensado. No lo neguéis. Robert Mitchum interpretó a este vil buscabroncas y abusador en la película de El Cabo del Terror en 1962. Sin embargo, fue Robert De Niro en 1991 con el remake de El Cabo del Miedo popularizo al personaje con una versión mucho más cruenta de este. En lugar del timador y criminal de poca monta, el Max Cady que la cultura popular recuerda es la del psicópata y violador obsesionado con destruir al abogado responsable de enchironarle y a su familia. 

9. Agente Smith

Hugo Weaving se consagró como actor de villanos o de gente chunga con el Agente Smith de Matrix allá por 1999. Su falta de emociones y su total ausencia de límites o escrúpulos con tal de acabar con la especie humana le consagraron como uno de los malos más duros y memorables de finales del siglo XX. Esos tintes fascistoides de su personalidad y la frialdad que demostraba a la hora de ejecutar a sus víctimas también ayudaron, junto al Kung-Fu. 

10. Angela Channing

No se nos ha ido la pelota. Preguntadle a vuestras madres y abuelas, quienes en los 80 veían Falcon Crest, una telenovela yankee ambientada en un unos viñedos californianos. Angela era la matriarca de los Gioberti, dueña de la finca que daba nombre a la serie. La "Channing" era un bicho en el más amplio sentido de la palabra y el prototipo de abuela intrigante y manipuladora. Tanto es así que en España había quien la consideraba más mala que el propio JR de Dallas.

11. Begbie

El violento, criminal y pendenciero Begbie. Renton en Trainspotting no sabía cómo librarse de él. Después de todo, como decía, Begbie era un colega. Robert Carlyle (Érase una vez, Full Monty) encarnó en la película de 1996 al broncas de Francis Begbie, un tipo de gatillo y puñetazo fácil, con una casi inexistente frontera moral. 

12. Anton Chigurd

Javier Bardem nos brindó la interpretación de este siniestro y amoral sicario en la adaptación cinematográfica de la novela No es país para viejos, que realizaron los hermanos Coen. Chigurd es el prototipo de mal imparable, tenaz e infatigable. Una suerte de parca que no se detendrá hasta liquidar a sus víctimas. De hecho su concepción bebe un poco de La Muerte del Séptimo Sello de Bergman. 

13. Enfermera Ratched

La versión cinematográfica de la novela Alguien voló sobre el nido del cuco (1975) contó con Louise Fletcher (Mulholland Falls) en el papel de la cruel, rígida e intransigente enfermera Ratched. No es que el personaje de Jack Nicholson es esta película fuera un santo, pero Ratched era dura de pelar y su falta de humanidad para con los enfermos del hospital mental, de los que abusaba psicológica y físicamente, desde luego no la convertían en una firme candidata al Premio Nobel de la Paz. 

14. T-800 "Terminator"

El robot asesino por antonomasia. Arnold Schwarzenegger sacó partido a su falta de expresividad y su cuestionables dotes actorales regalándole a la posteriodad a uno de los más inclementes y duros adversarios del cine. Sinónimo de implacable, el Terminator acosaría a Sarah Connor, no así a sus descendientes o a versiones alternativas de la eterna superviviente del cine de ciencia ficción distópico.

15.  El Señor Burns

"Mooo-casinesss saltarines con la piel de dos mastines". No nos hemos podido resistir. El Señor Burns es la máxima representación y exponente de la maldad en Los Simpsons. El "dueño de Springfield" y de su central nuclear es maldad pura, alimentado y mantenido con vida gracias a su bilis y desdén por la raza humana. ¿La serie sería lo mismo sin él? Lo dudamos. 

Lecturas recomendadas