Reportaje

20 Aniversario de la serie Need of Speed

Por Daniel Acal
-

La serie Need for Speed es una de las series más prolíficas y longevas dentro del género de la velocidad. Y de las más regulares, ya que prácticamente asegura una entrega como mínimo al año desde 1994. Pues estos días EA está celebrando su 20 aniversario, y nosotros le rendimos nuestro particular homenaje repasando sus mejores momentos en estos 20 que lleva en la carretera.

La serie Need for Speed celebra su 20 aniversario y en Electronic Arts han editado un video conmemorativo que repasa los 20 años de la serie en la carretera. Nosotros no hemos querido ser menos y, en una fecha tan señalada, hemos aprovechado la ocasión para pisar el freno y echar la vista atrás, sumergiéndonos en los orígenes de una de las series más prolíficas y longevas dentro del género de la velocidad, que ha "quemado rueda" en practicamente todas las plataformas, aunque lo cierto es que ha estado muy ligada a las consolas de Sony prácticamente desde sus inicios. No en vano la serie Need for Speed, en total, ha vendido más de 150 millones de unidades en todo el mundo.

Para encontrar los orígenes de la serie Need for Speed hay que retroceder algo más de 20 años... Corría el año 1991 cuando Trip Hawkings, fundador de Electronic Arts, fundó también The 3DO Company. Su idea era hacerle la competencia a Sega y a Nintendo creando, junto a otros siete poderosos “partners” (como Goldstar o Matsushita, más conocidas en la acualidad como LG y Panasonic, respectivamente), un estándar con unas prestaciones mucho más potentes que las consolas de aquella época, cobrando además unos “royalties” muchos más bajos que la competencia para animar así a que las compañías desarrollaran para ella. Por desgracia la consola (o mejor dicho consolas, ya que hubo varios modelos fabricados por distintas marcas) terminó fracasando, debido fundamentalmente a su elevado precio (700 dólares de salida).

Pero en los pocos años que duró aparecieron para ella algunos de los títulos clave en el futuro de Electronic Arts. Franquicias como FIFA, Madden o Road Rash, aunque también aparecieron para las consolas de la competencia, brillaron con luz propia en 3DO. Y en ese marco tenemos que ubicar a The Need for Speed, un juego que nació bajo la ambiciosa premisa de ser “el mejor juego de velocidad jamás visto para la consola más potente”.   

Desarrollado por Pioneer Productions, en el primer NFS ya estaban presentes las líneas maestras que han hecho grande a esta serie: vibrantes carreras al volantes de lujosos coches reales (ocho en total, entre los que estaban el Porsche 911 Carrera, el Lamborghini Diablo o el Mazda RX-7), un gran apartado técnico (con una lograda sensación de velocidad como prometía el título del juego) y actuación policial si pisábamos el acelerador más de la cuenta. Pero además, The Need for Speed intentó posicionarse como un simulador, y para ello contó con el asesoramiento de la revista americana “Road & Track” para tratar de captar las sensaciones al volante de cada modelo e incluso grabaron el sonido de cada motor (ya veis que Gran Turismo no fue pionero en esto). 


The Need for Speed salió para 3DO en 1994. Obtuvo críticas muy positivas y pronto se convirtió en uno de los mejores títulos de este formato... pero debido al fracaso de ventas de este “estándar” y a la política que desde sus inicios ha tenido EA de rentabilizar sus juegos lanzándolos en el mayor número de plataformas posibles, el juego terminó siendo lanzado también para Saturn y PlayStation, las dos consolas que acabaron por hundir del todo a la “visionaria” 3DO. Aunque hubo diferencias entre las distintas versiones (de hecho, la de PlayStation se la encargaron a EA Canadá, un sello fundado en origen por Don Mattrick que más adelante aglutinaría al estudio Black Box, responsables de los NFS más populares).


The Need for Speed para PlayStation salió en 1996, y desde esta fecha hasta hoy siempre ha habido una entrega de la saga al año en alguna consola PlayStation (excepto en 2001). EA Canadá se puso al volante de la serie y en los tres años siguientes lanzaron, respectivamente, NFS II (en el que por primera vez se podía cambiar el color de los coches, aunque era menos realista y suprimió la presencia policial), NFS III: Hot Pursuit (que no sólo recuperó las persecuciones policiales sino que por primera vez el jugador podía ser policía y “cazar” a los pilotos) y NFS: Road Challenge (cuya principal innovación fue introducir daños en los vehículos y un sistema de “tuning”, aunque algo rudimentario).

En aquellos años, EA se hizo con los derechos de distribución en Estados Unidos de los dos V-Rally (desarrollados por los franceses de Eden Studios) y, debido al gran tirón que tenía la serie que nos ocupa, en EE.UU. les llamaron Need for Speed: V-Rally. Tan contentos estaban con el trabajo de los galos que les encargaron la versión PlayStation de la quinta entrega, subtitulada aquí como Porsche 2000 y dedicada exclusivamente a modelos de esta mítica marca.

 

En 2002 la serie salta a la "nueva generación" con NFS Hot Pursuit 2, una entrega de corte continuista desarrollada ya por los chicos de Black Box, quienes revolucionarían la saga (y el mercado) en 2003 con NFS Underground. Esta entrega por primera vez incluía una historia y nos sumergía en el submundo de las carreras callejeras nocturnas, con unas opciones de personalización de los vehículos (“tuning” estético y de rendimiento) inéditas en la serie. Una fórmula que sería mejorada en NFS Underground 2, siendo ambas entregas un rotundo éxito de ventas.

Bien es cierto que ya existían juegos de estas características antes de los NFS Underground (como Tokyo Xtreme Racer o el primer Midnight Club), pero los juegos de EA Black Box contribuyeron decisivamente a desatar una auténtica “fiebre del tuning” que animó a otras compañías a sacar más juegos que explotaran estas carreras ilegales en los años venideros (como Juiced, Street Racing Syndicate o las nuevas entregas de los citados Tokyo Xtreme Racer y Midnight Club). También en 2004 se estrenó en ciertos salones recreativos Need for Speed GT, la primera de las tres recreativas de NFS que vieron la luz en formato arcade (con distintas cabinas todas ellas inspiradas en coches tuneados). Las otras dos fueron NFS Underground (en 2006) y NFS Carbon (en 2008), aunque no vimos ninguna de estas máquinas recreativas en territorio español.

Curiosamente, en el momento en que más de moda estaba el “tuning”, en EA Canada deciden volver a los orígenes con NFS Most Wanted, regresando a las persecuciones policiales aunque sin renunciar a la modificación de los vehículos reales. Salió en 2005. En estos años, la portátil de Sony PSP también contaría con sus propias versiones (NFS Underground Rivals y Most Wanted 5-1-0), pero la fórmula ya empezaba a “quedarse sin gasolina” en la entrega siguiente: Carbono (el primer NFS en PS3). Quizá por esta razón a partir de aquí empiezan los “palos de ciego”, alternando entregas que pretenden ser realistas con otras que siguen explotando las carreras ilegales, pero con un enfoque mucho más “peliculero”.

A la primera de estas dos “ramas” pertenece NFS ProStreet, que sencillamente nos propone ser el mejor piloto de coches del mundo superando retos en distintos circuitos, mientras que en la siguiente, NFS Undercover, el objetivo es infiltrarse en una banda de “tuneros” para ayudar a una policía (interpretada por la actriz Maggie Q) a detener a un líder mafioso. Y un año después, “vuelta a la simulación” con NFS Shift, desarrollado por Slightly Mad Studios. Además, en 2009 EA lanzó una entrega exclusiva para las consolas de Nintendo. Se trata del divertido Need for Speed Nitro, que salió para Wii y Nintendo DS en una etapa en la que ambas compañías estaban en mejor sintonía que en los tiempos que corren actualmente.

   

Ya en 2010, además de poner en marcha el MMOG Need for Speed World para PC, en EA deciden confiar en Criterion Games. Los autores de la serie Burnout lanzaron NFS Hot Pursuit (sí, se llamo igual que la entrega de 1998), de nuevo centrado en persecuciones policiales y en el que se estrena la “red social” Autolog. En 2011 se dio un fenómeno curioso, ya que hubo dos NFS para PS3 y 360: en abril lanzaron el realista Shift 2 y en noviembre el “peliculero” The Run (que contaba con la modelo rusa Irina Shayk, novia de Cristiano Ronaldo, como uno de sus principales reclamos). La idea era desvincular la rama Shift de NFS y así poder lanzar dos entregas cada año, algo que finalmente no ocurrió, ya que ahora en Slightly Mad Studios están desarrollando Project CARS de forma independiente. En 2012 sacaron NFS Most Wanted (sí, como el de 2005, en Criterion no se complicaban mucho con los nombres) y en 2013 llegó NFS Rivals, a cargo de Ghost Games, un estudio formado por muchos “ex Criterion” (garantía de calidad) y que a la postre supuso el estreno de la saga en la "next gen".

El pasado mes de abril, la serie Need for Speed celebró su 20 aniversario saltando a la gran pantalla con una película homónima protagonizada por Aaron Paul (el actor que interpretó a Jesse Pinkman en la serie de TV "Breaking Bad"). Una emocionante historia de venganza que nos lleva de Nueva York a San Francisco a bordo de impresionantes cochazos reales (como en los juegos) que nos dejan unas secuencias tremendamente espectaculares. Y aunque aún no haya sido anunciado, suponemos que en este E3 2014 EA nos presentará la nueva entrega de la serie NFS, que seguramente pisará el acelerador de nuevo este otoño, como siempre lleva haciendo desde hace 20 años...

Lecturas recomendadas