Reportaje

Los 20 mejores juegos de Amstrad CPC

Por Álvaro Alonso
-

Seguimos dándole un buen repaso a los microordenadores de la década de los 80, máquinas maravillosas que nos hicieron soñar en 8 y 16 bits. Hoy nos acompañan no una, sino dos estrellas que trataron por todos los medios de hacerle la competencia a Spectrum y Commodore: 464 y 6128. ¿No os suenan? Eso es porque el nombre con el que las conocemos comúnmente es... ¡Amstrad CPC!

Con Spectrum llenando las arcas de Sir Clive Sinclair y Commodore 64 (tranquilos, lo repasaremos la semana que viene) disfrutando de un éxito arrollador, un tal Alan Sugar tuvo la osadía de lanzar al mercado un microordenador completamente nuevo que compitiese con estos dos grandes titanes. La apuesta de Sugar consistía en deslumbrar al mundo entero con unos gráficos vibrantes y coloridos a merced de una potencia técnica superior... Pero más que deslumbrarnos, su creación consiguió dejarnos ciegos de amor. Apodada cariñosamente Arnold, en 1984 se puso a la venta Amstrad CPC 464.

El color, su principal baza, se hace patente incluso en el nombre de la máquina: Color Personal Computer. Y es que los 8 colores de Spectrum palidecían frente a los 27 que ofreciá 464 (aunque para mostrar todos en pantalla era necesario recurrir a un modo en baja resolución). Esto le valió un éxito rotundo, con ventas fantásticas en Europa, en concreto en Francia, y originó una ingente cantidad de ports de juegos tanto de la susodicha Spectrum como de Commodore 64. Pero el éxito es efímero, y la industria exijía revovarse o morir, así que en 1985 se puso a la venta su sucesora, Amstrad CPC 6128.

En realidad hubo un Amstrad CPC 664 entre medias, pero debido a sus malas ventas y corto período de vida hemos decidido omitirlo. 6128, por el contrario, no solo supuso un salto técnico considerable (64 KB más que su antecesor), sino que también consiguió unas ventas estupendas, una vez más en países como Francia o España. Y lo hizo gracias a que se comercializó como un ordenador polifacético: servía para programar y escribir, pero también para jugar. Vamos, que todos los niños de la época tenían la excusa perfecta para pedirle un ordenador a sus padres, aquel con el que harían los deberes y mejorarían sus notas... Pero que en realidad alimentaría sus fantasías con un catálogo de juegos espectacular. Oh y hablando de catálogo, ¿os hemos dicho ya que hubo 20 juegos impresionantes que merecen (aun hoy) toda vuestra atención? ¿no? ¡Pues aquí están!

¡ATENCIÓN! ¡ESTO NO ES UN RANKING, ES UNA LISTA!

1. NORTH & SOUTH

Compañía: Infogrames

Año: 1991

Comenzamos con un clásico de la estrategia que vio la luz en Amstrad CPC 464: North & South. Se trata de una magnífica adaptación del cómic francés Les Tuniques Bleues, y nos propone batallas campales entre ejércitos, poniéndonos al mando de todo tipo de unidades como infantería, cañones y fuerzas móviles. Puede que el apartado gráfico no fuese la crème de la crème pero, por alguna razón que no alcanzamos a comprender, las partidas rápidas de cinco minutos siempre se acababan convirtiendo en escaramuzas de horas y horas.

2. THE GUILD OF THIEVES

Compañía: Rainbird

Año: 1987

De entre todas las aventuras conversacionales disponibles para Amstrad CPC 464, la que sin duda consiguió robarnos el corazón fue este Gremio de Ladrones. Los escenarios, diseñados con mimo, cariño y gran atención al detalle, nos atraparon desde el minuto uno y sus puzzles enrevesados nos engancharon durante horas al tiempo que nos hacían devanarnos incipientemente los sesos. La caja del juego incluía, además del propio juego, una tarjeta de crédito ficticia del Banco de Kerovnia (localización en la que tiene lugar la historia) y el periódico What Burglar. Y no, no era ninguna edición especial: todas incluían estos extras. Y pensar que hoy en día la mayoría de títulos apenas traen manual de instrucciones...

3. SPINDIZZY

Compañía: Electric Dreams

Año: 1986

Puede que la propuesta de guiar una peonza por planos isométricos a la en busca de joyas no se la más emocionante del mundo, pero probad Spinddizy y quedaréis irremediablemente prendados de la calidad que desprende. Con nada menos que 386 pantallas a explorar, el pique por conseguir todos los diamantes puede ser antológico: algunos son muy sencillos de conseguir (basta con pasar por encima para recogerlos) pero a medida que avanzamos las cosas se complican y debemos a recurrir a interruptores, saltos, ascensores... En definitiva, darle al coco. Y hacerlo rápido, porque hay tiempo limitado, ¡y el crono no perdona!

4. GRYZOR

Compañía: Ocean

Año: 1987

Ya os hemos hablado de la cantidad de ports que recibió Amstrad tanto de Spectrum como de Commodore 64. Por desgracia, y a pesar de la superioridad técnica de la consola de Alan Sugar, en la mayoría de casos estas conversiones gozaban de una calidad inferior respecto al original. Pero Gryzzor, el título que nos ocupa, es la excepción que modifica la regla: el apartado gráfico, colorido y vibrante, es de escándalo y los controles del juego son tan sencillos y están tan bien implementados que casi se deja jugar solo. Respecto al desarrollo poco os podemos contar que no hayáis deducido ya con un simple vistazo a la imagen: se trata de un run and gun de scroll horizontal, con toneladas de acción y disparos al más puro estilo Contra. De hecho... ¿Os contamos un secreto? Gryzor ES Contra. Por razones que no alcanzamos a comprender, el legendario juego recibió un nombre completamente distinto en Amstrad. ¡Pero sigue siendo la misma joya!

5. TOTAL ECLIPSE

Compañía: Incentive Software

Año: 1988

En los años 80, no eran pocos los que ardían de ganas de viajar para conocer esas descomunales obras del ¿hombre? que son las grandes Pirámides. Por desgracia, las ganas eran inversamente proporcionales al capital del que disponíamos, así que lo más cerca que estuvimos del antiguo Egipto fue a través de revistas y los documentales de La 2. O era así... Hasta que descubrimos Total Eclipse. Esta aventura nos propone un viaje hasta la tierra de los Faraones, en los años 30, plagado de puzzles, exploración y una atmósfera tenebrosa que puso los pelos de punta a más de uno y de dos. Pero no penséis que se trataba de un viaje de placer: en tan solo dos horas debíamos desentrañar el misterio que esconde la Gran Pirámide, ¡no hay tiempo para entretenerse con las momias!

6. PRINCE OF PERSIA

Compañía: Domark/Broderbund

Año: 1990

Pasamos del antiguo Egipto a la lejana Persia para meternos en el papel del Príncipe más conocido del mundo de los videojuegos. Prince of Persia llegó para demostrar el potencial del que hacía gala Amstrad CPC, aprovechando todas las bondades de la máquina para mostrar en pantalla las mejores animaciones que habíamos visto hasta entonces en un videojuego, aderezadas con un control sumamente preciso. Y precisión es justamente lo que la obra creada por Jordan Mechner requiere: saltos ajustados al milímetro, trampas mortales en lugares inesperados y duelos de espada contra terribles enemigos que, a pesar de su dificultad, aún perduran en nuestra memoria.

7. FANTASY WORLD DIZZY

Compañía: Codemasters

Año: 1989

De entre todas las aventuras de este pequeño huevo boxeador para Amstrad CPC 464, nos quedamos con Fantasy World Dizzy por ser la que implementó elementos que perdurarían en las siguientes entregas, como tener "tres vidas", un inventario mejorado y un equilibrio entre puzzles y saltos. En esta ocasión Dizzy tiene que hacer frente a todos los peligros de Fantasy World con un único objetivo: recatar a su amada Daisy. El juego es tan entretenido y obtuvo tanta popularidad que, como vais a ver a continuación, la cosa no quedó aquí...

8. SPELLBOUND DIZZY

Compañía: Codemasters

Año: 1991

Si Fantasy World Dizzy ya era una aventura muy recomendable, la continuación de las aventuras de Dizzy se convirtió en un auténtico must have por méritos propios. Con su novia ya rescatada, este peculiar huevo se embarca en un viaje en busca de objetos con los que resolver un complicado rompecabezas, y tendrá que hacerlo a lo largo y ancho de nada menos que... ¡105 pantallas! Este título hacía uso de los 64 KB extra de Amstrad CPC 6128, por lo que el apartado gráfico sufrió una cuantiosa mejora... Y Dizzy cambiaba de aspecto al usar el tubo de buceo.

(Vídeo de la versión de Spectrum)

9. GET DEXTER

Compañía: PSS/ERE

Año: 1986

Get Dexter (conocido en Francia, su país de origen como Crafton & Xunk) es una desternillante aventura que transcurre en escenarios isométricos, con unos gráficos increíblemente coloridos. Pero lo que realmente llama la atención es que el personaje protagonista puede interactuar con prácticamente todos los objetos en pantalla, toda una proeza para la época. Además, es de los pocos juegos de la época que posee una curva de dificultad excepcionalmente adaptada, con niveles sencillos al principio y fases desquiciantes al final de la aventura. Todo un clásico de Amstrad.

10. CHASE H.Q.

Compañía: 1990

Año: Ocean

A pesar de que este trepidante arcade de conducción tuvo versiones tanto en 464 como en 6128, nos quedamos con la versión de la segunda sin pensarlo dos veces. ¿El motivo? Bueno... Podríamos decir que es debido al mejorado aspecto gráfico, que hace que las persecuciones sean más emocionantes que nuca (en especial al activar el turbo), o gracias a un apartado sonoro más variado, o incluso porque los tiempos de carga se redujeron drásticamente en la versión de disco. Pero estaríamos mintiendo. En realidad, si nos quedamos con la versión de 6128 es porque incluye la legendaria frase que jamás nos cansaremos de escuchar: 'Let's go mr. driver!'. Qué recuerdos...

11. NIGEL MANSELL'S WORLD CHAMPIONSHIP

Compañía: 1992

Año: Gremlin

Si existía un juego que demostraba a la perfección lo que era capaz de hacer Amstrad CPC 6128 cuando una compañía sacaba partido de los 128 KB, ese era Nigel Mansell's World Championship. A bordo de un flamante Formula 1 disfrutamos de carreras que gozan de una sensación de velocidad magnífica y una inmersión dentro del juego brutal, y buena parte de la culpa la tienen unos giros muy suaves, los constantes iconos que pueblan la pantalla y las manos del conductor en el volante. Eso sí, un juego tan alucinante requería más espacio de lo normal en el disco, por lo que ocupaba las dos caras y nos obligaba a estar girándolo constantemente. Nimiedades al lado de la diversión que ofrecía.

12. B.A.T.

Compañía: Ubisoft

Año: 1991


Bureau of Astral Troubleshooters o Departamento de 'Solucionadores' Astrales es el nombre de este juego, desarrollado por los hoy tan en boga Ubisoft. Se trata de una aventura gráfica futurista con algunos elementos RPG, muy en la línea del legendario Snatcher, y consta de un tamaño y una complejidad descomunales, todo un hito para la época. El apartado gráfico no se quedaba atrás, mostrando algunos de los mejores efectos que se vieron en todo el catálogo de CPC 6128. Además, y de forma muy similar a lo que hemos visto en The Guild of Thieves, el juego incluía un manual de instrucciones tan detallado que era prácticamente una novela, y le otorgaba una profundidad inusitada a la historia de B.A.T.

13. ZAP'T'BALLS

Compañía: CPC Amstrad International

Año: 1992

El caso de esta conversión del mítico Pang es bastante curioso: inicialmente estaba planeado que viese la luz en casete de 64 KB, pero Ocean lo rechazó. Elmar Krieger, su diseñador, había puesto tanto trabajo y empeño en el juego que decidió seguir adelante con el proyecto, esta vez, en 6128 y sus 128 KB. Para complicar más el asunto, Krieger descubrió que Zap'T'Balls no funcionaba correctamente, debido a un problema con la unidad de disco (más concretamente, la de 6128 parecía ser la que más dificultades sufría). Aun con todo, los que consiguieron disfrutar de esta obra no tuvieron más remedio que rendirse ante sus encantos y jugabilidad adictiva. Al fin y al cabo es Pang, ¿qué esperabais?

14. CAMELOT WARRIORS

Compañía: Dinamic Software

Año: 1986

La década de los 80 fue la llamada edad de oro del software español, así que no podía faltar un producto patrio en nuestra lista. Y el encargado de demostrar el poderío español no es otro que Camelot Warriors, título que nos pone el piel de un caballero que debe recorrer todo Camelot en busca de unos misteriosos objetos relacionados con el Siglo XX: la voz de otro mundo, el espejo de la sabiduría, el elixir de la vida y el fuego que no quema. La cara que se nos quedó al encontrarlos por primera vez fue digna de ser retratada, pero al alcanzar el final del juego todo cobró sentido. Eso sí, alcanzar ese ansiado final no es nada fácil, y más si tenemos en cuenta que en la versión de Amstrad solo disponemos de 5 vidas, en comparación con las 10 que ofrecen el resto. Vamos, que si habéis sido capaces de superar Camelot Warriors en CPC podéis consideraros unos auténticos paladines del mando.

15. SORCERY+

Compañía: Virgin

Año: 1985

Lanzado originalmente en cinta de casete, Virgin aprovechó las ventajas de 6128 y puso a la venta Sorcery+, el mismo juego pero con 35 fases nuevas que se sumaban a las 40 del original. Durante la aventura encarnamos a un hechicero que ha de rescatar a sus camaradas por medio de objetos, saltos y, por supuesto, magia. Semejante poderío le valió las alabanzas de crítica y público, así como el ser considerado un "vendeconsolas". Por desgracia, es de los pocos juegos que aprovecharon al máximo los 128 KB de los discos de CPC 6128. Ay si todos lo hubiesen hecho... Quizá hoy serían cuatro los contendientes de la guerra de las consolas.

16. IRON LORD

Compañía: Ubisoft

Año: 1990

Pero no solo del alucinante B.A.T. vivió Ubisoft en Amstrad CPC. La ciencia ficción se cambió en Iron Lord por la espada y la brujería en una aventura única, en la que disponemos de una interaz desde la que accedemos a todas las opciones disponibles. Además, no tenemos por qué centrarnos en la historia principal: el juego cuenta con varias sub-tramas que alargan la duración del título hasta límites insospechados. Pero si hay algo que no encanta de Iron Lord son sus magníficas ilustraciones, que consiguen transportarnos a un mundo medieval... Sin salir de casa.

17. PIRATES!

Compañía: Microprose

Año: 1987

Mucho antes de que Assassin's Creed IV: Black Flag nos permitiese vivir una auténtica vida de bucanero en alta mar, Pirates! (de Sid Meier) nos ofreció exactamente la misma propuesta en Amstrad CPC 6128, y solo en 6128. El título exclusivo de este modelo es lo que podríamos llamar un simulador de pirata, permitiéndonos comerciar entre regiuones, aliarnos con países, buscar tesoros, atacar barcos y ciudades...Todo desde una perspectiva "open world" que para la época resultaba, cuanto menos, impresionante. Y aunque su apartado gráfico y sonoro estaban a unos niveles mas bien bajos respecto a otras joyas, lo compensaba incluyendo un manual de generoso grosor, que bien podría haber sido el diario del auténntico Barbanegra.

18. HEROQUEST

Compañía: Gremlin

Año: 1991

Aparecido tanto para 464 como 6128 (este último con banda sonora y detallados efectos gráficos), Heroquest se convirtió por méritos propios en el juego fetiche para los amantes del rol. No en vano, se trata de la adaptación de un conocido juego de mesa con el mismo nombre. La aventura se desarrolla en una laberíntica mazmorra, plagada de monstruos, trampas y habitaciones misteriosas, y deberemos superarlas todas para subir de nivel y obtener el equipamiento necesario para derrotar al malvado mago Morcar.

19. BARBARIAN

Compañía: Palace

Año: 1987

Barbarian: The Ultimate Warrior (ojo, no confundir con el Barbarian de Psygnosis) es un juego que enfrenta a bárbaros con aspecto sospechosamente parecido al de Conan en combates a muerte. Y cuando decimos a muerte es literalmente, pues el juego causó gran polémica por sus escenas gore, en especial la famosa decapitación que tiene lugar al terminar el duelo entre estas dos gigantescas moles de músculo. Pero eso no es todo, la caratula del título (que podéis ver aquí) también trajo cola por incluir a una señorita de buen ver con un atuendo que dejaba poco a la imaginación, y junto a ella, se encuentra uno de los concursantes del popular concurso televisivo de los años 80 Gladiadores. Lo mejor de todo es que cuando consigues derrotar al mago y salvar a la muchacha, esta aparece directamente sin nada que tape sus vergüenzas. ¡Dios bendiga las tetas pixeladas!

20. BATMAN: THE MOVIE

Compañía: Ocean

Año: 1989

Tras el genial Batman de Ocean (que reseñamos la semana pasada en Los 20 Mejores Juegos de Spectrum), la compañía volvió a sorprendernos con un juego del hombre murciélago, esta vez, aprovechando el tirón de la primera película de Tim Burton. Así, el desarrollo del juego cambió la vista isométrica por el scroll lateral en un juego de acción y plataformas que sigue de una manera más o menos fiel los sucesos del film, culminando, como no podía ser de otra manera, con un enfrentamiento contra el Joker interpretado por Jack Nicholson. El Caballero Oscuro dispone de sus míticos batarangs para acabar con los rufianes de turno y la batgarra para alcanzar zonas de otra forma inaccesibles. Curiosamente, también hacía acto de presencia por primera vez el Batmóvil en fases de conducción trepidantes por las calles de Gotham. Y es curioso porque... El Batmóvil es la principal novedad del próximo título desarrollado por Rocksteady: Batman Arkham Knight. Pasado y futuro, reflejados.


¿Echáis de menos títulos como Robocop, Target: Renegade o su majestad La Abadía del Crimen? Eso es porque, para confeccionar esta lista, hemos optado por no repetir obras que ya tuvieron su hueco en Los 20 Mejores Juegos de Spectrum. Pero eso no quita que fuesen auténticos must have que todo usuario de Amstrad debería guardar en su preciada biblioteca. Dicho esto, ¿Echáis en falta algún otro juego? Si es así no dudéis en contárnoslo en los comentarios. Para todo lo demás, masterc... Perdón, ¡Los 20 Mejores Juegos!

Lecturas recomendadas