Reportaje

Los 20 mejores juegos de Atari Lynx

Por Álvaro Alonso
-

No solo de Game Boy y Game Gear vivimos en los 90: de las entrañas de Atari, que por aquel entonces iniciaba su descenso en picado, surgió una tercera estrella portátil que intentó hacerse con los consumidores. Por desgracia, este fue uno de esos ejemplos que demuestran que no siempre la calidad es sinónimo de éxito asegurado. Con todos ustedes... ¡Los 20 mejores juegos de Atari Lynx!

ACTUALIZADO: Ahora puedes ver los mejores juegos de Atari Lynx en un vídeo.

Todo podio consta generalmente de tres puestos: oro, plata y bronce. En el caso de las consolas portátiles que vivieron su época de gloria en los años 90, sabemos que Game Boy arrasó y se hizo con el metal dorado. A una más que considerable distancia se encuentra Game Gear (de la que os hemos hablado recientemente) que pese a sus dificultades consiguió alzarse con la plata. Pero entonces, ¿quién ostenta el tercer puesto?

La medalla de bronce recae, ni más ni menos, que en la consola portátil de Atari, una de las compañías de videojuegos más famosas de la historia y que tristemente se encuentra actualmente en bancarrota (aprobada por la justicia hace escasos días) debido a un periodo de desastrosas ventas. Pero Lynx era prácticamente superior en todo a Game Boy y Game Gear: fue la primera consola portátil de la historia en contar con una pantalla LCD a todo color, sus gráficos eran muy superiores a los de sus competidoras (16 bits en lugar de 8) y gracias a su diseño característico y la disposición de sus botones, la consola podía adaptarse para ser utilizada por jugadores zurdos.

Por desgracia, Atari Lynx también era superior en otros apartados en los que no le convenía serlo. Como podéis apreciar en la primera imagen su tamaño es mayor que el de Game Gear, que ya gozaba de unas dimensiones considerables, y al igual que esta consumía seis pilas AA (aunque por suerte su autonomía era ligeramente superior que la de la consola de Sega). Todo esto, unido a un precio mayor respecto a sus competidoras y al poco apoyo de las Thrid-party que recibió la consola, hizo que el lince de Atari no consiguiese arañar el éxito.

Y aunque el catálogo de la consola no brillaba por su cantidad, sí que lo hacía en calidad. En concreto con 20 joyitas que vais a descubrir a continuación:

1. Blue Lightning (Epyx, 1989)


Una maravilla técnica de su época, uno de esos juegos que entran por los ojos y te convencen para comprarte una consola de cabeza. Blue Lightning es un simulador de combate aéreo de estilo arcade, en el que como pilotos del caza azul que da nombre al juego, debemos hacer frente a oleadas de aeronaves enemigas, muy en la línea del mítico Space Harrier. La primera vez que lo vimos en movimiento nos dejó boquiabiertos: sus increíbles animaciones, unido al suavísimo scroll del que hace gala, nos hicieron sentir más cerca de los cielos que nunca. Es considerado por muchos como el mejor juego de la consola.

2. California Games (Epyx, 1989)

Mucho antes de que FIFA o Pro Evolution Soccer fueran los reyes de los juegos deportivos, los juegos populares de California eran los que nos traían de calle. Y es que en California Games vienen de la mano algunos de los deportes por los que es mundialmente conocido El Estado Dorado: surf, BMX, skateboarding, roller skating, footbag y frisbee, todo ellos fielmente representados y ejecutados al más puro estilo arcade. Y eran el tiempo limitado y la obtención de puntos los que hacían de este un título sumamente adictivo, compitiendo con nuestros vecinos por ver quién conseguía la puntuación más alta.

3. Todd’s Adventures in Slime World (Epyx, 1992)


Por desavenencias del destino el pobre Todd ha ido a parar al mundo de las babas, pero lo que para él es un problema de dimensiones babosamente enormes, para nosotros es una alegría en forma de juegazo para Lynx. Y es que Todd's Adventure in Slime World es una aventura plataformera con mecánicas que ¡ojo! Más tarde incluiría el legendario Super Metroid, como es el uso del auto-mapa o infinidad de secretos por descubrir. Extremadamente variado, el juego cuenta con siete niveles de dificultad que no solo varían el nivel de desafío, sino también la forma en que se desarrolla el título.

4. Klax (Atari Games, 1990)

Con un concepto de juego muy similar a Columns, que a su vez tomaba gran parte de inspiración del mítico Tetris, llegó hasta Atari Lynx Klax, título que ya había maravillado a jugadores de todo el mundo en ordenadores con su mecánica tremendamente adictiva. Esta edición para la portátil de Atari conservaba todas las bondades de las que hacía gala la versión para arcade y compatibles y se convirtió rápidamente en el Tetris de Lynx. Como curiosidad, esta versión se jugaba colocando la consola en posición vertical, aprovechando el diseño y la disposición de los botones.

5. Rygar (NuFX, 1990)

Rygar es un juego de acción de scroll horizontal que hacía vibrar los arcade de la época. Armado con el poderoso Diskarmor, un escudo unido por una cadena, el héroe Rygar debía enfrentarse a todo tipo de monstruos y criaturas mitológicas. Atari Lynx recibió una versión muy digna que hacía honor al original, aun cuando algunos de sus niveles habían sufrido recortes. A pesar de ello, el juego contaba con 23 niveles de auténtica acción arcade, power-ups, saltos y aventuras fantásticas. Muy recomendable.

6. Chip’s Challenge (Epyx, 1989)

Es probable que conozcáis Chip's Challenge debido la versión que existe para ordenadores de Microsoft, que gozó de una gran popularidad en los 90, pero las aventuras del friqui Chip McCallahan fueron concebidas originalmente para Atari Lynx. A través de 148 niveles debíamos ayudar a este cerebrito a recuperar el número de chips requeridos para abrir la puerta que da acceso a la siguiente fase. Pero no todo era tan sencillo como parece, pues debíamos hacer frente al cronómetro, a los enemigos y a diversos y variados puzzles.

7. Shadow of the Beast (Reflections Interactive, 1989)


De las cenizas de la extinta Psygnosis surgió Shadow of the Beast, una aventura de acción y plataformas con unos gráficos revolucionarios y una banda sonora de lujo. La versión que nos ocupa aprovechaba todo el potencial de la portátil de Atari, dando como resultado uno de los juegos más vistosos (¡y difíciles!) de todo el catálogo. La historia recoge las andanzas de Aarbron, un hombre que fue transformado en bestia cuando no era más que un niño, y cuya sed de venganza le llevará a vivir una enorme aventura. ¡Y no olvidéis que habrá una reimaginación de Shadow of the Beast en PS4

8. Paper Boy (Atari Games, 1990)


El mítico Paper Boy fue portado a prácticamente todas las consolas populares de la época, y por supuesto Atari Lynx fue una de ellas. Apenas encontraréis diferencias entre esta y la versión de arcade del simulador de repartidor de periódicos definitivos: coches, peleas de niños, obstáculos por doquier... Todo tipo de cosas se suceden al mismo tiempo en pantalla, algo agradable para la vista y exigente para nuestros dedos, pues Paper Boy requiere de una agilidad excepcional para superar todas y cada una de sus fases. Igualito que un auténtico repartidor de periódicos...

9. S.T.U.N. Runner (Atari Games, 1992)


S.T.U.N. Runner nos sumerge en carreras de velocidades imposibles y disparos en todas direcciones a bordo de una moto futurista, con el único objetivo de llegar tan lejos como nuestros reflejos lo permitan. Nos encontramos ante otro juego originario de arcade que fue porteado a un gran número de consolas, pero sin duda alguna la más fiel al original de todas cuantas se desarrollaron fue la de Atari Lynx, aun cuando la  versión de la consola portátil hacía uso de diversos trucos para representar los gráficos 3D que poseía el juego original. Todo un prodigio no apto para cardíacos.

10. Ninja Gaiden (BlueSky Software, 1991)


¿Qué sería de un "Los 20 Mejores Juegos" sin un Ninja Gaiden entre sus filas? Como habéis podido comprobar hasta ahora, Atari Lynx hacía gala de conversiones increíblemente fieles de títulos concebidos para placas arcade, y Ninja Gaiden no es una excepción. De hecho, mientras que las famosísimas versiones de NES y Master System ofrecían un sistema de juego calcado al de la saga Shinobi, tanto el Ninja Gaiden de arcade como el de Lynx son beat 'em ups clásicos, es decir, todo tipo de golpes y armas ninja al servicio del usuario para acabar con el barrio. Eso sí, que no os asuste que se trate de versiones distintas: las dos son magníficas.

11. Toki (Atari, 1992)


Que un hechicero te transforme en chimpancé y rapte a tu chica es un auténtico problema. Pero si además te ha otorgado la habilidad de disparar bolas de fuego, la cosa cambia. Esa es a grandes rasgos la mecánica de Toki, un entrañable plataformas que consta de cinco fases (con su respectivo jefe final en cada una de ellas) en las que encontramos ítems tan descabellados como un casco de fútbol americano. Las principales virtudes de Toki son su ajustada dificultad y el carisma del protagonista. Porque seamos sinceros... ¿A quién no le gustaría ser un mono escupe fuego?

12. Scrapyard Dog (BlueSky Software, 1992)


Lo que está claro que a nadie le gusta es que secuestren a tu perro. Y eso es lo que le pasa al pobre Louie, que se embarca en un viaje a través de todo tipo de escenarios para rescatar a su fiel compañero y mascota Scraps. Louie dispone de un arsenal ilimitado de latas para atacar a los matones que le salen al paso, pero también podrá comprar pistolas y escudos para hacerle la vida más fácil. En definitiva, Scrapyard Dog es un plataformas fresco y divertido, que sorprenderá por su humor y sus múltiples secretos.

13. Dirty Larry: Renegade Cop (Knight Technologies, 1992)

Imaginad que los protagonistas del mítico Double Dragon hubiesen sido suplantados por un detective que se toma la justicia por su propia mano, y el resultado sería Dirty Harry: Renegade Cop un beat em' up difícil donde los haya en el que debemos hacer frente a oleadas de enemigos, ya sea con nuestros puños o con las armas de fuegos que casualmente encontraremos repartidas por los escenarios. A pesar de pecar de un desarrollo excesivamente repetitivo y su (en ocasiones) frustrante dificultad, es un título altamente recomendado para amantes de la acción y el humor negro.

14. Kung Food (Lore Games Ltd., 1992)


Y ahora imaginemos que los protagonistas de Double dragon hubiesen sido suplantados por... Un gigante verde. Que se da de tortas con comida viviente. En un congelador. Sí, habéis leído bien, la premisa de Kung Food es, cuanto menos, atípica. Y es que aunque se trate de un yo-contra-el-barrio de los de toda la vida, el sentido del humor y las bromas lo convierten en toda una experiencia difícil de olvidar. Eso sí, después de jugarlo, no volveréis a mirar con los mismos ojos a una salchicha. Avisados estáis.

15. Rampage (Bally Midway Manufacturing Company, 1990)


Y después de ser un gigante verde machaca-comida, en Rampage pasamos a ponernos en la piel (o más bien en las escamas) de un kaiju, las terroríficas bestias gigantes del cine de ficción japonés. Tras elegir a uno de los cuatro "animalitos" disponibles (lagarto, gorila, lobo o rata) nuestro objetivo es simple: destruir la ciudad. Una vez conseguido pasaremos a la siguiente fase, que irán aumentado en dificultad a medida que avancemos debido a los esfuerzos del ejército por detener el caos y la destrucción de los que seremos causantes. Por cierto, recordad que ayer mismo os enseñamos el tráiler oficial completo de la nueva película de Godzilla.

16. Gates of Zendocon (Epyx, 1989)


Gates of Zendocon se trata de un matamarcianos de los de toda la vida, con disparos a raudales, power-ups y naves alienígenas por toda la pantalla. A través de 51 niveles de acción estelar, debemos hacer uso de nuestra pericia a los mandos para esquivar los láseres enemigos, pues los disparos a parte de hacernos perder vida, pueden dañar las armas de nuestra nave o el motor. Por suerte, contaremos con pequeños respiros en forma de zonas de reparación (como la que tenéis en la imagen) donde solucionar los desperfectos de nuestra nave. Como curiosidad, existe un nivel oculto dentro del juego en el que los enemigos son las caras de los propios desarrolladores.

17. Xybots (Atari Games, 1992)



¿Qué haríais si una raza de robots asesinos conocidos como Xybots intentase aniquilar a toda la humanidad? Si vuestra respuesta es "quedarme en casa muerto de miedo", entonces es mejor que no sigáis leyendo. Si por el contrario la respuesta es "¡liarme a tiros y no dejar títere con cabeza!" entonces Xybots es vuestro juego. En este título de acción en tres dimensiones nos pondremos en la piel del Mayor Rock Hardy, que deberá atravesar un laberinto al tiempo que convierte en hojalata a todos los robots que le salgan al paso. Gráficos y acción a raudales para un título de lo más entretenido.

18. Pac-Land (Atari, 1991)

Pac-Man, uno de los héroes más longevos y conocidos de la historia de los videojuegos, decidió dar una vuelta de tuerca a la mecánica a las que nos tenía acostumbrados para ofrecer algo más del estilo de cierto fontanero bigotudo. Así, en Pac-Land, deberemos ayudar al come-cocos a lo largo de siete viajes en los que deberá saltar y recoger objetos en un plataformas de scroll horizontal. Y por supuesto, los ítems clásicos que permiten devorar a los fantasmas enemigos están presentes. Después de todo, hay cosas que nunca cambian...


19. Shanghai (Activision, 1989)

Directa desde arcade llegó a Atari Lynx esta versión del solitario mahjong que triunfaba en los salones de todo el mundo. Su premisa es simple pero adictiva: localizar todas las parejas de piezas de entre un total de 144 en el menor tiempo posible, en escenarios que cuenta con una milenaria estética oriental. Constaba de siete tableros distintos, cada uno representado por animales de la tradición japonesa como el dragón, el halcón o el oso. Fue uno de los primeros juegos de la consola, de ahí su popularidad entre los usuarios del lince.

20. Lemmings (DMA Design, 1993)

Terminamos el listado con uno de los videojuegos que más ports ha recibido a lo largo de la historia. Y no es para menos, porque allá dónde iban, los Lemmings triunfaban. Estos curiosos personajes que nunca se están quietos tienen como meta alcanzar la salida del nivel en que se encuentran, para lo que requieren de nuestra astucia a la hora de encomendarles tareas que les permitan sortear los obstáculos de cada fase. A pesar de la dificultad de algunos niveles, es realmente satisfactorio fracasar para volver a intentarlo probando combinaciones distintas. Y gracias a Atari Lynx, los Lemmings viajaban en nuestros bolsillos (haciendo honor a su tamaño) allá dónde fuésemos.


¡Y eso es todo amigos! ¿Echáis algún juego en falta? ¿Nos hemos dejado vuestro título favorito en el tintero? ¿"Este" debería estar en mejor posición que "aquel"? Las dos primeras preguntas tienen fácil solución gracias a vuestras manos y la sección comentarios, y para la tercera no tenéis más que recordar que esto es un listado, no un ranking. ¡Y por supuesto no dejéis de visitar el especial Los 20 mejores juegos!

Lecturas recomendadas