Reportaje

Los 20 mejores juegos de CD-i

Por Álvaro Alonso
-

Hasta ahora hemos repasado los mejores títulos de las videoconsolas más famosas y que más éxito tuvieron en su momento, sin olvidarnos de algunas de las menos conocidas. Pero en esta ocasión, hemos tomado aire y hecho acopio de fuerzas para embarcarnos en la búsqueda de los mejores juegos de la que es considerada por muchos como "una de las peores consolas de la historia". ¡Y los hemos encontrado! Aunque hubiera sido mucho más fácil encontrar la Trifuerza...

El que mucho abarca poco aprieta. Este refrán popular podría haber sido perfectamente el lema de Philips CD-i, la consola creada por la compañía neerlandesa que es considerada uno de los mayores fracasos en la historia de los videojuegos. Para explicarlo vamos a recurrir a una pequeña lección de historia: en los 90, cuando Nintendo aún se frotaba las manos con los beneficios que Super Nintendo estaba generando, llegó a un acuerdo con Philips para lanzar al mercado una nueva consola y periférico: SNES-CD, que no era más que una Super Nintendo con lector de CD, el formato que empezaba a ponerse de moda.

Pero este acuerdo no llego a buen puerto, lo que ocasionó que los derechos de varias de las propiedades intelectuales más famosas de Nintendo, como Mario o Zelda, acabasen en manos de Philips. Con semejante poder en sus manos y todavía con las ganas de desarrollar una videoconsola con lector de CD, la compañía electrónica se puso manos a la obra y en 1992 salió a la venta Philips CD-i. Si deseáis profundizar en esta historia, no dudéis en visitar el exhaustivo reportaje de nuestro compañero José Luis Sanz.

La máquina estaba pensada para hacer de centro multimedia del hogar en el que escuchar música, ver fotos o películas y jugar a videojuegos, todo ello mediante las ventajas que el formato CD-i ofrecía (muy similar al CD-ROM y específico de los juegos multimedia de la consola). Lo que en un principio parecía una idea maravillosa y la mayor revolución del siglo XX (recordemos que por aquel entonces aún disfrutábamos de nuestras películas en VHS) terminó fracasando debido a que las funcionalidades multimedia de la máquina quedaron obsoletas rápidamente con el auge del PC, y a que su faceta de videoconsola fue descuidada hasta límites insospechados: decir que su catálogo es pobre, con juegos de una calidad más que cuestionable, es quedarse bastante cortos.

Cabe destacar que CD-i fue la primera consola en incluir una conexión a Internet, aunque, eso sí, muy precaria. Esto no la libró de convertirse en un auténtico fracaso en ventas que le costó a Philips cerca de un billón de dólares en pérdidas. Curiosamente, hoy en día la máquina es un preciado objeto de coleccionismo, y tanto esta como algunos de sus "mejores" juegos se venden en la red a precios desorbitados. Y a pesar de todo, no deja de ser una parte de la historia de este sector que todos amamos, así que, con más pena que gloria tenemos el placer de presentaros... ¡Los 20 mejores juegos de Philips CD-i!

1. Burn:Cycle (TripMedia, 1994)

Empezamos con el que es considerado por muchos como el mejor título del sistema: Burn:Cycle, una mezcla de acción, aventura gráfica y puzles, todo ello representado con secuencias de imagen real y bajo el amparo de una trabajada estética cyberpunk. En el papel de Sol Cutter, un ladrón de datos, debemos encontrar la cura para el virus que da nombre al juego en el transcurso de dos horas, o de lo contrario nuestro protagonista morirá. Se trata de una aventura muy variada, con una trama que engancha desde el principio y que consigue convencer gracias a las actuaciones bastante decentes de los actores que lo protagonizan. Si os gustan películas como Blade Runner o El Quinto Elemento y sois amantes del género, es un juego muy a tener en cuenta (y viene bien para amenizar la espera hasta que Cyberpunk 2077 salga a la venta).

2. The 7th Guest (Trilobyte, 1993)

The 7th Guest es un juego de PC aclamado por ser el causante de la fiebre por las unidades lectoras de CD-ROM en una época en que el disquete era el estándar. Se trata de una aventura gráfica con secuencias de imagen real y fondos pre-renderizados que tiene en su historia de terror y en su protagonista amnésico sus mayores alicientes. La guinda de este pastel (tenebroso) la ponen una ambientación tétrica y una banda sonora que pone los pelos de punta. La consola de Philips, especialmente diseñada para mover este tipo de juegos, cuenta con una versión muy digna no apta para estómagos que no disfruten con un buen plato de canguelo al horno.

3. The Apprentice (Philips Media, 1994)

The Apprentice es un colorido plataformas plagado de humor en el que tomamos el control de Marvin, un aprendiz de brujo, en seis niveles en los que debemos satisfacer los designios del gran mago Gandorf (vaya, ese nombre nos suena de algo...). Pero el pequeño Marvin está más interesado en deleitarse la vista con las estatuas de mujeres semidesnudas que pueblan los escenarios que en convertirse en un auténtico maestro de las artes arcanas... Se trata de uno de los pocos plataformas que encontraremos en el catálogo de CD-i, y uno muy digno, gracias a su resultón aspecto gráfico y a su sentido del humor. Como curiosidad, y a pesar de que el juego posee una calificación "para todos los públicos", en las escenas de Game Over podemos introducir distintas combinaciones de botones que dan como resultado parodias de los famosos Fatality de la saga Mortal Kombat... ¡Y algunos muestran desnudos pixelados integrales! Podéis verlos todos desde este enlace.

4. Mutant Rampage: Bodyslam (Animation Magic, 1994)

Y de uno de los pocos juegos del género plataformas, pasamos a uno de los pocos beat 'em up que se desarrollaron para el sistema; se trata de Mutant Rampage: Bodyslam, el típico yo contra el barrio con la típica historia de futuro post-apocalíptico que se podía ver en las típicas películas de serie B que tan de moda estuvieron en los 90. Podemos elegir entre tres personajes no infectados (o "naturales", como se los llama en el juego) que deben abrirse paso entre hordas y hordas de seres mutantes a base de tortazos. Mención especial a las escenas animadas que se pueden ver en puntos determinados del juego, pues son la seña de identidad del equipo de Animation Magic y tienen cabida en algunos de los títulos más "conocidos" de CD-i.

5. Hotel Mario (Fantasy Factory, 1994)

Los fans incondicionales de Mario que no quieran ver a su personaje favorito en una situación de lo más... extraña pueden omitir este párrafo y pasar al siguiente juego. Los demás preparaos para descubrir... ¡Hotel Mario! Aquí nuestro fontanero favorito pega saltos, aplasta Goombas y se ve en la obligación de salvar a la princesa que ha sido secuestrada por el malvado Bowser. ¿Qué tiene esto de extraño? Os estaréis preguntando, pues que la mecánica de Hotel Mario, lejos de ser la típica avanzar de izquierda a derecha hasta el final de la fase, consiste en cerrar puertas. Sí, habéis leído bien: cerrar puertas. El bigotudo tiene que conseguir que todas las puertas de cada nivel (representado en forma de hotel) permanezcan cerradas para poder continuar. A pesar de ser una rareza, y de que no pasará a la historia como el mejor juego de Mario de todos los tiempos, hay que reconocer que tenía algo de gracia.

6. Christmas Country (Creative Multimedia Corporation, 1996)

Santa Claus se ha roto una pierna y el malvado elfo ha robado la lista con los nombres de los niños malos para alistarlos en su ejército, ¿quién salvará la Navidad? Pues ni más ni menos que uno de los fieles elfos del gordinflón reparte-regalos, que se embarca en una aventura plataformera llena de saltos y espíritu navideño. No esperéis encontrar mecánicas revolucionarias o sorpresas inesperadas en Christmas County: es un plataformas al uso con enemigos que aplastar, estrellas que recolectar y caminos ocultos que descubrir. Puede que todo esté ya bastante visto, pero al menos lo poco que hace lo hace bien. Además, ¿qué mejor juego para estas fechas?

7. Zenith (Radarsoft, 1997)

Zenith es uno de esos juegos que no atienden a géneros y proponen un desarrollo único: debemos avanzar con una bola plateada, muy similar a las de las famosas máquinas de pinball, a lo largo de niveles plagados de puntos que recolectar y trampas que esquivar. La gracia reside en que las estructuras por las que maniobramos están compuestas de diferentes alturas, con las que debemos jugar para superar obstáculos y recolectar objetos. Los efectos de sonido son también similares a los escuchados en las máquinas de pinball, así que la sensación de encontrarnos en un salón recreativo en los momentos de máxima concentración es absoluta.

8. Flashback (Tiertex, 1995)

Poco se puede decir del legendario Flashback que no se haya dicho ya. En el papel del amnésico Conrad debemos desentramar una trama llena de intrigas al tiempo que recuperamos la memoria y hacemos frente a alienígenas y organizaciones corruptas en universo futurista de marcada estética cyberpunk. Los saltos y el ingenio serán nuestras mejores armas frente a todos los retos que propone el juego, que como veis no son pocos. La versión de la máquina de Philips, además, presenta escenas pre-renderizadas rehechas para la ocasión, con un notable aumento de la calidad tanto de la imagen como del sonido. ¿Hacen falta más excusas para recuperar la memoria?

9. Lemmings (DMA Design, 1995)

Juego indispensable, sea cual sea la plataforma en que se encuentre, en el que se dan la mano la estrategia más sencilla y el humor más alocado para dar como resultado Lemmings, nombre que reciben estos simpáticos roedores de pelo verde a los que debemos guiar hasta la salida del nivel... Con el menor número de bajas posible. Es tremendamente entretenido, y una simple partida basta para mantenernos enganchados durante horas. Esta versión de CD-i posee esas escenas cinemáticas de tono cómico que tanto parecían gustar a los desarrolladores de la consola, aunque en un juego de tono humorístico como este hay que reconocer que incluso se agradecen.

10. Axis and Allies (CapDisc, 1994)

Axis and Allies es un famoso juego de mesa militar ambientado en la Segunda Guerra Mundial que recibió una adaptación en CD-i. En el papel de alguna de las potencias más importantes que combatieron en el conflicto, como Alemania, Japón, la Unión Soviética, Reino Unido o los Estados Unidos, debemos hacer frente al bando contrario (ya sea Eje o Aliados) conquistando territorios ocupados por el enemigo. El sistema de juego se divide en turnos, en los que debemos gestionar nuestras unidades utilizando los puntos asignados, ya sea reparándolas o enviándolas al combate. Hará las delicias de los fanáticos de la estrategia y los conflictos bélicos.

11. Dragon's Lair (Superclub, 1994)

Uno de los juegos más emblemáticos en lo que a animación se refiere no podía faltar en el catálogo de CD-i, que como ya habéis visto tenía predilección por las escenas animadas. Y en este caso hablamos de una animación de calidad, pues Dragon's Lair fue creado por un ex-dibujante de la factoría Disney, confiriéndole ese toque tan característico de las grandes producciones salidas de la compañía. En el papel de Dirk el osado, debemos colarnos el castillo del dragón para salvar a la princesa Daphne. Y aunque Dirk cuenta con una espada, serán nuestros reflejos pulsando la tecla correcta en cada situación lo que nos libré de la mayor parte de los peligros. Vamos, que en esencia el juego es un QTE continuo... ¡Pero es tan bonito!

12. Chaos Control (Infogrames, 1995)

Los shooters sobre raíles, uno de los géneros más comunes en los salones recreativos, tuvieron con Chaos Control su representación dentro del catálogo de la máquina de Philips. El título nos pone a los mandos de una avanzada nave espacial y (en momentos puntuales) un gigantesco mecha, siempre desde el interior de la cabina del piloto, con la misión de acabar con una raza de extraterrestres que amenaza con invadir la tierra. Mención especial al primer nivel, que tiene lugar a lo largo y ancho de Manhattan: es un auténtico espectáculo batallar con naves alienígenas alrededor de la Estatua de la Libertad.

13. Mad Dog McCree (CapDisc, 1994)

Y de los disparos desde naves espaciales en un futuro no muy lejano viajamos atrás en el tiempo para seguir disparando, concretamente hasta el lejano Oeste, época en la que tiene lugar Mad Dog McCree. Y es que el hombre que da nombre al juego es un villano que ha raptado a la hija del alcalde, y quién mejor que nosotros para salvar el día enfrentándonos a vaqueros y maleantes en tiroteos y duelos al sol en localizaciones tan emblemáticas como el saloon. La principal baza del título es que su estilo gráfico está conformado íntegramennte por imágenes reales, así que la sensación de ser el protagonista de un western es inmejorable.

14. Mystic Midway: Phantom Express (Philips, 1993)

Mistic Midway: Phantom Express es casi con total seguridad uno de los títulos más extraños (que no bizarros, ojo) que se han desarrollado para consola alguna. El juego nos propone un viaje en montaña rusa, pero no una montaña rusa cualquiera, pues esta realiza un recorrido especial... ¡El trayecto de la  vida! Durante todo el viaje, escenas evocadoras de supuestos recuerdos (la mayoría de ellos nefastos, vaya) se aparecerán ante nosotros con el fin de desmoralizarnos, así que para evitar caer en una profunda depresión (y de paso ganar unos cuantos puntos) debemos disparar tan pronto como se materialicen. Por si esto fuera poco, un excéntrico feriante aparecerá entre nivel y nivel para recordarnos lo malos que somos como jugadores. Como rareza es bastante entretenido, pero está claro que este no es el juego al que echarse una partida el día que te deja tu novio/a.

15. Voyeur (Philips Media, 1993)

Y si el anterior juego ya era de por sí bastante extraño, preparaos para recoger vuestras mandíbulas del suelo con lo que viene a continuación: Voyeur nos pone en la piel de un investigador privado que debe conseguir pruebas para demostrar la corrupción en los altos cargos de una empresa privada ficticia, y para ello, controlaremos una cámara con la que espiar a todos los miembros de la compañía. El resultado es un juego orientado solo para el público adulto debido a que, entre otras cosas, cazaremos desnudos integrales y escenas de sexo con nuestro objetivo (todo representado con actores reales). Curiosamente, este juego se anunció como el título más potente en el lanzamiento de Philips CD-i. Hablando de empezar con mal pie...

16. Tetris (Philips Media, 1992)

El clásico Tetris, el juego de ingenio más conocido en toda la historia de los  videojuegos, es uno de esos títulos que no pueden faltar en ninguna lista que se precie. Y es que ya seáis altos o bajos, jóvenes o viejos, de Call of Duty o de Final Fantasy, Tetris os enganchará de una manera que prácticamente nadie más ha sido capaz de emular. Esta versión para la máquina de Philips sustituye la famosa banda sonora que todos conocemos por melodías de tono calmado y los fondos por fotografías de paisajes preciosistas. Una experiencia relajante que bien podría servir de ejercicio en clases de yoga.

17. Cluedo (3T Productions Ltd., 1994)

Uno de los juegos de mesa más famosos de todos los tiempos, Cluedo, tuvo una adaptación para Philips CD-i. Al igual que sobre el tablero, el objetivo de Cluedo CD-i es descubrir al asesino de un acaudalado doctor, en qué habitación tuvo lugar el crimen y qué arma fue utilizada. El juego utiliza escenas con actores reales en el papel de los mayordomos y doncellas de la casa, a los que debemos interrogar en busca de pistas. Con hasta seis casos distintos y opción para jugar con varios jugadores, se trata de una buena opción para esas tardes de lluvia en las que nos quedamos en casa con la familia.

18. International Tennis Open (Infogrames, 1992)

Y para las tardes soleadas, ¿qué tal una partidita de tenis? En International Tennis Open disfrutamos del deporte de raqueta más clásico en tres modos de juego diferentes: partido (para sesiones rápidas), torneo (para sentirnos como un auténtico Rafa Nadal) y entrenamiento (para mejorar nuestro revés). Y si lo que queremos es demostrarles a nuestros amigos quién es el rey de la pista, el título cuenta con un modo para dos jugadores. No será el juego más innovador del siglo, pero compensa su falta de originalidad con dosis de entretenimiento a raudales.

19. Thunder in Paradise (Philips Media, 1995)


Thunder in Paradise es un serie de televisión de acción emitida en los años 90 y protagonizada por el famoso actor y culturista Hulk Hogan. En esta adaptación de la mano de Philips Media para CD-i encarnamos a uno de los protagonistas, Zack, que se enfrentará a una enorme aventura como si de un episodio de la serie se tratase. El juego está dividido en fases que pueden ser de dos tipos: persecuciones a bordo de la lancha motora 'Thunder' y secciones de disparos sobre fondos de imagen real. Esta ligera variedad en el desarrollo, unida a la fantástica sensación de serie noventera que transmite, lo convierten en un título especialmente divertido que hará las delicias de los fans de Hulk Hogan.

20. Link: The Faces of Evil / Zelda: The Wand of Gamelon (Animation Magic, 1993)

¿Nos hemos vuelto locos? Probablemente sí, pero antes de que empecéis a acordaros de toda nuestra familia en los comentarios por haber incluido estos juegos en la lista, permitidnos una pequeña explicación: está claro que vistos bajo el filtro de la Lupa de la Verdad (o sea, como fans incondicionales de The Legend of Zelda) estos títulos son abortos de la industria, que a día de hoy aún hacen que Miyamoto se despierte envuelto en sudores fríos las noches de tormenta, y que todas y cada una de las copias deberían ser atadas con cadenas forjadas en la Montaña de la Muerte a un bloque de hormigón, para después ser lanzadas a lo más profundo del Lago Hylia hasta que las Tres Diosas Doradas decidan lo contrario. Hasta ahí todos de acuerdo. Pero si retiramos la Lupa y los contemplamos como títulos dentro del catálogo de CD-i... Son de lo más entretenido que se puede encontrar en la consola. Ahora bien, hay que tratarlos como lo que realmente aspiran a ser: parodias. De esa forma, las cutrísimas escenas de animación pueden conseguir que soltéis alguna que otra carcajada (admitámoslo, ver a Link intentando robar un beso de la princesa Zelda en favor de la suerte tiene su gracia) y el sistema de juego calcado al de Zelda II: The Adventure of Link, considerado por muchos (incluido el propio Miyamoto) como el peor Zelda canónico de la saga, dan como resultado dos títulos sencillos, perfectos para esas tardes de Domingo en las que uno no sabe cómo matar el tiempo. Eso sí, el tercer juego que conforma esta Trifuerza oscura de CD-i, Zelda's Adventure, es una auténtica aberración y un despropósito que debéis evitar a toda costa. Avisados estáis.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¡Y hasta aquí los 20 mejores juegos de CD-i! No pasará a la historia por ser la mejor consola ni por poseer el mejor catálogo, pero aunque solo sea por probar alguna de sus "rarezas" merece la pena echarle un ojo. Descubriréis que después de todo algunos no son tan malos y logran llevar a cabo el objetivo primordial de todo videojuego: entretener. ¿Y cuál es el mejor entretenimiento mientras esperamos al siguiente listado? ¡Echarle un ojo al especial Los 20 mejores Juegos con todos los clásicos que hemos repasado hasta ahora! ¡Feliz Navidad!

Lecturas recomendadas