Reportaje

Los 20 mejores juegos de Game Gear

Por Álvaro Alonso
-

1990. Sega no se rinde y responde a cada movimiento de Nintendo con jugadas agresivas y arriesgadas. En plena batalla por el dominio del mercado de las consolas de sobremesa, Nintendo lanza una máquina llamada a convertirse en la portátil más famosa de la historia. Pero Sega no se deja amilanar, y al igual que hizo con Master System, contraataca aprovechando las carencias de su enemigo. Bienvenidos al mundo del color, bienvenidos a los mejores juegos de Game Gear.

ACTUALIZADO (06/10/2015): Con motivo del 25 aniversario del lanzamiento de Game Gear en Japón, refrescamos la lista de los mejores juegos de Game Gear. ¿Los habéis jugado todos?

ACTUALIZADO: Resumimos los mejores juegos de la historia de esta consola en un vídeo... cargado de nostalgia.

[brightcove:3720663527001]

ACTUALIZADO (06/10/2015): Con motivo del 25 aniversario del lanzamiento de Game Gear en Japón, refrescamos la lista de los mejores juegos de Game Gear. ¿Los habéis jugado todos?

ACTUALIZADO: Resumimos los mejores juegos de la historia de esta consola en un vídeo... cargado de nostalgia.

Mucho ha llovido desde entonces, y aunque todos sabemos que Game Boy fue la que se hizo con nuestros bolsillos (o con los de la mayoría), es innegable la calidad que atesoraba esta Master System portátil. Porque a fin de cuentas, eso era Game Gear: la primera portátil de Sega albergaba en su interior exactamente el mismo procesador del que hacía gala la famosa consola de sobremesa, lo que le permitía (mediante adaptador) ejecutar todos sus juegos. Unidle a eso una pantalla retroiluminada capaz de mostrar hasta 4096 colores y ya tenemos la fiesta montada.

El tema del color era sin duda su mayor baza, y la compañía padre del erizo azul no dudó en exprimirlo al máximo. Como ejemplo, una muestra de la agresiva publicidad que Sega utilizaba para promocionar sus productos:

Pero no todo eran luces y colores en el paraíso: la máquina sufría ciertas "carencias" que fueron determinantes en su ciclo de vida, y la mayor de ellas era, sin duda, la batería. Game Gear necesitaba SEIS, repetimos, SEIS pilas para poder funcionar. Por si esto fuera poco, la consola exprimía la energía eléctrica de los cilindros a más velocidad de la que corre Sonic, que ya es decir, y en apenas 3 horas había que reemplazarlas por unas nuevas. Seguro que muchos padres, ante el dineral que se dejaron en pilas para las maquinitas de sus hijos, hubieran deseado tener a mano una ardilla disecada como la del anuncio para atizarse en la cabeza...

A todo esto hay que añadir que pese a ser considerada una consola de bolsillo, lo cierto es que Game Gear era más bien de mochila: sus 21 centímetros de ancho y 11 de alto le otorgaban un tamaño considerable no apto para viajes en metro.

Pero pese a todo, la máquina gozo de cierto éxito gracias a las obras maestras que se paseaban por Master System y a algunas joyitas exclusivas que vais a descubrir a continuación. Además, se podía jugar en la oscuridad. ¡Chúpate esa Game Boy!

1. Sonic Chaos (Aspect, 1993)

¿Y qué mejor manera de empezar que con un juego del erizo azulado? Porque seamos sinceros, poder echarse unas partiditas a las mejores entregas protagonizadas por la mascota de Sega en cualquier lugar ya era motivo de peso para comprarse una Game Gear. Sonic conservaba su jugabilidad intacta y su velocidad no decaía ni un ápice. Además, este fue el primer juego de la serie en los 8 bits en que Tails, fiel amigo y compañero del erizo, era un personaje controlable. Y se ve que eso de manejar a un zorro volador gustó al gran público porque...

2. Tails Adventure (Aspect, 1995)

¡Tails acabó protagonizando su propio juego! En este spin-off exclusivo de la portátil de Sega el adorable zorro tenía que abrirse paso por una isla infestada de pajarracos que querían dominar el mundo. Pero claro, Tails no cuenta con la velocidad extrema de Sonic, así que hace uso de los objetos que va recolectando a lo largo de la historia, dándole un toque estratégico y más pausado al juego, pero no por ello menos divertido.

3. Shining Force: The Sword of Hajya (Sonic! Software Planning, 1993)

El rol estratégico de la saga Shining Force también quiso hacerse hueco en la portátil de Sega, ¡y vaya hueco! Las batallas por turnos tácticas, en las que manejamos a nuestras unidades en un campo de batalla representado en forma de tablero de ajedrez, están acompañadas por unas animaciones sorprendentes para tratarse de los 8 bits, así como una historia épica que nos mantuvo enganchados hasta el final.

4. Ax Battler: A Legend Of Golden Axe (Aspect, 1991)

El bárbaro de la mítica saga beat 'em up Golden Axe abandonó a sus compañeros de golpes para protagonizar en Game Gear su propio videojuego. Con un estilo similar al de Zelda II: The Adventure of Link, nuestro protagonista Ax Battler ha de impedir que el malvado Death Adder utilice el legendario Golden Axe para causar el terror en todo el reino. Para ello se valdrá de su espada y sus habilidades mágicas en un viaje que le llevará a visitar un buen número de localizaciones.

5. Defenders of Oasis (Sega of Japan, 1992)

Con una estética y una historia dignas de Aladdín o Las mil y una noches se presenta Defenders of Oasis, JRPG de corte clásico que bebe directamente del sistema de juego de la saga Phantasy Star: exploración de un mundo enorme y batallas por turnos aleatorias contra innumerables enemigos, todo ello bañado por el encanto de oriente. Una auténtica joya que no dejó indiferente a nadie.

6. Aladdín (SIMS, 1994)

¡Y quién mejor que el propio príncipe ladrón de Agrabah para protagonizar un juego basado en el lejano Oriente! Aunque la versión de Mega Drive es indiscutiblemente la mejor de todas cuantas aparecieron, tanto la de Master System como la de Game Gear no le andan a la zaga. Sigue tratándose de un título brillante y divertido que se aprovecha de todo el encanto del que hacía gala la magnífica película salida de la factoría Disney para entregarnos un juego que es ya todo un clásico entre los clásicos.

7. El Rey León (Syrox Developments, 1994)

Y ya que hablamos de adaptaciones de películas Disney, no podemos olvidarnos de la fantástica versión de El Rey León para Game Gear. Se trata de un plataformas en el que acompañamos a Simba a lo largo y ancho de su viaje para convertirse en rey, viendo como pasa de ser un adorable cachorro a un rugiente león. Y no os dejéis engañar por su aspecto infantil: se trata de un juego terriblemente difícil no apto para impacientes. Malditas hienas...

8. Ecco the Dolphin (Novotrade International, 1993)

Y como parece que de animales va la cosa seguimos con el delfín virtual más famoso de todos los tiempos. Pero Ecco no es un delfín al uso, y junto a él viajaremos a lo largo y ancho de todo el océano descubriendo infinidad de secretos y enfrentándonos a peligros de las profundidades. La versión de Game Gear estaba basada en la de Master System, por lo que el juego incluía zonas y enemigos que no estaban presentes en la de Mega Drive. Sin duda se trata de un juego que consigue transmitir toda la belleza y profundidad del océano.

9. Sonic the Hedgehog: Triple Trouble (Aspect, 1994)

¿Pensabais que ya no había más Sonic? ¡Pues aquí tenéis ración triple! Pero no os dejéis engañar por su título, se trata de la continuación del gran Sonic Chaos del que os hemos hablado arriba, con la excepción de que esta continuación apareció en exclusiva para Game Gear. Una vez más el equipo Sonic & Tails tiene que recorrer los niveles recogiendo tantos anillos dorados como puedan, cada uno sirviéndose de sus habilidades características. El juego introdujo un buen número de mecánicas que no se habían visto hasta entonces en ningún juego de la saga y que han perdurado en entregas posteriores. Uno de los mejores juegos de la portátil de Sega.

10. Shinobi (Sega, 1991)

Esta versión del clásico juego de ninjas fue desarrollada en exclusiva para Game Gear y es una auténtica maravilla. Manejamos al tres veces campeón de ninjitsu Joe Musashi, que armado con su katana se abre paso en niveles de scroll horizontal acabando con ninjas enemigos. Hasta ahí todo normal. Pero una vez iniciamos el juego, descubrimos que en esta ocasión podemos elegir en qué orden afrontamos las fases, y no solo eso, al final de cada una de ellas se encuentra un ninja al que debemos rescatar (cada uno caracterizado por un color) que nos prestará su ayuda a partir de ese momento. Estos ninjas poseen habilidades esenciales que tendremos que utilizar para sortear los obstáculos que propone cada nivel: Joe es el clásico ninja rojo, el azul se vale de un gancho para atacar y balancearse, el verde dispone de la técnica del doble salto y estrellas ninjas... Vamos, una auténtica delicia portátil para los amantes de los ninja que, como vais a ver a continuación, no pudo quedarse sin su correspondiente secuela.

11. Shinobi II: The Silent Fury (Sega, 1992)

La secuela del fantástico Shinobi de Game Gear es continuista a más no poder, pero eso significa que sigue siendo un juego brillante. Además cuenta con algún que otro añadido que lo hacen interesante. Por ejemplo, en esta ocasión, aparte de rescatar a nuestros camaradas ninja multicolor, debemos hacernos con cinco cristales elementales. La gracia es que se dan ocasiones en las que para obtener un cristal hacen falta las habilidades de cierto miembro del equipo que en ese momento no poseemos, así que tendremos que volver a esa fase cuando lo hayamos conseguido. Como se nota la influencia de Metroid...

12. Land of Illusion Starring Mickey Mouse (Aspect, 1993)

Pasamos de un juego que se asemeja ligeramente en su mecánica al grandioso Metroid a otro que lo imita paso a paso. Y Es curioso que la secuela de un juego tan mítico como lo fue Castle of Illusion Starring Mickey Mouse apareciese únicamente en Master System y Game Gear. El título contiene todas las bondades que hicieron famoso al Castle of Illusion original, pero además, en esta ocasión, Mickey puede obtener habilidades especiales, como una cuerda para escalar paredes o una poción que reduce su tamaño, con las que atravesar obstáculos en un principio infranqueables. Además, si recogemos estrellas de poder la salud del ratón va aumentando, igualito que Samus vaya.

13. Columns (Sega, 1991)

¿Alguien dijo Tetris? Sega tenía por costumbre "rendir homenaje" a todo juego que hiciera ganar cantidades desorbitadas de dinero a Nintendo, de ahí que Columns, que tenía un planteamiento muy similar al del título diseñado por de Alexey Pajitnov, fuese uno de los juegos que se vendía en un pack junto a Game Gear. Esta versión, además, contaba con un estilo artístico más marcado que el de sus hermanas de sobremesa, y permitía cambiar los bloques de colores por frutas o cartas de póker.

14. Ristar (Biox, 1995)

Esta simpática estrella protagonizó dos versiones muy distintas de un mismo juego, una de sobremesa para Mega Drive y la que nos ocupa, que como habréis imaginado pertenece a Game Gear. Se trata de un plataformas de corte clásico en el que avanzamos a base de saltos recolectando estrellas y derrotando enemigos, con la particularidad de que Ristar los despacha a base de cabezazos en lugar de los habituales "saltos machaca setas". Un plataformas magnífico para jugar en cualquier parte.

15. Sonic Labyrinth (Minato Giken, 1995)

Vuelve Sonic, y esta vez, no contento con las aventuras de híper-velocidad plataformeras, decide probar suerte con la vista isométrica y la exploración. En Sonic Labyrinth el erizo azulado es despojado de su desenfrenada velocidad, por lo que se ve obligado a recorrer un laberinto en busca de las esmeraldas del caos para volver a ser el de siempre. El aspecto gráfico es una de sus grandes bazas, pero peca de resultar excesivamente corto... Aunque si tenemos en cuenta la duración de la batería de Game Gear, casi podríamos considerarlo un punto a favor, ¿no?

16. Virtua Fighter Animation (Aspect, 1996)

La franquicia de lucha por excelencia de Sega se hizo portátil con esta entrega para Game Gear. Pese a que la saga es conocida por ser la primera en utilizar modelos poligonales en los luchadores, debido a las características técnicas de la consola se optó por diseños en dos dimensiones, pero hacía uso de un curioso efecto zoom muy conseguido que otorgaba a los combates una gran sensación de dinamismo. El título presentaba también escenas de historia entre combate y combate, algo atípico en la saga, y podíamos ir desbloqueando nuevos personajes a medida que los íbamos completando.

17. Arena (Eden Entertainment Software, 1996)

Arena fue uno de los últimos juegos en dejarse caer por Game Gear, lo que lo hizo pasar un tanto desapercibido, pero se trata de una auténtica joya. Para derrocar a una cadena de televisión que está lavando el cerebro de todos los seres humanos, nuestro personaje habrá de viajar a lo largo de distintas zonas laberínticas con vista isométrica, consiguiendo armas de fuego con las que hacer frente a los sanguinarios mercenarios que nos saldrán al paso y cuya única misión es acabar con nuestra existencia.

18. Mortal Kombat II (Probe Entertainment, 1994)

La salida de Mortal Kombat II al mercado generó un nivel de éxito solo equiparable a su controversia, por lo tanto, Game Gear no podía quedarse sin su correspondiente versión. Y pese a tratarse de una versión reducida, lo cierto es que hacía justicia a sus hermanas mayores: las animaciones tan características de la saga estaban ahí (todo un logro para la portátil de Sega), así como los fatality y los litros y litros de hemoglobina que derramaban los personajes. Era todo un lujo poder disfrutar de semejantes combates mortales en cualquier parte.

19. Crystal Warriors (Sega, 1992)

Crystal Warriors se servía de un sistema de juego muy completo, similar al visto en la saga Fire Emblem, para entregar uno de los mejores RPG de la portátil de Sega. Con nuestro grupo de nueve unidades, formado por magos y guerreros afines a un elemento específico, debemos tomar el castillo ocupado por el enemigo en cada fase. Hay que tener siempre muy en cuenta las ventajas o dificultades que aporta el terreno sobre el que nos encontremos, así como el elemento de las unidades enemigas, para salir victoriosos de cada escaramuza. Un juego digno del mismísimo Napoleón.

20. Sonic the Hedgehog (Ancient, 1991)

Y ya que hemos abierto con un juego del erizo más famoso de la historia de los videojuegos, finalizaremos el repaso también con él, pero en su vertiente más clásica. El primer Sonic the Hedgehog es un juego mítico allá donde vaya y pise la consola que pise. Fue uno de los juegos que se vendió en un pack junto a la máquina, porque después de todo... ¿Había alguien que se comprase una Game Gear y no quisiese jugar a Sonic? Todo, desde la complejidad de sus niveles, pasando por la velocidad sin límites, hasta la dificultad ajustada con precisión, hicieron de este Sonic uno de los juegos más vendidos de la consola... Y uno de los más recordados por los jugadores.


¡Y hasta aquí el repaso a los 20 mejores juegos de Game Gear! Como siempre, recordad que no se trata de un ranking, por lo que el juego situado en el primer puesto no es ni mejor ni peor que el veinteavo. No dejéis de visitar el especial Los 20 Mejores Juegos para saber cuáles han sido los elegidos en otras plataformas. Y por supuesto, ¡habladnos de vuestros favoritos en los comentarios!

Lecturas recomendadas