Reportaje

Los 20 mejores juegos de Sega Mega-CD

Por Álvaro Alonso
-

Si por algo se caracterizó Sega en los 90 fue por el paranoico pavor que llegó a sentir ante los productos de la competencia. La popularidad en alza del formato CD-ROM y el chip Super FX de Super Nintendo fueron sus mayores temores, y los que dieron lugar al complemento para Mega Drive que hoy nos ocupa: Mega-CD. Pero como ya sabemos, el miedo lleva al lado oscuro...

ACTUALIZADO (6/10/2014): Resumimos los 20 mejores juegos de la consola en un solo vídeo recopilatorio. 

A pesar de que Mega Drive por sí sola era una consola excelente (y una de las más recordadas por los jugadores), la compañía del erizo azul se empeñó en ampliar la potencia y las capacidades gráficas de la máquina para estar a la altura de sus competidoras. Y aunque con buena intención, el paso del tiempo (y las ventas) han terminado demostrando que la idea no fue del todo acertada.

En primer lugar, y ante la creciente popularidad del formato CD-ROM, fomentado en territorio nipón por consolas como PC Engine (para nosotros Turbografx), Sega desarrolló un periférico que aumentaba la velocidad de la unidad central de procesamiento, mejoraba la capacidad gráfica y, como no podía ser de otra manera, permitía la lectura y reproducción de CD. ¿Su nombre? Ya lo habréis adivinado: Mega-CD (Sega CD en Norteamérica).

Gracias a Mega-CD, Mega Drive era capaz de mostrar en pantalla todas esas rotaciones y escalados que hicieron famoso al Modo 7 de Super Nintendo, el mismo que volvía locos a los usuarios de la máquina de Nintendo y hacía palidecer de envidia a los de la bestia negra. Pero por desgracia la compañía no supo aprovechar estas ventajas: Sega se tomó su tiempo para liberar los kits de desarrollo de Mega-CD entre las third parties, y para cuando lo hizo, máquinas más avanzadas como 3DO ya estaban en el mercado, dejando al periférico obsoleto. Si a esto le unimos que en nuestro país Mega-CD se vendía a la dolorosa suma de 300 € (¡50.000 pesetas!) apaga y vámonos.

Poco después, y demostrando aquello de que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, Sega desarrolló 32X, el add-on del que os hablamos en el último reportaje. Y si atendemos a las palabras de la propia compañía: Mega Drive + Mega-CD + 32X = Sega Saturn. Pero está claro que las matemáticas no eran el punto fuerte de Sega, pues en la práctica los únicos números que salían eran los de la enorme factura de la luz que llegaba si tenías enchufados los tres aparatos (cada uno requería su propia toma de corriente).

Pero basta ya de lecciones de historia y pasemos a lo que realmente nos importa: los juegos. Y es que como vais a comprobar a continuación, Mega-CD hizo gala de un buen número de títulos que justificaban sobremanera la compra del periférico, ¡aunque solo fuera por sus bandas sonoras!

1. Sonic the Hedgehog CD

- Compañía: Sonic Team

- Año: 1993

Puede resultar tópico empezar con un juego de la mascota de la compañía, pero en el caso del número 1 de nuestra lista está totalmente justificado. Sonic CD es, según un gran número de fans, el mejor juego del erizo azul que Sega parió en sus días de gloria. Y aunque a primera vista pueda parecer que esta entrega es muy similar a sus antecesoras, Sonic CD tiene suficientes trucos en la chistera que lo hacen único. Esta vez, a parte de recorrer los escenarios a toda velocidad recolectando anillos, Sonic debe viajar al pasado, presente y futuro de cada nivel con el objetivo de conseguir un "futuro bueno" y finalmente enfrentarse a la última creación del  Dr. Robotnik: Metal Sonic. Como veis el argumento ha ganado en epicidad, pero no es el único apartado que ha sufrido una considerable mejora: las pantallas especiales cambian radicalmente el desarrollo y nos permiten controlar a Sonic a toda velocidad en un escenario pseudo-3D (estos niveles fueron heredados por Knuckles' Chaotix en 32X). Un juego de compra obligada para todos los poseedores de un Mega-CD o para los amantes del erizo más rápido de todos tiempos.

2. Snatcher

- Compañía: Konami

- Año: 1994

Snatcher es el segundo juego del amado/odiado creativo nipón Hideo Kojima, padre de la legendaria saga Metal Gear, y gracias a Mega-CD tuvimos el placer de disfrutarlo en nuestras casas pues hasta entonces había sido exclusivo de Japón. ¡Y menuda joya nos habíamos perdido! Se trata de una aventura gráfica de estética cyberpunk que bebe directamente de películas como Blade Runner. Es más, tanto la trama como el personaje protagonista tienen una fuerte influencia de la magnífica obra de Ridley Scott: Gillian Seed es un JUNKER, una fuerza especial que se dedica a dar caza a los Snatcher, androides que asesinan y suplantan a personas de carne y hueso. Con esta premisa vamos descubriendo una historia apasionante plagada de intrigas y algún que otro tiroteo que le han granjeado al título el estatus de juego de culto. Como curiosidad, el pequeño robot con el que Otacon ayuda a Snake a lo largo de Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots, el Metal Gear Mk. II,  es una referencia al robot de mismo nombre que acompaña al protagonista de Snatcher.

3. Batman Returns

- Compañía: Malibu Interactive

- Año: 1993

Antes de que el Caballero Oscuro recibiera las mejores adaptaciones que un personaje de cómic/película ha tenido en formato lúdico en toda la historia (Arkham Asylum y Arkham City), Batman Returns era considerado por muchos como el mejor juego del hombre murciélago. Basado en la película homónima de Tim Burton, tanto la versión de Mega Drive como esta que nos ocupa eran muy similares, con la particularidad de que en Mega-CD el juego incluía trepidantes fases de conducción a bordo del Batmóvil y el Bastkiboat y un apartado sonoro remozado. Y cuando decimos remozado, queremos decir BESTIAL: las melodías que se compusieron para esta versión, de marcada tendencia rock, son quizás lo más recordado del juego debido a lo geniales y pegadizas que resultan. Y como somos muy majos, aquí tenéis un enlace para escucharlas todas.

4. Shining Force CD

- Compañía: Sonic! Software Planning

- Año: 1995

Esta entrega de la saga de batallas tácticas para Mega-CD es en realidad un remake de los dos juegos aparecidos en Game Gear, con gráficos mejorados y con la incursión de otros dos capítulos completamente nuevos que continúan la historia de Gaiden y The Sword of Hajya. Poco o nada varía la jugabilidad frente a sus predecesores: tomamos partido en escaramuzas en las que debemos hacer uso del ingenio y la estrategia para dar órdenes a nuestras unidades, que se mueven en escenarios recreados como si de un tablero de ajedrez se tratase. Sin embargo, cuando se produce un choque entre dos "piezas" pasamos a la pantalla de combate (la que tenéis en la imagen) que nos regala momentos épicos y espectaculares. Un auténtico juegazo que está a la altura de los mejores Fire Emblem.

5. Lunar: The Silver Star

- Compañía: Studio Alex

- Año: 1993

Y pasamos del rol estratégico al RPG de corte clásico. Puede que ni Mega Drive ni Mega-CD tuvieran entregas de Final Fantasy, pero eso no significa que no gozasen de juegos muy a tener en cuenta por los amantes del rol por turnos. Buena prueba de ello es Lunar: The Silver Star, título que cuenta con todos los ingredientes para ser una obra maestra: historia emocionante, personajes carismáticos, hechizos, espadas y combates con el destino del mundo en juego. A esto hay que sumarle un acabado gráfico resultón y una banda sonora y escenas animadas de exquisita factura fruto de las capacidades técnicas de Mega-CD. Por supuesto, semejante nivel de calidad tuvo sus frutos: fue el segundo juego más vendido para el periférico y ha tenido numerosos remakes en consolas posteriores, como PSX, Game Boy Advance, PSP e incluso iOS. Con semejante currículum, ¿no dan ganas de echarle un ojo? ¿O los dos?

6. Final Fight CD

- Compañía: Capcom

- Año: 1993

¡BLAM! ¡KAPOW! ¡WHAM! No, no es que el Batman de Adam West haya vuelto a hacer de las suyas, son Cody, Guy y Haggar que se han liado a tortas con todo el barrio en Final Fight CD. Esta versión para el complemento de Mega Drive es sin duda la mejor y más fiel al arcade original de todas cuantas aparecieron en consolas de sobremesa, incluyendo las características que se perdieron en otras máquinas (*kof* Super Nintendo *kof*): modo para dos jugadores, todos los niveles al completo y la posibilidad de elegir entre los tres personajes. Por si esto no fuera suficiente, el juego incluye un modo Time Attack exclusivo y una banda sonora remozada para la ocasión que amaréis/odiaréis eternamente: amaréis porque es sublime... Y odiaréis porque no os la sacaréis de la cabeza en una semana.

7. Robo Aleste

- Compañía: Compile Ltd.

- Año: 1993

¿Qué hubiera pasado si en la Edad Media japonesa los señores feudales hubiesen librado sus batallas con robots de 10 metros? La respuesta sería: Robo Aleste. Este juego exclusivo de Mega-CD nos pone a los mandos de un enorme mecha (de nombre Aleste) en una época en la que era más normal ver a un guerrero samurái que a una gigantesca construcción de metal. El título se desarrolla al estilo de los shooters de scroll vertical clásicos, o lo que es lo mismo, disparando a todo lo que salga en pantalla al tiempo que esquivamos el fuego enemigo. Al final de cada fase tenemos a los típicos jefes finales, representados aquí por los míticos señores feudales, a los que podemos despachar con una espada de plasma. Algo de rigor histórico tenía que tener, ¿no?

8. Popful Mail

- Compañía: SIMS

- Año: 1995

¡Y llegamos al primer plataformas de la lista! Pero Popful Mail no es un plataformas al uso. Además de saltos, Mail, la elfa protagonista, puede elegir entre un buen número de ítems con los que defenderse, como armas o armaduras, y tiene a su disposición tiendas en las que derrochar el oro obtenido de los enemigos para abastecerse de objetos consumibles. Como veis, el juego está plagado de elementos RPG que lo hacen más complejo y duradero que el resto de títulos en los que avanzar y saltar son las únicas opciones disponibles. Es más, aquí podemos explorar áreas y revisitar niveles a voluntad, lo que le da un regustillo a lo Wonder Boy III: The Dragon's Trap que le sienta genial. Un apartado gráfico colorido y marcada estética anime ponen el colofón a un juego excelente.

9. Lunar: Eternal Blue

- Compañía: Studio Alex

- Año: 1995

Como habéis podido leer tres juegos más arriba, el primer Lunar tenía bondades de sobra para ser considerado uno de los mejores juegos de Mega-CD. Así que si os decimos que su secuela lo mejoraba prácticamente en todo, os podéis imaginar el juegazo que tenemos entre manos. Una historia más dramática, sistema de combate refinado, gráficos mejorados y escenas animadas mucho más elaboradas y con voces que derrochan calidad, son sus principales características. La trama, además, continua justo donde lo dejó el primer juego y explora a fondo los mitos que hay alrededor del mundo de Lunar, por lo que es de compra obligada para los fans de la primera aventura. Y al igual que esta Eternal Blue tuvo remakes en PSX y Sega Saturn, demostrando que se trata de un clásico de los RPG.

10. Silpheed

- Compañía: Game Arts

- Año: 1993

Mientras que la mayoría de juegos de Mega-CD podrían pasar perfectamente por títulos de Mega Drive, Silpheed es de los pocos que aprovecha y demuestra el verdadero potencial del periférico: naves construidas con polígonos se desplazan a toda velocidad sobre escenarios pre-renderizados, lo que produce un efecto espectacular. Se trata de un shooter de scroll horizontal, que no aporta nada nuevo al género de las "navecitas". Pero que esto no os haga creer que Silpheed no merece vuestra atención: los chicos de Game Arts llevaban los deberes bien hechos y buena prueba de ello es que la mecánica, a pesar de ser clásica, es sumamente sólida y por ende adictiva. Curiosamente, Silpheed salió al mercado casi al mismo tiempo que otro famoso juego de combates especiales: Star Fox, lo que provocó una sana rivalidad entre ambos.

11. Thunderhawk

- Compañía: Core Design

- Año: 1993

Y hablando de títulos que sacaban partido de las características de Mega-CD, el mejor juego para callarle la boca a tu vecino demostrando la potencia gráfica del add-on era sin duda Thunderhawk. Os recomendamos que veáis el gameplay, pues en él se aprecia la superioridad técnica de la que hace gala este simulador de helicópteros de combate: desde la cabina de un AH-73M volamos sobre amplios entornos diseñados en pseudo-3D, con una suavidad a la hora de desplazarnos digna de mención. Nuestra misión siempre consiste en destruir una unidad o emplazamiento enemigo, con objetivos opcionales por el camino que nos permiten aumentar la puntuación. Pero eso a tu vecino no le importaba; después de ver el juego en movimiento, solo quería que le dieses el mando y le dejases jugar de una vez.

12. Night Trap

- Compañía: Digital Pictures

- Año: 1993

Un grupo de chicas se dispone a pasar la noche en una antigua casa en la que han tenido lugar sucesos extraños: cinco chicas antes que ellas desaparecieron sin dejar rastro. Este argumento, que podría pertenecer perfectamente al de una película de terror para adolescentes, es la premisa de Night Trap, juego pionero en usar escenas Full Motion Video. Un grupo de vampiros se propone saciar su sed de sangre con las nuevas inquilinas y nosotros, como miembros de la Unidad Especial Sega, vigilaremos la casa a través de cámaras ocultas y haremos uso de las trampas dispuestas por toda la casa para salvar la vida de estas jovenzuelas. El juego es, sin embargo, tristemente conocido por la enorme polémica que generó en su lanzamiento: se dijo que era vergonzoso, ultra violento, nauseabundo y repugnante ya que invitaba a atrapar y asesinar mujeres... Cuando en realidad era todo lo contrario. Sea como fuere, Night Trap fue, junto a otros títulos, el causante de la creación del ESRB.

13. Earthworm Jim: Special Edition

- Compañía: Shiny Entertainment

- Año: 1995

Vive en un traje robótico y letal ¡Earthworm Jim! Su cuerpo utiliza para azotar ¡Earthworm Jim! A los malvados va a patear ¡Earthworm Jim! Vale, ya sabemos que esta no es la cabecera de la serie animada de esta lombriz, pero no hemos podido evitar "inventarnos" una para la ocasión. Y es que este plataformas en 2D se caracteriza por poseer situaciones tan absurdas como cómicas: Jim era una lombriz corriente y moliente hasta que un día el destino hizo que le cayera encima un súper-hiper-ultra-traje especial que le confiere poderes. Desde entonces se enfrenta a cuervos psíquicos y gatos maquiavélicos haciendo uso de una pistola y su propio cuerpo como látigo. A esto hay que añadir que la versión de Mega-CD incluye niveles con mayor contenido, una fase completamente nueva y alrededor de 1000 frames de animación no presentes en la entrega de Mega Drive. ¿Qué esperabais? ¡Por algo lleva la coletilla Special Edition!


14. The Terminator

- Compañía: Virgin Interactive

- Año: 1993

De sobra sabemos la suerte que suelen correr las adaptaciones de películas a formato videojuego: títulos de escasa calidad que apenas merecen un vistazo. Pero de vez en cuando (muy de vez en cuando) una licencia va a parar a manos de un estudio que aprovecha lo que tienen entre manos y desarrollan un juego que hace justicia al producto original. Uno de estos "tréboles de cuatro hojas" es The Terminator, título basado en la legendaria película de Arnold Schwarzenegger, que en sus primeros niveles nos transporta al futuro del que proviene Kyle Reese, protagonista de la película y del título que tenemos entre manos. Así, The Terminator expande sobre una de las partes de la historia de la que solo vemos atisbos en la película, para luego continuar con la trama que todos conocemos. El juego se desarrolla como un shooter 2D que resulta tan divertido como desafiante, no en vano aún hoy es considerado uno de los mejores juegos basados en Terminator.

15. The Amazing Spider-Man vs. The Kingpin

- Compañía: Technopop

- Año: 1993

El malvado Wilson Fisk alias "Kingpin" ha robado una bomba nuclear que planea detonar en 24 horas. Por si esto fuera poco, ha hecho entrega de las llaves que desactivan el artefacto a los peores villanos de Nueva York: el Doctor Octopus, el Hombre de Arena, el Lagarto, el Duende, el Buitre, Misterio, Electro e incluso Venom. ¡Suerte que nuestro amigo y vecino Spider-Man está aquí para salvar el día! Este argumento marca el desarrollo de un título que vio en Mega-CD un buen número de mejoras sustanciales: escenas animadas para narrar la historia, dos niveles extra, nuevos movimientos de combate, cómics coleccionables y un control refinado que hacía que balancearse entre rascacielos fuese una auténtica delicia. Por último, esta versión también incluía una banda sonora compuesta por Spencer Nilsen (el mismo que se encargó de la genial adaptación de Batman Returns que hemos comentado) que tarareareis durante horas.

16. Lords of Thunder

- Compañía: Hudson Soft

- Año: 1995

Lords of Thunder es un fantástico shoot 'em up de scroll horizontal que se aleja de la trillada temática espacial para ofrecer una historia de dioses, magia y vikingos. En la piel de Duran, un legendario caballero, hacemos frente a un dios oscuro y su ejército de engendros que planean acabar con toda existencia. A nuestra disposición, y antes de comenzar cada nivel, tenemos cuatro tipos de armaduras diferentes representadas por los elementos: Fuego. Agua, Tierra y Aire. Estas armaduras nos conceden poderes especiales, que permiten desatar ciclones furiosos, hacer que llueva lava del cielo, provocar tormentas eléctricas o conjurar dragones ardientes. Todos estos efectos están representados en pantalla de manera soberbia, junto a una cantidad ingente de enemigos, lo que hace que en ocasiones resulte complicado seguir la acción. La guinda del pastel la pone una banda sonora compuesta por temas heavy metal que le vienen como anillo al dedo.

17. Road Avenger

- Compañía: Wolf Team

- Año: 1993

Similar al ya mencionado Night Trap o al famosísimo Dragon's Lair, Road Avenger se desarrolla mediante secuencias FMV en las que nosotros participamos pulsando el botón indicado en el momento preciso; casi se lo podría considerar un precursor de los actuales Quick Time Events. Y a pesar de que el concepto de un juego basado íntegramente en QTE puede sonar aburrido, Road Avenger consigue demostrar lo contrario ofreciendo una experiencia que requiere rapidez con el mando y mantiene en tensión constante: aquí, fallar una pulsación, aunque solo sea por milésima de segundo, significa un coche estrellado. El juego cuenta la historia de un joven que, recién casado, ve como su esposa muere por culpa de una banda de moteros. Con la venganza como combustible, el muchacho se hará a la carretera con la misión de acabar con estos rufianes de una vez por todas. Como curiosidad, el director de Road Avenger fue también el padre de la versión arcade de Double Dragon.


18. Eternal Champions: Challenge from the Dark Side

- Compañía: Sega

- Año: 1995



Eternal Champions: Challenge from the Dark Side fue uno de los últimos títulos en ponerse a la venta para Mega-CD y ha sido alabado como uno de los más impresionantes técnicamente hablando. Se trata de un juego de lucha con una plantilla de combatientes de lo más variopinta: ninjas, gladiadores, policías, cavernícolas, faraones... Personajes de todas las épocas se reúnen en escenarios a través del tiempo para repartir golpes. ¡Y vaya golpes! El juego es famoso por la brutalidad de algunos de sus movimientos, la mayoría de ellos con resultados extremadamente sangrientos. Cada personaje cuenta con tres 'fatalitys' distintos, y algunos incluso hacen que elementos del escenario tomen partido en la "sangría". Y como sabemos que os habéis quedado con las ganas de verlos, podéis degustarlos todos en el vídeo de aquí abajo.

19. The Secret of Monkey Island

- Compañía: LucasArts

- Año: 1992


¿Realmente es necesario que os hablemos de Monkey Island? Pues en realidad sí, ya que esta versión concretamente fue la primera en aparecer en consolas de sobremesa, así que todos aquellos que se quedaron sin catar la aventura del aprendiz de pirata Guybrush Threepwood por falta de PC, gritaron ¡hurra! y alzaron sus jarras de grog al cielo. Poco cambia respecto a la versión de compatibles: el número de colores se reduce a 64 y el juego guarda partida mediante checkpoints, aunque por otra parte la calidad del audio es fantástica. Lo que es imperdonable es que durante cierta secuencia en la que podemos poner a prueba la habilidad especial de Guybrush, en lugar de morir si esperamos demasiado tiempo (como sucede en el original), el pirata simplemente recoge sus cosas y se va. Porque admitámoslo... Todos hemos esperado 10 minutos solo por ver lo que pasaba.


20. Heart of the Alien

- Compañía: Interplay Entertainment

- Año: 1994


Heart of the Alien es la secuela del clásico Another World, pero al haber sido realizado sin la participación ni aprobación de Eric Chahi (diseñador del juego original) existen dudas sobre la canonicidad de esta secuela, y de ahí que muchos consideren Flashback como la "verdadera" segunda parte. A pesar de esto, Heart of the Alien es una aventura magnífica que empieza justo donde lo dejó Another World, pero con una particularidad: en lugar de a Lester controlamos a Buddy, el alienígena que nos prestó su ayuda en la primera parte. Armado con un látigo energético, este grisáceo extraterrestre se embarca en un viaje que comienza tras el ataque a su aldea por un misterioso enemigo conocido como 'El Guardián'. A partir de ahí se desarrolla una aventura que si bien innova poco frente al original, consigue enganchar gracias a puzles ingeniosos y una historia fantástica. Además el título incluye las dos entregas en el disco, ¡dos juegos al precio de uno!

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¡Y hasta aquí los 20 mejores juegos de Mega-CD! No olvidéis que podéis compartir a través de la sección comentarios cuales fueron vuestros títulos favoritos del periférico y tirarnos de las orejas por aquellos que nos hemos dejado... Pero Sewer Shark no cuenta (¡por Sonic, ese juego es horrible!). Nos vemos la semana que viene en el próximo Los 20 mejores juegos.

Lecturas recomendadas