Peliculas de zombies
Reportaje

Las 20 mejores películas de zombies de todos los tiempos

Por Rafa Domínguez
-

¿Sediento de cerebros? ¡Repasa con nosotros las 20 mejores películas de zombies de la historia! Desde el thriller a la comedia y pasando por nombres como George A. Romero o Peter Jackson, disfruta de las que son, para nosotros, el pack imprescindible del género.

Desde los albores de la humanidad, siempre hemos sentido una terrorífica atracción a la muerte. La pintura o la literatura nos han dejado buenas muestras de ello a lo largo de la historia, demostrando que dicha fascinación por lo que vendrá después no es un discurso moderno. Podríamos remontarnos a las leyendas y el folclore para comenzar a hablar de la historia de los llamados muertos vivientes, los zombis, pero nos centraremos en ese gran instrumento para contar historias que es el cine y, de paso, descubrir cuáles son las 20 mejores películas de zombis de la historia.

Antes de comenzar, debemos recordar que cada película, más allá de su potencial como mero entretenimiento, ha tenido y tiene una repercusión trascendental para el devenir del género zombi en el cine, y es por ello que deben verse reflejadas en esta lista. Sin ellas, ni el cine de terror sería el que es hoy, ni mucho menos el género zombi habría evolucionado hasta el punto en el que nos encontramos. ¡Ah! Y recuerda que no es una lista del mejor al peor, sino una recopilación de todas aquellas que merecen un hueco en la memoria de cualquier aficionado que se precie y ordenadas por fecha de estreno.

Las películas de zombis más valoradas por los usuarios de Amazon en DVD y Blu-Ray

Si ya has apuntalado tu casa con tablones de madera, te has cargado de munición y le has contado a tus compañeros que lo verdaderamente importante es apuntar a la cabeza, estás prácticamente listo para el apocalipsis zombi. ¡Que comience la lucha por la supervivencia!

Yo anduve con un zombie (Jacques Tourneur, 1943)

Puestos a hablar de historia, Yo anduve con un zombie es una de las absolutas precursoras del género y una de las películas más inquietantes de la historia. Betsy Conell, una joven enfermera, tiene el encargo de cuidar a una mujer que, a priori, se encuentra en estado vegetativo. Las habladurías apuntan a que se trata de una "muerta viviente". No de los que corren, ni de los que arden en deseos de llevarse carne humana a la boca. Se trata de lo más cercano a los orígenes del folclore que os comentaba en los párrafos introductorios y que hacen referencia al vudú, con un ser obediente a las órdenes de su amo y que parece más un muerto en vida, sin rastro alguno de consciencia.

El verdadero poder de la película, más allá de su innegable valor como una de las primeras versiones de los llamados zombis, fue su potencial como perturbadora de sueños. Para la época, la figura de la mujer en estado vegetativo y la forma en la que su director jugó con la luz y su presencia fue suficiente para aterrar a los espectadores de la época y, probablemente, tendrá su efecto en más de un aficionado del presente. Una de esas películas de culto que es condición sine qua non para considerarse amante del género, y una demostración de que los zombies tienen mucho más potencial que la acción desenfrenada y la explosión de cerebros.

La noche de los muertos vivientes (George A. Romero, 1968)

Si hay un nombre que podemos recalcar en color rojo sangre y con numerosas líneas de subrayado en nuestro libreto zombi, ese es el de La noche de los muertos vivientes y, muy especialmente, el de su director: George A. Romero. El cine de zombis jamás habría existido como lo conocemos de no ser por la aportación de esta opera prima que arrasó en los cines de medio mundo, con colas interminables en cualquier cine de barrio como un auténtico fenómeno viral de por aquel entonces. En sus 16 mm en blanco y negro y con apenas 110.000 dólares de presupuesto, Romero se erigió como un director de culto al sentar las bases de lo que era un "muerto viviente" y de un género apenas explotado en la gran pantalla.

El paso de los años no juega en su favor, pero si analizamos de cerca los detalles plasmados en la supervivencia de aquella mítica casa, descubriremos la gran influencia que supuso para la posteridad: el atrincheramiento con suministros, el disparo a la cabeza, la imprescindible colaboración con el resto de humanos, la escasa inteligencia de los enemigos zombis o que su único propósito sea el de alimentarse de carne humana. La película tuvo una infinidad de segundas lecturas (véase el racismo de la época), pero de lo que no queda duda, más allá de la calidad de sus interpretaciones, es de su trascendencia histórica para un género que causaría furor a partir de entonces.

Zombi (Dawn of the dead - George A. Romero, 1978)

George A. Romero regresó diez años después con algo más de presupuesto (alrededor de 650.000 dólares) para recaudar la friolera de 55 millones de dólares de la época con la continuación de lo que vimos en La noche de los muertos vivientes. Su rodaje comenzó en 1977 y se trata de una de las películas más valoradas entre los amantes del género zombi, siendo una referencia imprescindible para la cultura pop. Es más, en 2004 tuvo su remake en las manos de Zack Snyder y de la que hablaremos posteriormente.

Zombi nos cuenta la historia de un grupo de humanos que tratan de sobrevivir (como es la nota habitual para el género) a las hordas de muertos vivientes que han arrasado los Estados Unidos encerrados en un centro comercial. La película fue la consagración del género entre el público y, definitivamente, podríamos considerarla como una versión perfeccionada de la opera prima de Romero. Una de las imprescindibles para cualquier maratón de calidad.

Posesión infernal (Evil Dead - Sam Raimi, 1981)

Evil Dead fue, es y será uno de los títulos de culto que los seguidores y amantes de los zombis nunca podremos dejar de lado. El ya mítico Bruce Campbell protagonizó en 1981 la primera película de una serie que sería su particular gallina de los huevos de oro y que perdura hasta la actualidad. Estamos ante la opera prima de Sam Raimi, que junto a Campbell rompieron el cerdito para dar lugar a una película de lo más sangrienta y personal, con un humor negro que le permitió entrar en el top 5 de películas de terror del mismísimo Stephen King. A partir de entonces, el éxito estaba más que asegurado y ha terminado alcanzando el preciado título de "película de culto".

El regreso de los muertos vivientes (Dan O'Bannon, 1985)

En 1985, Dan O'Bannon filmó uno de los iconos cinematográficos de la década de los 80, con una nueva apuesta directa por el cruce entre el género zombi y la comedia: El regreso de los muertos vivientes. Frank trata de convencer a Freddy, quienes charlan como dos aficionados más de La noche de los muertos vivientes de Romero, de que su trama está basada en hechos reales que han sido ocultados a la población por las autoridades. La demostración de la veracidad de sus palabras pasa por liberar a un auténtico muerto viviente que tienen en el sótano del almacén de productos químicos en el que trabajan, con la consecuente liberación de un gas tóxico que levantará a los muertos de uno de los cementarios cercanos. El resto es historia: imágenes grotescas, humor y una panda de jóvenes atrevidos que serán testigos de la resurrección de la carne... aunque no como los más devotos podrían imaginar.

Re-Animator (Stuart Gordon, 1985)

Una película de muy bajo presupuesto que logró hacerse un hueco en el corazón de los zombiamantes gracias a esa mezcla de terror, gore y humor entre el Doctor Frankenstein y los muertos vivientes. He de admitir que no soy un gran fan de tanto sadismo gratuito, pero Re-Animator (olvidemos su infame secuela) es una de las obras más consideradas de la serie B, a pesar de no estar a la altura del popular por estos lares H.P. Lovecraft, el autor original del relato. 

Terroríficamente muertos (Sam Raimi, 1987)

Con un cartel que puso los pelos de punta a más de un espectador distraído, Sam Raimi y Bruce Campbell volvieron a hacer de las suyas en el 87 para terminar de consagrar al bueno de Ash como uno de los personajes más queridos por los aficionados al género. Suma a su protagonista, un bosque perdido de la mano de Odín y el Necronomicon, y tendrás otra película de culto en la saca.

Braindead, Tu madre se ha comido a mi perro (Dead Alive - Peter Jackson, 1992)

Mucho antes de que Peter Jackson se convirtiese en uno de los directores más populares del mundo gracias a su esplendoroso trabajo en la trilogía de El Señor de los Anillos, tuvo sus más y sus menos con la serie B y el género zombi. Esta muestra de cine de autor gana enteros cuanto menos en serio nos la tomemos (lo mismo podríamos decir de la adaptación de su título). A Peter Jackson se le fue completamente de las manos su apuesta por el gore y el humor negro en clave de zombis, y gracias a ello dio a luz a una de las películas más extrañamente reconocidas de su filmografía. Apunten una de "película de culto" por aquí.

28 días después (Danny Boyle, 2002)

Danny Boyle no sólo tuvo mano en los 90 con el estreno de su trabajo más reconocido, Trainspotting, sino que también dirigió una de las cintas más seguidas por los amantes de los muertos vivientes. 28 días después, protagonizada por un Cillian Murphy a media cocción, fue un éxito en taquilla y en la crítica gracias a ese trabajo de dirección por demostrar la vasta soledad de recorrer el devastado Londres de su diégesis. Boyle dio una nueva vuelta de tuerca al género con sus dosis de realismo marca de la casa y dio lugar a una secuela (28 semanas después) que, para nuestra desgracia, no estuvo a la altura de la original. A pesar de todo, en esta cinta no encontramos la figura típica del zombi sino de los llamados "infectados" por un virus procedente de un laboratorio de investigación científica del que escapan unos chimpancés que desatan una epidemia del virus de la rabia.

Resident Evil (Paul W.S. Anderson, 2002 - 2017)

Resident Evil ha sido una de las franquicias más populares para los amantes de los zombis desde su nacimiento para Play Station en aquel mítico videojuego que todos los lectores de la Hobby tenemos en mente. Como en toda oportunidad de hacer dinero, tuvo su adaptación a la gran pantalla de la mano de Paul W.S. Anderson en 2002, y el resto es historia: Milla Jovovich, su principal protagonista, deja en su haber un total de seis películas con más de 1.000 millones de dólares de recaudación en total. Casi nada.

La colección con las películas de Resident Evil en DVD y Blu-Ray

Siendo sinceros, la película de Resident Evil no es una de las producciones que ofrecería a un profano en el género para demostrarle el potencial Z, ni mucho menos para enorgullecerme de su precursor en las consolas, pero, dada su repercusión en el público y su retahíla de secuelas, tenía que estar en la lista. Podéis leer nuestras críticas de todas las películas de Resident Evil en el especial Del juego al cine.

El amanecer de los muertos (Zack Snyder, 2004)

Zack Snyder, uno de los directores más populares de la actualidad, filmó en 2004 el remake más famoso del género. Volvemos al centro comercial, a los zombis y a la supervivencia en grupo, pero con los matices del llamado "zombi moderno": corren, siguen instintos de su anterior vida y están muy enganchados a la carne humana. James Gunn, su guionista, tuvo el valor suficiente para rescatar el relato original de Romero de 1978 y convertirlo en una de las películas del género más terroríficas y valoradas tanto por la crítica como por el espectador medio.

Dawn of the dead, que fue su título original, es una de las películas más tensas y divertidas que hace un notable balance entre la comercialidad y el respeto al género, consagrándose como una de las adaptaciones más interesantes del cine. No, no es una obra maestra del séptimo arte, no nos llevemos a engaño, pero en un género donde el aire a serie B (que, en cierto modo, tanto le ha beneficiado) como la calidad técnica raspada de las producciones hasta entonces fue una de los contrapesos a superar, Zack Snyder logró reunir más adeptos a las filas zombis. 

Zombies Party (Shaun of the dead - Edward Wright, 2004)

Edward Wright y Simon Pegg, su guionista y protagonista, revolucionaron el género zombi en su vertiente más cómica con esta divertida película plagada de guiños a los orígenes, con homenaje incluido en el título a su principal precursor: George A. Romero. A pesar de ser una de las cintas más valoradas por los aficionados en la actualidad y ser considerada un título de culto, además de la base sobre la que se asentaría posteriormente Zombieland, tuvo un paso sin pena ni gloria por las salas de cine de nuestro país (su título, Zombis Party: Una noche... de muerte, no colaboraba mucho).

Humor y originalidad a partes iguales en las que Shaun, un joven con una vida de lo más acomodada, ve como su mundo se rompe después de que su novia decide romper la relación que los une. Cuando decide cambiar el rumbo de su vida y recuperarla... una invasión de zombis irrumpe en el relato para dar más valor al gran paso de su relación. La película está plagada de referencias al género, pero también tiene guiños a otras cintas de la cultura popular que hacen de ella una de las obras más respetables en este cruce tan a menudo desastroso entre el terror y la comedia. Y ni que hablar tiene de la doble lectura en referencia a estas vidas apáticas que muchos hemos sufrido en algún momento del camino. Sin duda, una de las mejores películas de zombies.

Rec (Jaume Balagueró y Paco Plaza, 2007)

Qué puedo decir de una de las cintas de terror más influyentes de la cinematografía española. Rec tuvo su propia adaptación en el cine americano (véase Quarantine), pero fue ésta y no otra la que revivió el género en nuestro país y aportó un nuevo punto de vista gracias a su cruce con el llamado "found footage" que La Bruja de Blair puso de moda en su momento. Ángela, interpretada a las mil maravillas por Manuela Velasco, es una reportera de televisión que se infiltra en un edificio en el que seguirá de cerca el trabajo de unos bomberos que tratan de rescatar a una anciana que se ha quedado encerrada en su piso de Barcelona. Para desgracia de nuestra protagonista, un virus sacudirá a los vecinos que, poco a poco, se convertirán en una terrorífica bomba de la que nunca estarán a salvo.

¡No te pierdas el pack con todas las películas de la saga REC!

Rec es una de las cintas zombi más originales, donde el trabajo de dirección fue una de las claves de su éxito en los cines y entre la crítica, que le valió para alzarse con premios en los Goya y en el Festival de Sitges, además de la ya citada adaptación americana. Tensión, frenetismo y terror que se nos quedaron grabados en la mente a todos aquellos que pudimos agarrarnos a las butacas del cine.

Soy Leyenda (Francis Lawrence, 2007)

Antes de nada, sí, es un remake de El último hombre sobre la Tierra, una de las cintas que tuvo su influencia en el género de supervivencia, a pesar de no tratar con la figura del clásico zombi. En este caso, Will Smith se encuentra absolutamente solo en el planeta, a excepción de su compañero cánido, y debe sobrevivir en su búsqueda de recursos del resto de seres humanos, reconvertidos en una especie de vampiros-zombis que son la mar de agresivos. A pesar del distanciamiento respecto al corte clásico de los muertos vivientes, creemos que merecía la pena incluirla en el listado dada su relación con el género y la recatada aceptación entre público y crítica. Eso sí, nunca podremos olvidar ese pequeño detalle respecto al compañero del bueno de Will Smith. Jamás te lo perdonaré, Francis Lawrence. O Richard Matheson, autor de la novela original, claro.

Bienvenidos a Zombieland (Ruben Fleischer, 2009)

Si Zombies Party fue la premisa que con tanto éxito fusionó el género zombi con la comedia, Zombieland fue la guinda del pastel. Con un presupuesto hollywoodiano de 23 millones de dólares, confirmó el interés del público por dicha dicotomía y se alzó con una recaudación de más de 100 millones de dólares en todo el mundo que la coloca como la segunda película con más recaudación entre los zombis. La película es un absoluto placer para la cultura pop, con actores de la talla de Woody Harrelson, Emma StoneJesse Eisenberg

Zombieland bebe de todos los libros y películas previos sobre cómo sobrevivir a un apocalipsis zombi y los lleva a la práctica en una divertida road movie que nos ofrece todo lo que un buen friki podría desear en este tipo de producciones: calificación para adultos, zombis sedientos de carne humana, sangre y violencia por doquier y, cómo no, el imprescindible cameo del p**o Bill Murray, que diría Tallahassee. ¿Qué más podemos pedir? Bueno, sí, un bollito Twinkie.

La horda (Yannick Dahan y Benjamin Rocher, 2009)

Hay películas que entraron por su propio pie en la designación de comedia zombi y otras, como La horda, que lo hicieron gracias a su impacto en los espectadores. Esta película francesa de 2009 es una de las mayores delicias de terror de serie B; de esas en las que, si nos relajamos, disfrutaremos como un niño pequeño. Os pongo en situación: Un grupo de policías se lanza contra un grupo de pandilleros que están atrincherados en un edificio al norte de parís, pero apenas da comienzo el enfrentamiento, surge un mayor obstáculo: una horda de zombis irrumpe con el objetivo de arrasar con los allí presentes. Esperad auténticas peleas a puñetazos con zombis expertos en artes marciales, desenfreno, explosiones y un sinfín de despropósitos que cumplen con esa condición indispensable para que pase el corte de las películas que con tanto cariño disfruto con mi primo: "cuanto más cutre, mejor".

Zombis Nazis (Tommy Wirkola, 2009)

Tenemos muertos vivientes, más conocidos como zombis. Tenemos adolescentes aficionados al snowboard dispuestos a disfrutar de una buena dosis de nieve. ¿Cómo podemos darle una vuelta a la fórmula? Se preguntaría Tommy Wirkola. "¡Zombis nazis!", le respondió su alocado Pepito Grillo. Y así fue como llegó a los cines un título que tira del despropósito para generar situaciones de comedia, del exceso para entrar en la biblioteca filmográfica que comparto con mi primo y de un ritmo notable como para disfrutar sin mayores pretensiones. Eso sí, no esperéis mucho que contar, y dejad las pretensiones detrás del sofá antes de poneros ojos a la obra.

The Battery (Jeremy Gardner, 2012)

El género zombi ha vivido sus más altas cotas de popularidad en películas de poco presupuesto, pero a menudo se tiende a relacionar esta premisa con una mala calidad. The Battery es una clara muestra de que la anterior afirmación es absolutamente falsa, dejándonos con su reducido presupuesto de 6.000 dólares una película con una historia real, cercana e intimista de cómo dos jóvenes deportistas sobreviven a la desolación del mundo por el virus zombi. Una ventana abierta a la corriente de aire fresco.

Guerra Mundial Z (Marc Forster, 2013)

No soy de los más férreos defensores de la adaptación cinematográfica de Guerra Mundial Z, de Max Brooks, especialmente por su desesperante y nulo clímax, pero sí hay que reconocer a este blockbuster algunos aciertos que la llevaron a convertirse en la película de zombis más taquillera de la historia del cine con 540 millones de dólares en todo el globo. Con Brad Pitt a la cabeza, Guerra Mundial Z aporta algunas secuencias de absoluto agobio que sobrecogerían al mismísimo Chuck Norris, como lo es la famosa escena con la pirámide de zombis que serviría de póster. A pesar de mi debilidad personal por su actor protagonista y del aceptable entretenimiento de sus casi dos horas de metraje, no puedo reconocerle la capacidad de sembrar el terror suficiente como para entrar en el olimpo del género por su perseverante simpleza. En esta lista, sin embargo, era imperativa su entrada.

Train to Busan (Yeon Sang-ho, 2016)

Train to Busan no destaca por la originalidad de su trama, ni por la actuación de sus protagonistas, pero ha sido una de las cintas del género zombi que más han resonado en los últimos años. Desde lo más profundo de Corea del Sur nos llegó esta película de terror y acción en la que un tren de pasajeros con destino Busan se convierte en la peor pesadilla de un padre que corre por salvar a su hija. Una auténtica bocanada de aire fresco sin mayores pretensiones que logra una llamativa perfección técnica, escenas plagadas de tensión y una estética que, esperemos, marque el devenir de producciones futuras. No, no es el clásico blockbuster de zombis, es una película divertidísima que juega con solvencia en un espacio extremadamente reducido en una época en la que el género, nos guste más o nos guste menos, no pasa por sus horas más altas.

Bonus Track

¡Faltan muchas! Sí, probablemente. No se trata de una lista perfecta para todos los gustos, pero he intentado reunir lo más simbólico y aceptado por la comunidad de amantes de los zombis en un listado con muchas posibilidades. No me gustaría levantarme de la silla sin mencionar trabajos como la imprescindible Dead Set, que no entró en la lista por tratarse de una mini-serie, pero que bien merece la atención como una de las más interesantes producciones zombi; así como Fido, la influencia de White Zombie, La noche del cometa y su reto a los estereotipos de roles de género, la archiconocida serie de The Walking Dead o la descerebrada Planet Terror. ¿Que sigues echando en falta alguna? ¡Déjamela en los comentarios! Y no te olvides de repasar nuestros top 20 con las mejores películas de ciencia ficción, de género épico o del oeste de la historia.  

Lecturas recomendadas