Reportaje

6 razones para soñar con Majora's Mask 3DS

Por Gustavo Acero
-

Amanecer del Primer Día... desde el anuncio mundial del remake de Majora's Mask durante la Nintendo Direct de anoche. Finalmente, 3DS ha sido la consola elegida para materializar el deseo más intenso y extendido entre la comunidad nintendera en los últimos años, pero ¿por qué hemos soñado tanto con esta remasterización? Os damos 6 razones para comprender las causas de un fenómeno que al fin "Termina" con final feliz... si es que antes no nos aplasta la luna.

Muy pocos hylianos imaginábamos que anoche contemplaríamos la luna llena al asomarnos por la ventana de la Nintendo Direct, aunque en realidad todos guardábamos un "slot" de esperanza en nuestra memoria para que la remasterización de The Legend of Zelda: Majora's Mask se hiciera por fin realidad. Y aquí está el resultado:

 


 

Durante estos catorece años de silencio por parte de Nintendo, zelderos de todo el mundo hemos unido Trifuerzas en torno a un mismo deseo reflejado en toda clase de iniciativas espontáneas como la llamada Operación Moonfall (cuya recogida de firmas ha resultado ser determinante), la realización de espectaculares cortometrajes de bajo presupuesto y discos de bandas sonoras reinterpretadas, o la puesta en marcha de campañas kickstarter para desarrollar un remake de forma independiente. Pues bien, la Torre del Reloj ha comenzado al fin su verdadera cuenta atrás, la que nos separa de la remasterización más solicitada de los últimos años: The Legend of Zelda: Majora's Mask 3D llegará a nuestras 3DS en primavera de 2015.

Hoy, 6 de noviembre, es el momento perfecto para analizar los 6 grandes motivos por los que Majora's Mask sigue siendo 'Trending Topic' en Twitter desde las 23:00 de ayer... y en nuestros contenedores de corazón desde aquel 17 de noviembre de 2000 en el que la luna nos miró a los ojos por primera vez.

1. Es el Zelda más valiente, siniestro e insólito de la saga

Majora's Mask dejó en quienes lo jugamos una huella muy especial, enigmática y distinta al resto de entregas de la serie, marcada quizá por uno de los miedos más atávicos de la humanidad: la selenofobia o temor a la luna llena, más aún si ésta adopta un terrorífico y amenazador rostro de sonrisa diabólica y ojos inyectados en fuego, mientras se abalanza lentamente sobre el mundo -la tierra de Termina- para reducirlo a simples cenizas en un límite de 72 horas, lo que nos obligó a planificar nuestras tareas de forma más meditada y angustiosa que nunca. 

Desarrollado en tan sólo catorce meses (nunca antes se había realizado un Zelda en tan poco tiempo), la secuela directa de Ocarina of Time según la rama "triunfal" de Link Niño en la cronología oficial, podría considerarse la entrega más arriesgada desde The Adventure of Link para NES o los Zelda de Philips CD-i, pero por motivos mucho más meritorios.

Entre esos motivos, destacaríamos la historia más retorcida y oscura de la saga (hay quien incluso encuentra en ella una alegoría sobre la muerte), la atmósfera más inquietante y apocalíptica, las misiones secundarias más profundas como esa maravillosa historia de amor entre Anju y Kafei, las sobrecogedoras y pioneras transformaciones de Link que casi le cuestan a Nintendo la calificación T -para mayores de 14 años- o la poderosísima banda sonora que reforzaba esa sensación onírica impregnada en cada rincón de Termina. Majora's Mask aportó así un innovador halo de tenebrismo a la clásica narrativa "hyliana", que lo hace tremendamente genuino y en ocasiones terrorífico respecto a cualquier otro Zelda.

Mención aparte merece el emblemático reparto de personajes, que conjuga nuevas incorporaciones como el inefable Tingle con viejos conocidos de Ocarina of Time como las brujas Kotake y Koume, el peculiar cartero de Hyrule, el enterrador Dampé o el Vendedor Feliz de Máscaras que tantos memes ha suscitado en los foros más profundos de Internet, algunos de ellos más tétricos que el propio juego.


2. Sólo unos "pocos" tuvieron la suerte de jugarlo

A pesar de la ingente demanda que ha envuelto al juego desde la primera petición formal por parte de los fans, el título que nos ocupa es, paradójicamente, el episodio menos conocido por el gran público en términos de ventas. Eclipsado por el éxito y la fórmula de Ocarina of Time, que muchos medios como Gamerankings siguen considerando el mejor juego de la historia, Majora's Mask fue el Zelda menos exitoso de la saga hasta su lanzamiento en 2000 (sin contar la reedición de Link's Awakening DX para Game Boy) con 3,36 millones vendidos en Nintendo 64, prácticamente la mitad de los 7,60 de Ocarina of Time, según datos de vgchartz.

 

Este remake, que técnicamente es una remasterización porque parte del mismo código del juego original, supone, por tanto, una oportunidad de oro para descubrir por primera vez un título del que mucho se ha hablado pero no tanto se ha jugado, que además vendrá acompañado por una flamante edición especial con póster, caja metálica y chapa plateada de la máscara de Majora que va a reventar las listas de reservas. Con este detallazo, la larga espera ha quedado más que perdonada, señor Iwata...

 

3. Skull Kid, el villano más aterrador

Acostumbrados a Ganondorf como representación del Mal y figura antagónica del héroe, Majora's Mask sorprendió a propios y extraños por la elección de un villano tan inesperado como Skull Kid, cuya naturaleza entroncaba con las raíces más clásicas de la literatura universal (y de la vida cotidiana): el lado oscuro de las buenas personas. Cuesta imaginar un poder más temible que el que corrompe al ser más inofensivo, hasta el punto de convertirlo en el Mr. Hyde de Stevenson o el Smeagol de Tolkien, por medio de un objeto de poder ancestral como el Anillo Único o, en este caso, la Máscara de Majora, cuyo nombre fue inspirado por una antigua tribu brasileña llamada Marajoara, que utilizaba máscaras muy similares a las del juego como elementos decorativos y rituales.

En este sentido, Skull Kid se perfila como uno de los villanos más recordados de la saga por ese contraste entre la inocencia natural de una raza de niños del bosque que incluso temen a los adultos, y el terrible trasfondo maligno de un objeto arcano capaz de convertir a la luna en un apocalíptico meteorito -que, por cierto, carecía de rostro en las primeras fases del desarrollo-, amén de otras muchas "travesuras" que deberéis re/descubrir en 3DS. Como sugiere esta impecable ilustración oficial, la sombra de Majora es alargada.

4. La Luna fue creada para temerla en 3D

Al igual que Ocarina of Time 3D, el estudio japonés encargado de llevar a buen "port" este proyecto ha sido Grezzo, empresa presidida por Koiichi Ishii, procedente de Square Enix, que ya demostró su sobrada capacidad para remasterizar por completo aquel clásico "sagrado" sin alterar un ápice de su esencia. Por lo tanto, la implicación de este equipo es una garantía de calidad artística y visual construida sobre el mismo motor gráfico de Ocarina of Time para 3DS, que en esta ocasión nos ofrecerá una visión completamente inédita de la Luna en voluminosas 3D estereoscópicas.

Pero lo que realmente nos volverá "lunáticos" será la recreación de los escenarios, desde la acogedora Ciudad Reloj, el Bar Lácteo o el Observatorio Astral hasta las cuatro gigantescas mazmorras que componen el mundo de Termina. De este modo, asistiremos a una renovación total de texturas, animacionesmodelados de personajes, efectos ambientales y efectos de iluminación que dotarán a la experiencia de un aire más sobrecogedor que nunca, que en su día requirió del Expansion Pak para asemejarse de lejos a lo que ahora nos espera en 3DS. Al igual que ocurrió con Ocarina y como es lógico después de casi quince años, el tiempo tampoco ha pasado en balde para el Majora's Mask original, actualmente disponible en la Consola Virtual de Wii por 1000 puntos, de manera que por fin lo veremos como lo imaginamos. Sirva de ejemplo el primer tráiler oficial con el que Satoru Iwata abrió la Nintendo Direct de ayer:

5. Luna creciente, tiempo menguante: el sistema idóneo para una portátil

Ha tenido que pasar una década y media para descubrir que "3D" venía de "3DíaS": el ajustado ciclo temporal que tendremos por delante para vencer a Skull Kid/Majora y evitar la inminente colisión lunar. El polémico sistema del límite de tiempo que tanto revuelo causó en su día (el primero que recuerde el 90 de Hobby al juego original por este motivo será baneado de por vida), recobra mucho más sentido en una consola portátil como 3DS. En esta ocasión, podremos alternar entre partidas rápidas de un día ficticio para acometer determinadas misiones secundarias o engordar nuestra cuenta en el banco de rupias con sesiones más prolongadas en las que dedicarnos a completar la misión principal.

En otras palabras, podremos centrarnos en recolectar botellas, piezas de corazón o máscaras especiales en el autobús y retomar la partida en casa para explorar cualquiera de sus complejas mazmorras con más calma. Cabe recordar que esta sensación de tiempo limitado en realidad permitía retroceder al primer día en cualquier momento al son de la Canción del Tiempo, así como establecer puntos de guardado y teletransporte entre las zonas del mapa ya visitadas gracias a las Estatuas de Búho, un sistema que en 3DS resultará mucho más natural y "llevadero", en los dos sentidos de la palabra. Además, en la Direct se ha prometido un desarrollo más fluido que en N64 sin que ello afecte al desafiante nivel de dificultad, lo que deja la puerta abierta a modificaciones destinadas a mejorar la experiencia de juego, como las que se implementaron en el famoso Templo del Agua de Ocarina of Time 3D.



6. Aonuma nos lo debía

Aparte de los aspectos estructurales del juego, hoy es un día muy especial para Hobby Consolas, y puede que también para Eiji Aonuma, no sólo porque Majora's Mask fue el primer Zelda en el que trabajó como director, sino por el valor que adquiere ahora la entrevista que nos concedió hace exactamente un año en las oficinas alemanas de la compañía. Al término de nuestro encuentro, el productor y director del Grupo 3 de Nintendo EAD que actualmente se encuentra trabajando en el nuevo Zelda para Wii U, "firmó" con nosotros un pacto verbal de caballeros que no tendrá más remedio que cumplir, a menos que haya decidido tocar la Canción del Tiempo para retroceder al año anterior. Lo que está claro es que finalmente no se basó en el diseño que el propusimos, por el bien de toda la comunidad zeldera, a juzgar por la carátula provisional del juego:

Recordamos el extracto concreto de la entrevista publicada el 21 de octubre de 2013:

HC: Nuestra última pregunta es muy cortita (sacamos una caja ficticia de Majora's Mask 3D para 3DS creada por nosotros y otra de Majora's Mask HD para Wii U). ¿Cuál de estas dos carátulas te gusta más?

 

Aonuma: (Estalla en una carcajada) ¡Así que este era tu plan! (Sigue riendo mientras las coge y las observa detenidamente) ¡No sé qué hacer! (Nos pide quedárselas para llevárselas personalmente a Miyamoto, a lo que respondemos afirmativamente, siempre y cuando se decante por una). Están muy bien hechas. Me gusta el detalle de que en la carátula de 3DS ponga "3D" y en la de Wii U, "HD". (Su equipo le acompaña en las risas).

 

HC: Vale, el plan ha fallado, pero puedes quedártelas como inspiración y tomar una decisión en casa. Eso sí, las dos cajas están vacías, aunque el año que viene (2014) una de ellas podría dejar de estarlo, ¿no…?

 

Aonuma: (Continúa riendo) Si realmente ocurre eso, meteré el juego en su caja correspondiente y te la devolveré. Debo reconocer me has dejado muy sorprendido, pero siento no poder decantarme por una de las dos carátulas porque la entrevista está siendo grabada. De todas formas, buen intento.

 



 


 

Ahora por fin sabemos cuál de las dos carátulas le gustó más... y por qué dedicó más tiempo a observar la de 3DS. Estaremos muy pendientes del servicio postal para recibir nuestra copia del juego firmada; le damos 72 horas para efectuar el envío o, de lo contrario, tendremos que recordárselo en la próxima entrevista que nos conceda, si es que algún día nos vuelve a recibir. En cualquier caso, comienza la verdadera cuenta atrás para disfrutar de la remasterización más esperada por los portadores de la Máscara de la Fiera Deidad, que por fin verá la luz de una nueva generación de consolas y jugadores el 13 de febrero de 2015.

 

Por lo tanto, no olvidéis ajustar vuestros relojes; desde hoy hasta el próximo cambio de hora, los días serán más cortos...

 

Lecturas recomendadas