Reportaje

Análisis de NVIDIA Shield TV

Por Alberto Lloret
-

Probamos a fondo NVIDIA Shield TV, un Android TV que quiere conquistar el salón de tu casa. Para nuestro análisis hemos probado a fondo todas sus cualidades, que no son pocas... ¿pero merece la pena pagar 199 euros por él? ¿Qué es lo que me va a ofrecer? Vamos a verlo.

Desde el pasado 22 de junio, ya se puede comprar en nuestro país NVIDIA Shield TV, el último miembro de la familia Shield de NVIDIA, dispositivos Android orientados al juego y mucho más. Así, tras la portátil Shield Portable (que no se llegó a lanzar en España) y Shield Tablet -que sigue siendo considerada una de las mejores tabletas Android del mercado- llega Shield TV, un dispositivo que llega a España casi un año después de su lanzamiento en otros territorios.

 

¿Qué es lo que ofrece en esta ocasión Shield TV? Pues lo que los vulgarmente se conoce como un Smart TV Box o, más específicamente, Android TV. Una pequeña “cajita” que se conecta al televisor por HDMI y lo convierte en Smart TV. Solo que en este caso, su funcionalidad va mucho más allá de lo que ofrece un Smart TV, como vamos a ir viendo poco a poco. Primero, porque es Android, con todas las apps y posibilidades que ello conlleva. Y, segundo, por su hardware.

 

Tegra X1, potencia sin límites

El corazón de Shield TV es el procesador Tegra X1 con 256 núcleos, hoy por hoy uno de los procesadores más potentes disponibles en dispositivos de este tipo. No solo porque sea incluso capaz de mover juegos y vídeos 4K, sino por su capacidad, al mismo tiempo, de grabar o realizar streaming del contenido. Pero no nos precipitemos... que eso lo veremos má adelante.

 

Parte de este enorme poder reside también en sus 3 GB de RAM, que junto al procesador, permiten mover con soltura cualquier aplicación disponible. Y eso se ve incluso en la velocidad y respuesta del Shield Hub, el menú del dispositivo, que nos permite movernos entre decenas de sugerencias (canales de Youtube, juegos o sugerencias a otros servicios suscritos), aplicaciones (que pueden estar activas en segundo plano) sin que Shield TV se ralentice o vaya a trompicones. Tiene la vitola de ser el mejor Android para la tele, y ya os decimos que no se queda corto.

 

Otros de sus rasgos distintos son sus puertos de conexión, que van desde una ranura microSD (acepta hasta de 128 GB), dos puertos USB 3.0 de tipo A para conectar de todo, desde ratones y teclados a webcams o discos duros a un puerto Ethernet -para conectarlo a Internet por cable y gozar de las mejores relaciones de velocidad- o un puerto micro USB. También es WiFI, tiene Bluetooth 4.1, tiene receptor de infrarrojos (es compatible con los mandos Harmony de Logitech).

 

 

Todo ello concetrado en una pequeña cajita, de apenas 21 x 13 x 2,5 cm y 650 gramos de peso, que ha llegado a nuestras tiendas en dos formatos o packs. El más “básico” cuesta 199 euros, y tiene 16 GB de almacenamiento interno. El segundo, “Pro”, cuenta con 500 GB de memoria interna. Ambas versiones traen de serie un mando, idéntico al que se lanzó junto a Shield Tablet, y que tiene una zona táctil que hace las veces de “touchpad”, conector de auriculares/headsets para escuchar sin molestar el audio del juego o contenido (o grabar nuestra voz)... y otras funciones.

 

Con motivo del lanzamiento, es posible encontrar diversas ofertas con diversos rangos de precio, que incluyen, por ejemplo, el súper útil control remoto (del que os hablaremos más adelante) includo en los 199 de la versión básica (junto a una suscripción de 3 meses a las emisiones del canal WRC). Otras ofertas también incluyen el soporte (con acabados metálicos) para poner tu Shield TV en vertical.

 

Independientemente de estas ofertas, y según el uso que vayas a hacer de Shield TV, puede que te interese más la versión “normal” que la “pro” (por ejemplo, si vas a comprar muchos juegos), pero sea cual sea tu opción, gracias a la última actualización de Shield (a Android 6.0 o Marshmallow) todo tiene solución.

 

 

Y es que Shield TV incorpora ahora una nueva función para las tarjetas microSD, indistintamente de su capacidad. Al introducirla, nos dará la opción de tratarla como memoria interna, formateándola y encriptándola de tal modo que su contenido no se pueda ver en un PC. Así pues, si compras una tarjeta de 128 GB (que actualmente se pueden encontrar por 35-40 euros o incluso menos), tu Shield TV dispondrá ya de bastante espacio para almacenar tus juegos.

 

Sí, muy bien, pero ¿qué puedo hacer con ella?

Pues muchas cosas, y prácticamente todas bien. Muchas de ellas vienen heredadas de la anteriores modelos de Shield, como Tablet, y por empezar con lo que más nos interesa, giran en torno al juego en todas sus formas posibles. Podemos disfrutar de juegos Android de la tienda Google Play (aunque solo de unos pocos, los optimizados para Android TV); de los títulos específicos de Tegrazone, que son los títulos optimizados para los procesadores Tegra de NVIDIA.

 

También podemos acceder a Shield Games, la tienda donde se encuentran los títulos que exprimen el procesador X1 de Shield TV, con títulos más exigentes y conocidos por los jugadores, como Half-Life 2, Portal, Resident Evil 5, Metal Gear Rising: Revengeance y muchos otros. Los precios oscilan entre los 9-17 euros y en rendimiento suelen estar a la par o incluso por encima de PS3, aunque en casos puntuales carecen de alguna opción (por ejemplo, RE5 aún no tiene modo cooperativo).

 

 

El “problema” es que, para un jugadores muy activos y puestos al día, la gran mayoría de estos títulos son ya “viejos”, con varios años en el mercado. Eso no quita que sean buenos juegos. Simplemente, que no vas a encontrar títulos de la más rabiosa actualidad. La cosa cambia considerablemente cuando entramos ya en los servicios de stream de Nvidia, que básicamente son dos, y ofrecen dos enfoques distintos.

 

El primero de ellos es Gamestream y gracias a él, podemos transmitir los juegos que tengamos en nuestro PC a Shield TV para jugarlos en la tele. Para ello debemos cumplir algunos requisitos, como tener una tarjeta GTX de Nvidia de la serie 600 o superior y una buena conexión a Internet (50 MB de bajada y 10 de subida), y si es con un router 5G, mejor que mejor. Si cumplimos estos requisitos, y nuestra tarjeta gráfica es potente, podremos jugar a 1080p y 60 fps y sin lag en la tele.

 

Así lo hemos podido comprobar con el reciente DOOM, que gracias a una GTX 1080, se movía a 1080p y 60 fps en la tele, a través de Shield TV, y con soporte completo del mando. Y lo mejor de todo es que, con una buena conexión, la respuesta del mando es inmediata, sin que tengamos la sensación de que nuestras pulsaciones en el pad tengan un reflejo tardío en pantalla. Es todo inmediato, como si jugaras directamente en el PC.

 

GeForce Now, el juego en la nube

Y tranquilo, que si no tienes PC, o careces de tarjeta gráfica GTX, existe otro modo más de streaming. Hasta hace relativamente poco estaba en fase beta, y se le conocía como Nvidia Grid. Ahora se llama GeForce Now y todas las Shield TV incluyen el acceso gratuito durante los 3 primeros meses. Se trata de un sistema de juego en la nube, con una cuota de suscripción que al mes cuesta 9,99 euros.

 

Ahora mismo hay cerca de 100 títulos disponibles, aunque solo una parte del catálogo entra dentro de la suscripción. Los primeros Batman Arkham o el reboot de Tomb Raider, por mencionar un par, son algunos de los juegos incluidos con la suscripción. Los títulos no incluidos, como The Witcher III, Mad Max o Dead Island Definitive Edition, se pueden comprar y comenzar a jugar inmediatamente, e incluyen una clave para canjearlos en tiendas digitales como GOG o Steam. Los precios son, quizá, algo más elevados que en otras tiendas y oscilan entre los 7,99-49,99 euros (hay muchos por 19,99).

 

No voy a negar que era un poco excéptico sobre este servicio, pero tras probarlo a fondo es, sin duda, una de las razones que más me han gustado de Shield TV. Con una conexión como la indicada más arriba (50 MB de bajada y 10 de subida) se puede jugar perfectamente, sin tirones, sin retrasos a juegos como The Witcher III o Mad Max, y a 1080p y 60 fps... que ya es más de lo que ofrecen las consolas actuales. Y sin necesidad de tener un PC. Además, el proceso es muy, muy rápido. En 30 segundos, o poco más, arrancará el juego, como os mostramos en el vídeo de abajo.

 

 

Eso sí, todos los títulos que compremos en el servicio de streaming GeForce Now solo podremos jugarlos mientras tengamos la suscripción activa. Es decir, si compramos Mad Max y a los dos meses nos damos de baja, ya no podremos jugarlo en GeForce Now (aunque tendremos la copia de Steam en PC, y podremos jugar a través de GameStream). Es un dato que hay que tener en cuenta. Como que es posible conectar a los puertos USB un ratón y un teclado y jugar como si estuviéramos en el PC.

 

Lo bueno del servicio que es que se amolda a la calidad de tu conexión. Si tiene picos o caídas, ajustará de forma automática la calidad de la imagen, para que puedas seguir jugando sin problemas. El “ping” recomendado es de 40, pero hemos podido jugar con ping 45 y no hemos notado ningún tipo de reducción en la calidad de imagen, ni artefactos o saltitos bruscos. Para convencerse hay que probarlo, y por suerte, para salir de dudas están los 3 meses gratis incluidos. Es, sin duda, uno de los puntos más atractivos de Shield TV... pero tampoco es el único.

 

Buceando un poco en la tienda Google Play es posible encontrar juegos y Apps de todo tipo orientadas al juego, como mamedroid, que nos permitirá disfrutar de miles de máquinas recreativas en nuestro televisor (eso sí, los juegos no están incluidos). Todo ello, además, con otro aspecto más a su favor: presionando un botón del pad (el que tiene el dibujo de un círculo) accedemos a los modos de streaming y grabación, que recuerdan al Shadowplay de las tarjetas GTX más recientes.

 

 

Y es que pulsando el mencionado botón podremos activar opciones como comenzar a grabar la partida o rescatar los últimos cinco minutos. O iniciar una retransmisión de Twitch, un servicio que está integrado en toda la experiencia, hasta el extremo de poder conectar una webcam para que se nos vea en pantalla y un headset para que se nos escuche. Y si lo tuyo no es Twitch, ni el vídeo, también puedes tomar capturas para compartirlas en otras redes y servicios. Además,

 

Las opciones de configuración en este aspecto son tan simples como efectivas: podemos guardar vídeos del contenido que estemos jugando hasta en 4K (hay Shield Games que se mueven a esa resolución), mientras que el streaming a través de Twitch no admite una calidad 4K (es alta, pero no UHD). Podríamos seguir hablando más sobre las bondades de Shield TV en el campo de los juegos y su streaming... pero hay otras áreas que también requieren una mención especial..

 

Un completo centro multimedia

Ahora que los paneles 4K están empezando a bajar y es posible encontrar modelos por debajo de los 500 euros -eso sí, sin Android TV ni funciones Smart TV-, otra de las funciones estrella de Shield TV es la reproducción de contenidos en 4K a 60 frames por segundo. Y es que Shield TV es, hoy por hoy, uno de los pocos dispositivos que lo hace y, además, con soltura y sin problemas. Es una delicia ver cómo dos de los principales recursos de contenido 4K, como son Netflix y Youtube, funcionan a estas resoluciones de maravilla en Shield TV.

 

 

Y no solo eso: también existen apps de streaming de canales de televisión, completísimos reproductores multimedia como Kodi (conocido anteriormente como XBMC) o VLC Videolan, apps como PLEX que nos permiten hacer streaming de los medios que tengamos guardados en el ordenador directamente a la tele... ¿Y hemos hablado de Spotify? ¿O de reproducir las canciones almacenadas en Google Music? De verdad, son muchas y muy variadas las cosas que podemos hacer en Shield TV.

 

Eso sí, como hemos dicho al principio, al ser Android TV, no tenemos acceso completo a la tienda Google Play, y muchas aplicaciones básicas se quedan fuera al no estar optimizadas para esta variable del sistema operativo Android. Las podemos instalar, pero no aparecen en el menú principal de Shield TV, lo que hace que acceder a ellas sea más farragoso o nos obliga a cambiar el interfaz que viene de serie por el de otro launcher como HALauncher, que es muy parecido estéticamente.

 

Y es que el interfaz de Shield TV, bautizado como Shield Hub, es otro de los puntos fuertes del dispositivo. Es muy limpio y fluido, y está organizado en varias listas horizontales. La primera hilera se reserva a las sugerencias (en base a nuestras cuentas y, por ejemplo, suscripciones de Youtube) y aplicaciones que tengamos abiertas o funcionando en segundo plano. Si, por desgracia, has visto el salchipapa en Youtube en un ordenador con tu cuenta de Google, eso explica que aparezca aquí...

 

 

En el resto de hileras aparecen las tiendas, los juegos y aplicaciones instaladas, los ajustes y opciones de configuración... Es un interfaz muy simple, pero visual y efectivo que, además, con las últimas actualizaciones ha añadido opciones para personalizar su funcionalidad y apariencia, como poder reorganizar el orden en que aparecen las aplicaciones o incluso cambiar levemente el diseño de Shield Hub.

 

Funciones sorprendentes

Todo, además, está perfectamente integrado con los servicios de Google y así, por ejemplo, desde el Shield Hub podemos hacer búsquedas de todo tipo, desde consultar el tiempo de nuestra ciudad, a ver los últimos resultados de nuestro equipo, etc. Pero lo mejor de todo es que estas búsquedas podemos hacerlas usando la voz. Basta con mantener presionado el botón “Nvidia” del mando, esperar menos de un segundo a que arranque el motor de búsqueda y soltar por nuestra boquita lo que queremos encontrar.

 

Lo hemos probado con búsquedas en castellano, pronunciando “regular” el nombre de algunos artistas anglosajones, soltando términos técnicos... y lo cierto es que casi siempre el resultado de la búsqueda ha sido satisfactorio. Es un funcionalidad realmente útil y que responde muy bien y que, una vez la pruebas, ya no te imaginas el dispositivo sin esa opción. Puedes además ampliar sus opciones de búsqueda añadiendo aplicaciones y servicios que instales, como tiendas, Youtube...

 

 

Y hablando de tiendas. Si, por ejemplo, alquilas o compras una película en la tienda de Google, al pausar la película, el dispositivo automáticamente detectará los actores en pantalla (cada vez más filmes integran esta opción), y podrás consultar datos sobre el actor, su filmográfia, etc. Son solo dos funciones “atípicas”, pero que sin duda permiten disfrutar, en este caso concreto del cine, de una forma muy distinta.

 

Otra opción interesante es Google Cast, que permite transferir el contenido de nuestro teléfono a la pantalla del televisor a través de Shield TV, ya sean juegos (admite incluso multijugador), vídeos grabados con nuestro móvil o fotos. Lo que sea. Es otra funcionalidad más, y si sigues investigando y trasteando, descubrirás que puedes hacer muchas más cosas, todas orientadas a convertir, y de forma más que justificada, tu Shield TV en el centro de ocio del salón.

 

Accesorios: poquitos, pero “matones”

Todas estas opciones se pueden realizar, como hemos dicho, con el mando de juego (del que se venden unidades adicionales por 59,99). Pero también se ha lanzado un mando a distancia, más en la línea de un centro multimedia. Destaca por lo fino, ligero y bien acabado que está (con partes metálicas). Aparte de una “cruceta” de dirección para movernos por los menús y un botón central para aceptar, integra otros elementos más: un botón dedicado a las búsquedas por voz, otro para volver atrás y un último para volver a Shield Hub.

 

 

Además, como el mando de juego, incluye un conector para auriculares (lo que deshabilita la salida de audio por la tele), así como un control de volumen táctil, en la parte central de la mitad inferior del mando a distancia. Es un poco caro (59,99 euros), pero ahora mismo se incluye de regalo en algunas ofertas al comprar Shield TV. De primeras puede parecer un accesorio “inútil”, pero si vas a ver mucho contenido multimedia, pronto se vuelve un aliado indispensable por lo cómodo y lo bien que funciona.

 

Aparte de este mando, solo se ha lanzado un accesorio más: una base para poner la consola en vertical. Como el resto de artículos destaca por su soberbio acabado, metálico, aunque en este caso no estamos ante un accesorio indispensable... salvo porque carezcas de sitio o bien prefieras poner el dispositivo en vertical para que ocupe menos. Eso sí, el invento te va a salir por unos 39,99 euros. Como decimos, no es un mero trozo de plástico: la calidad hay que pagarla, aunque en este caso sea algo menos prioritario.

 

 

Conclusiones

Como usuario de los dispositivos Shield desde Shield Portable, podía hacerme una idea de lo que iba a encontrarme: un dispositivo potente y resuelto para lo que ha sido diseñado, que no es otra cosa que conectarse a la tele y abrir un nuevo mundo de posibilidades. Y vaya si lo abre. Dentro de la parte de juego, eso sí, hay sombras y luces.

 

Por un lado GeForce Now me ha parecido una verdadera pasada, simplemente porque con una conexión “media” funciona francamente bien. Si sigue creciendo e incorporando más juegos y novedades, puede ser una gran alternativa a tener una consola y un PC. Y tranquilo, que si tienes PC en casa, el Gamestream del PC a la tele (con un buen router), también funciona de lujo.

 

 

 

En la otra mano están los Shield Games. No es que sean malos o funcionen mal: es solo que para un jugador de consola/PC, muchos de esos títulos resultan ya “viejos”... Half-Life 2, Portal, Residelt Evil 5 y otros son juegos que tienen altas probabilidades de haber pasado ya por nuestras manos. Siguen siendo grandes juegos, pero les falta el factor “novedad”, como a gran parte del catálogo de Shield Games.

 

Y si nos metemos de lleno en el resto de aplicaciones, como Netflix o Youtube a 4K, la reproducción de medios desde Plex o un disco duro, Google Cast y todo lo demás... pues estamos ante un dispositivo que hoy por hoy no tiene igual en el mercado. Una bestia parda que se mueve con soltura ante formatos que muy pocos dispositivos (y teles con Android TV) mueven así de bien.

 

Los puertos USB y el bluetooth permiten conectar prácticamente cualquier cosa: teclados, ratones, webcams... que ayudan a expandir aún más la experiencia y amoldarla a tus gustos/necesidades. Es, de verdad, un “trasto” todoterreno, que hoy por hoy se ha convertido en el centro de entretenimiento del salón de mi casa. Tenía Smart TV, pero esto es otro nivel, en todos los sentidos.

 

 

Eso sí, no es ni mucho menos perfecto. Como hemos dicho anteriormente, el catálogo de apps disponible es discreto. Están todas las “gordas”, y lo cierto es que para un usuario medio, son suficientes... pero no hubiera estado de más dar facilidades para instalar otras apps. Es posible hacerlo, pero requiere dar muchos rodeos y provocar algún que otro dolor de cabeza para el usuario medio (al instalarlas no aparecen en Shield Hub, por ejemplo). Si se hubiera optado por dar más facilidades al usuario, hubiera sido un plus. O incluir también de serie un navegador web.

 

Por suerte, Nvidia está actualizando de forma regular su dispositivo, incluyendo mejoras de todo tipo (incluidos los accesorios, que prácticamente han eliminado ya el “input lag” que había en un primer momento), lo que sin duda está terminando de dar forma a un dispositivo que, si lo pruebas, ya no podrás vivir sin él. ¿Suena exagerado? Pues si tienes una tele 4K y Netflix mejor no tientes a la suerte...

Lecturas recomendadas