Angry Birds Transformers
Reportaje

Angry Birds Transformers - Review del cómic del juego de Rovio

Por Jesús Delgado
-

Angry Birds Transformers llega en forma de cómic. Planeta Cómic ha editado el primer álbum con este simpático crossover entre los pájaros enfadados de Rovio y los robots transformables de Hasbro. Pájaros y Cerdos como Autobots y Decepticons, ¿quién ganará?

Planeta Cómic nos trae un crossover tan imposible como divertido: Angry Birds Transformers, el cruce que ya hemos visto en dispositivos móviles y que ha hecho que los pájaros y los cerdos de la franquicia de Angry Birds de Rovio se conviertan en Autobots y Decepticons, aunque con una sorpresa, que ya vimos en el juego: un nuevo enemigo en forma de huevos transformados en un tercer e independiente bando. 

 

Angry Birds Transformers

Este cómic es una mini-serie de 4 números que se editó originalmente entre 2014 y 2015 en EEUU de mano de IDW, siendo luego recopilada en un único tomo que en la edición norteamericana se publicó como Angry Birds Transformers: Age of Eggstinction. No obstante, en su edición española, Planeta lo editará en dos tomos de formato álbum. 

La historia de Angry Birds Transformers gira en torno  la adaptación del videojuego, elaborando una narrativa en torno a la historia de este, sentando una premisa muy similar que ya más o menos se nos dejó entrever en este trailer que en su día publicó Rovio. 

 

De hecho, antes hemos dicho que este cómic es básicamente un crossover entre Transformers y Angry Birds. Y esta etiqueta le va que ni al pelo, ya que la historia va de eso. La trama arranca con un choque entre las versiones "clásicas" de G1 (originales) de Transformers, peleando entre sí, cuando Optimus vuela en su nave de vuelta a Cybertron, habiendo recuperado la Chispa Vital. Sin embargo, la intervención de Starscream (siempre Starscream) hace que el objeto salga despedido y acabe en un agujero de gusano, yendo a parar a un planeta situado en otra realidad alternativa y que casualmente está habitado por ciertos cerdos y pájaros. El choque de los eternos rivales con la Chispa Vital (o Chispa Oval) dará lugar a un nuevo, pero no menos divertido, enfrentamiento. 

Para los fans de Transformers y para nuevos lectores

Lo primero que tenemos que tener claro es que Angry Birds Transformers es ante todo un título infantil/juvenil. Usted, señor de cierta edad  y que quiera ver Transformers descuartizándose y/o filosofeando sobre el sentido de la vida, ya tiene cosas como Transformers: More than meet the eye o Transformers: Robots in disguise. Esta serie esta pensada sobre todo para un público joven. Pero eso no significa ni que estemos ante un cómic de baja calidad ni tampoco que este exclusivamente orientada a los más peques de la casa. ¡Todo lo contrario!

Lo que pasa es que tenemos que tener en cuenta el tono y no pedirle peras al olmo. Aún así, ya os decimos que Angry Birds Transformers es bastante divertido y, a la vez, inteligente. Por un lado no solo construye una trama basada en el juego, dotándola de sentido y de contexto, explicando cómo la recurrente caza y pugna por los huevos se convierte en un duelo entre Autobirds y Deceptihogs.

Angry Birds Transformers

Todo ello, además, ocurre con un prólogo totalmente serio y épico, basado en los supuestos habituales de Transformers, protagonizado por las versiones clásicas de estos personajes. Esta parte, precisamente la dibuja Livio Ramondelli, quien también dibuja algunos números de las anteriormente dos citadas colecciones de Transformers de IDW y que también publica Planeta en España. De hecho, parece que el guionista John Barder (quien también escribe Robots in Disguise) quiera establecer ese nexo nostálgico entre esta línea de la franquicia de Rovio y los juguetes de los ochenta.

Ahora bien, cuidado que solo lo intenta. Los diseños de los pájaros y los cerdos como robots bebe más de las películas y de series animadas posteriores que de la serie clásica. Optimus y Bumblebee tienen diseños más cercanos a sus homólogos de las películas de Michael Bay, y el resto se acercan bastante a diseños que van desde los juegos de War for Cybertron o Fall of Cybertron a series animadas como Transformers Animated o Energon. Paralelamente, como curiosidad, el Galvatron de este cómic, así como Drift, se basan en los diseños de la cuarta película, La Era de la Extinción.

En este apartado, Marcelo Ferreira, su principal ilustrador merece mención aparte. El dibujante logra crear un mundo creíble y a tono con los juegos. Los diseños de los personajes, ora en su forma original ora en su forma de transformers, es muy fiel a la estética de la saga Angry Birds, de sus dibujos animados, cortos y material promocional. De ahí que los seguidores de la franquicia  

Angry Birds Transformers

Luego, como os decía al principio, el tono es bastante ligerito. Sí, los protagonistas se dan golpes, se achicharran y se pegan. Pero todo ello en un tono bastante liviano y de manera nada cruenta. Realmente pretende acercar este universo al público infantil, en un formato bastante accesible, por cierto. De ahí que, concluyendo, estemos ante un cómic que gustará casi por igual a jugones de los Angry Birds, fans de Transformers y a los pequeños lectores que estén comenzando en el mundo de los cómics. 

Si os animáis a comprar el primer álbum de dos de Angry Birds Transformers, os indicamos que es bastante fácil encontrarlo en librerías, grandes superficies y tiendas on-line a un precio orientativo de 12,95 euros. 

 

 

Lecturas recomendadas