Reportaje

Los animes de la década de los 80

Por Thais Valdivia
-

Las series de animación japonesa no dejaron de emitirse en esta época en la que podíamos salvar al mundo de la destrucción, visitar cada rincón del planeta en tiempo récord o convertirnos en un experto de la lucha libre. Veamos cuáles fueron los animes de los 80.

Tras el final de los años setenta, el anime consiguió hacerse un pequeño hueco en la televisión gracias a obras que aún permanecen en la memoria de muchos. Durante los años ochenta, llegaron nuevas series que consolidaron aún más el género en nuestro país. Unos animes que, poco a poco, iban agregado momentos de acción y entretenimiento al tiempo que abandonaban paulatinamente la estética infantil y aniñada. Por supuesto, hubo excepciones. Sin más dilación, estás son algunas de las más importantes:

La Vuelta al Mundo en 80 Días

“La cuenta atrás ya comenzó, llegaremos, ¿sí o no? Mi vuelta al mundo va a empezar”. Y junto a Willy Fogg, la vuelta al mundo de numerosos chiquillos también comenzó en los años 80. Fue un anime diferente, basado en la obra original de Julio Verne, que está protagonizado por animales sorprendentes con características y debilidades muy humanas. Aunque la producción era española (por cuenta de BRB Internacional), fueron los japoneses de Nippon Animation y TV Asahi quienes la convirtieron en realidad. La serie se emitió por primera vez en 1983.

WiIly Fogg (Phineas Fogg en el original), nos enseñó a estar preparados a los avances del enemigo, a poner el cerebro en funcionamiento cuando la ocasión lo requiere, a ayudar al que lo necesita y, en especial, a no darnos por vencidos bajo ninguna circunstancia hasta que hayamos visto cómo nuestro mayor deseo se convierte en realidad. Además, otra de las lecciones que aprendimos fue que siempre tenemos a alguien que nos ayuda y apoya en todo momento simple y llanamente por ser nosotros. En otras palabras: el valor de la amistad está presente de principio a fin en esta fantástica y mundialmente conocida obra.

Personajes atemporales como el fiel Rigodón, el divertido Tico, la delicada princesa Romy o el malvado Sullivan conforman el reparto principal de esta historia que nos trasladó a Londres, Hong Kong, París, Mumbai, Tijuana y Singapur, entre otros, para, finalmente, regresar a la capital británica. La única duda es, ¿llegaron a tiempo de ganar la apuesta o no?

La Aldea del Arce

Siguiendo la estela de otras series anime de índole ecologista, llegó a televisión la pequeña conejita Patty, para mostrarnos que la vida en comunidad en un pequeño pueblo habitado por gente de todo tipo no era nada malo, sino todo lo contrario. En ella se mostraban todo tipo de temas que pretendían calar en los más pequeños, y en los no tan pequeños, como la tolerancia y el respeto tanto por los demás como por la propia naturaleza. Sin duda, una de las series más "blancas" de la época de los 80.

De los cincuenta y dos episodios que forman la serie original, en nuestro país sólo se emitieron los veintiséis primeros en esta década, por lo que la obra se quedó incompleta. Años más tarde se pudo ver entera tanto en Canal + como en TVE. Dirigida por Hiroshi Shidara y Junichi Sato, esta producción de Toei Animation consiguió que unos pequeños animales mostraran a través de la televisión sentimientos y emociones totalmente humanas. Por cierto, un dato curioso: la sintonía de la serie fue compuesta por Emilio Aragón.

Comando G 

La Batalla de los Planetas (o Gatchaman en japonés) fue una de esas series de acción que aún perdura en la memoria tanto de los fanáticos del manganime como de los que no lo son tanto gracias a la espectacularidad de los episodios y las peleas que se mostraban. Emitida por TVE a principios de los 80, la obra sigue a cinco jóvenes (Timmy, Kio, Jason, Mark y Princesa) que luchan contra los alienígenas del planeta Spectra que quieren dominar la Tierra y que no pararán de atacar hasta conseguirlo.

El poder de la amistad y el trabajo en equipo se mostraban de manera muy fidedigna y real gracias al elenco de protagonistas que vestían esos trajes tan especiales, cada uno con su color propio, y su casco específico. Tampoco podían faltar los momentos de humor que le daban algo más de variedad al desarrollo de la trama.

Bien es recordada también la introducción de la serie interpretada por el grupo infantil más famoso de la época, Parchís. Un tema que tiene ese toque especial que consigue que se te quede pegado en la mente y no puedas olvidarlo fácilmente. Y es que los integrantes del Comando G siempre alerta están.

D'Artacán y los tres mosqueperros

Basada en la obra de Alejandro Dumas, Los tres mosqueteros, esta producción hispano japonesa fue creada por Claudio Biern Boyd (y desarrollada por Nippon Animation) y tenía como principal objetivo llevar esta apasionante historia al público infantil desde una estética en la que los personajes estaban representados en su versión más animal.

Juntos, Amis (Aramis), Dogos (Athos) y Pontos (Porthos), los llamados mosqueperrros, unen sus fuerzas con D'Artacán para luchar contra el malvado cardenal Richelieu. Pero, como no podía ser de otra manera, también hay hueco para el amor. Nuestro cánido protagonista se enamora perdidamente de Julieta (Constance Bonacieux), persona de confianza de la reina. Ella es otro de los motivos que empujan a D'Artacán a seguir luchando.

Las peleas a espada, los giros de guión y, al igual que el resto de obras de la época, la canción de inicio llevó a D'Artacán y los tres mosqueperros a la cima televisiva de los animes emitidos en los ochenta.

Tal fue su éxito entre los más pequeños (se emitió por primera vez en 1982), que se realizó una segunda temporada de otros veintiséis episodios llamada El retorno de D'Artacan y que adaptaba la obra El vizconde de Bragelonne. Estos nuevos episodios, que conservaban toda la magia y la buena animación de la primera parte, mostraban todo lo acontecido justo después del final de la anterior temporada.

Durante esta década, se dio el caso de que algunas series manganime muy famosas sólo se emitieron en determinadas cadenas locales, llegando sólo a uno pocos afortunados. Este es el caso de:

Dr. Slump

Las travesuras de la pequeña y adorable Arale llegaron únicamente a Cataluña (TV3), Valencia (Canal 9), Galicia (TVG) y País Vasco (ETB 1) a mediados de los años ochenta y posteriormente se volvieron a emitir. El resto de España no pudo disfrutar de la serie en las cadenas generalistas, además de que el doblaje al castellano no se realizó hasta el año 2011. Actualmente se puede encontrar en formato DVD.

Adaptación de la serie del mítico mangaka Akira Toriyama, Dr. Slump derrocha simpatía por los cuatro costados gracias a la falta de sentido común del robot femenino desarrollado por el profesor Sembei Norimaki. A la protagonista, Arale, se le une un plantel de personajes a cada cual más especial y divertido.

El humor absurdo y la locura eran la tónica en cada aventura desarrollada en Villa Pingüino, lugar al muchos pequeños soñaron con ir durante su tierna infancia. Años más tarde llegó a televisión un anime, también basado en una obra de Toriyama, protagonizado por un niño con cola de mono que siguió la estela de Dr. Slump y que se convertiría en todo un fenómeno.

Musculman

Dejando a un lado los mensajes ecologistas y las moralejas, nos encontramos con un anime lleno de humor y sarcasmo que sólo se emitió en las cadenas Canal 33 (Cataluña) y Canal 9 (Valencia). Un príncipe caído del cielo que practica la lucha libre al tiempo en que salva al mundo es el punto de partida de esta serie que tiene un buen sabor a ajo (alimento que proporciona a Musculman una fuerza sobrehumana) y que ahora es adorada por todos los chavales que pudieron disfrutarla en su momento.

Toei Animation es el estudio que se encargó de animar esta disparatada, pero muy recomendable historia, que se basa en el manga de Yudetamago.

Pirata Espacial Capitán Harlock

La nave Arcadia abrió sus puertas a los niños catalanes y andaluces que se encontraron con una historia algo más oscura y adulta que todo lo visto anteriormente. Ése fue uno de los factores que propiciaron su éxito. La nostálgica y peculiar personalidad de Harlock y del resto de su tripulación sorprendió, no sólo a Tadashi Daiba (personaje importante en la trama), sino a los espectadores que encendían sus televisores con ganas de disfrutar de una buena historia de ciencia ficción en la que los piratas espaciales surcaban el universo con tal de vivir aventuras.


El anime que adapta el manga del mítico Leiji Matsumoto cuenta con una animación y una banda sonora que, en aquella época, era de lo mejor que se podía encontrar, por lo que no es de extrañar que forme parte de la lista de las mejores series de animación de todos los tiempos.

Con esto acabamos nuestro repaso a los años 80. Pero atentos, que la semana que viene nos lanzaremos de cabeza a por los 90. Ya se ven en el horizonte bastones mágicos, campos de fútbol kilométricos y armaduras sagradas...

Lecturas recomendadas