Blu-Ray 4K
Reportaje

Un año de Blu-Ray 4K - Catálogo en España y prestaciones

Por Daniel Quesada
-

Locos como estamos por la carrera del 4K en las consolas... ¿En qué punto se encuentra el Home Video? ¿Está calando el Blu-Ray 4K? Un año después de su puesta de largo, repasamos las funciones y situación actual del formato.

Estamos inmersos en una constante revolución tecnológica dentro del sector consolero: la llegada de Xbox One X es inminente y tiene que coexistir con unas PS4 Pro y Nintendo Switch en plena ebullición. Paralelo a esta batalla consolera hemos tenido el nacimiento de nuevos formatos de cine en casa. Así, a lo tonto, el Blu-Ray 4K lleva un año con nosotros. Pero, ¿hasta qué punto se está extendiendo este nuevo formato de vídeo UHD en nuestros hogares?

¿Qué es el Blu-Ray 4K?

El Blu-Ray 4K, también conocido como Blu-Ray UHD, es un nuevo estándar de home video cuya intención es sustituir al Blu-Ray "normal", gracias a su superior calidad de imagen y sonido. Por un lado, permite mostrar películas en una resolución 4 veces superior a la del Blu-Ray, hasta alcanzar los 3840x2160 píxeles a 60 frames por segundo (aunque es cierto que la mayoría de películas actuales no alcanzan esa tasa de frames).

Por otro, son compatibles con HDR (High Dynamic Range), lo que implica un mayor rango de luz y colores. En pocas palabras, los blancos son más blancos y los negros más negros, además de que vemos más variaciones de un mismo color. No todos los discos tienen por qué ofrecer HDR, pero la realidad nos está mostrando que esta función está disponible en la mayoría de ellos.

4K Ultra HD Flyer

En cuanto al sonido, los Blu-Ray 4K son compatibles con Dolby Atmos, una reciente tecnología de sonido envolvente que también nos envía el sonido desde arriba. Existen Blu-Rays estándar que son compatibles con Dolby Atmos, pero es más común en los 4K.

Por supuesto, todo esto requiere una mayor capacidad de almacenamiento. Mientras que los Blu-Rays ofrecían 25 o 50 GB, los Blu-Ray Ultra HD abarcan desde los 33 hasta los 100 GB. La tasa de transferencia también sube. De los 54 Mbps de los Blu-Ray pasamos a los 82 o 128 Mbps.

¿Se traduce eso en una mejor experiencia?

Según se mire (nunca mejor dicho). Para empezar, lógicamente necesitas un equipo adecuado para disfrutar del formato, como luego veremos. Si disponemos de ello y vemos una película en 4K con HDR "a tope de power", sí que se nota el salto respecto al Full HD. La imagen es claramente más limpia, lo que se manifiesta sobre todo en planos donde haya muchos elementos en pantalla, letras... Podremos notar cómo hasta los detalles más pequeños están enfocados y legibles, si es que esa era la intención de la película.

El caso del HDR es un pelín más subjetivo y se nota particularmente "hacia abajo". Es decir, si simplemente veis la peli quizá no os deis cuenta de lo detallado del colorido o la luz. Se ve bien, pero los ojos no quedan maravillados, por así decirlo. Ahora bien, si hacéis el experimento de verlo primero con el HDR activado e inmediatamente después desconectáis esa función en la TV, notaréis cómo pierde la imagen. "Leñe, pues sí que se nota", pensaréis. Como suele pasar con estas cosas, el ojo se acostumbra muy rápido a lo bueno, pero en el agravio comparativo sale ganando claramente el HDR.

También hay que tener en cuenta la calidad del master. Es decir, puedes tener todos los píxeles y colores que quieras, que si la "materia prima" no tiene mucho que ofrecer, no vas a llegar a ningún lado. Así, películas más recientes como Infierno Azul o las Resident Evil se ven de lujo en 4K HDR, pero la original de Cazafantasmas no nos va a proporcionar una experiencia revolucionaria, que digamos. El último punto a tener en cuenta en la ecuación es el tipo de HDR. Existe el HDR-10 (más extendido, pero ligeramente inferior) y el Dolby Vision, que ofrece un espectro de brillo y profundidad de colores más amplio, pero no es tan común. Por lo general, tanto los televisores como los reproductores de Blu-Ray 4K que encontréis serán HDR-10, aunque LG y varios teléfonos móviles sí se atreven con Dolby Vision.

TV 4K HDR

Además, muchos os preguntaréis, ¿y qué gano yo con este formato, si plataformas como Netflix o Youtube ya te muestran vídeo 4K? Es cierto que es posible alcanzar esa resolución por streaming, pero por un lado hace falta un ancho de banda algo alto (Netflix recomienda un mínimo de 25 Mbps) y, por otro, alcanzar la resolución no implica alcanzar el mismo nivel de detalle. Como hemos dicho, los Blu-Ray 4K transfieren los datos a una velocidad de al menos 82 Mbps, mientras que con Netflix en 4K difícilmente superarás los 15. Por tanto, la imagen con el Blu-Ray es más "limpia", menos comprimida. Es cierto que, con el grado de detalle en el que se mueven esas resoluciones, el ojo poco entrenado no notará diferencia, pero de nuevo, al comparar ambas experiencias inmediatamente, el Blu-Ray UHD sale ganando. Eso sí, hoy en día Youtube puede mostrar vídeos en 4K y 60 frames por segundo a un máximo de 68 Mbps, lo cual es una marca bastante cercana a la del disco. Otra cosa es que encontréis muchos vídeos con esas prestaciones hoy en día...

La gran duda es... ¿La creciente apuesta por el formato digital, también en cine y series, hará que el formato físico del Blu-Ray 4K no acabe de cuajar, teniendo en cuenta lo fino que hay que hilar para notar sus diferencias? Probablemente, la cosa se decida en los próximos meses. Como veremos más adelante, disfrutar de la experiencia 4K HDR en buenas condiciones sigue siendo caro, pero el principal matiz está en la TV, por lo que el formato físico y el digital estarían en el mismo barco. Si el Blu-Ray Ultra HD comienza a bajar los precios de los discos, la tendencia podría comenzar a beneficiarle.

Pero... ¿Hay catálogo?

Es cierto que, a día de hoy, el catálogo de películas en Blu-Ray 4K no puede competir con el que posee el Blu-Ray estándar. En España, la división de Home Video de Sony Pictures es la que tiene una mayor oferta, ya que distribuye a varias compañías más allá de la propia Sony. Actualmente tienen unas 50 películas en catálogo, que van desde lanzamientos recientes como Warcraft: El Origen, Resident Evil Vendetta, Ghost in the Shell o La La Land hasta clásicos como Dentro del Laberinto o Cazafantasmas. En el futuro inmediato, veremos pelis como Spider-Man Homecoming o Encuentros en la Tercera Fase.

Resident Evil Ultratumba en Blu-Ray 4K

Fox y Waner también son bastante activas y tienen disponibles grandes títulos como El amanecer del Planeta de los Simios, Logan o Mad Max. En estos días llegan Alien Covenant o Blade Runner: El montaje final. En total, hay cerca de 90 películas disponibles en España (cifra que aumentará notablemente en la campaña de Navidad), pero hay que destacar ausencias notorias. En particular, Disney, que hasta ahora no había añadido ninguna película a la lista. Su primer Blu-Ray 4K ha sido la reciente Guardianes de la Galaxia vol. 2. Esperemos que se animen a partir de ahora (incluso con clásicos de "fondo de armario" de su división de animación o con las propias películas de Star Wars). Tampoco es posible encontrar películas de anime, las cuales podrían suponer una gozada visual con las especificaciones del Blu-Ray 4K.

Blu-Ray 4K discos
En cada estuche de Blu-Ray 4K encontramos el disco en ese formato y un Blu-Ray con la película "estándar" más los extras.

Otro problema actual del formato es su precio. Un lanzamiento reciente en Blu-Ray 4K suele tener un precio de 29,99 euros. Entre los títulos más "antiguos" se pueden encontrar películas como Deadpool o Star Trek que se quedan más bien en la franja de los 24 ó 25 euros, pero la cosa no baja de ahí, al menos oficialmente. Lo ideal es esperar a campañas tipo Black Friday, Navidad, etc., para encontrar alguna oferta que rebaje esos precios.

Aparte de la novedad del formato, estos precios tienen otra explicación: además de la película en Blu-Ray 4K, el pack suele incluir también la versión en Blu-Ray estándar, por si queremos verla en un dispositivo diferente (no es precisamente sencillo encontrar reproductores de Blu-Ray UHD en todos los hogares, que digamos). Además, los extras de la película suelen venir en ese disco Blu-Ray.

¿Qué necesitas para usarlo?

No os vamos engañar: disfrutar del Blu-Ray 4K sigue siendo caro hoy en día. Ahora bien, si jugáis bien las cartas, podéis quedaros listos para las mejores prestaciones tanto en cine como en juegos. Vayamos por partes:

Xbox One S y Blu-Ray 4K
  • Hace falta una TV preparada para 4K. Esto es de cajón, pero no debemos olvidar que no todas las teles 4K ofrecen HDR. Se puede seguir disfrutando del Blu-Ray 4K sin el HDR, claro, pero ya que te pones a "invertir", mejor hacerlo bien, ¿no? Además, lo ideal para disfrutar de las ventajas del formato como merece es apuntar a tamaños altos: de 49 pulgadas para arriba. De nuevo, e posible jugar en pantallas menores, pero si te vas a gastar los cuartos, mejor sacar partido a la inversión... Cuanto más grande sea la pantalla, más partido sacarás a una resolución y detalle tan ambiciosos como estos. No desesperes, porque es posible hacerse con televisores "suficientes" por unos 600 euros, aunque no vayan a tener el tamaño de pantalla ideal. Un ejemplo sería la serie 6000 de Philips, que no es para tirar cohetes pero incluye todas las funciones deseables a un precio asequible. Si os lo podéis permitir, lo recomendable es apuntar a marcas con más solera en este espectro. La familia Sony XE9005 o, sobre todo, la Samsung KS7000 son verdaderos "pepinos" que os vendrán de lujo tanto para ver películas como para jugar en 4K. Quizá el sonido no sea tan robusto como en otros modelos, pero con su rango de precios suponen la mejor opción posible. Los hay en 49 pulgadas, pero nuestra recomendación sería ir a por 55 pulgadas por unos 1500 euros. Nosotros probamos tanto Blu-Rays 4K como juegos 4K en una KS7000 de 65 pulgadas (en torno a 1800 euros) y la sensación es brutal.
  • Por otro lado, necesitas un reproductor de Blu-Ray UHD. Ya existen muchos reproductores diferentes y los precios han bajado bastante, con la línea Panasonic DMP-UB400 como uno de sus principales valedores. Por unos 480 euros tendréis la mejor calidad posible en imagen y sonido. Si preferís no gastaros tanto, los LG UP970 se pueden conseguir por algo más de 200 euros. No ofrecen tanta flexibilidad en cuanto a opciones alternativas (streaming a través de muchas plataformas, etc), pero cumplen con su objetivo. Ahora bien, como supondréis, nuestra recomendación absoluta es Xbox One S, que puede ser vuestra por 279 euros con cuatro juegos de regalo. Como sabréis, la consola incluye reproductor de Blu-Ray 4K, así que por ese precio tan asequible os hacéis con un consolón, 4 juegos y el reproductor. La opción B sería esperar al 7 de noviembre y hacerse con una Xbox One X por 499,99 euros. Esta consola también está preparada para reproducir Blu-Ray 4K y, además, es la consola más potente que existe de cara al juego 4K y HDR, por lo que aprovecharéis la TV doblemente. ¡Ah! Por si os quedaba alguna duda: no es posible reproducir Blu-Ray 4K en PS4, ni siquiera en la versión PS4 Pro.
  • Por último, hace falta un cable HDMI 2.0b o superior para poder transmitir toda la información del reproductor a la TV. Lo ideal es un cable con certificado Premium (tienen una etiqueta especial), que son los que dan la mejor calidad. Por unos 15 ó 20 euros podéis comprar un HDMI que cumpla los estándares. ¡Al fin algo baratito!
  • Para rematar la faena, lo óptimo es hacerse con un set de amplificador + altavoces compatibles con Dolby Atmos. Hay conjuntos de gama más baja que pueden salirte por algo más de 600 euros. Lo más fácil es encontrar barras de sonido compatibles con Dolby Atmos, que dan un resultado bastante convincente... Pero suelen acercarse a los 1000 euros, si no superarlos. En general, si ya disponías de un 5.1 o 7.1 de buena calidad (Dolby Digital Plus o DTS-HD, por ejemplo) en el pasado, quizá no te compense invertir de nuevo, ya que vas a necesitar una inversión estratosférica para sacar partido a los matices del Dolby Atmos.

En definitiva... ¿Debes comprarlo?

A día de hoy, el Blu-Ray 4K ofrece una experiencia cinematográfica en casa magnífica, detallada y cristalina, superior a la del Blu-Ray... Y a años luz de la del DVD. Ahora bien, sigue siendo una apuesta cara, algo elitista teniendo en cuenta el gasto que conlleva (principalmente, por la TV). Nuestra recomendación es que te lances a por ello solo si te puedes permitir un gasto alto (teniendo en cuenta TV+reproductor, apuntar a los 1000-1500 euros). Para ir a por las medias tintas, es mejor quedarse con el Blu-Ray, que sigue ofreciendo una estupenda calidad de imagen e incluso se reescala de forma convincente en muchos televisores recientes. 

Seguro que muchos pensaréis: ¿no pasará como con el Blu-Ray 3D, que se ha quedado muerto de risa? Bueno, digamos que el tema de las 3D era una experiencia más "forzada", que obligaba al espectador a usar gafas (y tener un número suficiente de ellas), mientras que la mejora con el 4K es más natural, no requiere nada por nuestra parte... Más que aflojar la pasta, claro.

Es de esperar que esta campaña de navidad marque un nuevo punto de inflexión en el que las TV 4K comiencen a convertirse en algo más habitual dentro del hogar medio, por lo que seguramente dentro de medio año o un pelín más sea bastante más asequible saltar al Blu-Ray 4K con todas sus consecuencias. Ahora bien, si no puedes esperar, quieres un Home Cinema a la última y la hipoteca no te supone un problema (felicidades, por cierto), prepárate para disfrutar de una experiencia audiovisual sin parangón.

Lecturas recomendadas