Reportaje

La antigua Hobby Consolas: Otaku manga

Por Daniel Quesada
-

Nuestro viaje semanal por la antigua Hobby Consolas vuelve a centrarse en una sección que ya desapareció, pero que todos recuerdan: Otaku Manga. Tan educativa como polémica, se convirtió en una de las lecturas más conocidas de Hobby a mediados de los 90.

Desde que el número 18 de Hobby Consolas (con su portada de Dragon Ball) se convirtiera en el más vendido de su historia, en la redacción se quedó ese run-run de sacar más partido a las viñetas que venían de Japón. Hubo varios reportajes al respecto, pero la apuesta más directa tuvo lugar en el número 53 de la revista (de nuevo con Goku en portada, por cierto), allá por 1996, cuando se estrenó la sección Otaku Manga.

 

En la génesis del proyecto estuvo Sergio Herrera, todo un experto sobre manga, que meses atrás había asesorado a la revista en reportajes sobre Bola de Dragón y otras series de moda. A partir de entonces, él tomaría la identidad del Gran Maestro de las Artes Parciales y todos los meses dedicaría cuatro páginas (a veces más, a veces menos) a repasar las novedades sobre manganime que estaban en boga en Japón, pero también sobre los lanzamientos que iban a tener lugar en España o las ferias más destacadas, como el Salón del Manga de Barcelona. Al final de cada sección, se despedía con un Matta raigetsu!!... O lo que es lo mismo: "hasta el mes que viene", en japonés.

 

Las primeras entregas estuvieron centradas sobre todo en los mangas basados en videojuegos. Street Fighter, Darkstalkers o The King of Fighters eran lo más popular del momento (sí, la lucha estaba en una etapa dorada), así que sus versiones en viñetas se multiplicaban.

 

 

El éxito de la sección fue inmediato y contundente. Las cartas a El sensor así lo manifestaban y hasta se contó con la colaboración especial de Nacho Fernández (el dibujante de Dragon Fall) para que dibujara un "personaje-mascota" para la sección: un chaval con camisa de fuerza, que leía una Shonen Jump con los pies. No en vano, el subtítulo de la sección era "locos por el manga".

 

Con el paso del tiempo, en Otaku Manga se fueron abordando otras temáticas, como las ferias japonesas, los videojuegos más populares para los nipones (por aquel entonces, nos parecía toda una rareza que los juegos musicales pudieran encandilar a alguien)... O una extraña costumbre llamada cosplay, de la que nadie había oído hablar en la piel de toro, pero que parecía pegar fuerte entre los japoneses. ¡Seguro que eso nunca sucedería en España! Ejem...

 

 

Ahora bien, si hay algo por lo que esta sección será más recordada, es por su repaso a las parodias eróticas de videojuegos. Sí, hoy lo llamaríamos hentai, pero en aquellos tiempos nadie había oído semejante palabro. El primer reportaje en esta línea tuvo lugar en el número 55 y dejó con cara de "what the fuck" a los lectores de media España. Nunca antes se había mostrado semejante explicitud sexual en la revista ni, seguramente, en ninguna publicación juvenil. Los cándidos lectores de Hobby Consolas, muchos de ellos en plena adolescencia, habían visto cumplido un placer oculto donde menos lo esperaban...

 

Tenéis que entender que estábamos en una época en la que Internet acaba de nacer como aquel que dice, de tal forma que conseguir material subidito de tono pasaba irremediablemente porque te vieran la cara colorada en la librería especializada, cuando pagabas por el cómic erótico de turno. Gracias a la sección, se podían ver escenas "prohibidas" sin que los padres de los lectores se enteraran. "Ya está el chiquillo leyendo sobre videojuegos otra vez", debió de pensar más de uno, mientras el chaval tenía los ojos como platos.

 

Pero ese no fue el caso de todo el mundo. Muchos lectores se sintieron molestos porque se les intentara colar "tías en pelotas" porque sí en lo que en esencia era una revista de videojuegos. La polémica no tardó en estallar y ocupó varias entradas de la sección Tribuna Abierta (ya sabéis, el "foro" de la época).

 

 Aunque las quejas fueron numerosas, el éxito de la propuesta fue grande, por lo que estos reportajes se sucedieron varias veces en la revista. Pero muchos lectores siguieron mostrando su indignación por el tema, lo que provocó que terminaran por soterrarse poco a poco los reportajes sobre erotismo.

Otaku Manga siguió en funcionamiento durante 6 años. Dos circunstancias acabaron con ella. Por un lado, la caída del interés por el manganime a finales de los 90 (poco después vovlería a revitalizarse con series como Naruto o Fullmetal Alchemist). Por otro, y sobre todo, los continuos desacuerdos entre Sergio Herrera y la redacción de la época. por lo visto, Herrera acabó muy mosqueado por las continuas cortapisas a las que se veía sometido, mientras que el otro "bando" decía que él era poco disciplinado. Hoy en día, Sergio trabaja como diseñador gráfico. Si os pica la curiosidad, podéis seguirlo vía Twitter.

Hace casi quince años que la sección cerró sus puertas, pero muchos lectores veteranos la siguen recordando como el conjunto de páginas que les enseñó a asomarse a las costumbres de Japón, a las últimas tendencias en ese críptico arte llamado manga... O a las escenas imposibles en las que Chun-Li cometía el acto "sesuar". Pronto volveremos con otras historias del abuelo. Hasta entonces os digo... Matta raishuu!!

Otros repasos a la antigua Hobby Consolas

Si queréis conocer otros momentos clave de la historia de Hobby Consolas, no dejéis de leer nuestros reportajes:

Lecturas recomendadas