Reportaje

Arcade Land para PS4, un videojuego con alma

Por Alejandro Alcolea
-

El análisis de Arcade Land para PS4 no será un análisis convencional como los que estáis acostumbrados a leer en HobbyConsolas. Y es que, estamos ante una de esas ocasiones que se cuentan con los dedos de una mano en las que un videojuego transciende su propio medio para convertirse en algo mucho mayor.

En HobbyIndustria, nuestra página dedicada a hablar de todo lo que tiene relación con la industria del videojuego en España, una industria que hay que apoyar para favorecer su crecimiento, os hemos hablado mucho sobre Arcade Land, un juego que nos hizo vivir una de las presentaciones más emocionantes que un servidor ha tenido el gusto de presenciar y que, según PlayStation España, ‘’se trata de un videojuego que cumple todos los objetivos de PlayStation como compañía, ya que es una herramienta para transmitir valores sociales, sobre todo a los niños’’.

¿Por qué es tan especial? Arcade Land ha sido desarrollado por los madrileños de Koth Studio y Helping Marketing Social gracias a la financiación de PlayStation España y Obra Social La Caixa y se trata de un videojuego creado para que todo el mundo pueda disfrutar de los videojuegos, literalmente.

Y es que, Arcade Land permite jugar tanto con el Dualshock 4, el mando tradicional de la consola, como con PlayStation Camera, un nuevo control que permitirá que personas con movilidad reducida, parálisis cerebral y diversidad funcional puedan jugar, por fin, a la consola.

Hay muchas personas con parálisis cerebral que juegan a las consolas y lo hacen perfectamente. Sin embargo, coger el mando les provoca situaciones de tensión muscular que no les beneficia en absoluto, pudiendo producirles a la larga, según los fisioterapeutas, posturas ‘viciadas’ que les perjudiquen en un futuro.

Koth Studio y Helping se preguntaron antes de emprender el desarrollo ‘’¿Cuál es la principal causa de invalidez en la infancia?’’ En ese momento pusieron su foco sobre la parálisis cerebral, un trastorno psicomotriz que afecta en España a 2,5 de cada mil nacimientos. Comenzó así la aventura de desarrollar un videojuego que no estuviese adaptado sino que se concibiese desde el principio para el máximo número de jugadores posible.

No ha sido sencillo: ha habido momentos difíciles, tanto personales como técnicos, e implementar el control por cámara de una forma precisa y adecuada a los jugadores con diversidad funcional no ha sido fácil pero, por fin, Arcade Land ya está a la venta en formato digital en PS4 a un precio de 9,99€ y le hemos dedicado un buen puñado de horas a sus modos de juego, tanto con mando como con cámara, para ver cómo funciona el videojuego.

Los clásicos lucen mejor que nunca

Arcade Land se compone de un total de seis juegos arcade (o clásicos, o los de toda la vida, como queráis llamarlos) que son, ni más ni menos que, recreaciones de Arkanoids, PacMan, Snake, Space Invaders, Pong y Frogger. Se trata de seis de los juegos más jugados de toda la historia que han tenido versiones desde su lanzamiento para casi todas las plataformas, tanto móviles (los clásicos Nokia, cuando molaban, con el Snake), como relanzamientos en consolas como Xbox 360 (al producirse la explosión ‘Arcade’ en la plataforma de Microsoft).

Nuestra aventura en Arcade Land comenzará con nuestro héroe, el chaval rubio que veis en las imágenes, llegando a la Isla. La Isla será el ‘lanzador’ desde el que elegiremos los diferentes juegos y, antes de pasar a ver cómo funciona cada uno de ellos, hay algo importante que quiero señalar: todos y cada uno de los juegos arcade incluidos en Arcade Land (más de 100 niveles de juego en total) están contextualizados a la perfección dentro de la Isla.

Aunque podremos jugar cuando queramos a cada uno de los juegos, podemos empezar por Las Catacumbas (Space Invaders) o por El Patio (Snake), si los jugamos en orden veremos como Koth Studio ha realizado un soberbio ejercicio de diseño para dotar de coherencia a los escenarios del juego.

Como veis en las imágenes, la llegada a la Isla se produce mediante un puente. Éste será el escenario de la recreación de Arkanoids. El puente se irá cayendo y tendremos que romper los ladrillos para reconstruirlo y avanzar a través de 30 niveles cuya dificultad irá creciendo progresivamente. Como era de esperar, tendremos potenciadores como disparos automáticos, varias bolas, plataforma de rebote mayor, tiempo bala, etc.

La jugabilidad en todas las recreaciones os sonará a todos y cada uno de vosotros pero, y esto también hay que decirlo, hay juegos que son más reconfortantes de jugar que otros. En el Puente (Arkanoids) encuentro que la bola va demasiado lenta cuando manejamos el juego con Dualshock 4, algo que también me ha pasado en las Catacumbas (Space Invaders). Estos dos juegos los encuentro bastante lentos mientras que otros como la Cámara (Pong), el Patio (Snake), el Templo (Frogger) o el Núcleo (PacMan) no sólo funcionan de maravilla y tienen un ritmo adecuado sino que, sin exagerar, me han ocupado varias horas de juego.

Arcade Land tiene muchas cosas estupendas y una de ellas es la capacidad de viciar a un jugador que no sólo ha echado muchas horas a estos juegos en otras plataformas sino que consigue traerlas de vuelta con un apartado artístico y gráfico muy fresco y actual. Sin embargo, la joya de la corona del juego es el control con la cámara de PS4.

Explotando PlayStation Camera

La decisión de Koth Studio de crear un videojuego que, desde el principio, tiene a los jugadores con diversidad funcional como público dentro del objetivo no sólo implica ampliar el abanico de público sino explotar las capacidades de PSCamera, un periférico que no ha aprovechado nadie durante esta generación, a excepción del minijuego de robots que sirvió para promocionar la cámara.

Implementar PS Camera como un controlador más del juego implica afinar el dispositivo, tanto a nivel de hardware como de software, lo máximo posible para que la experiencia de juego sea satisfactoria. En este apartado, Koth Studio se ha ‘peleado’ con el dispositivo para mejorar el software del mismo y poder utilizarlo como método de control.

PS Camera funciona muy bien en casi todos los juegos de Arcade Land, obligándonos a mover la cabeza para delante y para atrás en algunos juegos, como Pong, y para los lados en otros, como en Arkanoids. El problema lo encuentro en juegos como Snake, donde movemos la cabeza lateralmente para controlar la serpiente, algo que nos hará liarnos en algún momento, y en PacMan, donde moveremos la cabeza en cuatro direcciones, convirtiendo el juego en una auténtica locura si lo jugamos con la cámara.

No es un problema de que el control por movimiento no funcione, en absoluto, simplemente hay juegos donde es más difícil implementarlo aunque, eso si, se pueden jugar perfectamente.

Por último, la jugabilidad con la cámara se adapta al dispositivo, reduciendo la velocidad de la bola de la Cámara (Pong) o de las bolas de el Puente. Además, en la recreación de Arkanoids, el personaje disparará automáticamente y de forma continua sin necesidad de hacer nada especial (cuando jugamos con Dualshock 4 debemos pulsar la X)

Clásicos de actual generación

El apartado audiovisual de Arcade Land es bastante interesante. El juego está creado con Unity (otra odisea para implementar PlayStation Camera) y presenta elementos interesantes, como una iluminación muy buena que se puede apreciar en juegos como PacMan o Frogger. Hay varios efectos vistosos en cada uno de los juegos y, como único punto negativo encontramos algún bajón de frames en fases donde se juntan muchos elementos en pantalla (sólo me ha pasado en Arkanoids).

Donde no hay nada que reprochar es en el diseño del juego, Ya os hemos contado que las zonas están inspiradas en partes de la isla y el diseño es coherente con dichas zonas. Además, como estamos en una especie de templo maya o azteca, encontramos esqueletos como enemigos o diseños bastante llamativos tanto de la serpiente como de los niveles del Templo (Frogger).

La música es muy sencilla pero realmente pegadiza, recordando enormemente al clásico Crash Bandicoot y su tema principal del menú.

Un videojuego con alma

La labor que han realizado Koth Studio y Helping es digna de todas las alabanzas posibles. No sólo han creado un videojuego que, literalmente, está hecho para todo el mundo sino que, además, como videojuego funciona perfectamente. Hay juegos más o menos divertidos con el mando (debido a  su velocidad) y algunos que son un poco locura con la cámara (como PacMan), pero, por norma general, Arcade Land os divertirá lo juguéis con el controlador que lo hagáis.

Algo muy importante de Arcade Land es que,  el juego no pretende ser terapéutico sino entretener a todo aquel que lo pruebe. Divertir, al fin y al cabo, a cuantas más personas mejor. Se echa en falta un modo multijugador, ya sea offline u online, algo que el estudio ya está estudiando implementar en un futuro, pero lo que ofrece convierte a Arcade Land en un juego casi perfecto.

‘’De los más de 500 lanzamientos que he realizado durante mi carrera, el de Arcade Land es el más especial’’, comentó Juanjo González, ex de Microsoft y Electronic Arts, durante la presentación de Arcade Land. Sin lugar a dudas, debe ser muy especial haber creado un videojuego como este, un título que no sólo realiza una labor social impresionante sino que, además, es capaz de utilizar PlayStation Camera como ningún otro estudio ha hecho durante esta generación, algo que también hay que aplaudir.

Con pequeños gestos como el mando de PS4 adaptado que un empleado de SONY regaló a un chaval con parálisis cerebral que no podía jugar bien a The Division o grandes apuestas como Arcade Land, el sector de los videojuegos contribuye a crear un mundo un poquito mejor.

Lecturas recomendadas