Reportaje

Armada, del autor de Ready Player One - Review

Por Jesús Delgado
-

Armada es el segundo libro de Ernerst Cline, autor de Ready Player One. En esta nueva obra, Cline propone la ardua defensa de la Tierra contra los aliens a manos de... ¡Vosotros, los gamers!

¿Si los aliens nos invadieran, quién nos salvaría? ¿Las Fuerzas Armadas, Will Smith en su avión, Superman...? ¡No, chicos! Seríais vosotros: los gamers. Armados con vuestro mando, y frente a una pantalla, vosotros seríais la última esperanza de la Tierra contra una invasión de drones alienígenas, controlados por unos invasores con muy mala leche, que pretenden eliminarnos.

No, no se nos ha ido la pelota, ni "Jesús ha vuelto a pasar demasiadas horas jugando otra vez a la trilogía Mass Effect". Lo que pasa es que de eso va precisamente Armada, el nuevo libre de Ernest Cline, autor de otro libro para gamers: Ready Player One, del cual os hablamos no hace mucho en una reseñita bastante picada y que gustó y disgustó a partes iguales.

En este libro, Cline relata la historia de Zack Lightman, un estudiante de último año de instituto que vive con su madre. Zack, un adolescente con problemas de ira, es un fiera jugando a los MMO de simulación bélica Terra Firma y Armada. Pero es en el segundo en donde destaca, gracias a sus excepcionales dotes como piloto. Sin embargo, su proyección de futuro no da para más. Y es que a Zack no le interesa más que éstos, ya que hasta su trabajo después de la escuela es una tienda de videojuegos a jornada parcial. Y aunque es incierto su futuro, su porvenir se vuelve más negro cuando descubre que los enemigos del videojuego no solo son reales, sino que a él y a otros cientos de jugadores les encargan la difícil tarea de defender la Tierra de un inminente ataque invasor. ¿Estará la destreza jugona de Zack a la altura, o el juego quizá se habrá vuelto demasiado real para él?

¡Esto NO es una secuela ni un autoplagio!

Si pensáis que Armada es una segunda parte o una copia de Ready Player One, ya podéis dar media vuelta. No lo es ni por asomo. Si bien es cierto que el componente friki y las referencias al cine, la subcultura y los videojuegos están implícitas en toda la obra, Ernest Cline se depura mucho en esta nueva novela. Pero, eso sí, id bien armados de una frikipedia, porque los guiños están por todos lados.

Por un lado, Ernest Cline, nuevamente, vuelve a recurrir al narrador en primera persona y en pasado, como ya hizo con Ready Player One. Y sí, el prota Zack Lightman, como pasaba con el "probe" Wade Watts, huele un poco a Mary Sue que echa para atrás. Ahora bien, eso no significa que este personaje no tenga elementos para caernos (de entrada) un poquito mejor que el gran jugador de Oasis de la otra novela. De hecho, una de las grandes virtudes de Zack es que es un héroe prototípico Caótico Bueno de manual de Dungeons and Dragons: se ha criado sin padre, vive con su madre (que es una MILF en toda regla, de acuerdo con la descripción del libro), tiene un sentido desarrolladísimo del bien y del mal, un horrible temperamento y un gran desprecio por la autoridad a juego.  

A partir de ahí, claro, nos da la sensación que con la construcción de un personaje asi, Ernerst Cline nos está contando una historia que ya hemos visto antes. ¿Alguien dijo Juegos de Guerra, El último Starfigher o, incluso, Tron? ¡Bingo! 

Armada es un homenaje al cine de ciencia ficción de los ochenta, en el que lo mundano se ve trastocado por algo mágico, imposible e incomprensible, cambiando la vida del protagonista. El típico peliculón de la época en la que el perdedor de turno, cuya única habilidad es la de ser un máquina con los videojuegos, pero un perfecto inepeto en la vidad real. Por lo menos hasta que su afición por los juegos y el cine de la era de Reagan lo convierte en el héroe que la Tierra merece y necesita.

Esta construcción del argumento por parte de Cline resulta perfecta y avanza a un ritmo rápido y ágil. En este aspecto, el autor aunque documenta y hace guiños a la historia de los videojuegos y al cine de ciencia ficción, no se pierde en ellos. En lugar de recrearse innecesariamente en la documentación y en la referencia, estos datos solo adornan la narración y la enriquecen. Además, no hace falta ser el más gamer cinéfilo y friki del mundo para disfrutar del libro y entenderlo. Pero serlo, desde luego ayuda.

Eso si, no esperéis una novela revolucionadora, rompedora y que cambie el panorama literario. Cline nuevamente demuestra que el éxito de los libros juveniles, como ocurre con libros como Los Juegos del Hambre, se encuentra en un narrador joven que cuenta todo desde su punto de vista, siendo juez y protagonista de los eventos. En este sentido, Armada es víctima de la moda de la literatura de los últimos años y no se le puede pedir más al menos en cuanto forma, ya que ésta es su estrategia para hacerse accesible ante un público que demanda este tipo de narrativa.

En conjunto, pues, podemos señalar que Armada es un libro ágil, ligero, bien construído y divertido. Pero, sobre todo, lo disfrutarán los jugones y los amantes de la ciencia ficción. Es una lectura muy recomendada para todos aquellos que crecieron con el cine ochentero y los viejos videojuegos de 80, 90 y 2000. No os arrepentiréis si le dais una oportunidad. Actualmente en España el libro lo edita Ediciones B a un precio de 19,95 euros.

Lecturas recomendadas