Reportaje

Ash vs. Evil Dead: Crítica del capítulo 1:"El Jefe"

Por Jesús Delgado
-

Ash vs. Evil Dead ya ha emitido su primer capítulo en STARZ en Estados Unidos. ¿Y cuál es el resultado del regreso de Ash Williams (Bruce Campbell) tras treinta años sin luchar zombies y demonios de Candar? Os lo contamos en esta reseña picadita en la que analizamos este primer episodio de la serie resucitada por Sam Raimi, "El Jefe". 

La espera se ha terminado Ash vs. Evil Dead ya se ha emitido en EEUU. Ayer Starz emitió el primer episodio/piloto de la serie secuela de la trilogía de Sam Raimi, coincidiendo con la noche de Halloween. Bruce Campbell vuelve a meterse una vez más en las carnes del paripatético Ash Williams para volver a desatar una lluvia de sangre y vísceras mientras limpia la faz de la tierra de no-muertos y demonios de Candar. 

Ash vs. Evil Dead nos sitúa en la actualidad, treinta años después de la traumática experiencia de Ash Williams en la cabaña del bosque (Evil Dead 1 y 2), en donde él y sus amigos fueron atacados por los demonios invocados por el Necronomicon, y los sucesos de El Ejército de las Tinieblas. En este primer capítulo, titulado "El Jefe", vemos como Ash no ha seguido adelante. Vive en una caravana, trabaja en el mismo supermercado que hace tres décadas y trata de conseguir sexo fácil a cualquier precio, sin importar lo ruin y miserable que sea su método. Pero la vida de nuestro "héroe" pronto se va a volver a poner interesante cuando por un error de manual (literal y metaforicamente hablando) los demonios de Candar vuelvan a por él y los muertos se alcen de nuevo para cobrarse su venganza. 

Ahora bien, ¿esta premisa nos convence o Sam Raimi está viviendo de las viejas glorias y Ash vs. Evil Dead no tiene nada que contarnos que no hayamos visto ya en series como The Walking Dead, IZombie o Sobrenatural? Os lo contamos enseguida. 

Dame tu amor, nena

Si reconocéis esta xpresión y otras como "Groovy!!" o "Hail to the King, Baby!!" entonces sabréis que estamos hablando de Evil Dead y dos de las citas más famosas de su protagonista, Ash Williams (Bruce Campbell). Y si es así es porque o sois cinéfilos de pro o porque conocéis y alabais la trilogía de películas de Sam Raimi y también sus videojuegos/secuela. Y por tanto, ya os podemos avisar de que esta serie está hecha por y para vosotros.

Ash vs. Evil Dead recupera el espíritu de cine chusco, slasher con zombies y demonios y humor muy negro. Vamos, lo que hacía graciosas a las películas originales frente a su remake más reciente: el espíritu gamberro, hiperbólico, exagerado y cargado de testosterona y badassismo puro, las señas propias de la franquicia. Pero lejos de quedarse desactualizado, el lenguaje se adapta a nuestros tiempos, como el propio Ash, que siendo una antigualla ochentera, aún mantiene el ritmo.

En este aspecto, el primer episodio incide precisamente ante esta idea, mostrándonos a un Ash acabado y poco menos que un despojo humano, cuyos días de gloria pasaron hace mucho. De hecho, su vida es un desastre.  Es un perdedor, torpe, bocazas, carente de luces y no se le da bien ninguna cosa. Bueno ninguna cosa, no. En lo de matar zombies sigue siendo un fuera de serie... y esa es la idea que nos deja. Si los no-muertos nos atacan, mejor que no confiemos en héroes refinados y molones, sino en este experto asesino de zombies y demonios y en su motosierra.

Para construir este discurso, Sam Raimi y su equipo  retoman el mismo estilo de dirección y de ambientación dramática de las películas anteriores, creando cierta atmosfera chunga, con poseídos de risa histérica, contorsionismos tan dolorosos como imposibles y kilos de inquietante maquillaje. Como las películas antiguas, en las que se basa, Ash vs. Evil Dead no da miedo del todo, pero despierta la suficiente aprensión como para que disfrutemos con los disparos a la cabeza, desmembramientos  excesivos y el doloroso uso del mobiliario como armamento improvisado. Todos estos ingredientes, claro, nos hacen olvidarnos de la pobre interpretación de sus actores, pues recordemos que estamos ante todo frente a una comedia negra antes que de un drama de zombies.

Y es que, no nos engañemos, Ash vs. Evil Dead no va a ser un pepinazo de audiencias como The Walking Dead. Estamos ante una serie bastante irónica, ácida y que habla a un público determinado, uno con bastante sentido del humor y que acepta convenciones surrealistas. Sin embargo, eso no implica que la serie de Sam Raimi no nos vaya a brindar pequeñas perlas como la participación de Lucy Lawless, cuyo personaje en este primer episodio no trasciende del cameo, pero que ya apunta maneras como uno de los principales atractivos del show. 

No sabemos vosotros, pero lo que es nosotros, estamos muy satisfechos con este primer episodio. Fresco, gamberro y algo cutre, Starz nos presenta una tv-serie de serie-B más que entretenida, que promete arrancarnos más de una risa (y algún susto) a lo largo de sus primera temporada. Ahora bien, el cuándo y cómo llegará a España, eso es algo que aún no podemos saber. Aunque teniendo en cuenta el tratamiento de mucha series en nuestro país, mucho nos tememos que a esperar sentados toca. 

Lecturas recomendadas