Soul Reaver
Reportaje

Legacy of Kain y Soul Reaver - La saga que arrancó en PC Y PlayStation

Por Elisabeth López
-

Legacy of Kain es una saga desarrollada por Crystal Dynamics junto con Silicon Knights y Eidos Interactive compuesta por cinco entregas: Blood Omen: Legacy of Kain, Legacy of Kain: Soul Reaver, Legacy of Kain: Soul Reaver 2, Blood Omen 2: Legacy of Kain y Legacy of Kain: Defiance.

Dino Crisis, Ominusha, G-Police... numerosas son las sagas que parecen haber caído en el olvido por sus desarrolladoras. La mayoría de las anteriores lleva sin recibir una nueva entrega entorno a una década, año arriba, año abajo, siendo destacado el caso de la saga Legacy of Kain, que comenzó en el año 1996 con Blood Omen: Legacy of Kain y recibió una quinta entrega, la última hasta la fecha, en el año 2003, Legacy of Kain: Defiance; por lo que lleva 14 años sin recibir un nuevo título. 

La compañía detrás de su desarrollo, Crystal Dynamics, es la responsable de otras sagas que cayeron también en el olvido con el paso del tiempo como es el caso de GEX. Sea casualidad o no que la compañía tenga varias series de juegos icónicas por recuperar, en lo que respecta a Legacy of Kain, la posibilidad de ver una nueva entrega volvió cuando se produjo el cierre de los servidores de Nosgoth, un MOBA ambientado en la saga, a mediados del año 2016.

Por entonces, se realizaron una serie de declaraciones como que gran parte de los desarrolladores tienen interés en realizar un nuevo juego o que hay un cincuenta por ciento de posibilidades de que Legacy of Kain vuelva al presente, lo que dio lugar a que se albergase la esperanza de ver un nuevo título. Por ahora, hasta que sepamos si Kain y Raizel volverán a nuestras vidas con una nueva historia que conocer (aunque ya se cerró bastante el círculo en la última entrega), repasamos cada una de los juegos que componen esta memorable saga. 

Como comentamos anteriormente, la serie Legacy of Kain comenzó en el año 1996 con Blood Omen: Legacy of Kain, un título desarrollado por Crystal Dynamics y Silicon Knights, el primero y el último creado por esta compañía, para PSX que salió posteriormente para PC, más concretamente en el año 1997. Con ella, nos presentaron la historia de Kain, un humano perteneciente a la familia noble de Coorhagen que es asesinado y, debido a su sed de venganza, vuelve a la vida en forma de vampiro para acabar con sus asesinos.

Aunque la historia es mucho más extensa y digna de recordar, queremos hacer especial mención a los puntos fuertes de este título, puesto que, a finales de los noventa, no destacaba ni por su estructura de mundo ni por su estructura de combates como podían hacerlo The Legend of Zelda o The story of Thor respectivamente, sino por su capacidad para enriquecer la trama gracias, sobre todo: a la gran variedad de NPCs existentes, al armamento potenciado por la magia y por la condición de vampiro de nuestro protagonista, y a la climatología del juego que afectaba tanto a Kain como a los habitantes del mundo.

Con todo lo anterior, llegó en 1999 Legacy of Kain: Soul Reaver, la segunda entrega de la saga para PlayStation y PC que recibió, además, una versión para Dreamcast en el año 2000. Tras una disputa por los derechos de autor de la ópera prima de Silicon Knights, Crystal Dynamics se hizo con ellos, por lo que el desarrollo y la distribución estuvo al cargo desde entonces tanto por la propia Crystal Dynamics como por Eidos Interactive, compañía conocida desde 2009 como Square Enix Europe tras ser absorbida por Square Enix.

Así pues, para sorpresa de todos, el segundo título de la saga no estaba protagonizado por Kain, sino por su lugarteniente Raziel. Un día, Kain permite beber de su sangre a su súbdito, otorgándole una serie de poderes con los que se convirtió en un vampiro inmortal al servicio de su señor. Por desgracia, poco tiempo después, experimenta una transformación, lo que hace que tenga alas, entre otra clase de mejoras. Este hecho le lleva a su perdición, pues Kain, celoso de Raziel, le arroja a un pozo donde morirá. En cambio, antes de que ocurriese lo anterior, es rescatado por un ser superior que le da la oportunidad de vengarse. Convertido ahora en un devorador de almas, comienza la historia de Raziel, uno de los protagonistas de videojuegos que más ha calado hondo entre los jugadores.

Soul Reaver

Lo que hizo que Legacy of Kain: Soul Reaver cosechase el gran éxito que obtuvo por parte tanto de la crítica como de los jugadores fue, por un lado, su complicada historia, la cual os recomendamos conocer al completo por vosotros mismos si todavía no habéis tenido la ocasión de hacerlo y, por otro lado, los gráficos y los efectos FX del juego que fueron uno de los mejores ejemplos de cómo hacer las cosas por entonces, principalmente en PlayStation. Por lo que: un cambio de protagonista, una ambientación todavía más siniestra que su predecesora si cabe, unos gráficos de alta calidad, y algunos añadidos en la jugabilidad como la vista en tercera persona y el cambio entre los planos espiritual y material, no solo elevaron al juego como uno de los más destacados y más vendidos de PSX, sino que consagró a su desarrolladora principal, Crystal Dynamics, como una de las más importantes de la industria por entonces, haciendo que fuese la encargada, desde el año 2003, de una de las sagas más importantes: Tomb Raider.

Tras todo el éxito cosechado por las dos entregas anteriores, Crystal Dynamics se embarcó en el desarrollo de la tercera entrega, Legacy of Kain: Soul Reaver 2, que vio finalmente la luz en el año 2001 para PS2 y PC, siendo la versión de Dreamcast cancelada por detenerse la producción de la consola por entonces. En esta tercera entrega, que supone una secuela directa del primer Soul Reaver, nos volvemos a poner en la piel del cosechador de almas Raziel para, además de intentar vengarse de su mentor Kain, pues este consigue huir, tras el enfrentamiento que estos tienen, mediante el Chronoplast; evitar que el anterior acabe con los pilares de Nosgoth y, con ello, destruya a los guardianes. Con un Nosgoth mucho más grande y detallado; la modificación realizada en el diseño de algunos de los personajes principales como Raziel, mucho más estilizado y delgado ahora, o Kain; y con una jugabilidad mucho más amplia, claramente visible en Raziel que es mucho más rápido y ágil, entre otras, la tercera entrega no obtuvo todo el éxito esperado debido a los continuos retrasos que sufrió, así como al lanzamiento de títulos destacados como Grand Theft Auto III, Silent Hill 2 y Devil May Cry.

Un año más tarde, en el año 2002, se publicó Blood Omen 2: Legacy of Kain, la cuarta entrega de la saga, para PS2, Xbox, Game Cube y PC. Esta vez, Crystal Dynamics decidió volver atrás y retomar la historia desarrollada en el primer Blood Omen protagonizada por Kain, aunque con doscientos años de diferencia. En esta ocasión, el indómito vampiro despierta en la ciudad de Meridian tras ser vencido por Lord Sarafan, líder de una facción militar creada para tomar el control y acabar con la tiranía de Kain. Tras un exhaustivo entrenamiento con Umah, una mujer vampiro, nuestro antihéroe se dispone a acabar con los Sarafan para recuperar el poder de Nosgoth. A pesar de tratarse de una entrega perteneciente a esta gran saga, la misma puede que sea la peor de todo el conjunto, puesto que fue criticada, sobre todo, por su apartado gráfico, pues, no solo presentaba un diseño de personajes y de escenarios algo pobre y nefasto, sino que sufría de ralentizaciones inexplicables (ocurrían en momentos en los que no tenían que ocurrir). Además, la jugabilidad del mismo no era nada del otro mundo debido a los puzles que contenía, sencillos de resolver, los combates que resultaban monótonos y la linealidad que presentaba el juego en sí. 

Por consiguiente, llegamos a la última entrega de la saga: Legacy of Kain: Defiance. Dicho título fue el broche de oro perfecto para cerrar la serie (por ahora), pues enfrentaba a los dos enemigos irreconciliables, Kain y Raziel, permitiendo jugar con ambos en el juego. Esta vez, parece que Crystal Dynamics aprendió de sus errores con Blood Omen 2, puesto que tanto los escenarios, compuestos por arquitecturas y texturas que superan con creces a los de la anterior entrega, como los efectos FX (la luz, las sombras, entre otros) son los mejores presentados hasta entonces, lo que demuestra el gran cuidado y trabajo que dedicaron a esta entrega frente a otras.

Otro de los puntos fuertes de Defiance que no podemos dejar sin destacar es la jugabilidad, posiblemente la mejor de toda la saga, no solo por permitirnos jugar con ambos personajes, sino por las nuevas habilidades y movimientos de lucha implementados. Con todo ello, esta quinta entrega puso el listón alto a la que es, sin duda, una de las mejores sagas del catálogo de PlayStation. 

Como decimos anteriormente, la posibilidad de ver una nueva entrega de Legacy of Kain es posible más que nunca tras las declaraciones realizadas por el equipo el año pasado, por lo que, a diferencia de sagas como MediEvil o GEX, de las que os hablamos recientemente, ver un nuevo título de esta serie podría estar más cerca que nunca (nunca hay que perder la esperanza). 

Lecturas recomendadas