Dragon
Reportaje

Así era la saga Spyro the Dragon en PlayStation

Por Elisabeth López
-

Spyro es uno de los personajes más carismáticos y famosos de la historia del videojuego que vio la luz en Spyro: The Dragon, en 1998, y protagonizó numerosas entregas hasta llegar prácticamente a la actualidad con, por ejemplo, Skylanders: Spyro's Adventure en 2011. A pesar de que las entregas más memorables son las desarrolladas por Insomniac Games, vamos a realizar un repaso a toda la trayectoria del que es, sin duda, el dragón más querido por los jugadores de la década de los noventa y principios de siglo especialmente.

El año 1998 es, indiscutiblemente, uno de los mejores años de la industria del videojuego. Títulos como Half Life, Resident Evil 2, Tekken 3 o The Legend of Zelda: Ocarina of Time llegaron al mercado durante este año para ganarse un merecido puesto entre los mejores videojuegos o más destacados por alguna razón u otra de la historia del videojuego. En este mismo año, y refiriéndonos a PlayStation, se desarrollaron varios juegos emblemáticos de la primera consola de sobremesa de Sony como Medievil o Crash Bandicoot 3, títulos que dieron como resultado sagas que, por desgracia, cayeron en el olvido en mayor o menor medida dependiendo del caso. Pero si hay otro gran ejemplo de lo que venimos hablando es Spyro: The Dragon, título que vio la luz en dicho año, desarrollado por Insomniac Games, y que originó una saga que caería en picado tras el cambio de desarrolladora que sufrió en el año 2000. 

Spyro the Dragon

El primer título de la saga nos situaba en la Tierra de los Dragones, tierra en la que nos pusimos en la piel de Spyro, un pequeño dragón de color púrpura que resultaría ser el héroe de la historia gracias a su reducido tamaño. Un día, mientras estaban siendo entrevistados dos dragones ancianos, Gnasty Gnorc, uno de los dragones desterrados, se encontraba viendo la entrevista en la que estaba siendo criticado, por lo que, movido por la rabia, decidió poner en práctica los hechizos que había aprendido: con el primero de ellos podía convertir a todos los dragones de la región, salvo a Spyro, en estatuas de cristal y con el segundo transformar algunas de las gemas de los dragones en gnorcs, secuaces del mismo.

Spyro

Así pues, gracias a su reducido tamaño, Spyro se convierte en la salvación del reino, pues a él no le afecta el hechizo mencionado anteriormente, y se embarca en la misión de liberar a todos los demás de la nueva forma que han adoptado y, de paso, derrotar a Gnasty Gnorc. Para conseguir tal propósito, el juego nos ambientaba en un mundo de plataformas en 3D en el que, acompañados por una pequeña libélula que nos indica la salud llamada Sparks, recorremos un total de seis tierras divididas a su vez en diferentes zonas cada una.

Además, aunque es claramente visible la influencia del juego Super Mario 64 para Nintendo 64, título que resultó crucial para el salto de los juegos en 2D a 3D, encontramos un mundo bastante enriquecido debido a la diferencia existente entre cada una de las seis tierras que lo componen. Asimismo, a lo anterior se sumaba la existencia de misiones en las que teníamos que volar, dando una mayor variedad a las misiones en las que el salto, escupir fuego y embestir eran las acciones más abundantes, y la recolección de numerosos objetos como gemas o huevos de dragón.

Spyro

Dignos de mención son también la calidad de los gráficos del juego que lo convirtió en uno de los mejores ejemplos de ello dentro del catálogo de PSX y la banda sonora, compuesta e interpretada por Stewart Copeland, ex batería del grupo de rock The Police. Por lo que, a pesar de tener algunos fallos presentes en otros juegos de aquellos años como Medievil, relacionados con la cámara y el doblaje (aunque tuviese, este no llegaba al alto nivel del resto de apartados), se convirtió en el mejor juego de plataformas para la primera consola de sobremesa de Sony y en uno de los referentes del género.

Spyro 2: En busca de los talismanes

Tras el éxito cosechado con la primera entrega, Insomniac Games no tardó en desarrollar Spyro 2: En busca de los talismanes, el segundo título de la serie que salió a la venta tan solo un año después que el anterior, en 1999. Aunque este tomó numerosos de los elementos que hicieron destacar a Spyro: the Dragon, contenía otros tantos que resultaban novedosos como la historia. Esta vez, la tierra que visitamos es Avalar, un mundo atemorizado por la magia del brujo Ripto, en la que algunos de sus aldeanos piden ayuda a Spyro para reparar el daño causado por él.

El resto de elementos novedosos con respecto al primer juego giraban entorno a las habilidades de Spyro, los niveles y los enemigos existentes en los anteriores. Esta vez, podíamos manejar una versión de Spyro mejorada, no físicamente, sino en relación a sus capacidades, puesto que este era capaz de hacer uso de una versión mejor de las mismas como podían ser supervuelo o superembestida. Lo anterior estaba relacionado con los niveles del propio juego, pues estos fueron diseñados específicamente para el uso de dichas habilidades, y con los enemigos que allí habitaban, pues, debido a la gran variedad de los mismos, se necesitaba un ataque u otro en concreto para hacerles frente. De igual manera, los mundos que componían Avalar eran novedosos, siendo tan solo tres, pero contando con una gran cantidad de zonas en cada uno de ellos.

Spyro

Con todo ello y otros tantos elementos, Spyro 2: En busca de los talismanes resultó ser un digno sucesor del primer juego protagonizado por Spyro para PSX, pues mantuvo la esencia del anterior con el añadido de las nuevas posibilidades que hicieron de este título otro referente del género plataformero (con respeto de Spyro: the Dragon, claro).

Spyro 3: El año del dragón

Por último, y cerrando la trilogía de los juegos sobre Spyro desarrollados por Insomniac Games, llegó Spyro 3: El año del dragón para PSX. En esta entrega, volvimos a la Tierra de los Dragones para presenciar como uno de los lacayos de la Hechicera se lleva todo los huevos del reino que se encuentra celebrando el Año del dragón. Al incluir esta entrega novedades como la posibilidad de controlar otros personajes, a parte de Spyro, y minijuegos de deportes como el boxeo o el automovilismo, entre otros, supuso el cierre perfecto para la que se convirtió en una de las sagas más destacadas, ya no solo dentro del extenso catálogo de PSX, sino del género plataformas.

Pero ¿y qué hay del resto de juegos protagonizados por Spyro? La desarrolladora encargada hasta entonces de la franquicia, Insomniac Games, dejó que Universal Interactive Studios, compañía que poseía los derechos de la franquicia, continúase con el desarrollo de la misma para concentrarse en otros proyectos como Ratchet & Clank. Así pues, huérfano de padres, el dragón púrpura llegó a protagonizar dos entregas más que pertenecieron a la serie principal de juegos, Spyro 4: Enter the Dragonfly y Spyro 5: A Hero's Tails, siendo estas duramente criticadas debido a la poca innovación que ofrecían con respecto a la principal trilogía de juegos. 

Spyro

Además de los anteriores, el carismático dragón llegó a protagonizar las siguientes series: por un lado, La leyenda de Spyro, compuesta por tres entregas; por otro lado, Skylanders, en la que protagonizó Spyro's Adventure e hizo aparición en otros títulos de la misma; y una serie de juegos para Game Boy Advance y Nintendo DS compuesta por títulos como Spyro: Season of Ice o Spyro: Adventure. Asimismo, realizó numerosas apariciones, todas ellas pertenecientes a la serie Crash Bandicoot como Crash Team Racing o Crash Bash.

A pesar de la gran cantidad de juegos que protagonizó tras los tres primeros juegos, la serie Spyro sufrió una continúa decadencia con todos ellos, puesto que, al abandono por parte de Insomniac Games, se sumó el hecho de que fueron numerosas las empresas que desarrollaron cada una de las posteriores entregas, lo que hizo que surgieran una gran cantidad de ellas y ninguna igual de memorable a las que componen la trilogía original. Por lo tanto, a pesar de que es prácticamente improbable que Insomniac Games retome la saga, esperamos que Sony retome los juegos desarrollados por la anterior y los resucite a modo de remasterizaciones, siguiendo el ejemplo de Crash Bandicoot N. Sane Trilogy.

 

Lecturas recomendadas