Reportaje

Así jugaremos con R.U.S.E.

Por Óscar Díaz
-

El ratón fue primero, al menos para R.U.S.E., un título con el que Ubisoft espera que pasemos grandes momentos llenos de estrategia en tiempo real y practiquemos la técnica del engaño sano. Sin embargo, también Xbox 360 y PS3 van a tener su ración de conquistas y, en algunos casos, retiradas. Lo que a su vez veremos es una interfaz adaptada a cada plataforma. Diseñada para que el pad de las consolas no sea un impedimento a la hora de gestionar nuestras tropas.

La lista de opciones es muy amplia y sustituyen a características, que otros títulos incluyen con cada tipo de unidad. La situación es menos realista, pero muy divertida a la hora de jugar. Sobre todo, si podemos ver la cara del contrario cuando se da cuenta de un engaño porque, precisamente, los ruses son eso, estratagemas que se unen a nuestra táctica sobre el terreno. Emplearlas implica el consumo de puntos y decidir si las usamos pronto o esperamos a nuestro ataque final serán decisiones importantes en cada partida. Porque la potencia y posibilidades se acumulan, ganando en alcance, por ejemplo.

Una intensa II Guerra Mundial

El mapa, con forma rectangular, tendrá su inspiración en batallas propias de la Segunda Guerra Mundial. Con Alemania, Francia, EE.UU., Italia, Unión Soviética y Reino Unido como facciones disponibles, tendremos suficiente variedad a la hora de elegir ejército. Además, cada uno de ellos tendrá sus peculiaridades. Por ejemplo, los norteamericanos serán equilibrados, con todo tipo de unidades. La superioridad aérea será decisiva para Reino Unido y, por ejemplo, el poder de los blindados caracterizará a Alemania. De todas formas, también habrá objetos comunes que podremos esperar de cualquier facción.

Una vez frente al escenario, llama la atención el nivel gráfico con que cuenta R.U.S.E. Para tratarse de un título de estrategia, tiene una gran atención al detalle, independientemente del nivel de zoom que hagamos. Todas las unidades se reconocen con sencillez y la fluidez reina en cualquiera de las plataformas donde aparecerá el juego.

El movimiento de las unidades se revela por medio de flechas de diferentes colores. Los cuadrantes también usan esos mismos códigos para demostrar bajo qué mando están. En general, todo aparece con claridad y, en caso de querer algo más de información, sólo tenemos que hacer zoom. Precisamente, esta es una de las funciones más espectaculares cuando usamos Move, en la versión para PS3, ya que todo se acercará con sólo  mover el controlador hacia la pantalla.

En las versiones para consola, si usamos el mando tradicional, elegir unidades y movernos por el escenario es algo natural, muy en línea con juegos de acción en tercera persona. Pero en PC, con ratón, o en PS3 con Move, haremos uso de un cursor más tradicional y, sobre todo, preciso. Al pasarlo por encima de las unidades, veremos detalle como que la bola blanda de goma que adorna el mando se torna del color de las unidades. En general, se ha intentado aprovechar cada plataforma y sus opciones, de manera que algunas funciones sean más rápidas de usar o, incluso, naturales para quien no esté acostumbrado a los títulos de estrategia.

La campaña de R.U.S.E. va a contar con unas quince horas de juego. Dispondremos de 20 mapas en los que demostrar nuestra pericia. Además, dispondrá de varios niveles de dificultad, que se basarán en diferentes cartas y estilos. Así, en los más fáciles nos enfrentaremos a un puñado de trucos, con decisiones obvias por parte del enemigo. En los niveles difíciles, la máquina dispondrá de todo el arsenal de ruses que podremos usar también nosotros. A la hora de emplearlos, se ha intentado que las traiciones y engañiflas resulten similares a las que usaría un jugador avanzado de R.U.S.E., con lo que suponga todo un reto para un simple humano.

Lecturas recomendadas