Reportaje

Así será el nuevo Deus Ex

Por José Luis Sanz
-

La última presentación del E3 2010 que vivimos no pudo ser más espectacular. Ni más ni menos que Deus Ex Human Revolution, la tercera entrega de una de las sagas más clásicas de PC que, con esto de las consolas de última generación, aparecerá también en Xbox 360 y PS3 (Deus Ex II también salió para Xbox).

Nos acercamos hasta el stand a la hora acordada y nos llevaron hasta una sala pequeñita que, eso sí, estaba a rebosar. La espectación era total y se notaba en los que estábamos allí que había mucho fan de Deus Ex. ¡¡Que empiece ya, que el público se va!!

Deus Ex Human Revolution es un juego de accion y rol que nos lleva hasta el año 2027, un tiempo antes de los acontecimientos ocurridos en los dos primeros juegos de la saga. Ahora, somos Adam, un encargado de seguridad en una companía de implantes cibernéticos. La demo que nos han puesto no empieza por el principio, sino que lo hace cuando el jugador ya lleva unas seis horas de juego, en una isla.

Nuestro objetivo consiste en descubrir a un hacker que se ha infiltrado en la corporación. Así, nos quieren enseñar, por un lado, la parte de social del juego y, por otra, la de combate puro y duro. Gráficamente, Deus Ex Human Revolution es bastante bueno y el curro que se han pegado los del departamento de dirección artística es brutal. El toque futurista de todo el juego es muy, muy estimulante.

Efectivamente, la sensación que nos da estéticamente Deus Ex Human Revolution es muy parecida a la de esa obra de arte que es Blade Runner, incluido ese toque oriental tan característico. Además, todas las zonas de juego que transcurren en la ciudad están atestadas de personajes, hay mucha vida y eso se transmite al jugador a cada instante.


En plena demo, Adam intenta colarse en un club, The Hive, para investigar, pero no nos dejan entrar si no pagamos. El club tiene cierto aire decadente y nos cruzamos con algunos personajes con los que entablamos conversación. Deus Ex Human Revolution tiene un sistema de respuestas con tres posibilidades, muy al estilo de lo que Bioware viene haciendo con sus Mass Effect. Podremos ser amables, cortantes o bruscos.

Hay muchos personajes con implantes cibernéticos, como brazos bionicos y otros con poderes más o menos especiales. Además, si en Deus Ex Human Revolution fallan los diálogos, siempre podremos buscar otro camino para conseguir el objetivo: hablar con otros NPC, buscar pistas, objetos, claves, hackear... o luchar silenciosamente sorprendiendo al enemigo. Y es que como buen juego que mezcla el combate directo con cierto sigilo, es posible espiar mirando a través de las rendijas o poner la oreja para cotillear alguna conversación.

Acabada la primera parte, nos disponemos a ver la otra pata que forma parte de Deus Ex Human Revolution. La de la acción y los implantes biónicos que podemos colocar en Adam. El escenario parece muy industrial y nos movemos a escondidas, utilizando cualquier cosa del escenario como cobertura para evitar ser descubiertos. Adam, por ejemplo, puede mover objetos de gran tamaño con uno de esos implantes. En el mismo escenario, atacamos por la espalda a un enemigo y nos hacemos con su ordenador para hackearlo o leer emails que haya podido recibir...

Ahora nos vamos a una zona portuaria de la ciudad. Vamos bien armados y con una mira telescópica le damos el matarile a un enemigo. Sin hacer ruido. Luego salimos a pecho descubierto y nos curramos con un enemigo mezclando ciertas técnicas más típicas de las artes marciales. Preguntamos si Deus Ex Human Revolution puede jugarse sólo en modo infiltración, olvidándonos de ir a saco... y nos contestan que sí. Que en ese aspecto está muy bien pensado, para satisfacer a todo tipo de jugadores.

¡¿Cómo?! Adam acaba de hacerse invisible. Con uno de los implantes, puede conseguir camuflaje óptico. ¡¡Como si fuera el Depredador!! Estamos todos más contentos que unas castañuelas con Deus Ex Human Revolution y, como broche de oro, nos colocan el trailer del juego. ¡¡Inolvidable!! Aquí lo tenéis...

Lecturas recomendadas