Reportaje

Avance de Battleborn para PS4, Xbox One y PC

Por Rafael Aznar
-

Battleborn, el heroico shooter con el que Gearbox debutará en PS4 y Xbox One el 9 de febrero, se ha dejado ver de nuevo. En un evento celebrado por 2K en Londres, además de catar una nueva misión del modo Historia, pudimos probar el multijugador competitivo, que era la primera vez que se enseñaba en sociedad. No sabemos si será capaz de igualar el fenómeno de Borderlands, pero sí tenemos claro, desde ya, que su peculiar mezcla de géneros huirá de los convencionalismos, y eso se agradece en un ámbito tan manido como el de las refriegas online en primera persona.

Battleborn no nacerá hasta el 9 de febrero, pero, hace unos días, vimos un nuevo anticipo del juego, en un evento celebrado por 2K en Londres. Allí, pudimos probar una nueva misión de la campaña, titulada ‘El algoritmo’, y, por primera vez, catar dos de los tres modos del multijugador competitivo. Asimismo, pudimos compartir unos minutos con el director creativo Randy Varnell, que nos explicó algunos detalles de la propuesta con la que Gearbox pretende darle otra vuelta de tuerca al manido ámbito de los disparos subjetivos.

Por si alguien no está familiarizado con ella, se trata de una ambiciosa propuesta de los creadores de Borderlands y Brothers in Arms. En esencia, es un shooter en primera persona, tanto con campaña cooperativa como con multijugador competitivo, pero con la peculiaridad de abrazar ideas de numerosos géneros, como el rol, el MOBA o la lucha. Así, habrá veinticinco personajes seleccionables, cada uno con unas habilidades y herramientas muy diferenciadas, entre las que no sólo se contarán armas de fuego (pistolas, ametralladoras, rifles, lanzacohetes), sino también armas blancas (hachas, katanas, floretes, kunais) o magias. En otras palabras, no será un shooter al uso, pues habrá personajes cuyo estilo se asemejará más al de un beat’em up o al de un juego de lucha, lo cual promete dar mucho de juego a la hora de afrontar los combates. A eso, añadid que unos estarán más pensados para el ataque y otros, para la defensa o el apoyo. De primeras, lo que se desprende de todo eso es un título que, como poco, suena original.

Las estrellas del universo

El juego contará con un trasfondo argumental en el que no faltará el humor típico en muchas de las producciones de Gearbox. En un futuro muy lejano, en el que casi todas las estrellas del universo se han apagado, sólo quedará una viva, Solus, cuyos recursos serán fuente de conflicto entre cinco facciones diferentes. Dado que la necesidad obligará, esas facciones lucharán juntas por la supervivencia de la estrella, pero habrá una oveja descarriada que preferirá hacer la guerra por su cuenta: Rendain. Por lo que se ha visto hasta ahora de él, este personaje, que lucirá ínfulas de vampiro, promete tener un carisma tremendo, digno de Jack el ‘Guapo’.

No obstante, como decíamos al principio, lo que caracterizará a Battleborn por encima de todo serán sus veinticinco personajes seleccionables. Hay que destacar que el juego tendrá un marcado componente rolero, pero de una forma distinta a la que estamos habituados en el género: el nivel del personaje no será acumulable, sino que se reseteará tras cada misión. Así, al entrar en una misión o una partida, empezaremos en nivel 1 y, a base de conseguir puntos de experiencia, podremos llegar hasta el 10, de modo que, en cada escalón, por medio del llamado sistema Helix, habrá que elegir entre dos mejoras que harán que el personaje que hayamos elegido pueda evolucionar de forma bastante diferente, según los aspectos que prefiramos potenciar. Al llegar al nivel 5, se desbloqueará automáticamente la llamada habilidad definitiva, que, tras usarla, tardará varios segundos en recargarse (igual que las otras dos habilidades estándar, que se activarán con los botones LB y RB, en el caso de Xbox One).

En el avance que publicamos hace unos meses, ya os detallamos pormenorizadamente las características de los once primeros personajes que se anunciaron, pero os las resumimos brevemente, centrándonos sólo en el arma principal de cada uno, que no se podrá cambiar y cuya munición será infinita. Oscar Mike empleará un fusil de asalto, Montana dispondrá de una ametralladora, Caldarius tendrá un cañón de mano, Marquis contará con un rifle de francotirador, Reyna llevará una pistola, Thorn utilizará un arco, Miko lanzará kunais, Rath empuñará dos katanas, Phoebe dispondrá de un florete, Boldur usará un hacha y Orendi lanzará ondas de energía.

En la demo que probamos nosotros hace unos días, había cuatro personajes inéditos, que pasamos a detallaros más en profundidad. El primero era Benedict, una especie de hombre-águila que podrá volar por unos instantes y que usará un lanzacohetes que podrá disparar de varias formas (con un único misil, una andanada o un proyectil teledirigido). En segundo lugar, estaba Mellka, una punki que empleará una pistola y que contará con una garra con la que envenenará a los enemigos. En tercer lugar, nos encontramos con Ambra, una sacerdotisa egipcia que tendrá un báculo para invocar la luz solar, que herirá a los enemigos y sanará a los aliados. Finalmente, estaba disponible Isic, un robot que lanzará disparos de plasma y que podrá proyectar barreras protectoras a su alrededor. Por si os parece poca toda esa variedad de armas y habilidades, que hemos resumido bastante para no convertir esto en una biblia de características, recordad que el sistema Helix hará que un mismo personaje pueda evolucionar de una forma u otra a lo largo de una partida, ya sea mejorando ciertos parámetros o concediendo pequeñas habilidades.

En el evento de presentación al que asistimos, se dio a conocer otra característica importante: el equipamiento. Cada personaje contará con tres ranuras para asignarle objetos con los que mejorar aspectos como el tiempo de recarga de las habilidades, la capacidad de escudo, el daño ejercido por el arma principal… A medida que juguemos, obtendremos créditos que podremos usar para adquirir paquetes que, aleatoriamente, nos otorgarán diversas ventajas.

Cooperación y competición

Aunque a priori no tendrá esa conexión permanente obligatoria que tanto se estila hoy en día, Battleborn basará mucho de su encanto en el multijugador. Por un lado, habrá campaña cooperativa, que también se podrá disfrutar en solitario, y, por otro, modos competitivos, con la peculiaridad de que, dentro de cada bando, no será posible repetir personaje.

El modo Historia romperá con lo que hizo Borderlands, pues no se desarrollará en un mundo abierto, sino que estará formado por misiones independientes que se podrán jugar de forma separada, con la ventaja de que, al resetearse el nivel de los personajes, se evitará el problema del desequilibrio entre el nivel de los propios personajes o el de los enemigos. Lo que se ha buscado es diversión rápida, facilitando también la formación de grupos de gente para jugar en cooperativo, mediante un ágil sistema de búsqueda de partidas. No en vano, hasta cinco personas podrán compartir aventura, cuando lo habitual en el género es que el número máximo sea de cuatro. Además, habrá pantalla partida para dos jugadores en las versiones de PS4 y Xbox One (no así en la de PC). Según nos contó Randy Varnell, la duración aproximada de la campaña podría situarse en torno a las diez horas, pero nos incidió en que será muy rejugable, pues habrá medallas de puntuación, a lo que hay que añadir lo diferente que será completarlas con cada personaje.

Por ahora, nosotros hemos podido probar dos misiones, Hacia el filo del vacío, correspondiente a la demo del E3, y El algoritmo, la que se mostró en el evento reciente. Esta última se desarrollaba en una especie de complejo militar y, al final, aguardaba un jefe final con forma de araña gigantesca. Para dañarla, en ocasiones, había que activar una serie de hologramas dorados, lo que le daba cierto componente estratégico a la batalla. Eso sí, habrá que ver cómo de variada resulta la campaña, pues la misión que probamos hace unos meses no era demasiado diferente en cuanto al desarrollo. A priori, da la impresión de que la variedad vendrá, más bien, del tipo de personaje al que manejemos en cada momento.

Pasando al multijugador competitivo, que planteará batallas de cinco contra cinco, habrá tres modos de juego: Captura, Fusión e Incursión. En Captura, el objetivo será tomar tres puntos del escenario para acumular 1.000 puntos antes que el otro equipo. En Fusión, entrarán en juego una serie de robots manejados por la CPU (minions), de modo que cada equipo deberá preocuparse por proteger a sus unidades para que lleguen hasta un incinerador y se arrojen a él, para sumar hasta 500 puntos. Al mismo tiempo, habrá que eliminar a los minions del otro equipo y a los jugadores con los que nos topemos, por lo que el componente estratégico será muy fuerte. Finalmente, en Incursión, habrá que atacar la base del enemigo y defender la propia, así como eliminar a las dos arañas gigantes con las que contará cada bando.

Nosotros hemos podido probar ya los modos Captura y Fusión, en dos escenarios muy diferenciados. El primero era Outback, una especie de desierto, y el segundo, Paradise, un paraje rocoso con algo de vegetación. En líneas generales, quedamos muy satisfechos, aunque hay que advertir que estamos ante un shooter no apto para lobos solitarios, pues será fundamental coordinarse con los compañeros, en varios sentidos. Por un lado, los propios objetivos de cada modo harán que no sirva de nada ir por libre: matar por matar será inútil. Asimismo, será importante comprar torretas o drones para que nos presten su ayuda en el campo de batalla, para lo cual habrá que recoger una serie de cristales naranjas que servirán como moneda de cambio. Por otro lado, dadas las diferencias entre los personajes, se premiará mucho el trabajo en equipo, de modo que, por ejemplo, si alguien lleva a un personaje basado en el cuerpo a cuerpo, será fundamental que le cubra alguien que disponga de un arma de fuego o de habilidades curativas. En ese sentido, temíamos que pudiera haber un gran desequilibrio entre personajes de corta y larga distancia, pero parece que Gearbox ha resuelto bastante bien el asunto, compensando los parámetros de salud-poder-velocidad de cada personaje y planteando unos escenarios donde no suele haber grandes terrenos abiertos y sí muchos recovecos desde los que sorprender. Según nos contó Randy Varnell, lograr ese equilibrio ha sido una de las grandes prioridades del desarrollo, algo para lo que han estado tres años acumulando datos.

Explosiones de colores

Battleborn tendrá otra de sus señas de identidad en su colorido apartado visual. De primeras, lo que más llamará la atención será el diseño de los personajes, que han sido planteados casi como si de un juego de lucha se tratara (de hecho, la pantalla de selección es exactamente igual que la de cualquier título del género). Las combinaciones estilísticas serán tan estrambóticas como deliciosas: un espadachín-vampiro, una sacerdotisa egipcia, un hombre-águila, una damisela medieval, un marqués robótico, un robot humanoide, un militar forzudo, una seta andante, un enano vikingo… Sin duda, el plantel de personajes será digno de verse. Además, según nos explicó Randy Varnell, se ha puesto un gran énfasis en las animaciones, para que cada personaje se mueva de una manera (damos fe de esto) y para que todas las acciones resulten fluidas a la hora de encadenar combos o marcar el ritmo de los combates. Aparte, se supone que cada personaje tendrá sus propios diálogos, para dotarlos de una mayor personalidad.

En cuanto a los escenarios propiamente dichos, de momento se han visto zonas heladas, desiertos o instalaciones militares, aunque esperamos que se saque más partido a los paisajes y, sobre todo, que el número de mapas sea generoso. Lo que más impresiona en materia ambiental es la cantidad de enemigos y efectos que pueden llegar a juntarse en pantalla, tanto en la campaña como en el multijugador.

Durante nuestra charla con Randy Varnell, aprovechamos también para preguntarle por la vida útil que tendrá el juego en forma de contenidos descargables, aunque su respuesta fue que aún no hay planes definidos. Sabiendo lo bien que lo hizo Gearbox con los dos primeros Borderlands, es más que previsible que, en el futuro, lleguen, como poco, más personajes. Habrá que estar también al tanto de los modos de juego competitivos, pues, a priori, los tres que habrá de serie se antojan escasos.

Héroes del futuro

Battleborn llegará el 9 de febrero, como parte de la tremenda avalancha que promete anegar de grandes juegos las costas de PS4, Xbox One y PC en el primer cuatrimestre de 2016. Por lo que hemos podido ver hasta ahora, Gearbox parece haber dado de nuevo con la tecla para, como poco, resultar original dentro de un género tan manido como el del shooter, si es que se pueda calificar como tal a este juego, que también tendrá mucho de beat’em up, con veinticinco personajes tremendamente diferenciados. Veremos si Solus brilla tanto como el sol.

Lecturas recomendadas