Reportaje

Avance de Battlefield 4

Por Rafael Aznar
-

En la tarde de ayer, DICE por fin quitó el seguro del arma que guardaba con tanto recelo: Battlefield 4 se mostró en sociedad con una espectacular y demoledora demo de quince minutos. El nuevo shooter del estudio sueco estará ambientado en la época actual, en mitad de una lucha hegemónica entre Estados Unidos, China y Rusia, ofrecerá mayor libertad de actuación y estrenará el Frostbite 3, un motor gráfico que nos ha dejado de piedra con su repertorio de efectos fotorrealistas. ¿Estáis preparados para la batalla?

EA llevaba varias semanas abonando el campo de batalla para el anuncio de Battlefield 4. Ayer, por fin, vio la luz la primera muestra tangible del nuevo shooter de DICE, en una presentación que tuvo lugar en un céntrico teatro de Estocolmo y en la que Karl Magnus Troedsson y Lars Gustavsson, general manager y director creativo del estudio sueco, respectivamente, ejercieron de cicerones.

En dicho evento, pudimos ver una demo de quince minutos en tiempo real, titulada como “Pescando en Bakú”, así como conocer los primeros datos del juego, tras la retahíla de “teasers” con que Electronic Arts nos había carcomido los nervios en los últimos días. Así, el juego hará gala de un nuevo motor gráfico, el Frostbite 3, y aumentará las posibilidades de la campaña, merced a una mayor libertad de actuación y a una filosofía que intentará ser “dramática, humana y creíble”.

La ciudad de Bakú, la génesis de la campaña

La demo que se presentó ayer se correspondía con el prólogo del juego y estaba ambientada en Bakú, la capital de Azerbaiyán, en pleno Oriente Medio. No se dieron demasiados datos al respecto, pero parece que se seguirá la línea de la tercera entrega, con un desarrollo localizado en la época actual.

La demo estaba protagonizada por un pelotón de cuatro soldados de los Estados Unidos, llamados Irish, Dunn, Pac y Recker. Este último era el personaje controlable a lo largo del prólogo y, en principio, empezará siendo un “mandado” para, poco a poco, transformarse en un líder. China y Rusia, las otras dos grandes potencias mundiales de los últimos tiempos, estarán metidas en el ajo. Ayer no se confirmó, pero parece probable la presencia de Shanghai como escenario potencial, por lo que se pudo intuir hace unas semanas en las primeras imágenes promocionales del juego.

La apertura del juego es de lo más peculiar que hemos visto nunca. ¿Os suena la canción “Total Eclipse of the Heart”, de Bonnie Tyler? Pues imagináosla mientras varios militares estadounidenses están atrapados en los amasijos de un vehículo que acaba de caer al fondo del mar (matarile-rile-rile) y uno de ellos lamenta tener que oír ese tema musical mientras muere. Para escapar, uno de los soldados, muy malherido, le dice a otro que utilice su pistola, para, así, reventar el cristal y tratar de salir hasta la superficie. Al ir a apretar el gatillo, la imagen se funde a negro y nos remite a un flash-back de quince minutos atrás, para saber cómo esos pobres desdichados han llegado a tan traumática situación.

Al principio de la parte jugable de la demo, los protagonistas deben atravesar una escuela anegada por el agua y, luego, aprovechando su posición ventajosa desde un ventanal elevado, resolver un tiroteo contra varios enemigos colocados en la calle. Eso es sólo el aperitivo de la sección posterior, en la que deben atravesar un gigantesco descampado, lleno de edificios a medio construir, y ayudados por el fuego de cobertura de un helicóptero. Más tarde, tienen que huir de un helicóptero a lo largo del tejado de un edificio, mientras éste se desmorona.

El resultado del derrumbe del edificio es que la pierna de uno de los personajes, Dunn, acaba atrapada bajo los escombros, mientras, a su lado, el amasijo de hierros ardientes del helicóptero amenaza con prender la gasolina derramada en el lugar. La única solución posible es amputar la pierna del compañero y llevarle en brazos hasta el todoterreno confiscado a un civil, para huir de allí. Es sólo un ejemplo de la crudeza a la que nos enfrentará la campaña.

Los vehículos tendrán un importante peso en la historia. Al final de la demo, el protagonista debe conducir el citado todoterreno por medio de una autopista y un camino de tierra, así como descolgarse por la puerta del conductor, sacar un lanzagranadas y abatir a otro helicóptero que les persigue, antes de acabar con sus huesos en el fondo del mar… Sí, todo es tan espectacular como suena.

Frostbite 3, un cóctel molotov de destrucción

Una de las principales características de Battlefield 4 es que hará gala de un nuevo motor gráfico, el Frostbite 3, que será una evolución del 2 y que, al parecer, también se está usando para las futuras entregas de Dragon Age y Mass Effect, sinónimo de que será el gran caballo de batalla de los juegos de Electronic Arts en los próximos años. El aspecto visual de la demo, que parecía correr sobre un PC hipervitaminado, nos dejó, realmente, anonadados.

El nuevo motor del estudio DICE se traducirá en un auténtico festival de efectos gráficos. Los efectos de destrucción se llevarán la palma: veremos proyectiles de helicóptero que destrozarán zonas enteras, ascensores que caerán a plomo, llamas, escombros, chispazos… De hecho, la demolición de los entornos será un elemento clave, pues incidirá en la jugabilidad. Por ejemplo, en la demo, había un momento en que el protagonista podía derribar un muro de hormigón con ayuda de un arma, para lograr un nuevo camino y sorprender a los enemigos. “Battlefield 4 estará construido en torno a la idea de destrucción”, según Carl Almgren, director de desarrollo.

Asimismo, los efectos atmosféricos y ambientales también serán un deleite para la vista: charcos de agua, haces de luz colándose por las ventanas, cortinas mecidas por el viento, las texturas de la ropa… El momento que más nos sorprendió fue el de ver todo un descampado a nuestros pies, con cientos de pájaros volando por el cielo y la luz cegadora del sol en el horizonte. A eso, hay que añadir que los entornos serán muy variados (nieve, desierto, bosque). Por si fuera poco, los rasgos emocionales de los personajes serán tremendos. Por ejemplo, uno de los soldados protagonistas, estará inspirado en Omar, de la serie “The Wire”. La idea de DICE con esta evolución de su motor gráfico es “que todo sea en tiempo real, con un nivel superior de detalle, mayor complejidad y mayor cantidad de datos en pantalla”, según Carl Almgren.

Libertad en el campo de batalla

Battlefield 4 aumentará exponencialmente su apuesta por el modo Campaña, después de que la de la tercera entrega fuera un tanto insípida. La principal novedad es que habrá una mayor libertad de actuación, gracias a la incorporación de ideas extraídas directamente del multijugador, con el objetivo de “dejar que cada jugador juegue como quiera”. Así, habrá una variedad mayor de situaciones, para que podamos hacer un uso táctico de los entornos y superar un mismo nivel de múltiples formas. A eso, tendrá que contribuir el Frostbite 3: “No se trata de aumentar el número de polígonos, sino de la experiencia visual. Con este motor, no hay excusas para no ser creativos”. De momento, parece que el asunto puede dar juego con la potencial destrucción de algunos elementos del entorno, pero habrá que esperar a ver más del juego, ya que en la tercera entrega también se prometió y, al final, quedó en agua de borrajas, como mera anécdota.

En cuanto a las armas, pudimos ver el uso de dos mirillas ambivalentes con una misma arma (una telescópica y otra corriente) y el uso de torretas de los vehículos. Precisamente, la conducción de vehículos promete dar mucho juego, aunque, por ahora, no hay noticia de las supuestas batallas por mar y aire que el juego podría incluir. Sí que pudimos ver, en cambio, la conducción de vehículos por tierra, una de las claves del multijugador que se pretenden explotar más en la campaña.

Por si os lo estáis preguntando, no se dijo ni una palabra del multijugador, ni de la fecha ni, lo que es peor, de las plataformas en que el juego verá la luz. La versión que nos mostraron corría sobre un PC, pero no hay nada confirmado sobre qué sistemas recibirán el título. El aspecto técnico de la demo era tan brutal que cuesta pensar que PS3 o Xbox 360 puedan con tamaña carga, pero no sería la primera vez que se “castra” un juego para adaptarlo a plataformas menos potentes (sin ir más lejos, la anterior entrega de la saga). Mañana, publicaremos una entrevista con Lars Gustavsson, director creativo del juego, y esperemos que nos despeje algunas de esas dudas.

Por lo pronto, Battlefield 4 nos ha llenado de ganas de saltar al campo de batalla. El apartado visual, sustentado en el nuevo motor Frostbite 3, promete ser bestial, y la campaña ganará mucho peso respecto a las anteriores entregas, con un festival de destrucción y situaciones dramáticas. Os seguiremos informando: cambio y corto.

Lecturas recomendadas