Reportaje

Avance de Chibi-Robo! Zip Lash

Por Laura Gómez
-

Chibi-Robo! Zip Lash es un jueguito prometedor protagonizado por esa desconocida mascota de Nintendo que recarga sus pilas por el cable que le cuelga del trasero y que consume basura que se encuentra por ahí para hacer el mundo un poquito mejor. Esta vez, su enemigo son unos alienígenas que están robando los recursos naturales de la Tierra. 

Chibi-Robo! Zip Lash es uno de estos juegos pequeñitos que Nintendo lanza de vez en cuando y que encandilan por su mezcla de monería, de jugabilidad inteligente y de diversión a raudales. Este año ya hemos tenido otros ejemplos brillantes, pero en este caso es gracioso que el personaje protagonista sea una de las mascotas más desconocidas de Nintendo.


El bueno de Chibi-Robo se ha visto envuelto en otra aventura contra alienígenas y en busca de basura que reciclar y enchufes en los que recargar batería. Incluso si no lo conocíais de antes, las características básicas del personaje son evidentes en cuanto te fijas un segundo en él: es un robot, es simpático y se dedica a usar su cola-cable para recargar como gancho con el que llevar a cabo múltiples acciones mientras salta y vence enemigos en su mundo en miniatura.

 

Ingenioso y bonito

No hay una gran historia detrás de todo esto, pero sí una jugabilidad interesante. Chibi-Robo puede usar su cable con dos botones: si empleas la X, podrás hacer un ataque rápido y corto que derrota a ciertos enemigos y activa la mayoría de interruptores. Por otra parte, si mantienes pulsado Y, podrás cargar un ataque muy potente capaz de romper rocas y a ciertos enemigos más fuertes.

 

Su planteamiento es muy sencillo. De hecho, quizá excesivamente sencillo si a medida que se pasan mundos – de momento, para este avance, hemos jugado dos, que son bastante largos – no se suman nuevas ideas. Por fortuna, tiene pinta de que eso es precisamente lo que va a ir pasando, pues ya en las primeras pantallas vemos cómo hay ideas frescas en cada nivel que luego reaparecen en momentos dados.

 

Por ejemplo, Chibi-Robo puede cargar sus pilas a tope en un enchufe rojo para conseguir un poder de fuego que mata a enemigos muy específicos y que permite romper unos muros grises que de otro modo no se pueden destruir. También es posible hacer más largos los cables con unos orbes especiales. Rara vez haremos más largo el ataque rápido, pero el ataque cargado puede llegar a medir 300 centímetros – a veces solo temporalmente para desbloquear ciertos cofres ocultos llenos de monedas –, con lo que lo usaremos para rebotar, hacer combos y acabar con varios enemigos de una atacada.

 

Pilas para rato

Hay muchas situaciones que vienen dadas por el uso de la longitud del cable en nuestro favor y que están pensadas para que encuentres los robotillos minúsculos que hay sueltos por el escenario y que has de atrapar pulsan A, las monedas especiales que están escondidas tras muros invisibles o en plataformas que no se ven fácilmente cuando te mueves o chucherías, sí, chucherías que pertenecen a marcas reales – el juego avisa de que hay productos de terceros nada más encenderlo, como caramelos PEZ - y que puedes usar para hacer la vida un poco más fácil a los personajes que te encuentras.

 

Conseguir todos los objetos de la fase no es precisamente fácil. En esto se parece a Yoshi’s Wolly World, pues te picas para encontrarlos todos al acabar cada mundo y no resulta precisamente moco de pavo, sobre todo porque hay medallas especiales que se consiguen, por ejemplo, sin que te toquen los enemigos. Esta última se me ha resistido un par de veces por culpa de algún que otro jefe, pues también hay jefes finales al terminar ciertas fases, que aunque no son difíciles, no perdonan un solo error.

 

Además de esto, hay bastantes cosas que coleccionar y que recopilar, todas ellas accesibles desde tu nave espacial, donde podrás acumular vatios consumiendo la basura que te encuentres por ahí – estamos ante un juego muy ecologista – y donde también se compran ítems de ayuda por si te atrancas en algún momento de la aventura.

 

Muy sencillo...de momento

No vamos a contar mucho más sobre Chibi-Robo! Zip Lash porque queremos dejar unas cuantas sorpresas para el análisis, pero como juego de plataformas y puzles sencillo, tiene cierto encanto. Además, saber que hay algún reto escondido por ahí para picarte si eres esa clase de jugador también es fantástico. Y, bueno, el bichito es realmente adorable (hasta tiene amiibo para desbloquear otros contenidos). A lo mejor nos ha dejado un poco fríos, pero esperemos que, a medida que avancen los mundos, vaya adquiriendo más volumen, porque resulta un poco facilón. Eso ya lo juzgaremos más adelante.

Lecturas recomendadas