Reportaje

Avance de Civilization: Beyond Earth

Por Borja Abadie
-

Firaxis y 2K nos invitan a probar Civilization: Beyond Earth, la nueva entrega de la archiconocida saga de estrategia que, en esta ocasión, nos lleva a escribir una historia muy distinta: el futuro de la humanidad y su colonización del Universo.

2K y Firaxis nos han invitado a Los Ángeles para echar nuestras primeras partidas a Civilization: Beyond Earth como aperitivo del próximo E3 que se celebra en menos de un mes en la ciudad californiana. No hace tanto que conocíamos de la existencia de esta nueva entrega de la saga con un tráiler, que nos mostraba a las claras que ya no repasaremos la historia de las civilizaciones sino que escribiremos el futuro de la especie humana y de su expansión por el Universo con nuestras propias acciones.

A nosotros nos encantó la última entrega y su genial expansión, pero mucho mejor sabor de boca nos ha dejado aún la mirada al futuro de esta nueva entrega. Eso sí, después de jugar nuestra primera partida pudimos comprobar que las bases que han hecho del último Civilization 5 todo un éxito seguirán intactas en la nueva aventura espacial. 

Mirar al pasado para evitar errores en el futuro

La primera impresión al jugar a Beyond Earth es la de estar asistiendo a una secuela espiritual del genial Sid Meier's Alpha Centauri, que ya nos encandiló en 1999 con su apuesta futurista, pero se notan para bien los años de experiencia transcurridos. La estrategia por turnos sigue siendo el fundamento jugable de Beyond Earth. Todo resultará muy familiar para los amantes de la saga: casillas hexagonales, construir ciudades, desarrollar tecnologías, atacar a nuestros rivales, mejorar edificios, crear un ejército, etc... pero la ambientación futurista también trae consigo cambios jugables.

Al estar forjando nuestro propio futuro y no estar encarnando a líderes históricos, tendremos que crear nuestro propio pasado, nuestro punto de partida. Tendremos que tomar una serie de decisiones iniciales, como la elección de la facción a la que apoyamos (habrá 8 distintas), qué y a quiénes nos hemos llevado para colonizar el nuevo planeta o el tipo de nave en el que hemos llegado, por ejemplo, lo que personalizará nuestro tipo de civilización. Muy al estilo de lo que hacíamos en Mass Effect al no importar una partida antigua, solo que con más posibilidades y con consecuencias jugables.

Nadie dijo que colonizar iba a ser fácil

Una vez que aterricemos en el nuevo planeta comenzará lo bueno. Una modesta ciudad será el punto de partida. Un pequeño grupo de astronautas y un ágil explorador serán los primeros colonizadores. Investigar los alrededores de nuestro asentamiento será nuestra primera misión. Pronto descubriremos que no estamos solos en el planeta. La vida alienígena es muy variada y tiene bastante mala leche, así que surgirán las refriegas. El nuevo planeta estará repleto de ruinas, misteriosos materiales y todo tipo de recursos esperando a que los saqueemos.

También habrá humanos de otras facciones, como uniones americanas, africanas, asiáticas y hasta de Brasil, cada una con sus propias debilidades y virtudes. Como es habitual, en nuestra mano estará el trabajar codo con codo por un futuro mejor para la raza humana o hacerlo solo para el bien de nuestra civilización atacándoles. El espionaje también será fundamental para estar al tanto de lo que nuestros enemigos saben de nosotros y lo que nosotros hemos descubierto de ellos.

Por otro lado, tendremos que escoger la afinidad con el planeta que más nos convenga. Habrá tres. Armonía nos permitirá adaptarnos al planeta al máximo, mejorar las investigaciones genéticas para mezclarnos con los aliens o domesticar a algunas de las especies nativas. La supremacía nos prepará más para la guerra, con gran fe en la tecnología, los robots y todo tipo de cacharros que nos permitan colonizar el planeta entero. Pureza tratará de que nos mezclemos lo menos posible con el planeta, mejorando las fortificaciones defensivas y adaptando nuestras ciudades lo más posible a las condiciones de vida humanas.

Lo que más nos ha sorprendido gratamente es la nueva red de tecnologías, que sustituye a los árboles de tecnología de anteriores entregas. Ya no estaremos tan limitados a seguir un camino lineal de artefactos, sino que podremos ir escogiendo entre decenas de opciones que abren nuevos caminos, dejándonos muchas más libertad para desarrollar a nuestra civilización.

En nuestras primera partidas apenas pudimos aprender 4 o 5 de estas habilidades, por lo que no pudimos ver hasta qué punto podremos diferenciar a cada civilización en función de las decisiones que tomemos. Sus creadores nos aseguraron que las diferencias serán mucho mayores que nunca ya que solo han estado constreñidos por su imaginación, no por los acontecimientos históricos.

Para hacer frente a los peligros del planeta, alienígenas o no, podremos mejorar a nuestras habilidades como es habitual, y además las unidades contarán con su propia experiencia acumulada en los combates, que perderemos cuando mueran, muy al estilo del excelente Xcom Enemy Uknown.

Un universo de posibilidades

El apartado gráfico nos ha parecido muy similar a Civilization V, con una puesta en escena algo más espectacular. El modo competitivo para 8 jugadores promete las mayores satisfacciones. Además, podremos customizar completamente las partidas eligiendo si incluimos más adversarios o que tipo de opciones tendremos disponible cuando empiece una partida. Desde Firaxis también nos aseguraron que la comunidad "modder" puede estar de enhorabuena ya que Beyond Earth permitirá que los usuarios modifiquen la experiencia de juego a su antojo (con muchas horas de trabajo, eso sí).

Estas primeras partidas no nos han dado tiempo para mucho más que descubrir un par de ruinas, artefactos, desarrollar unas pocas tecnologías y para declararle la guerra a una facción mucho mejor preparada que nosotros (con la consiguiente paliza recibida), pero tenemos claro que nos ha gustado lo que hemos visto y que estamos deseando hincarle el diente a esta nueva entrega de Civilization el próximo otoño (en PC, Mac o Linux) y descubrir por nosotros mismos en qué podemos llegar a convertir a la raza humana.

Lecturas recomendadas