Reportaje

Avance de The Crew

Por Rafael Aznar
-

The Crew no llegará a las tiendas hasta el 2 de diciembre, pero ya hemos podido probar un pequeño avance, gracias a la beta cerrada que Ubisoft acaba de poner a disposición de los usuarios. Una enorme recreación de Estados Unidos nos aguarda en este juego de carreras sociales para PS4, Xbox One, PC y, contra todo pronóstico, 360. ¿Estáis listos para dar zapatilla en la tierra del Tío Sam?

Estados Unidos es una de las cunas del motor. En la llamada tierra de las oportunidades, hay auténtica pasión por los coches, merced a una industria en la que General Motors corta el bacalao, a unos ajustados precios de la gasolina o a la existencia de miles de carreteras por las que conducir, ejemplificadas por la celebérrima Ruta 66. Precisamente, ese factor geográfico ha inspirado al estudio francés Ivory Tower para desarrollar The Crew, un juego de carreras en mundo abierto y enfocado a lo social que permitirá cumplir la parte más materialista del sueño americano.

El juego será publicado por Ubisoft, quien cuenta ya en su bagaje con una de las sagas más importantes del género: Driver. No es el único punto de referencia que tendrá, pues el estudio responsable, pero a ser novel, cuenta con gente que ha trabajado en sagas de velocidad de tanto renombre como Need for Speed, V-Rally y, sobre todo, Test Drive Unlimited, que fue una de las pioneras en la subcategoría de la conducción en mundo abierto. Por tanto, pese a tratarse de una nueva IP a cargo de un estudio relativamente nuevo (fue fundado en 2007, pero éste es su primer título, lo que da cuenta del tiempo que lleva en desarrollo), hay garantías de antemano. De hecho, también está colaborando Ubisoft Reflections, el estudio responsable de Driver.

El juego estaba previsto para el 11 de noviembre, pero, finalmente, se retrasó hasta el 2 de diciembre para acabar de pulir detalles y chequear que todo esté en orden mediante una beta cerrada para PlayStation 4 y Xbox One. Precisamente, nosotros hemos podido probarla en la consola de Sony y, aunque tiene algunos fallos, como infinitos tiempos de instalación en pleno juego o bloqueos en algunos menús, nos ha servido para hacernos una idea de cómo será la experiencia. A priori, iba a ser un juego exclusivo de la nueva generación, pero, en agosto de este mismo año, Ubisoft sorprendió a todos al anunciar que también saldría en 360 (no así en PS3) por las facilidades online que ofrece la ya casi jubilada plataforma de Microsoft.

Carreras socialmente conectadas

The Crew será un MMO de velocidad, de modo que exigirá la conexión permanente obligatoria a Internet (no está muy claro si habrá que ser también suscriptor de PS Plus o Xbox Live Gold, en las versiones de consola). Así, aunque podremos jugar en solitario, el mayor encanto del juego estará en formar una cuadrilla de cuatro amigos para cooperar y competir en las pruebas del modo Historia o en los centenares de desafíos que habrá dispersos por todo el mapa. En un mismo mundo, podrán llegar a coincidir hasta ocho personas, con un sistema de búsqueda de partidas dinámico, para poder saltar a la acción de forma casi instantánea.

El argumento estará protagonizado por Álex, un corredor ilegal de una banda de Detroit conocida como los 5-10. Nada más empezar, su hermano Dayton será asesinado ante sus ojos y, para más desgracia, el líder de la banda y un miembro corrupto del FBI se las ingeniarán para incriminarle y meterle en prisión. Sin embargo, pronto, una agente de la Oficina Federal de Investigación le ofrecerá un trato para salir de allí a cambio de encontrar pruebas contra la banda, convertida en una red criminal de contrabando. Así, poco a poco, Álex deberá aumentar su estatus dentro de la organización. Lejos de ser algo intrascendente como en otros juegos de velocidad, parece que la historia tendrá bastante peso en el conjunto, en forma de espectaculares secuencias de vídeo.

Dicho todo eso, el aspecto más determinante de The Crew será su ambientación: una recreación a escala de todo el territorio de Estados Unidos, en lo que promete ser el escenario más vasto que se haya visto en un juego de estas características, con 10.000 kilómetros de caminos. Así, nos encontraremos con una veintena de ciudades, como Nueva York, Miami, Los Ángeles, Las Vegas, Chicago, Detroit, San Francisco, Seattle, Washington Nueva Orleans, Salt Lake City… Entre todas esas ciudades, habrá numerosos tramos de enlace y espacios naturales, como las playas de Florida, las Rocosas, las montañas nevadas de Aspen… Por supuesto, no faltarán los lugares más emblemáticos del país, como el Monte Rushmore, el Puente de Brooklyn, Times Square, el Golden Gate… Estará hasta el Convention Center, donde cada año se celebra el E3. Por si eso fuera poco, se han recreado también algunos circuitos reales, como Laguna Seca, Indianápolis, Sebring e, incluso, la famosa subida de tierra de Pikes Peak. Ir de costa a costa llevará cerca de media hora, aunque habrá una opción de viaje rápido y la posibilidad de marcar rutas con el GPS para no dar tener que dar rodeos. Sin duda, la ambientación será sensacional.

En cuanto al estilo de juego, será un arcade puro y duro, sin ningún tipo de concesión a la simulación: choques, saltos, derrapes, nitro, atajos, tráfico abundante, policías molestos… Eso sí, la variedad de los terrenos, como asfalto, nieve, dunas o montañas, obligará a elegir el tipo de coche que más convenga en cada momento. Además, habrá multitud de desafíos dinámicos, como, por ejemplo, hacer eslalon en medio de una autovía. Aun así, lo que hemos podido probar en la beta nos ha dejado un tanto fríos, pues el control resulta algo tosco y elementos como los choques, según el coche que se lleve, no están bien resueltos del todo. Por ejemplo, hemos intentado chocar contra infinidad de árboles al atravesar un bosque a bordo de una camioneta y, en cierto modo, la corteza parecía repeler el metal… Habrá que ver el equilibrio entre arcade y realismo por el que se apuesta en la versión final. El juego será compatible con volantes, a diferencia de lo que sucedió con Need for Speed Rivals.

En principio, habrá medio centenar de vehículos reales, pertenecientes a marcas como Ferrari, Pagani, Aston Martin, Lamborghini, Chevrolet, Ford, Nissan o BMW. Visitando las tiendas de tuneadores que habrá por todo el mapa, podremos adquirir diversas piezas de rendimiento (tubo de escape, inyección, ventilación, caja de cambios, neumáticos, suspensión, diferencial) o estéticas (colores, pegatinas, interiores, parachoques, llantas, alerones). Así, según el coche que estemos manejando, podremos establecer hasta cinco configuraciones: de calle, de rendimiento, de circuito, de rally y de tierra. Por supuesto, tocará apoquinar por los coches y las mejoras, aunque algunos también se obtendrán como recompensa por superar misiones. En ese sentido, habrá un marcador de experiencia, de modo que, al subir de nivel, desbloquearemos nuevos elementos, como puntos para elegir entre diferentes ventajas, tales como disponer de una mejor frenada u obtener más puntos al final de las pruebas.

Un país de dimensiones kilométricas

El apartado técnico de The Crew tendrá su mayor virtud en la extensión y la variedad del mapa, así como en la enorme calidad de las secuencias CG, en las que no sólo veremos coches, sino también personas de carne y hueso. Habrá ciclo día-noche y, a lo largo y ancho de los escenarios, veremos tanto transeúntes como animales. El conjunto irá a 1080p y 30 fps, aunque en la beta hemos notado algún que otro tirón. A diferencia de otros arcades, como el anteriormente citado Need for Speed Rivals, habrá tanto cámaras exteriores como interiores, con un modelado bastante correcto del salpicadero y de las manos del conductor sobre las levas del cambio (no así de los retrovisores, que serán ‘opacos’). Además, cuando estemos en el taller, podremos ver curiosidades, cómo el motor y el modo en que transmite la potencia a todo el coche.

Ahora bien, no parece que el juego vaya a estar entre los más punteros de la nueva generación, y menos cuando algunos de los títulos más espectaculares que se han visto hasta ahora en términos gráficos pertenecen, precisamente, al género de la velocidad, como Forza Horizon 2 y DriveClub. Claramente, se ha sacrificado nivel de detalle general tanto de los paisajes como de los coches para apostar por un escenario lo más grande posible. No en vano, por algo el juego también va a salir en Xbox 360, aunque la adaptación no la está desarrollando Ivory Tower directamente, sino Asobo Studio. Eso sí, aunque hay “popping” en la lejanía, es menor del que nos esperábamos, y la iluminación general también es muy competente. Por otra parte, para favorecer el uso del GPS sin tener que dejarse los ojos en el minimapa, se ha incluido una línea azul en el aire, dos metros por encima del coche para que no resulte muy intrusiva.

En cuanto al apartado sonoro, habrá canciones rockeras de fondo y las voces estarán en español, algo que será importante, ya que, a menudo, nos llamarán y nos hablarán diversos personajes mientras estemos conduciendo (algo que ha sido siempre uno de los grandes problemas de GTA, por ejemplo).

The Crew se lanzará a las carreteras de Estados Unidos el próximo 2 de diciembre, como el último gran juego de velocidad de este otoño. De momento, por lo que hemos visto en la beta, contará con elementos de gran potencial, como la genial ambientación, el gigantesco escenario y el ambicioso concepto social, aunque no parece que el control y el apartado técnico vayan a ser tan notables como los de su competencia directa. Aun así, el sueño americano nunca habrá estado más al alcance de nuestras manos y nuestros pies.

Lecturas recomendadas