Reportaje

Avance de Dynasty Warriors: Gundam Reborn

Por Álvaro Alonso
-

Directo desde los campos de batalla os traemos el avance de Dynasty Warriors: Gundam Reborn, el nuevo juego de Tecmo Koei que nos pone a los mandos de los gigantescos robots de la saga Gundam en batallas campales contra cientos de enemigos.

¿Conocéis la saga Dynasty Warriors? Sí hombre, esa tan famosa en la que personajes del Japón feudal se enfrentan ellos solitos a ejércitos enteros, y que puso de moda el término 'machacabotones'. Ya caéis, ¿verdad? Y, ¿qué nos decís de Gundam? Probablemente el mejor anime/manga de robots gigantes de todos los tiempos (con permiso de Mazinger Z). Pues mezclar esta fantástica serie con el mejor musou dio como resultado el apoteósico spin-off Dynasty Warriors: Gundam, que ya cuenta con nada menos que tres entregas. Pero la cosa no ha quedado ahí... ¿Y si os dijéramos que habrá una nueva entrega de este crossover tan dispar, con más robots, más enemigos y más acción que nunca? ¿Y si os dijéramos que está a punto de llegar a nuestras tierras? ¿Y si os dijéramos que ya hemos podido probarlo? Pues agarraos a vuestros asientos de piloto porque os traemos, solo para vuestros ojos, ¡el avance de Dynasty Warriors: Gundam Reborn!

Un Mobile Suit para dominarlos a todos

En esencia, la premisa de Dynasty Warriors: Gundam Reborn es muy simple: escoge a tu robot gigante favorito (llamados aquí Mobile Suits) y lánzate al campo de batalla para destruir a todo aquel que ose interponerse en tu camino. Pero antes de pasar al meollo, hay varias opciones con las que conviene trastear. Disponemos de dos modos de juego: Official y Ultimate, así como una utilísima base de datos para ponernos al día sobre todo lo relacionado con la historia de Gundam, que no es poco. Y nos hará falta, pues dentro del modo Official podemos elegir entre seis de las series y películas más conocidas de este universo y revivir sus combates más legendarios, a saber: Mobile Suit Gundam (película), Mobile Suit Zeta Gundam (película), Mobile Suit Gundam: Char's Counter Attack, Mobile Suit Gundam Unicorn, Mobile Suit Gundam SEED y Mobile Suit Gundam SEED Destiny. ¡Casi nada! La historia es narrada como viene siendo habitual en las adaptaciones de anime a formato videojuego: personajes y fondos prácticamente estáticos con cuadros que muestran los diálogos. Diálogos, eso sí, en perfecto japonés (y solo japonés); algo que sin duda agradecerán los fans acérrimos. Por su parte, los momentos más espectaculares han sido recreados con escenas CGI, un verdadero soplo de aire fresco y espectacularidad ante tanto plano estático.

Una vez hemos seleccionado nuestro arco argumental favorito, y antes de entrar en combate, podemos llevar a cabo todo tipo de gestiones: mejorar a nuestro Mobile Suit con los planos que obtenemos en las batallas, invertir los recursos que dejan caer los enemigos en actualizar las armas de nuestro mecha, inspeccionar el terreno de la misión que vamos a afrontar, seleccionar a nuestros compañeros de equipo (con los que ejecutamos poderosos ataques especiales), consultar los objetivos... Como veis tenemos donde elegir, y a medida que progresamos en la historia el repertorio aumenta, obteniendo acceso a nuevos Mobile Suit, nuevas armas, compañeros de equipo, etc. El número de unidades al que tenemos acceso es simplemente abrumador: más de 120 Gundam están a nuestra disposición para ser pilotados, cada uno con sus habilidades y ataques característicos. Por si eso fuera poco, y por primera vez en la saga, es posible controlar a los gigantescos Mobile Armor: máquinas de enorme tamaño que ofrecen una destrucción absoluta allá donde van. Los fans de la serie no se sentirán decepcionados.

En cuanto al sistema de combate, los seguidores de Dynasty Warriors van a sentirse como en casa: un botón para ataques cuerpo a cuerpo y otro para ataques a distancia, que combinados ofrecen una gran variedad de combos devastadores que acaban con cientos de unidades enemigas con cada golpe. La cantidad de estas que vemos al mismo tiempo en pantalla es asombrosa y el framerate consigue aguantar el tipo de manera muy digna, salvo en contadas ocasiones. Podemos, también, desplazarnos a toda velocidad para llegar antes a nuestro objetivo o elevarnos por los aires para alcanzar enemigos voladores, aunque para ello dependemos de una barra de energía que se agota lentamente, y en caso de hacerlo, nos veremos obligados a esperar hasta que el sobrecalentamiento llegue a su fin. Es un sistema de combate simple pero efectivo, aunque empieza a mostrar signos de fátiga tras tantos años en uso; algo más de variedad en el número de combos o ataques especiales no habrían estado de más. La I.A. enemiga también deja bastante que desear, con unos enemigos que podrían ser perfectamente muñecos de prácticas: el mayor desafío que presentan es acertarles con nuestros devastadores ataques.

Por su parte, el modo Ultimate nos permite seleccionar a nuestro Gundam y piloto favoritos para ponerlos a prueba frente a una serie de operaciones (que a su vez se dividen en misiones) con una trama creada específicamente para la ocasión. Esta modalidad se puede disfrutar con un amigo/a a pantalla partida o mediante conexión a Internet, e incluye algunos objetivos que de no ser cumplidos, pueden hacer que nos topemos con la pantalla de Game Over y tengamos que empezar una operación desde el principio. Todo un desafío.

Una tecnología de otra era... Pasada

Sin duda, el apartado en el que más flojea DYNASTY WARRIORS: GUNDAM Reborn es el gráfico. Y es que los chicos de Tecmo Koei han tomado la que nosotros creemos es una decisión errónea: en lugar del estilo gráfico cel-shading que tan buen sabor de boca nos dejó en las anteriores entregas, han optado por uno más "realista". Y teniendo en cuenta la carga poligonal que maneja el título el 80% de las veces, han tenido que utilizar texturas que podrían pertenecer perfectamente a la generación pasada, algo que con el estilo dibujo animado no 'cantaría' a tales extremos. El famoso popping, o enemigos y construcciones que aparecen de la nada debido a una distancia de dibujado muy limitada, es otro de los problemas que achaca el título, aunque a decir verdad, no es algo que afecte excesivamente a la jugabilidad.

Existe, sin embargo, una última tara que sí afecta de forma preocupante, y es la repetitividad: llegados a un punto, la variedad de situaciones es nula, y avanzar en el juego solo requerirá ir de un lado a otro machacando botones. Y por desgracia ese punto llega muy, muy pronto. Los fans de la saga Dynasty Warriors y los musou se sentirán, con toda probabilidad, más satisfechos con la octava entrega de la saga, que salió al mercado hace apenas dos meses. Sin embargo, si sois seguidores de Gundam la ingente cantidad de contenido, y la oportunidad de revivir algunas de las batallas más épicas de la serie y las películas en entornos multitudinarios, hacen de este renacimiento una opción muy a tener en cuenta.

Lecturas recomendadas