Reportaje

Avance de The Elder Scrolls Online

Por Jorge S. Fernández
-

Si hay un juego de rol veterano para nuestros PC´s, esa es la saga de The Elder Scrolls. Por lo que partiendo de esta base, es lógico que el nuevo título de Bethesda haya causado tanta expectación en su salto online, y más aún cuando son tantas las opciones disponibles y en desarrollo, de juegos a la espera de su salto al juego masivo. 

Pero en este caso se hace muy especial por comprobar cómo se plasma en un entorno multijugador todo el universo de esta longeva serie. Para ello, los miembros de la prensa hemos tenido la ocasión de probar The Elder Scrolls Online durante esta semana, para dar los primeros pasos en este mundo fantástico.

Gran nivel de personalización

Para empezar, en The Elder Scrolls online los niveles de personalización de nuestro personaje es realmente sobresaliente, pudiendo crear un modelo de jugador único respecto de los demás jugadores. Partiendo de las diferentes alianzas a las que podemos pertenecer, como The Daggerfall Covenant, The Aldmeri Dominion o The Ebonheart Pact.

En cuanto a las razas, son nueve las disponibles, desde orcos a elfos de todo tipo. Así como los diferentes tipos de personaje, como DragonKnight, mago, Templario o Nightblade. Con esta gran variedad de clanes y personajes, seguro que podemos identificarnos con alguno de ellos.

Pero una vez creado, para diferenciarse de algunos MMORPG también podremos personalizarlo a nuestro gusto, hasta el punto de que podamos modificar los rasgos físicos, como altura, peso, corpulencia, anchura y largo de extremidades, color de piel y un largo etcétera que harán de nuestro personaje alguien a nuestra semejanza, o todo lo contrario, pero siempre diferente a los demás.

Primeros pasos con nuestro personaje

La acción de The Elder Scrolls Online se desarrolla en Tamriel, continente conocido por todos los jugadores de la saga, aunque con la peculiaridad de que nos encontramos en él 1000 años antes de los hechos narrados en las últimas entregas de la saga. Esta primera toma de contacto de The Elder Scrolls Online nos ha servido sobre todo para hacernos con los controles y mecánica de juego.

En un tiempo muy anterior a los hechos de Oblivion o Skyrimcomenzamos en una zona de mazmorras, donde un misterioso profeta nos “llevará de la mano” para darnos a conocer los básicos del juego. Partiendo de la elección de nuestra arma principal, de una amplia gama existente dentro de la caverna. En este mismo momento es cuando pudimos observar a otros jugadores "humanos" seguir los mismos pasos para recoger su arma y salir pitando hacia el primer objetivo.

Como en cualquier MMORPG de nuestros días, el desarrollo del juego discurre de manera bastante lineal, al menos en estos primeros niveles, que son los que hemos podido jugar. Hablamos con distintos personajes para conocer más del suelo que pisamos y de los hechos que nos han llevado hasta allí.

En general, vamos aumentando de nivel de personaje de una manera un tanto monótona, ya que todo se reduce a ir completando las diferentes misiones que nos encomiendan los personajes, como el profeta, recogiendo objetos de aquí y de allá, o buscando las entradas a pasajes misteriosos.

Se podría decir que el nivel de dificultad de lo jugado hasta ahora es bastante bajo, llegando en muchos casos, como decía antes, a hacer de la experiencia de juego algo un tanto lineal, hasta el extremo de que si no encontramos al personaje que estamos buscando, o tan siquiera nos hemos enterado del objetivo que tenemos que cumplir, nos bastará con desplegar el mapa y ver el punto donde se encuentra el evento.

Así, la brújula nos lo marcará y llegaremos rápidamente hasta él. Esto, que puede ser de utilidad muchas veces, al usarlo de manera continua consigue que todo sea mucho más rutinario y menos interesante, nos da la sensación de seguir un guion encorsetado y que deja poca libertad al jugador.

Curiosa perspectiva de juego y controles

Para espanto de muchos y alborozo de algunos, hay que decir que la perspectiva principal desde la que controlaremos a nuestro personaje es la de primera persona, vamos, como un FPS de toda la vida o en las últimas entregas de la saga. Es algo inusual en un MMPORPG. He de reconocer que me alegré e intrigué a partes iguales, al comprobar que tenía este tipo de perspectiva, aunque ahí se acabó todo.

Y es que no se hace nada cómoda esta perspectiva para jugar, en primer lugar por la pérdida de visión periférica que obtendremos, así como la extraña mecánica de combate. Porque respecto de otros MMORPG, al basarse el combate en primera persona, tendremos que tener en cuenta que hay que apuntar primero al enemigo y luego atacarle, pero siempre de frente.

Hasta aquí todo lógico, pero la respuesta del ratón a nuestros ataques no es todo lo fluida que nos gustaría y muchas veces el enemigo “traspasará” nuestro cuerpo y tendremos que darnos la vuelta en su busca, como si fueramos en busca de una piñata, sin duda esto es lo peor de la perspectiva en primera persona.

Pero hay que dar gracias a que los chicos de Bethesda no han reducido todo a un FPS, sino que al girar la rueda de nuestro ratón, la perspectiva de juego se convierte en la tradicional de todo MMORPG, en tercera persona. Hay un gran inconveniente, pues los ataques se realizan de la misma manera que en el modo FPS, por lo que tenemos que estar de frente al personaje para poder quitarle energía, lo que hace de los combates algo un tanto caótico.

Sin duda éste es el peor apartado de este The Elder Scrolls Online, que precisamente debería ser uno de los más importantes y mejor desarrollados. Veremos cómo evoluciona este apartado de mano de la betaTambién, a la hora de hablar con los personajes y abrir puertas o pasajes, se hace un tanto incómodo estar apuntando directamente al objeto en cuestión, para pulsar la tecla E, que activa todas estas acciones, incluso para hablar con un personaje tendremos que apuntar directamente con nuestro ratón a él y pulsar la tecla E de nuevo.

Sin muchas noticias del juego online

Aunque The Elder Scrolls sea un juego online, de momento, hasta lo que hemos podido probar, sólo hemos coincidido con otros personajes en ocasiones muy puntuales, y sin ningún tipo de influencia sobre nuestra evolución en el juego. Entendemos que en los siguientes niveles, la cosa irá cambiando, pero en el momento de estas impresiones, el peso de la comunidad de jugadores ha sido casi nula.

Apartado técnico

Hasta el momento, lo que hemos podido catar técnicamente de este The Elder Scrolls Online es bastante normalito, teniendo en cuenta que lo hemos jugado con un nivel de detalle Ultra. Y la verdad, que en cualquier otro juego técnicamente interesante este modo ultra no pasaría de un medio alto.

Las texturas en este modo tienen una escasa calidad y el conjunto gráfico no aporta nada extraordinario. Sólo los efectos de luz sobre las armaduras de los personajes o estos mismos efectos sobre fortalezas y ciudades son destacables, pero vamos, tampoco para tirar cohetes.

Además, la fluidez del motor 3D es muy justa, lo que no se entiende con este tipo de texturas y detalles tan poco pulidos. El apartado sonoro está en la misma línea, con una bonita banda sonora y unos efectos de sonido que ambientan correctamente todo lo que ocurre a nuestro alrededor.

Primeras impresiones

The Elder Scrolls Online, hasta lo que hemos visto, que es un mera primera toma de contacto, nos ha dejado con una sensación agridulce. Por un lado nos sorprende gratamente el tema de la perspectiva FPS, pero al estar tan mal ejecutada se covierte casi más en un estorbo que otra cosa.

Su desarrollo lineal y bastante rutinario no invita de momento a engancharse con él, y el confuso sistema de evolución de nuestro personaje, que veremos con más detalle la próxima semana, no acompañan al conjunto.

En general, podemos decir que The Elder Scrolls Online tiene todavía mucho que pulir, y de momento muy pocos motivos para que algún jugador suelte 13€ todos los meses por un juego que a día de hoy nos ofrece una experiencia monótona y lineal, sin un verdadero factor diferenciador sobre su numerosa competencia.

Lecturas recomendadas