Reportaje

Avance de Forza Horizon 2 para Xbox One

Por Rafael Aznar
-

Forza Horizon 2 llegará a Xbox One y Xbox 360 el 30 de septiembre, como avanzadilla de la avalancha de juegos de conducción que van a rodar por nuestras consolas en el plazo de apenas dos meses. Tras deleitarnos con un fantástico viaje a Colorado en la primera entrega, Playground Games nos llevará esta vez al sur de Francia y al norte de Italia, un paraíso de velocidad, música y belleza digno de la nueva generación.

El género de la velocidad va a vivir un otoño sin parangón, con una espectacular carrera en la que van a competir hasta cinco coches de gran cilindrada, la mayoría hechos expresamente para la nueva generación: Project CARS, DriveClub, The Crew, F1 2014 y Forza Horizon 2. Precisamente, este último será el encargado de abrir pista el próximo 30 de septiembre, cuando llegue a Xbox One y Xbox 360. Microsoft ha puesto a disposición de los usuarios de One una completa demo del juego y, tras haberla probado, estamos deseando que el dichoso verano se apague ya y llegue el último día del mes.

Antes de nada, conviene aclarar que, aunque el juego llegará a las dos consolas a las que Microsoft da soporte actualmente, no se trata del típico desarrollo intergeneracional, esa lacra que tanto ha lastrado a la nueva generación durante su primer año de vida. La versión 'buena' será la de Xbox One, de la que se ha ocupado Playground Games, haciendo uso del motor gráfico de Forza Motorsport 5. En cambio, la de 360 será una adaptación a cargo de Sumo Digital, que, pese a ser un estudio especialista en el género de la velocidad y las conversiones, ha tenido que emplear el motor del primer Horizon y hacer importantes recortes, como eliminar los efectos climatológicos o reducir el tamaño del mapa. Es una buena noticia, pues significa que la nueva generación empieza a cumplir el rol para el que se creó. Por tanto, todo lo que digamos en este avance se refiere, únicamente, a la versión de One.

Una alternativa a una gran saga

El género de la velocidad es uno de los que más adeptos arrastran dentro del mundillo de los videojuegos. La saga Gran Turismo lo dejó muy claro en los tiempos de la primera PlayStation, colocando sus dos apariciones en el primer y el tercer puesto de los juegos más vendidos de la consola, con el venerado Final Fantasy VII entre medias. Por eso, cuando Microsoft se decidió a probar suerte en la industria, una de las primeras cosas que hizo fue preocuparse de alimentar ese género. Lo hizo con Project Gotham Racing, del estudio Bizarre Creations, que, antes, había hecho Metropolis Street Racer, uno de los mejores títulos de Dreamcast. Sin embargo, dicha saga era bastante arcade, y Microsoft quería un simulador capaz de competir con GT, que, por entonces, partía la pana en PS2 con su tercera entrega. Por eso, en 2005, se sacó de la chistera Forza Motorsport, una saga que, desde entonces, empezó a recibir entregas cada dos años, ya en Xbox 360 (la segunda en 2007, la tercera en 2009 y la cuarta en 2011). Sin todo este pasado, no se entiende de dónde viene la subsaga que nos ocupa.

Dado que el simulador de Turn 10 Studios sólo sale cada dos años, se hacía necesario llenar el vacío estacional con algún otro título de conducción exclusivo. Fue ahí donde entró en juego Playground Games, a quien se le encargó hacer un 'spin off' de la saga para lanzarlo en 2012. Casualmente, muchos de los integrantes de ese estudio, fundado en 2009, provienen de Bizarre Creations, que tuvo que cerrar en 2010 tras el fracaso comercial de Blur, un juego incomprendido que mezclaba coches reales con mecánicas de ataque a lo Mario Kart. Así, Forza Horizon llegó a Xbox 360 con una decidida apuesta por las carreras en mundo abierto y un control a caballo entre arcade y simulación que, innegablemente, era una traslación del de los antiguos Project Gotham Racing, con un multiplicador de puntos para las acciones más espectaculares. ¿Alguien dijo 'kudos'? Tras ese excepcional desdoblamiento de la saga, Microsoft no tuvo ninguna duda de que debía hacerse una segunda entrega.

La costa mediterránea, un lugar idílico

Forza Horizon 2 mantendrá las mecánicas de la primera entrega, es decir, un mundo abierto, una ambientación ligada a un festival de música, la presencia de una gran variedad de coches y un importante tono social. Todo ello estará llevado a su máxima expresión, gracias a la potencia de Xbox One, a la que las "first parties" le están sabiendo sacar mejor el jugo que las "third parties".

Quizás la característica más destacable del juego es que se desarrollará en el sur de Francia y el norte de Italia, un lugar totalmente distinto a Colorado, cuya aridez fue la nota predominante en el anterior título. Según ha contado Playground Games, el tamaño del mapa será tres veces mayor. En la demo que hemos probado, sólo estaba accesible una pequeña parte, pero el resto del mapa aparecía 'oscurecido', y da la impresión de que, efectivamente, el mundo será enorme, con lugares reales como Castelletto, un precioso pueblo italiano, o Niza. La variedad de entornos será una delicia, con pintorescos pueblecitos, carreteras serpenteantes por zonas de acantilados, puentes… Lo que más nos ha llamado la atención es que se podrá circular, prácticamente, por cualquier palmo de terreno, pues podremos atajar por colinas, bancales, viñedos… Es decir, será un mundo abierto con todas las de la ley.

La estructura del juego seguirá la línea del primero. Nada más empezar, veremos un vídeo de introducción de los que ponen los pelos de punta, con imágenes reales y una voz trascendental que iniciará una cuenta atrás mientras explica las bondades del festival Horizon. Enseguida, nos veremos bajando de un ferry a bordo de un Lamborghini Huracán, con el que deberemos conducir hasta el centro neurálgico del festival, donde nos recibirá un relaciones públicas que, en lo sucesivo, nos avisará de los eventos que vayan desbloqueándose.

En la demo, se podían conducir tres de los más de 200 coches que conformarán el garaje: el Mitsubishi Lancer Evolution X GSR, el Audi RS3 Sportback y el Bowler EXR S. Una vez tomada la decisión, pudimos probar una decena de eventos, como una carrera a través de viñedos, otra bajo un aguacero o una competición contra avionetas. Al acabar cada evento, se nos invitará a repetirlo, si queremos, para batir el tiempo que haya marcado algún otro usuario del juego. Cabe destacar que, en los eventos, habrá que pasar por una serie de puntos de control, para evitar que se abuse de los atajos y mantener un equilibrio, pues, como decíamos, se podrá circular casi por cualquier sitio.

Cuando no estemos metidos en una carrera, podremos hacer multitud de cosas. Una de ellas serán las llamadas experiencias vitales, que serán una serie de eventos rápidos distribuidos por todo el mapa. Por ejemplo, en la demo, encontramos un Koenigsegg Agera y había que subirse a él para batir una determinada velocidad. Asimismo, volverán los coches ocultos que habrá que restaurar, los carteles coleccionables o los radares (que podrán medir la velocidad en un punto exacto o en un tramo amplio de carretera).

El tono social será un aspecto esencial del juego. Aunque estemos jugando offline, estaremos en contacto permanente con nuestros amigos y con otros usuarios, de varias formas. La más importante serán los 'drivatares', una tecnología que Forza Motorsport 5 ya utilizó de manera muy acertada. Por si alguien no conoce cómo funciona, se trata de modelos de IA que conducen tal y como lo haría un determinado usuario, gracias al análisis de un gran número de datos acumulados en la nube (forma de entrar en las curvas, velocidad, uso de derrapes, agresividad). Así, en las carreras, los rivales serán, en cierto modo, humanos (de hecho, sus nombres serán los 'gamertags' de los usuarios a los que representen). Incluso cuando estemos conduciendo por puro placer, nos cruzaremos con esos 'drivatares', que irán de aquí para allá a lo largo y ancho del mapa. Del mismo modo, aunque estemos offline, podremos picarnos con los amigos por batir récords, como los que registrarán los citados radares de velocidad. Por otra parte, podremos formar clubes de hasta 1.000 miembros y, por supuesto, participar en carreras online de hasta doce personas. En ese sentido, hay que destacar que se podrá saltar casi instantáneamente al juego en línea, sin tener que salir al menú o sufrir tiempos de espera. Bastará con pulsar un botón, de modo que, mientras el sistema se conecta, podremos seguir conduciendo sin ninguna traba.

La perfecta mezcla entre arcade y simulación

El control de Forza Horizon 2 será muy similar al de la primera entrega, quizás un poco más arcade, pues resultará bastante fácil volcar. En buena medida, recordará al de Project Gotham Racing, como el del primero, y eso es estupendo. Así, además de conducir rápido, para obtener más créditos y puntos de experiencia con los que subir de nivel, habrá que conducir con estilo, encadenando maniobras. Hacer derrapes, romper vallas, coger atajos o dar saltos serán sólo algunas de las acciones que se premiarán.

Los más puristas de la velocidad pueden estar tranquilos, pues, a pesar de ese enfoque arcade, se podrán configurar muchos elementos. Por un lado, estarán las ayudas relativas a la dificultad, como la dirección (asistida, normal o simulación), los frenos (asistidos, con ABS o sin ABS), el control de tracción, el control de estabilidad, el cambio de marchas (automático, manual o manual con embrague) o el trazado óptimo. También será posible activar el sistema de daños y el desgaste de los neumáticos, que no sólo afectarán a la integridad del coche, sino también a su manejo. Eso sí, cuando estemos en el modo libre, para arreglar los desperfectos, bastará con pausar la partida y pulsar un botón. Por otro lado, se podrán tunear muchos aspectos del coche, como la presión de los neumáticos, la relación de marchas, el alineamiento, las barras estabilizadoras, los muelles, la amortiguación, la aerodinámica, el freno o el diferencial. En otras palabras, no estamos ante un arcade desenfrenado, como pueda ser un Need for Speed, ni mucho menos. El juego aprovechará los gatillos de vibración del mando como acompañamiento de las frenadas y los acelerones, aunque menos que Forza Motorsport 5, donde el 'hormigueo' era mayor.

La belleza de contemplar el horizonte

La versión de Forza Horizon 2 para Xbox One, que correrá a 1080p y 30 fps, será uno de los mayores espectáculos visuales que se hayan visto en un juego de coches. Para recrear los más de 200 coches, se ha aprovechado buena parte del trabajo que ya hizo Turn 10 el año pasado. De hecho, el estudio de Redmond ha colaborado estrechamente con Playground. Sin embargo, el trabajo no se ha limitado a hacer un trasvase de un juego a otro, pues ha habido que hacer desde cero toda la iluminación de los faros y el salpicadero para el momento en que el sol se pone y cae la noche.

El nivel de detalle de los vehículos será enorme, con una recreación minuciosa del salpicadero que incluso podrá apreciarse a través de la luna trasera cuando estemos jugando con las cámaras exteriores. Los juegos de reflejos sobre el coche también serán de altura, con las manos del conductor dejándose entrever en la luna delantera o el entorno reflejándose en la carrocería. Las imágenes recogidas por el retrovisor también lucirán de lujo, mostrando con gran nitidez todo lo que haya a nuestras espaldas, algo que suele escamotearse en muchos juegos de carreras. La lástima es que no habrá modo Autovista para poder observar todos los coches con detalle y conocer sus entresijos, algo que sí se incluyó en Forza Motorsport 5.

La ambientación en el sur de Francia y el norte de Italia será sinónimo de encanto y belleza. Los pueblos y las carreteras serán tan atractivos que daremos vueltas por el puro placer de explorar (si te gusta conducir, no hace falta comprarse un BMW, como dice el famoso anuncio). El realismo será tal que las señales de tráfico y de entrada a los pueblos o los contenedores de basura nos resultarán tremendamente familiares a los españoles, como vecinos que somos de los dos países en que transcurrirá el juego. Cabe destacar que las carreteras, además de por los 'drivatares', estarán transitadas por utilitarios reales manejados por la IA, como Fiat Punto o Mercedes A200, lo que nos obligará a hacer esquives y dará incertidumbre a las carreras. Si los conductores de esos coches ven que, de repente, invadimos su carril, nos picarán las luces. En la demo, hemos podido ver que se podrán destruir bastantes elementos del entorno. Particularmente, nos ha llamado la atención la destrucción de los viñedos si decidimos atajar por ahí. Eso sí, si chocamos contra un árbol, no esperéis arrancarlo de cuajo… En algunos momentos, la vegetación será tan frondosa que, si nos metemos por ahí, las cámaras interiores serán de poca utilidad, en especial la que sólo muestra lo que hay delante del coche, a ras de suelo.

Forza Horizon 2 coronará su gran apartado gráfico con dos elementos que deberían ser inherentes a cualquier juego de conducción de nueva generación: el ciclo día-noche y la lluvia. El tiempo transcurrirá de forma realista, de modo que veremos juegos de luces brutales. El cielo pasará por todo tipo de tonos, desde el amanecer hasta el anochecer, lo que irá aparejado a la necesidad de encender los faros del coche, que generarán todo tipo de efectos sobre el entorno. Visitar un pueblo por la noche será un auténtico deleite visual. En cuanto a la lluvia, es la primera vez que se incluye en la saga y su recreación nos ha encantado. Cuando el cielo se abra, el suelo se encharcará y el coche sufrirá las consecuencias, tanto en la carrocería como en la luna delantera, lo que obligará al parabrisas a trabajar a destajo. Además, los amantes de escuchar la lluvia caer están de enhorabuena, porque el efecto sonoro, que variará según la cámara que usemos, será una maravilla. Si nos quedamos parados y estamos usando la perspectiva del volante, será casi como estar dentro de un coche a merced de un aguacero, con las gotas repicando sobre el techo. Esperamos que Turn 10 Studios tome nota de estos dos factores para el potencial Forza Motorsport 6, pues fueron las dos mayores ausencias de la quinta entrega.

En cuanto al sonido, al margen de la recreación de los motores, que estará muy lograda, destacará la banda sonora. La ambientación festivalera se dejará notar en la presencia de siete emisoras de radio que ofrecerán todo tipo de ritmos, desde pop y rock indie hasta electrónica o música clásica (habrá hasta temas de Richard Wagner, Mozart y Vivaldi). Los locutores de esas emisoras hablarán en castellano, igual que la voz del GPS o la del relaciones públicas que nos irá informando de los eventos en que participar.

Xbox One asfalta su futuro

Cuando Xbox One se puso a la venta el 22 de noviembre de 2013, la mejor exclusiva de lanzamiento fue Forza Motorsport 5, pero la falta de tiempo para culminarlo, evidenciada por la limitada oferta de circuitos y por la ausencia de lluvia o ciclo día-noche, se tradujo en un regusto agridulce. Sin embargo, menos de un año después, Forza Horizon 2 promete deleitarnos con el mejor juego de coches en mundo abierto que se haya visto jamás. Tras haber probado la demo, nos atrevemos a decir que puede ser uno de los títulos más punteros del gran otoño que se avecina, y eso es mucho decir. El horizonte ya casi se toca con las manos.

Lecturas recomendadas