Reportaje

Avance de Ghost Recon Future Soldier

Por Óscar Díaz
-

La saga Tom Clancy's Ghost Recon ha sufrido muchos cambios desde que nació en PC y consolas. Ahora, con Future Soldier, se enfrenta a una guerra bien distinta, en un territorio que sirve para reinventar la saga y separarse de Advanced Warfighter.

Ghost Recon Future Soldier nos sitúa en el futuro, uno que nos lleva a una década posterior a la de Advanced Warfighter y su continuación, que aparecieron en la generación actual de consolas de sobremesa.

Aparte de retirar su DRM en la versión para PC, hay muchas características que ayudan a saber más del juego. Este tiene una personalidad muy marcada, que casi nos lleva a pensar que estamos ante otra saga, diferente a lo que conocemos por Ghost Recon. Parte de culpa la tiene el estudio encargado del Future Soldier, Ubisoft Romania. Estos han tomado las fuentes disponibles, con la factoría Tom Clancy's a su servicio.

Según nos ha comentado los desarrolladores, querían separarse de la idea de una Tercera Guerra Mundial. Limitar la situación a un general ruso, Alexei Douka, que ha tomado el poder por la fuerza y se dispone a "recuperar los territorios que formaban parte del Imperio". Una idea que dará lugar a situaciones realmente tensas con muchos países, pero sin llegar a un conflicto global.

Fuerzas de acción global: Ghost Recon

Los Ghost Recon se supone que no están en Rusia de forma oficial y se presentan como aliados del general rebelde. Una treta que proporciona cierta posición de ventaja inicial, pero muy arriesgada en la práctica.

El sistema de juego, donde vemos a los personajes en tercera persona, ofrece un control directo de la situación. Sabemos quién está a nuestro lado, tenemos un HUD muy informativo y el trabajo en equipo es la clave. Además, las misiones nos llevan a esperar al resto de componentes hasta que se salva un punto de control. Entonces, la mecánica cambia a lo que podríamos llamar un modo horda. En él tomamos posiciones y esperamos a la voz de ataque. Si nos salimos del área cercana a la acción veremos que la imagen se nubla y nos obliga a centrarnos en los objetivos marcados. Un sistema sencillo y bastante familiar.

Como sucede con otros juegos, en Ghost Recon Future Soldier tenemos la posibilidad de volver a la acción cuando nuestro personaje cae. La espera hasta resucitar se evita con los típicos kits médicos, propios o de los compañeros. Pero si el equipo de cuatro componentes cae al completo o atropellan a un personaje… la partida nos devuelve al último punto de control. Todo parece tomado de juegos online, también para el modo historia, con lo que se nota bastante que este Ghost Recon está hecho pensando en el multijugador.

La lista de accesorios y situaciones especiales es muy larga. No sólo por las armas, que podemos crear con piezas sueltas y luego probarlas, sino por las órdenes de equipo y lo que se llama Silent Kill. La lucha cuerpo a cuerpo añade cierto aire a infiltración, con unos enemigos que pueden detectar a los cadáveres y concentrar el fuego en nuestra posición. Por lo tanto, no podemos ocultar las pruebas, pero sí usarlas en nuestro beneficio.

De la versión de demostración que compartimos con Ubisoft Romania, se pueden sacar muchas conclusiones. Pero quizá sea mejor hacer balance de la experiencia, que enfrentaba a grupos de cuatro Ghost Recon en tierras afganas. Sólo fue parte de una de las 13 misiones que incluirá el título final, disponible desde el 24 de mayo de 2012.

Tomar posiciones, observar y actuar

El encargo que nos dieron se correspondía con la décima misión de Ghost Recon Future Soldier. Al ser muy avanzada en la historia, exigía un alto grado de cooperación. La idea, según nos dijeron, era simular las situaciones de los Spec Ops reales, de ahí que se evite cualquier facilidad para quien le gusta ir por su cuenta, en solitario.

Una de las bases para tener éxito es cubrirse a tiempo y observar el comportamiento de las tropas enemigas. Estas tienen ciertas pautas que permiten penetrar sus líneas si calculamos bien los tiempos. El motor de juego, que está desarrollado por el equipo encargado del título, parece muy enfocado a su estilo. Sin alardes técnicos, la visibilidad es correcta para el entorno y todo parece fluir adecuadamente.

Lo que nos pusieron delante fue uno de los modos, Guerrilla, que incluye unas 30 horas de juego en cuatro localizaciones diferentes. Este está indicado para dos, tres o cuatro participantes, en los que la dificultad se ajusta según su número. Es más, admite pantalla partida con todo tipo de combinaciones entre máquinas en la misma sala y online. Es decir, hasta cuatro jugadores pueden repartirse en dos, tres o una consola para cada uno. A esto se añade poder entrar y salir de la partida en todo momento. Cuando no hay suficientes jugadores humanos, la máquina asume el control de los Ghost que faltan.

El mecanismo de juego para las misiones cooperativas es un reflejo de todo lo que supone Ghost Recon Future Soldier. Primero, buscamos cobertura tras la presentación de la misión o al llegar al punto de control. Después encontramos los objetivos, que podemos marcar para que nuestros compañeros los tengan presentes. Uno de los jugadores, por tanto, puede hacer las funciones de jefe de grupo. Las herramientas disponibles, como en cualquier juego de la saga, pasan por varios modos de visión, incluida la térmica. También tenemos granadas variadas y trampas. Los drones, voladores y terrestres, no podían faltar a la cita.

Con quince segundos para abastecernos, cada oleada da lugar a un mayor poder de destrucción, tanto por nuestra parte como de la de los enemigos. Armaduras de combate, petos antibalas, misiles guiados, vehículos dirigidos a distancia, tanques, apoyo aéreo y todo un despliegue de medios se abre ante nosotros después de la cuenta atrás.

Las recompensas, que es el sistema empleado para premiar a quien supera las oleadas, se parecen a lo que ofrecen otros juegos de género. Es decir, cada cinco rondas podemos activar invisibilidad, bombardeos y otras opciones que, si no las gastamos, crecen en posibilidades.

Parece que Ubisoft ha sido original con Ghost Recon Future Soldier. Sin embargo, el tiempo que ha trascurrido desde que se anunció por primera vez ha dejado que otros creen cierta moda en el género. Las misiones calculadas al máximo, el equipamiento que decidía el éxito y las partidas pausadas han dado paso a algo más ligero. Una sucesión de presentaciones, toma de posiciones y la obligación de defender posiciones de la mejor forma posible. Más acorde con lo que parecen ser los gustos de la mayoría de jugadores y, como era la intención hace más de una década, diferenciar un poco más las franquicias bajo la marca Tom Clancy's.

Lecturas recomendadas