Reportaje

Avance de Gran Turismo 6 para PS3

Por Rafael Aznar
-

Gran Turismo 6 está ya a la vuelta de la horquilla. El nuevo simulador de Polyphony Digital está llamado a poner el broche a un 2013 que ha sido mágico para PlayStation 3, merced a lanzamientos exclusivos de la calidad de The Last of Us o Beyond: Dos Almas. Hemos podido jugar ya a una versión casi definitiva del título y parece que su motor contiene casi toda la potencia para hacernos disfrutar del mejor automovilismo.

La nueva generación está ya a punto de ponerse en marcha, pero eso no va a significar la defunción inmediata de la anterior, a la que aún le quedan un buen puñado de títulos de postín por recibir. En especial, PlayStation 3, tras sus dubitativos inicios, está teniendo un fin de ciclo envidiable en lo que a exclusividades se refiere. Tras God of War Ascension, The Last of Us o Beyond: Dos Almas, el próximo 6 de diciembre se producirá el estallido de la traca final con la salida de Gran Turismo 6.

La saga de Polyphony Digital es uno de los buques insignia de Sony. En lo que a entregas numéricas se refiere (dejando a un lado las típicas versiones Prologue y Concept), suele dejarse ver dos veces por generación: hubo dos en PSOne, otros dos en PS2 y faltaba uno para completar el tándem en PS3. Kazunori Yamauchi, el líder del estudio japonés, es un perfeccionista y, tras los múltiples retrasos y los problemas que tuvo GT5 en el momento de su lanzamiento, quiere que el juego vuelva a merecerse el apelativo autoimpuesto del “simulador de conducción real”. Han pasado tres largos años desde la salida de la quinta entrega y, precisamente, con esta nueva edición, se conmemora el decimoquinto aniversario de la franquicia.

Un garaje gigantesco

De salida, el juego contará con 1197 vehículos, pertenecientes a decenas de marcas, como Alfa Romeo, Aston Martin, Audi, BMW, Chevrolet, Ferrari, Lamborghini y casi cualquier otra que se os pase por la cabeza. La cantidad de coches es enorme, aunque hay que matizarla: sólo 124 serán nuevos, pues el resto serán los que hubo en la quinta entrega, que, a su vez, contaba con los de la cuarta. Es un proceso de acumulación bastante lógico, aunque hace tres años fue bastante polémico, ya que había una diferenciación entre coches Premium (los fabricados expresamente para GT5) y los Estándar (los rescatados de GT4), que estaban menos detallados, hasta el punto de no tener vista desde el volante. Se supone que, esta vez, no habrá una distinción tan marcada, aunque los equivalentes a los anteriores Estándar sólo tendrán vistas interiores simplificadas, según el estudio. Para llevar a cabo los modelados, Polyphony Digital ha utilizado un nuevo motor de renderizado y teselados adaptativos, para recrear todos los detalles de los coches mediante miles de líneas geométricas.

La variedad de vehículos será enorme: utilitarios, clásicos, deportivos, muscle cars, Super GT, turismos, coches de rally y de Nascar, prototipos de las 24 Horas de Le Mans, karts… El control variará considerablemente según el tipo de tracción y la potencia, y las físicas serán más realistas que nunca, gracias a los acuerdos del estudio desarrollador con empresas como Yokohama Rubber y KW Automotive, para recrear de forma fidedigna el comportamiento de los neumáticos y las suspensiones, respectivamente.

Lo malo es que, por lo que hemos probado, el sistema de colisiones y daños seguirá siendo bastante limitado. Así, podremos chocarnos contra una pared y que el coche no sufra grandes desperfectos. Lo que sí hemos visto es, por ejemplo, un vuelco con varias vueltas de campana, pero Polyphony Digital debería empezar a pensar en un sistema de desperfectos que esté a la altura del realismo que se le presupone a la saga. Quizás por eso, a diferencia de otros juegos de coches, no será posible rebobinar la acción si cometemos errores.

Como contrapartida, habrá numerosas opciones de tuneo de las ruedas y la aerodinámica. Del mismo modo, habrá que cambiar el aceite, pasar por el túnel de lavado y mejorar diferentes aspectos mecánicos en el taller.

De paseo por el mundo, de día y de noche

Casi más importante que el número de vehículos, será la presencia de 39 circuitos, muchos de ellos con múltiples variantes. Habrá diecisiete circuitos del mundo (reales), doce originales (pistas ficticias), siete urbanos y tres de rally (de tierra o nieve).

Siete de esos circuitos serán nuevos: Silverstone, Brands Hatch, Willow Springs, la colina de Goodwood, Matterhorn, Mount Panorama (Bathurst) y Circuito Ascari (ubicado en Ronda). Todos son grandes fichajes, pero nos han gustado, especialmente, los dos últimos. En Mount Panorama, nos aguardará una prolongada bajadas con varios sacacorchos enlazados que poco tienen que envidiarle al de Laguna Seca; en Ascari, nos toparemos con numerosas curvas ciegas inspiradas en pistas como Spa y Silverstone. Además, repetirá presencia el circuito urbano de Madrid, igual que otros viejos conocidos, como Cote d’Azur (alias Mónaco), Roma, Tokio o Londres.

Por si eso fuera poco, muchos de los circuitos permitirán correr a diferentes horas del día. El juego contará con una simulación real del planeta, es decir, la latitud y la longitud del circuito afectarán a la posición del sol (con sus amaneceres y atardeceres) y a la posición de las estrellas y la luna… Sí, se podrá correr de noche, sin necesidad de que sea en pruebas de resistencia. Así, habrá un sistema que permitirá ajustar la hora de inicio de las carreras y la progresión del tiempo, para que vaya más lento o más rápido, lo que permitirá disfrutar de cambios lumínicos día-noche incluso en carreras de dos vueltas. Lógicamente, de noche, la conducción variará enormemente, ya que sólo dispondremos de los faros del coche y de las luces esporádicas de alrededor para abordar las curvas. Y el sistema no sólo brillará de noche. Por ejemplo, durante el día, podremos vernos cegados por el sol. Sin duda, ésta será una de las grandes virtudes de Gran Turismo 6.

Igualmente, en algunas pistas, se podrá ajustar la climatología. Así, podremos elegir que haya lluvia, ajustando la fuerza y el grado de humedad del asfalto, junto con el grado de secado o empapamiento progresivo. No lo pudimos probar en profundidad, pero sí que nos pareció que el efecto visual no será tan imponente como, por ejemplo, el de F1 2013.

Asfalto para horas y horas

Aunque se podrán disputar carreras aisladas en el modo Arcade, el mayor protagonismo entre las modalidades de juego le corresponderá al modo Carrera, que conservará el espíritu de siempre, pero con un interfaz mucho más limpio y accesible, que mitigará los otrora kilométricos tiempos de carga y que nos hará recomendaciones muy útiles. Empezaremos disputando copas menores, pero, poco a poco, se irán desbloqueando competiciones más atractivas. Con los créditos que ganemos, podremos adquirir nuevos vehículos y mejorar su rendimiento, así como cascos (habrá 34 modelos, con 952 variaciones de color) y monos (habrá 28, con 852 variantes) con los que personalizar a nuestro piloto.

Una de las grandes novedades del modo Carrera de GT6 es que contará con un sistema de estrellas, que servirá para puntuar nuestro rendimiento en cada evento y que se añadirá al de las típicas copas de oro, plata y bronce. En la versión a la que tuvimos acceso, había un contador que indicaba la posibilidad de obtener hasta 546 estrellas. Teniendo en cuenta que cada evento puede ser puntuado con tres estrellas, estaríamos hablando de 182 pruebas diferentes, aunque no tiene por qué ser ese el número definitivo.

De vez en cuando, saltarán eventos denominados “pausas para el café”, que serán pequeños desafíos con los que cambiar ligeramente de tercio. Por ejemplo, habrá una prueba consistente en derribar 300 conos en el menor tiempo posible y otra en la que habrá que recorrer el mayor número de metros posible con un solo litro de gasolina en el depósito. Asimismo, habrá eventos especiales que nos llevarán hasta el festival de velocidad de Goodwood, en cuya colina deberemos correr con diversos vehículos.

El multijugador online estará muy mejorado respecto a la quinta entrega. Admitirá hasta dieciséis jugadores y se podrán crear clubes públicos y privados para organizar eventos con mayor facilidad. También habrá eventos oficiales de carreras, contrarrelojes y pruebas de derrape.

Un juego en constante evolución

Gran Turismo 6 será un juego que se irá actualizando progresivamente tras su salida al mercado. Eso tiene su parte buena y su parte mala: puede transmitir la sensación de que el juego se lanza sin estar acabado al 100%, y habrá que ver qué contenidos se ofertan como gratuitos y cuáles como DLC de pago. Aun así, muchos de los futuros contenidos tienen una pinta bastante atractiva.

Una de las actualizaciones incluirá el modo B-Spec, para que podamos actuar como ingeniero de pista y, en vez de correr, darle órdenes a un piloto desde el muro de boxes. Se supone que estará renovado y potenciado respecto a anteriores entregas, en las que resultaba tan básico como tedioso.

Otro de los contenidos futuros será el editor de circuitos, que, a priori, permitirá generar escenarios propios cuyo paisaje será el de los alrededores de la ciudad malagueña de Ronda. Ese contenido se incluirá en una primera actualización. En una segunda, se incluirá la compatibilidad con una aplicación para generar trazados mediante GPS, aunque ésta será de pago.

No acaba ahí la cosa. En sucesivas actualizaciones, irán llegando los coches del programa Vision GT, un acuerdo que Polyphony Digital hizo con diversos fabricantes (Mercedes, Alfa, Volkswagen, Peugeot, Aston Martin, Honda…) para que éstos hicieran prototipos inéditos para poder pilotarlos en el juego. Por otro lado, el estudio japonés ha llegado también a un acuerdo con el Instituto Ayrton Senna, para lanzar contenidos inspirados en el mítico piloto brasileño de Fórmula 1.

También se incluirán en futuras actualizaciones un registrador telemétrico (para medir, gráficamente, la velocidad, las revoluciones por minuto, la aceleración o el ángulo de dirección en el paso por curva) y compatibilidad con televisiones 3D. También se lanzará una aplicación para poder gestionar aspectos del juego desde dispositivos móviles, e incluso habrá una actualización para el audio del juego… Quizás todo esto debería venir de serie con el juego, pero es de suponer que a Polyphony Digital se le haya metido prisa para que el juego se lance antes de que la nueva generación cope todo el protagonismo, a sabiendas de que, hoy en día, los parches para los juegos son el pan nuestro de cada día. Esperemos que eso no signifique tantos problemas como los que tuvo GT5 en sus comienzos.

Quedan menos de tres semanas para que Gran Turismo 6 vea el banderazo de salida e intente convertirse en el mejor simulador de coches de la historia. Su enorme garaje, sus numerosos circuitos, sus carreras a cualquier hora y su exigente control tienen potencial para ser el broche de oro que PS3 se merece.

Lecturas recomendadas