Reportaje

Avance de Homefront The Revolution

Por Daniel Acal
-

Deep Silver nos ha mostrado algunas de sus cartas antes de que se celebre el E3 2014. Aunque sabemos que se reservan alguna sorpresa para el evento californiano, la semana pasada nos enseñaron en una presentación en Londres algunas de sus mejores bazas para los meses venideros. Y entre todo lo que vimos destaca con fuerza Homefront The Revolution, un shooter que tiene mucha mejor pinta que su primera entrega como podréis leer en este avance.

Homefront The Revolution es uno de los ases que se guardaban en la manga los chicos de Deep Silver de cara a este E3 2014. En un viaje relámpago a Londres la semana pasada (donde también no enseñaron Metro Redux), la compañía alemana nos mostró una demo de la mano de sus creadores: Crytek Nottingham, el estudio anteriormente conocido como Free Radical Design y que fuegon los autores de los excelentes TimeSplitters en PS2, GameCube y Xbox y del mucho "menos excelente" Haze para PS3. Tras acometer una profunda reestructuración que diezmó notablemente su plantilla (se paso de 185 empleados a tener sólo 40), en febrero de 2009 fue adquirido por el sello alemán Crytek, dando lugar al estudio tal y como lo conocemos hoy.

Como recordaréis, el primer Homefront fue un shooter subjetivo desarrollado por Kaos Studios y editado por la ya extinta THQ que fue lanzado en PS3, 360 y PC en primavera de 2011. Ambientado en un futuro cercano en el que (agárrense los machos) Corea no sólo invade sino que también ocupa parte de Estados Unidos, en él asumíamos el papel de Robert Jacobs, una antiguo piloto de helicóptero que terminará siendo clave en un importante misión de la resistencia americana en la costa Oeste. El juego llegó con la vitola de "superproducción", con guión de John Milius (guionista de Apocalypse Now y director de Conan El Bárbaro) e incluso hubo quien pensó que podría hacerle frente al todopoderoso Call of Duty en lo que al "reinado" de los shooters bélicos se refiere. Pero la realidad, como sabéis, fue muy distinta. Homefront no tuvo el éxito esperado y Kaos Studios cerró sus puertas pocos después meses después del lanzamiento del juego. 

Menos de dos años después, la que cerraba sus puertas era la propia THQ y en enero de 2013 se subastaron sus principales franquicias, entre ellas Homefront, cuya secuela ya estaba en desarrollo. Pero cuando Crytek se hizo con la franquicia introdujo cambios sustanciales en el diseño original, empezando por el motor gráfico, que pasaba del muy utilizado Unreal Engine 3 a su exclusivo CryEngine 3. Incluso llegó a filtrarse un video de los primeros compases del desarrollo. Pero pasaron los meses y oficialmente no se anunció ningún detalle más sobreHomefront 2... hasta ahora. A pocas semanas del E3, Deep Silver muestra los primeros detalles oficiales y una demo de la mano de sus propios creadores.

Lo primero que hemos de dejar claro es que Homefront 2 no se llamará Homefront 2, seguramente en un intento de distanciarse de su primera entrega. Y es que Homefront: The Revolution tiene mucha mejor pinta que aquel juego de Kaos Studios, empezando por su planteamiento "abierto". Si en los primeros compases del desarrollo, se había optado por un enfoque mucho más "tradicional", un shooter subjetivo con una estructura de niveles completamente lineal, cuando Crytek se hizo con los derechos del juego, optaron por un planteamiento mucho más arriesgado, ambicioso y más en consonancia con los gustos de los tiempos que corren. Homefront: The Revolution apostará por un desarrollo abierto tipo sandbox, como veremos a continuación. 

Eso sí, Homefront The Revolution sí aprovechará algunos de los mimbres del original, como su hilo argumental (que en esta ocasión no lo firma John Milius y, según nos contaron sus creadores, no tienen pensado esta vez recurrir a ningún guionista "famoso"). Si el primer Homefront arrancaba en 2025 y nos colocaba en territorio americano ocupado por las tropas norcoreanas, cuatro años después las cosas no sólo no están mucho mejor, sino que han empeorado. En Homefront The Revolution la accion se traslada la ciudad de Filadelfia. Y la elección de esta ciudad no es baladí, ya que además de ser una urbe famosa y plenamente reconocible, es todo un símbolo por ser considerada la cuna de la independencia américana. Pues bien, en 2029 este símbolo de la independencia está ocupado por las tropas coreanas, que con su tecnología superior (incluidos los drones que tan de moda están en la actualidad) someten a la población con puño de hierro.

Afortunadamente, la resistencia sigue organizándose, y ahora cuenta con algunos recursos más que en la anterior entrega. Sigue siendo una batalla muy desigual, tanto en medios como en número de efectivos. Pero nuestro objetivo en Homefront The Revolution será plantar cara al ejercito invasor planteando una auténtica guerra de guerrillas, con rápidas y espontáneas escaramuzas que nada tienen que ver con las batallas en "campo abierto" a la que nos tienen acostumbrados otros shooters subjetivos. Misiones de infiltración, de distracción y engaño, emboscadas y ataques relámpago serán "el pan nuestro de cada día" en Homefront: The Revolution.

Para ello, contaremos con un completo arsenal en el que no faltarán "clasicos" como rifles de asalto o lanzacohetes (aunque habrá que buscar suministros), ni la opción de crear algunos recursos ofensivos (como cócteles molotov). Pero todo eso se nos antoja insufienciente para enfrentarnos a nuestros "acorazados" enemigos, que nos lo pondrán muy difícil por tierra (infantería, blindados...) y aíre (drones de vigilancia, una especie de zeppelines...). Tendremos que ser más listos que ellos y aprovechar todos los elementos del entorno. Y por supuesto, emplear todo tipo de técnicas, desde romper una cámara de vigilancia a pedradas hasta usar un coche teledirigido con cámara incorporada para reconocer el terreno. Y es que además de acción directa, en Homefront The Revolution no faltarán tampoco los momentos de sigilo, desde evitar ser vistos por los drones hasta acabar con los enemigos de uno en uno, silenciosamente y por la espalda, en plan Snake. Y también como en MGSV: Ground Zeroes, podremos hacer uso de un dispositivo (en este caso es un teléfono), que nos servirá para "marcar" a los enemigos para conocer su ubicación, además de otros usos como hacer fotos o mostrar el mapa del entorno.


Pero lo que más nos gusta de Homefront: The Revolution es su enfoque abierto, más cercano a un "sandbox" que a lo que es un shooter subjetivo al uso. No nos lo explicaron en profundidad, pero la idea es que haya misiones principales y secundarias y que podamos elegir el orden de las tareas en un generoso escenario abierto compustos por los distintos (y semiderruidos) distritos de la ciudad de Filadelfia. Además, podremos reclutar soldados para nuestra causa, establecer bases y "pisos francos" donde escondernos, robar arsenales con tecnología militar para adaptarla a nuestros fines y personalizar nuestro "kit de guerrillero". Todo en un mundo cambiante que, según sus creadores, irá reaccionando y "moldeándose" a nuestros actos. Un mundo "dinámico y envolvente", tal y como nos explicaron sus creadores. Y además del modo para un solo jugador, nos confirmaron que habrá opciones cooperativas, en las que podremos formar una célula de resistencia junto a otros tres amigos y ser los más famosos "héroes de la Resistencia". Suponemos que nos darán más detalles sobre esta modalidad en el futuro.

En cuanto al apartado técnico, la verdad es que Homefront: The Revolution tiene también muy buena pinta. En la demo que nos enseñaron todo se veía bastante fluído y estable, gracias al mencionado motor CryEngine 3. Aunque todavía tienen bastantes meses de trabajo por delante (supuestamente correrá a 30 fps). Y tanto personajes como enemigos mostraban un buen nivel de detalle, arropados por buenos efectos de iluminación, explosiones, etc. Eso sí, habrá que esperar hasta 2015 para dilucidar si está a la altura de lo esperado y si puede competir de tú a tú con otros shooters como Battlefield Hardline o Call of Duty: Advanced Warfare. La guerra (de guerrillas) está servida.


Lecturas recomendadas