Reportaje

Avance sin huelga de NBA 2K12

Por Óscar Díaz
-

Qué bien le sienta el paso del tiempo a las estrellas de la NBA… ¡Ah, no! Que es un juego. Esto puede ser lo primero que piensen muchos al ver NBA 2K12, el título que va a intentar saciar la sed de basket (que no ba-lon-ces-to) durante los meses que dure la huelga de la mejor liga del mundo.

La presentación de NBA2K12 nos dice mucho. Su estilo está más cerca de una retransmisión deportiva que de las sensaciones que da estar en el campo. Un punto de vista que se ha estudiado a conciencia y para el que en 2KSports han contado con lo mejor del panorama televisivo estadounidense. Productoras especializadas se han encargado de rodear cada partido con todo tipo de recursos, desde escenas previas, datos de los equipos, espectáculos complementarios, música… incluso antes de dar el toque de silbato ya se respira NBA.

Empieza el partido

En cuanto al juego en sí, el objetivo de 'manejar personas virtuales' está más cerca que nunca. Durante buena parte de los partidos da la sensación de estar frente a la pantalla de televisión. Los movimientos son menos robóticos y la cantidad de animaciones ha vuelto a multiplicarse, un año más. El salto de calidad se nota a simple vista, pero no hay nada mejor que probar las jugadas más problemáticas para ver que se ha trabajado mucho en este año que ha pasado desde NBA 2K11.

Los detalles de los jugadores vuelven a ser una nota diferenciadora en la saga. A falta de un contrincante en el mercado, por segundo año consecutivo, no se puede decir que en 2KSports se hallan dormido. A nivel óseo, los movimientos son muy creíbles, sin posturas imposibles que se aprecien en ningún momento. Las texturas, por su lado, se han convertido en todo un referente, con nombres perfectamente legibles, diseños en alta resolución… no sólo en PC, sino también en consolas de sobremesa.

El sistema de colisiones, este año tiene en cuenta el peso, la altura o velocidad de cada jugador. La idea nos recuerda a FIFA 12 y el resultado también, con animaciones creíbles y siempre diferentes. Nada más verlo en acción, dan ganas de poner a ciertos jugadores frente a los gigantes históricos que nos ha dado la NBA y observar las evoluciones de cada uno.

En cuanto al sistema de control, los sticks analógicos se llevan todo el peso del partido cuando tenemos el balón en las manos. El cambio de una a otra y las posturas son determinantes para que se ejecute un movimiento concreto y, casi siempre, diferente del anterior. Este es otro aspecto que busca la naturalidad y la consigue. Incluso en los pases en carrera, vemos cómo se pierde el control porque pille a pie cambiado, con lo que debemos mantener la atención en cada pase y saber con quién nos la jugamos.

Los mejores de la historia

Quince jugadores estrella se unen al plantel que inauguró Michael Jordan en la temporada pasada. En The Greatest Players tenemos la evolución de ese modo estrella que los fans de 'Air' disfrutaron como nunca antes. Ahora, con Jordan, Bird, Magic, Erwin, Kareem Abdul Jabbar… y así hasta completar un elenco extraordinario, que promete levantar emociones entre los aficionados.

Pero no sólo tenemos nombres, sino una recreación fiel de cada rasgo, gestos, jugadas y escenarios en los que los mitos de la NBA se hicieron grandes. Para ello, se han añadido filtros que imitan los televisores de cada época. El blanco y negro con niebla o las esquinas oscurecidas de 1969, los colores saturados de los años ochenta… da igual cuándo tuviera lugar cada partido, porque se puede saber la época con sólo echar un vistazo.

Al estilo visual hay que añadir el trasfondo de cada equipo, los campos en que jugaron y las reglas con las que lo hacían. Antes de añadir las canastas de tres puntos, todas las líneas de la cancha y la parafernalia actual, el papel hacía las veces de ordenador portátil y las repeticiones… bueno, los árbitros estaban ahí al quite.

Los datos de cada jugador del plantel de Greatest Players se han integrado con total fidelidad. Detalles, curiosidades y lo que les rodea se cuenta antes de los enfrentamientos y junto a sus fichas, para meternos en situación. Por un lado, se nota la afición que domina al equipo responsable de NBA 2K12, pero también da la sensación de que han abierto un camino largo. Más de una treintena de equipos clásicos y 15 estrellas son sólo el segundo paso, después de la buena experiencia que nos dio Michael Jordan el año pasado.

Tu jugador, tu estrella

Si hay algo que identifica a la serie NBA 2K, aparte de lo divertidos que son sus partidos, es la posibilidad de crear nuestro propio jugador. Tanto si lo hacemos desde cero, como si elegimos a una estrella real, las posibilidades se cuentan por millones.

Parámetros como la cabeza, boca, cejas, frente, barba, pelo, accesorios, tatuajes o cualquier rasgo que nos ayude a identificarnos con el jugador, se complementan este año con un editor de calzado sin comparación. Con el patrocinio de Foot Locker y todo el repertorio de Nike, podemos empezar por un modelo ya creado y cambiarle los diseños, materiales, colores, texturas y todo lo que se nos antoje. Reproducir los modelos míticos o adelantarnos a lo que lucirán en la próxima temporada, todo está entre las posibilidades que ofrece NBA 2K12 en este apartado.

El juego, además, no sólo nos lleva a disfrutar de los minutos de partido. Antes y después de estos nos daremos baños de multitudes, veremos reacciones ante nuestra actuación y sentiremos la presión de las preguntas de la prensa. Es decir, lo que hagamos dentro de la cancha tendrá su reflejo fuera de ella y, también, al revés, con nuestros compañeros más o menos metidos en el partido. También el dinero, que ganaremos con los patrocinios y actuaciones, nos permitirá mejorar y hasta comprar el estilo de otros jugadores. Es decir, se ha implementado un sistema de mejora, como si fuera un juego de rol, en el que cada jugada o movimiento característico tiene su precio. Eso sí, también podemos destinar parte de nuestros beneficios a caridad, con lo que mejorará nuestra imagen de cara a la afición.

Crear una leyenda, por tanto, se va a llevar buena parte de nuestro tiempo con NBA 2K12, cuando dejemos de enfrentarnos online o en la misma habitación a nuestros amigos.

Lecturas recomendadas