Reportaje

Avance de Hyrule Warriors

Por Rubén Guzmán
-

Jugamos al título que mezclará el Universo Zelda con el desarrollo de Dynasty Warriors. Un juego de mecánica sencilla y acción frenética que promete no dejar indiferente a ningún fan de la serie... para bien o para mal.

A Nintendo hay que reconocerle que es capaz de generar expectación con casi cualquier juego que publica (y sí, eso incluye cosas como Captain Toad), y poco a poco ha conseguido que Hyrule Warrior tenga carácter de acontecimiento para los usuarios de Wii U. Tras el Nintendo Direct publicado el pasado martes (que, por cierto, revelaba muchas de las posibles sorpresas del juego, y que tenéis bajo estas primeras líneas), en ese nuevo avance de Hyrule Warriors os contamos como han sido nuestros primeros momentos con él, en concreto superando las tres primeras misiones del modo Historia.

Nuevo capítulo de una Leyenda

Uno de los grandes atractivos de Hyrule Warriors para los fans de Zelda es que beberá directamente de la historia de la franquicia. Es más, si Nintendo quiere, puede introducirlo  en la cronología de la misma. El juego presenta a unos nuevos Link y Zelda, cumpliendo la regla de la serie de que ambos personaje se reencarnan a lo largo del tiempo como paladines del bien en la eterna lucha con la oscuridad que personifica Ganondorf. En la primera escena de vídeo, la Princesa Zelda y su instructora Impa perciben que una gran maldad acecha Hyrule, y que es necesario encontrar al nuevo héroe destinado a vestir los legendarios ropajes verdes. Link (quien, por cierto, recibe ese nombre en el juego, no podemos cambiarlo como pasa en las aventuras de la serie) es un joven recluta del ejército de Hyrule que, cuando ve su país bajo el ataque de una horda de Bokoblins, se lanza a combatir junto a Zelda e Impa.

La trama del juego se plasma en escenas de vídeo entre fase y fase, en las que se mantiene otra de las señas de identidad de la franquicia: no hay voces, sino que vemos los diálogos de los personajes escritos en pantalla. Excepto en aquellas en las que se cuenta la historia de la villana del juego, Cya, que sí están narradas con una voz en off de mujer (¿Zelda quizá?) . No queremos revelaros todos los detalles sobre Cya, solo decir que es un personaje que tiene su aquel y que sus razones para intentar dominar la Trifuerza y conquistar Hyrule pueden dar bastante juego. Lo que si os vamos a revelar, porque nos parece importante y demuestra hasta qué punto Hyrule Warriors estará imbricado en la historia de la serie, es de dónde procede el ejército de monstruos de Cya: la bruja tiene la habilidad de abrir portales que conectan con otras épocas. En concreto, con tres eras que, aunque no se mencionan por su nombre, corresponden a las de Skyward Sword, Ocarina of Time y Twilight Princess (no, parece que no vamos a ver a Toon Link por aquí).

Héroes en el campo de batalla

La primera fase del juego se desarrolla en la llanura de Hyrule, a las afueras del castillo. En un primer momento, Link es el único personaje controlables y, aunque en la beta que jugamos vestía sus tradicionales ropajes verdes, por lo revelado en el último Nintendo Direct, parece que en el juego final jugaremos este nivel con Link vestido de soldado de Hyrule. Antes de empezar a luchar elegimos entre dos armas, la espada con la que estaba entrenando y el Báculo de Fuego. Para el sencillo sistema de control (dos botones para atacar, otro para esquivar y un cuarto para lanzar el ataque especial), te remitimos a este avance previo.

El caso es que, una vez metidos en faena, comenzamos a luchar contra decenas de bokoblins sacados de Skyward Sword bastante inofensivos, a la vez que vamos descubriendo la mecánica del juego: el mapa en la parte superior derecha de la pantalla es fundamental, ya que en él se muestran las fuerza del ejército de Cya (en rojo) y las del ejército de Hyrule (en azul), además del punto donde se encuentra el siguiente objetivo que debemos afrontar, como por ejemplo ayudar a un aliado o tomar un Bastión.

Los bastiones son puntos estratégicos del mapa que están dominados por uno de los dos ejércitos. Para arrebatarle uno al rival debemos acudir a él y masacrar enemigos hasta vaciar por completo la "barra de vida" del Bastión. Entonces aparecerá el Capitán del mismo, al que debemos vencer para tomar definitivamente el territorio.

La gracia de este desarrollo es que los objetivos que surgen durante la batalla pueden cambiar y solaparse. Es decir, el objetivo principal puede ser tomar un bastión cuando, de repente, en otro lado del mapa un aliado nos pide ayuda y debemos decidir si acudir o no. En las fases que hemos jugado, aún no hemos podido medir las consecuencias claras de estas decisiones. Al comienzo de la misión se nos dan 60 minutos para superarla (tiempo más que de sobra) pero, ¿qué pasará por ejemplo si perdemos todos los bastiones, o si pasamos de todos los objetivos secundarios? Tendremos que probar el juego con tiempo y más a fondo para comprobar estos detalles.

El jefe de este nivel es King Dodongo, a quien se vence con un objeto que acabamos de conseguir: las bombas. Los objetos se añaden a las armas básicas. Cuando conseguimos uno, pasa a estar disponible para todos los personajes jugables, y usarlo es tan sencillo como pulsar uno de los gatillos (cuando tengamos varios objetos, seleccionaremos el que queramos con la cruceta). No faltarán clásicos como el arco o el gancho.

El arma hace al guerrero

Tras acabar el primer nivel, se hace un recuento de los materiales que hemos recogido (como quien no quiere la cosa) durante la batalla (los dejan caer los enemigos vencidos). Con ellos mejoraremos nuestras armas que, como ya os comentamos en el anterior avance, serán la clave del sistema de combate. Cada uno de los personajes jugables tendrá las suyas propias, que iremos desbloqueando, y cada arma a su vez sus propios combos y ataques especiales, cambiado enormemente de una a otras (el caso más claro es Link: su estilo de combate con la espada no tiene nada que ver con el del Báculo de Fuego, basado en ataques ígneos de mayor alcance).

Respecto a los personajes, la manera de desbloquear nuevos será avanzar en la Historia. En el segundo nivel, el Volcán del Eldin, ya podemos jugar con Impa. La guerrera sheikah blande una espada gigante con enorme velocidad, pero sus ataques son más verticales que los de Link (que con los golpes horizontales de su espada abarca un ángulo mucho mayor). De momento, ya se han confirmado los siguientes personajes: Link, Zelda, Impa, Maripola, Sheik, Midna, Fay, Darunia, Ruto y Lana (personaje de nueva creación), además de tres villanos también controlables: Grahim, Zank y Ganondorf. Será interesante ver cómo se justifica en la historia la aparición de los malos.

Pero bueno, volvemos al nivel dos. Las hordas que combatimos en el volcán son stalchilds al estilo de Ocarina of Time (además de algún Stalfos para animar la cosa), y descubrimos un nuevo tipo de misión: hacer de escolta. En este caso, tendremos que proteger unos bombachus gigantes, cortesía de los Goron que nos ayudan en este nivel, hasta que alcancen los muros que deben derribar para abrir accesos a otras zonas del mapa.

En el volcán, además, aparece el primer enemigo del juego con el que hay que tener cuidado: Invocante, el hechicero oscuro. Este tipo aparece y desaparece, y además hay que esquivar sus ataques, lo que nos recuerda que tenemos un botón que sirve precisamente para eso, esquivar, y otro para fijar a un enemigo cual Puntería Z. El último nivel que jugamos, el Bosque de Farore, también tiene su propio objetivo inédito, destruir a bombazos las Babas Deku que surgen por el escenario. El jefe de este nivel es otro viejo conocido, Ghoma la Araña, y el arco es esta vez la clave para vencerla.

Link nos trae... ¡esperanza!

En nuestras primeras horas con él, nos ha parecido que Hyrule Warriors tiene potencial. Es verdad que estos tres primeros niveles son fáciles de superar, pero también son intensos y entretenidos, y además los hemos jugado con un buen montón de corazones: nos da que en la versión final no tendremos tantos desde el principio, y que nuestros personajes los irán ganando según suban de nivel. No sabemos cuál será la duración de la aventura, pero estos tres primeros niveles, argumentalmente hablando, son el prólogo del juego. La clave es que la dificultad suba gradualmente y que, por lo tanto, las mejoras de nivel tanto en personajes como en armas se conviertan en una necesidad para seguir avanzado. Así el título alcanzaría la anhelada profundidad para no ser solo un machacabotones. Por certo, nos parece que las mejoras de personajes se habrían aprovechado de maravilla en modos online, tanto cooperativos como competitivos, pero la única opción multijugador será el modo cooperativo local, con un jugador en la tele y el otro en la pantalla del Gamepad.

El cualquier caso, el juego sí que parece que tendrá mucho contenido para un jugador, incluido el modo Aventura. En él recorreremos el mapa de The Legend of Zelda de NES, y cada una de las pantallas será una casilla en la que se nos propondrá un desafío: pasaremos a los campos de batalla de la aventura principal para acabar con un determinado número de enemigos, o con un jefe final en tiempo limitado, por ejemplo.

Hyrule Warriors sale el 19 de septiembre y tenemos ganas de jugarlo a fondo para despejar todas sus incógnitas. Pero, a priori, parece que Koei Tecmo y Nintendo han hecho los deberes, y estaremos ante un juego de acción que será digno del universo que representa.

Lecturas recomendadas