Reportaje

Avance de Just Cause 3

Por Alberto Lloret
-

Jugamos las primeras horas de Just Cause 3 y con este avance os contamos cómo cómo va a ser el juego en mundo abierto más salvaje y explosivo de cuantos se han lanzado en 2015. Una nueva aventura con el sello de Rico Rodriguez.

Han pasado más de 5 años desde la última operación de Rico Rodriguez en Just Cause 2. Tras su paso por San Esperito y Panau, este agente especializado en derrocar regímenes dictatoriales a golpe de explosivo, vuelve a la carga con su inigualable estilo de juego puesto al día con nuevas ideas y refinando todo aquello que hizo bien su precursor en 2010. Así lo hemos podido comprobar con nuestro primer contacto con el juego, un avance donde hemos visto el arranque de la aventura y las 3 primeras horas en un potente PC.

Just Cause 3 nos vuelve a poner en el pellejo de Rico Rodriguez, quien decide regresar a su tierra natal, Medici, tras abandonar la Agencia, la organización para la que trabajaba en los dos primeros juegos. Pero lejos de encontrar una tierra en paz, un dictador conocido como el general Sebastiano Di Ravello, gobierna la zona con mano de hierro. Y, lo que es peor: gracias al Bavarium, un poderoso y misterioso material que solo se encuentra en la isla, tiene en marcha sus propios planes de dominación mundial. ¿Y quién mejor que Rico para detenerle?

Hogar, dulce explot... ¡hogar!

Este es, a grandes ragos, el marco general de Just Cause 3, aunque en su trama intervendrán otros personajes, algunos viejos conocidos (como el mentor de Rico, Tom Sheldon) y otros que apelarán a la infancia del protagonista, como su mejor amigo Mario, un tipo que va por la isla de héroe de la resistencia y apunta a ser un inútil de mucho cuidado. Incluso no faltará el propio “Doctor Bacterio” de Rico, como la doctora Dimah, quien creará y mejorará parte del equipo de combate de Rico. O la líder disidente Rosa Carmena, por mencionar algunos secundarios.

Hechas las presentaciones iniciales, la aventura comenzá como no podía ser de otra forma: de forma espectacular y con muchas explosiones. Rico regresa a Medici en avioneta, con los antiaéreos intentando abatrilo. ¿Qué mejor manera de contrarrestarlos que subirnos a las alas de la avioneta y contraatacar con un lanzacohetes? Tras acabar con varios antiaréros, toca saltar de la avioneta y, a modo de tutorial, Just Cause 3 nos refresca las habilidades de Rico: cómo usar su paracaídas (ahora podemos disparar mientras descendemos), como abordar vehículos y conducirlos, los usos del gancho…

Muchas de las acciones presentes en Just Cause 2 siguen siendo posibles como, por ejemplo, usar el gancho para alcanzar rápidamente un punto y, mientras lo hacemos, sacar el paracaídas para ascender. A esta combinación se une un tercer elemento, el llamado “wingsuit” o traje con alas. Mientras estamos en el aire, ya sea con el paracaídas o en caída libre, pulsándo triángulo/Y abrimos nuestro traje y podemos planear a gran velocidad, lo que nos permite recorrer Medici a gran velocidad.

Hablando de Medici, sus creadores han confirmado que el tamaño del mapa será, más o menos, del mismo tamaño que en Just Cause 2, es decir, 1000 kilómetros cuadrados. Una extensión gigantesca que podremos recorrer tanto a pie como en más de 70 vehículos distintos, repartidos entre aviones, helicópteros, blindados, coches, motocicletas, quads, barcos, etc. A su vez, Medici está dividida en diversas zonas o comarcas, y estas a su vez en provincias, que ofrecerán uno de los elementos principales del juego.

A la reconquista de la libertad

Y es que en Just Cause 3, como en su precursor, podremos ceñirnos en seguir las misiones de la historia (solo tenemos que ir a un punto indicado y activarlas) o dedicarnos debilitar las fuerzas del dictador. Para ser más exactos, en esta ocasión podremos liberar las distintas provincias. Cada una de ellas ofrecerá distintos objetivos, como destruir los altavoces de propaganda o una estatua del dictador, a abrir las puertas de la comisaria para que entren las tropas rebeldes, destruir depósitos, generadores, izar la bandera… Objetivos como decimos que varían de una provincia a otra.

Liberar una provincia nos dará, además, acceso a distintos desafíos y pruebas, desde carreras por las que debemos atravesar distintos checkpoints con el “wingsuit” a eventos de destrucción a lomos de un helicóptero, por citar un par. Dependiendo de nuestra puntuación, obtendremos de 1 a 5 engranajes, con los que podremos activar hasta 60 mejoras en campos como los explosivos o nuestro gancho. Cada una de estas 60 habilidades se desbloquea al alcanzar un número de engranajes determinado y luego tenemos libertad para decidir si la activamos o no.

Sirvan, por ejemplo, las granadas. Podemos activar habilidades como que exploten nada más contactar con un enemigo o aumentar el número que podemos llevar, mientras que, en el caso del gancho, podemos aumentar hasta 6 el número de cuerdas y objetos que podemos enlazar, sin olvidar aumentos en su resistencia. Esto, por poner un ejemplo nos permitirá colgar varios coches y enemigos formando una cadena entre dos edicios…

Aunque dedicamos tiempo a liberar provincias, también pudimos avanzar más en la trama, lo que nos permitió descubrir otras novedades. Así, una de las misiones nos desveló que todo el sistema económico de Just Cause 2 desaparece para dejar su hueco a otro sistema. En Just Cause 3, si robamos vehículos y los llevamos a unos garajes específicos, el ejército de resistencia los desmontará y creará con sus piezas nuevos recursos, que podremos solicitar durante las misiones. Estos contenedores de ayuda pueden albergar todo tipo de combinaciones de un vehículo, un arma principal y otra secundaria.

Y libertad para jugar como prefieras 

Otras misiones nos invitaron a hackear sistemas de misiles para derrivar un escuadrón de helicópteros, a proteger a un aliado tanto pie como a bordo de una rancherea… Situaciones todas ellas que dejan al jugador una enorme libertad para decidir como afrontarlas. ¿Quitarás todos los peligros del camino haciendo uso del gancho, como por ejemplo estrellando helicópteros contra el suelo? ¿tirarás de lanzacohetes para lograrlo? ¿abordarás un vehículo enemigo y lo usarás para cumplir el objetivo? No hay una única solución para cada "problema".

Es más. Dentro de esta enorme libertad que el juego nos ofrecerá también podremos desplegar todo tipo de habilidades estratégicas. La primera de ella es que contamos con explosivo C4 infinito, aunque limitado a 4 cargas simultáneas (cantidad que se podrá ampliar con mejoras), lo que sumado a unas revisadas físicas, nos permitirá destruir partes del entorno para cumplir nuestro fin. Por ejemplo, en una misión el objetivo es acabar con un convoy a su paso por un puente. Si colocamos el C4 en los pilares del puente lograremos tirarlo abajo (su forma de caer variará según los pilares elegidos).

Y es que la física es solo un detalle más de este enorme y detallado mundo, que en su versión de PC se mueve a 1080p y 60 frames por segundo, con una buena distancia de dibujado y buen nivel de detalle, aunque no todos sus elementos serán destruibles (probamos a machacar una casita con explosivos y no se derrumbó). Del mismo modo, sus creadores nos confirmamos que los elementos destruidos en una misión, como el mencionado puente, se regenerarán al terminar para permitir que los jugadores sigan disfrutando con la destrucción.

En general, lo que vimos de Just Cause 3 nos pareció muy vistoso, sobre todo cuando el caos está en marcha y la pantalla se inunda de explosiones. Algunos aspectos son mejorables, como algunas animaciones de Rico Rodriguez, pero nada grave. También se han pulido y mucho las escenas de vídeo, ahora más trabajadas (y con expresiones faciales más convincentes). Y, al menos en PC, podremos incluso controlar la cámara libremente, como un director de cine. También preguntamos si en PS4 y Xbox One se vería igual de bien que en PC a lo que nos respondieron que el equipo está aún trabajando y sopesando si en consola se moverá a 30 o 60 frames por segundo.

El broche en la parcela técnica lo pondrá el doblaje, un trabajo muy profesional en el que no faltarán voces muy reconocibles por otros juegos, películas y series de TV, como la de Vicente Gil (Dr Hill en Until Dawn, por ejemplo) o Abraham Aguilar (Cameron en “Modern Family” o Sir Thomas Malory en The Order 1886). Son solo dos nombres de los muchos y muy conocidos que podremos escuchar en su doblaje al castellano.

Todo junto agitado, mezclado y explotado promete dejar una duración de 18-20 horas para la trama principal, más de 100 si queremos descubrir todos los secretos de Medici (también habrá diversos tipos de coleccionable). No tendrá, eso sí, multijugador, aunque desde Avalanche nos confirmaron que pondrán a disposición de los usuarios un completo set de herramientas para crear mods de todo tipo. Un atractivo más para una gran y divertida aventura que intentará, a golpe de explosivo, hacerse hueco entre otros grandes mundos abiertos que hemos visto en 2015, como Metal Gear Solid V o Mad Max. Tendremos que esperar hasta primeros de diciembre para ver si el resto de la experiencia está a la altura, aunque sus primeros compases anticipan ya unas buenas sensaciones y toneladas de diversión.

Lecturas recomendadas