Reportaje

Avance de Ni no Kuni para PS3

Por Daniel Acal
-

La magia del Studio Ghibli y la experiencia de Level 5 en el género se darán la mano en Ni no Kuni, un fabuloso juego de rol que nos transportará a un mundo fantástico en el que nos embarcaremos en un viaje inolvidable. ¿Estamos ante un título que recupera la magia de los grandes J-RPG de antaño? Desde luego, parece que sí...

Dejando a un lado el controvertido Final Fantasy XIII y sus secuelas y los difíciles (a la par que fascinantes) Demon’s Souls y Dark Souls, podríamos decir que el rol en PS3 está a merced de estudios occidentales como Bioware (con sus Mass Effect) o Bethesda (Oblivion, Fallout 3 y Skyrim). Esa tendencia está más atenuada en otras consolas (ahí está Lost Odyssey en 360, The Last Story en Wii...). Pero en PS3 sí echamos en falta títulazos que arranquen el aplauso unánime de crítica y público. Juegos como los Final Fantasy de PSone o Dragon Quest: El Periplo del Rey Maldito en PS2.

Y con la intención de llenar ese hueco se presenta en nuestro país Ni no Kuni: La Ira de la Bruja Blanca. Un juego de rol muy especial en el que la magia del Studio Ghibli (autores de inolvidables pelis de animación como La Princesa Mononoke o El viaje de Chihiro y la experiencia en el género de Level 5 (autores del citado Dragon Quest, entre otros muchos RPG) se dan la mano en una colaboración difícil de repetir.

Con Ni no Kuni, Level 5, el estudio que desarrolló el mencionado Dragon Quest EPDRM (amén de otros recordados  juegos de rol de PS2 como Dark Cloud, Dark Chronicle o Rogue Galaxy) se ha sacado de la chistera otro juego de rol tan grande y fabuloso como aquél. Y aunque esta vez no participe Akira Toriyama, cuentan con unos compañeros de viaje tan ilustres (o más) como el creador de Dr. Slump: nada menos que el Studio Ghibli. Se trata de uno de los estudios de animación más prestigiosos del mundo (algo así como “el Disney japonés”, dicho de una manera simple y para que nos entendamos), responsable de películas de animacion inolvidables como Ponyo en el Acantilado o Mi Vecino Totoro.

Imagina una película del Studio Ghibli convertida en un juego de rol tan grande como Dragon Quest EPDRM? Y ahora deja de soñar porque el 1 de febrero lo tendremos aquí. Su nombre definitivo en España, como ya hemos comentado, será Ni no Kuni: La Ira de la Bruja Blanca (“Ni no Kuni” podría traducirse como “Otro Mundo” o “La Segunda Tierra”), un título muy apropiado, como veremos a continuación.

Otro mundo, una realidad paralela

Ni no Kuni nos presenta a Oliver, un niño que vive con su madre una infancia en apariencia tranquila y normal. Pero un día, probando un cacharro a motor que ha construido un amigo (en una escena que nos remite inevitablemente al Sherlock Holmes de Hayao Miyazaki), algo sale mal y Oliver sufre un accidente que le deja al borde de la muerte... aunque de alguna manera, su madre se sacrifica por él y es ella quien acaba falleciendo. La vida de Oliver se torna muy triste, hasta que un día sus lágrimas empapan un muñeco de trapo que le hizo su madre hace tiempo... y este muñeco cobra vida.

Este peluche llama Drippy y en realidad es un duende. Y va a convertirse no sólo es nuestro fiel compañero de viaje en Ni no Kuni, sino que además nos hará de cicerone en este fabuloso mundo que nos disponemos a descubrir. Y es que, por si no lo sabíais, existe una mágica realidad paralela a ésta en el que todos tenemos una especie de “alter ego”. En esa “segunda tierra” la madre de Oliver es un hada poderosa. Y tal vez pueda devolverle la vida a su “otro yo” en nuestro mundo...

Un viaje alucinante

Así pues, Oliver iniciará un increíble viaje por tierras desconocidas en busca de su madre perdida (como Marco en el famoso anime de Isao Takahata, el otro fundador del Studio Ghibli junto a Hayao Miyazaki). Lo que el niño no sabe es que, aunque él haya iniciado este periplo para intentar salvar a su madre, este mundo está en serio peligro: una malvada bruja (a la que alude el título del juego) y su brazo ejecutor Shadar amenazan estas tierras. Y “elegido” para salvar este mundo no es otro que... ¡el propio Oliver!

Como veis, el argumento de Ni no Kuni es tópico, deliciosamente tópico. El clásico “viaje del héroe” que tantas veces hemos visto en el género, pero salpicado por algunos temas recurrentes en la filmografía del Studio Ghibli: la lucha por salvaguardar la naturaleza que se está corrompiendo, la existencia de un mundo paralelo en el que se interna el protagonista para salvar a un ser querido, el sentimiento de pérdida... Y eso que la historia ha corrido a cargo de Akihiro Hino, el líder de Level 5 y responsable de todas sus creaciones.

Con el sello del mítico Studio Ghibli

Pero además de la historia, queda claro el sello del Studio Ghibli en la calidad de la animación. Las secuencias de vídeos parecen sacadas de cualquiera de sus películas. Y tanto el tono de los escenarios como el diseño de personajes y enemigos rezuman Studio Ghibli por todos sus poros. La guinda de un cuidadísimo apartado técnico la encontraremos en la inspiradísima banda sonora, a cargo de Joe Hisaishi, reputado compositor japonés que es autor de más de 100 bandas sonoras (álbumes aparte), entre las que están las de todas las creaciones del Studio Ghibli.

En cuanto al desarrollo de Ni no Kuni propiamente dicho, nosotros ya hemos podido disfrutar de las primeras horas, y hemos comprobado que, efectivamente, ofrecerá muchos puntos en común con el añorado Dragon Quest EPDRM. Nada más empezar, descubriremos que Oliver tiene grandes aptitudes para la magia (no podremos elegir la clase), y nuestras primeras misiones tendrán que ver conseguir una varita mágica en condiciones e ir empezando a engrosar nuestro libro de hechizos con los primeros conjuros (sanar, bola de fuego...).

¡Únimo, chavales!

En el Vademécum del mago (que así se llamará este libro), no sólo acumularemos nuestros conocimientos en el mundo de la magia. En sus páginas también podremos repasar nuestro equipo, estadísticas, bestiario y todo tipo de información sobre el extraño mundo que nos rodea (nosotros aprenderemos a la vez que el protagonista). Y observar las evoluciones de nuestros protagonistas, ya que como en todo buen juego de rol, podremos mejorar a nuestro grupo gracias a la experiencia.

¿Hemos dicho nuestro grupo? Pues sí, a medida que avancemos se nos unirán otros personajes como la dulce Estela o el ladronzuelo Jairo, aunque no podremos elegir su clase o profesión como en otros juegos de rol, sino que todo esto ya viene prefijado (Oliver es mago sí o sí). La característica común de los protagonistas es que todos son capaces de controlar únimos. Los únimos son “soldados que proceden de nuestro corazón”, sorprendentes criaturas que podremos evolucionar de distintas formas y que son una parte fundamental de los combates de Ni no Kuni. Hay 400 únimos en total y una de las gracias del juego será "hacerse con todos", como en los Pokèmon.

Libertad para explorar un amplio escenario abierto

En Ni no Kuni nos moveremos con bastante libertad por este enorme mundo (primero a pie y luego usando distintos medios, como un barco o una especie de dragon) y en nuestro camino nos encontraremos multitud de ciudades y mazmorras pero con mucho “campo entre ellas). Como en Dragon Quest EPDRM, la historia parece bastante lineal (para entrar en el punto A tienes que hablar con alguien que esta en el punto B que a su vez sólo te ayudará si le consigues un objeto que está en el punto C), pero en todo momento podremos tomarnos un respiro para realizar quests secundarias (aquí se llaman recados), búsquedas paralelas (cofres del tesoro ocultos, cacerías en plan cazarrecompensas...) y distintos minijuegos (como los del Casino Malamuerte, por ejemplo). 

O simplemente, viajar para explorar los lugares más recónditos de este fabuloso mundo (habrá un trofeo que será visitar todas las “regiones aisladas”). Y para hacerlo aún más parecido a Dragon Quest EPDRM, incluso podremos usar la alquimia para crear objetos. Podremos encontrar recetas que nos revelarán combinaciones oportunas o bien experimentar por nosotros mismos mezclando ingredientes a nuestro antojo y a ver qué sale.

Un sistema de combate muy especial

Los combates de Ni no Kuni no serán aleatorios. Tanto en nuestros viajes por el mundo exterior como en las mazmorras podremos ver a los enemigos y evitar el combate si logramos que no nos vean. Para iniciar el combate bastará con que nos toquen o les toquemos (si nos pillan por la espalda empezaremos el combate en desventaja y viceversa). Si les “tocamos” o nos “tocan”, pasaremos a la arena de combate. En ella lo primero que habrá que elegir es a qué personaje de los tres controlaremos (los otros dos actuarán de forma autónoma aunque según los patrones tácticos que hayamos fijado previamente).

Una vez elegido el personaje, tendremos que elegir si actúa el mismo o lanzamos a uno de los tres únimos que cada personaje tiene disponibles (podremos tener hasta 400 en la “reserva”). Cada uno tiene sus virtudes y sus defectos, con lo que habrá que alternarlos. Una vez elegido el personaje, tendremos que darle la orden oportuna (ataque, defensa, acción especial, usar objetos, huir...).

La mayoría de las veces es posible manejar directamente al personaje y movernos libremente por la arena de combate para tratar de evitar ataques o para coger ítems, aunque cada turno está limitado por una barra de tiempo. Eso sí, en cualquier momento podemos pasar a controlar a cualquiera de los otros dos miembros del grupo o a cualquiera de sus únimos, logrando unos combates bastante profundos por la riqueza de opciones que ofrecen. Y además, son más dinámicos de lo que cabría esperar. Más nos vale estar atentos y defendernos antes de que un jefe final ejecute un ataque especial o si no...

Largo, cuidado y profundo

Después de disfrutar de las primeras horas de juego, hemos de decir que Ni no Kuni nos está encantando. Será un J-RPG muy cuidado y profundo, estéticamente bellísimo y con una historia que promete emocionar. Y llegará traducido al castellano (con una traducción muy currada que conservará el tono humorístico del original), con voces en inglés o japonés. Si estás un juego de rol japonés “de los de antes”, Ni no Kuni será la respuesta a tus plegarias, aunque llegará con unos días de retraso con respecto a la fecha que teníamos marcada en un principio: el 1 de febrero. Ya sabéis que por 90 euretes tenemos la edición coleccionista, con peluche de Drippy y el Vademecum del mago en formato físico. Y si estás indeciso y quieres probar el juego, la demo ya está disponible desde hace unas semanas en el Store de PS3. Una buena forma de asomarse a este fantástico mundo que encontraremos en Ni no Kuni.

Lecturas recomendadas