Reportaje

Avance nocturno de Metro Last Light

Por Óscar Díaz
-

Metro Last Light sigue vivo, como sus pobladores, que se debaten en la superficie y a través de los túneles que recorren la ciudad de Moscú.

El E3 2009 sirvió para asombrar a los presentes en la feria, con la demostración de Metro Last Light. Sin embargo, el tiempo ha pasado y el juego aún no ha llegado a las tiendas. Las luces de la guerra nuclear parecían haberse apagado para este título, sin embargo, los túneles del metro de moscú siguen muy presentes para THQ, que aún confía en traer esta historia de terror y acción a nuestras consolas y ordenadores.


Como en el vídeo que sirvió de presentación, las puertas se cerraron para quien no pudo ponerse a salvo del invierno nuclear. La historia nos suena, sobre todo para quien haya jugado al título anterior o los afortunados que conozcan los libros. Pero lo más importante es que han pasado 20 años dentro del juego, desde que se produjo el desastre y que este tiene una fecha marcada para su debut, 2013.

Supervivencia, sigilo, acción directa, algo de rol e investigación son algunos de los elementos que nos esperan en esta experiencia para un jugador. En la demo que nos ha tocado ver, se muestra una evolución notable desde lo que se vio hace tres años. A nivel visual, detalles como las texturas o la iluminación han multiplicado su calidad desde que lo vimos por primera vez en Metro Last Light.

Los elementos de survival horror son muy numerosos. Los lugares oscuros, la falta de munición y los enemigos que salen de la oscuridad consiguen dar un rumbo muy claro al juego. Las diferencias entre el mundo subterráneo y el exterior, con efectos de luz que deslumbran y colores totalmente diferentes son más que notables. Además, el estilo de juego cambia entre ambientes, con espacios abiertos o túneles bastante siniestros.


Todo intenta aportar contrastes, como los que ofrecen los insectos, animales de pequeño tamaño, mutantes o árboles que se nos caen encima, frente a un mundo abandonado hace años. Cada recurso que encontramos, las criaturas y las escenas prediseñadas intentan dar sensación de tensión y falta de recursos. Pero Metro Last Light tiene mucha acción entre medias, así como historias que contar.

La voz de nuestro acompañante sirve para entender lo que pasó años atrás. Pero también hay flasbacks más que explicativos. Como los que acompañan a los cadáveres de un avión comercial estrellado en medio de la ciudad. Las escenas son crudas, pero muy fieles a lo que se puede esperar de Metro. Ya puestos, tampoco hay que dejar de lado las abominaciones que han surgido de la radioactividad. Esos demonios voladores, los mamíferos mutados y los enemigos que en principio parecen ser aliados dan variedad a cada sector. Aunque para conseguir muchos momentos de tensión y que cada enfrentamiento parezca ser el último, Metro Last Light tiene muchos momentos prediseñados y enemigos que aparecen siempre en el mismo punto, a la espera de que acabemos con cada horda y pasemos al siguiente punto de control.

Lecturas recomendadas