Reportaje

Avance de The Order 1886 para PS4

Por Rafael Aznar
-

Desde que se presentara en sociedad en el último E3, The Order 1886 ha atraído muchas miradas, por estar llamado a ser uno de los grandes estandartes de PlayStation 4 en el corto plazo. Como suele suceder con los juegos exclusivos, la información ha ido cayendo con cuentagotas, pero, por fin, hemos podido ver la primera demostración jugable, en un viaje a Londres, la ciudad en que, precisamente, se ambienta el título. Los caballeros del Rey Arturo, la revolución industrial, la lucha de clases… Ready at Dawn está a punto de reescribir la historia con un estilo marcadamente cinematográfico.

De todas las exclusivas que hay anunciadas ahora mismo para la nueva generación, una de las más especiales es, sin duda, The Order 1886, una IP de nuevo cuño llamada a ser uno de los pilares de PS4 en el futuro próximo. El juego fue presentado en el E3 2013 en forma de tráiler y, desde entonces, no había trascendido ningún vídeo de cómo sería el desarrollo jugable. Se habían dado datos sobre la ambientación y se habían mostrado imágenes, pero nada de lo que realmente importa cuando se habla de videojuegos: acción pura y dura moviéndose sobre una pantalla. Eso se ha acabado, pues Sony ya ha enseñado la primera demo del título, en un evento celebrado en su cuartel general de Londres, adonde acudió Ru Weerasuriya, director creativo del juego.

El desarrollo está corriendo a cargo de Ready at Dawn, un estudio con sede en California y que, pese a no pertenecer a la estructura de SCE Worldwide Studios, ha estado muy ligado a Sony desde sus comienzos en 2003. Concretamente, fue uno de los estudios que más fuerte apostaron por PSP, con tres títulos de peso: Daxter, God of War Chains of Olympus y God of War Ghost of Sparta. RAD es una compañía a la que le gusta centrarse en una única plataforma y, tras dar el todo por el todo en la anterior portátil de Sony, sus esfuerzos están concentrados ahora en PlayStation 4. Desde 2006, se empezó a cavilar lo que acabaría siendo este juego, pero el verdadero desarrollo empezó en 2010, una vez finiquitado el segundo juego portátil de Kratos.

El futuro está en el pasado

The Order 1886 será una reinterpretación de la historia del mundo, inspirada en elementos muy concretos y prácticamente inexplorados en el mundo de los videojuegos: las leyendas artúricas, la revolución industrial y todas sus derivaciones (progreso técnico, lucha de clases), la ciudad de Londres… El juego estará ambientado en un siglo XIX que resultará muy familiar y muy desconocido a la vez. Visitaremos distritos reales como Whitechapel y Westminster, con elementos característicos de la época como el adoquinado o los carruajes, pero todo estará imbuido de una estética de corte “steampunk”, con armas modernas, dirigibles que surcarán el cielo o medios de comunicación avanzados. La realidad y la ficción estarán perfectamente engarzadas, como si la revolución industrial hubiera seguido un curso más acelerado de lo normal. Lejos de caer en la fantasía más alocada, todo resultará realmente creíble.

En ese contexto, el argumento se centrará en una guerra entre humanos y mestizos, que se remonta al siglo VIII, momento en que una mutación del genoma dividió a la humanidad en dos grandes facciones: la de las personas corrientes y la de los mestizos, unos seres con mayor fuerza y rasgos animales. Ante la funesta perspectiva, un hombre llamado Arthur y su gente de confianza, en clara referencia al Rey Arturo y sus caballeros de la mesa redonda, fundaron una orden para combatir a los mestizos y proteger a sus congéneres. Pese a la inferioridad inicial de los humanos, pronto hubo un hallazgo que contribuyó a mejorar las expectativas de la orden. Fue el agua negra, una sustancia capaz de curar las heridas rápidamente y ralentizar el envejecimiento. Más tarde, llegaría la revolución industrial, cuyos avances técnicos darían aún más motivos de esperanza.

La orden contará con cuatro miembros principales, que tendrán dos nombres, el suyo original y otro heredado del caballero caído al que reemplazaron al entrar en la organización. El protagonista principal será Grayson (alias Sir Galahad), un misterioso caballero sobre el que iremos conociendo detalles a lo largo de la aventura. A su lado, estará Isabeau D’Argyll (Lady Ingraine), con la que podría tener cierto vínculo sentimental, pese a que el código interno de la orden lo prohíbe tajantemente. El tercer miembro del escuadrón será el Marqués de Lafayette, un jovial aprendiz, sin nombre heredado aún y veterano de las revoluciones americana y francesa (sí, está inspirado en el personaje histórico). Finalmente, estará Sebastian Malory (Sir Percival), el caballero más veterano y noble, cuyo nombre homenajea a Thomas Malory, escritor de las crónicas artúricas definitivas.

Por si la batalla contra los mestizos fuera poco, el contexto histórico hará que la orden tenga que plantar cara también a los rebeldes que se alzarán frente a la opresión del gobierno y los abusos de la burguesía. La organización se mantendrá fiel a las clases más adineradas, de modo que deberá atender a dos frentes bélicos al mismo tiempo. Por si os lo preguntáis, aún se desconoce el aspecto que tendrán los mestizos, aunque, en los teaser tráilers del juego, se ha dejado entrever que, tal vez, podrían tener una apariencia similar a la de los hombres lobo, con garras afiladas.

¿Una CGO a la antigua?

The Order 1886 será un shooter en tercera persona, con una gran primacía de las coberturas. Eso hizo que, desde el primer momento, se pensara en él como un homónimo de Gears of War para PS4. Hay similitudes innegables, pero el planteamiento tendrá una idiosincrasia muy marcada, con una gran diferencia respecto al segundo buque insignia de Microsoft: a pesar de la existencia de cuatro protagonistas, que a menudo irán en comandita, no habrá modo cooperativo. Ready at Dawn no ha querido que la narrativa se viera condicionada por la obligatoriedad de tener siempre en pantalla a los cuatro personajes. A priori, dado el planteamiento del título, un potencial cooperativo podría haber sido una gran baza, y más si se tiene en cuenta que Sony no dispone de grandes sagas exclusivas que tengan campañas cooperativas, como sí sucede en Xbox, donde están Halo y el citado Gears of War. En ese sentido, el juego se asemejará más a Uncharted. Precisamente, Naughty Dog, el estudio responsable de las aventuras de Nathan Drake y de The Last of Us, es una de las principales fuentes de inspiración que tienen en RAD.

El desarrollo de la acción será lineal, con travesías por calles que habrá que ir limpiando de enemigos. Para ello, dispondremos de unas armas que combinarán un diseño clásico con unos ataques futuristas. Destacará la pistola arco, un arma de largo alcance que disparará potentes descargas eléctricas, aunque precisará unos segundos de preparación. Otra herramienta de armas tomar será el rifle de termita, que disparará perdigones ardientes e incluso una bengala que hará que las llamas se propaguen a su alrededor. También contaremos con el arma combo, una especie de escopeta con dos cañones (uno para repeler a los enemigos y otro para mandarlos al otro barrio). Asimismo, está confirmada la presencia de granadas de fragmentación, que se podrán arrojar o colocar como si fueran minas.

En el evento de presentación, pudimos hablar con Ru Weerasuriya (al que ya entrevistamos hace unas semanas) y nos confirmó que no habrá jefes finales, pero sí determinadas situaciones que, prácticamente, harán las veces de jefes finales. Tampoco habrá vehículos que podamos conducir.

La primera demostración jugable

Nuestra visita a las oficinas de Sony en Londres sirvió para que viéramos el primer “gameplay” oficial del juego. Era una demo de algo más de cinco minutos, jugada por los propios responsables de Ready at Dawn. La demostración correspondía a los compases iniciales de la aventura y transcurría en el distrito de Whitechapel, un foco rebelde donde Grayson y Lafayette debían infiltrarse para buscar pistas.

Tras contactar por radio, el protagonista echaba una mirada al horizonte desde un tejado, con unos prismáticos, para ver el cielo de la capital inglesa lleno de dirigibles. Tras contemplar esa panorámica, los dos personajes bajaban y acometían un pequeño salto entre dos balcones, no sin que antes Lafayette errara y se quedara con una pierna enganchada entre listones de madera. Luego, ambos accedían a una casa y, en el exterior, empezaban a oír gritos y disparos. En ese momento, salían del edificio y empezaba la acción contra los rebeldes, con ayuda de una especie de fusil de asalto y un revólver. También se presentó un peculiar sistema de combate cuerpo a cuerpo mediante QTE, que permitirá reducir a algunos enemigos de varias formas, según hacia dónde miremos y según el botón que pulsemos, ya que podremos interactuar con elementos que haya desperdigados por el entorno, como cuchillos. Ready at Dawn no quería que su título se redujera a ser un shooter genérico.

Pasado ese momento de acción, entraba en escena Percival. El veterano caballero advertía a Grayson y Lafayette de que los rebeldes contaban con mejor equipamiento del que habían previsto. Acto seguido, accedían por la trampilla de una casa y descubrían una especie de taller clandestino, en una de cuyas cajas había oculto un rifle de termita. Ahí, acababa la sucinta demo.

Hay que destacar que, en esa demostración, se pudo ver una de las peculiaridades que ofrecerá el control con el mando de PS4. Gracias a su panel táctil, podremos simular el envío de mensajes mediante código morse, que era el sistema de codificación utilizado en el siglo XIX para la comunicación a distancia.

Como una película, en todo momento

Ready at Dawn lleva varios años diseñando su propio motor gráfico para la nueva generación. Gracias a él, The Order 1886 será una experiencia cinematográfica, en la que será prácticamente imposible discernir entre escenas de vídeo y juego propiamente dicho. En la demo, pudimos ver que las promesas del estudio no son vanas, e incluso en los vídeos podremos trastear con la cámara. Por ejemplo, en la escena de vídeo inicial en la que Grayson miraba a lo lejos con unos prismáticos, había potestad para mirar hacia cualquier sitio del horizonte. Lo mismo sucedía tras conseguir el rifle de termita en el sótano de los rebeldes, donde se permitía girar el arma para contemplar sus detalles. Lejos de ser “scriptados”, los vídeos estarán hechos con el motor del juego y, a menudo, permitirán ciertas interacciones.

Otro aspecto que nos llamó la atención de la demo es que la cámara se podrá rotar libremente alrededor del personaje, para verlo en detalle. Al hacerlo, el efecto será el de estar prácticamente ante un vídeo. Igualmente, los rostros de los personajes serán tremendamente realistas, gracias a sus múltiples detalles (cicatrices, ojeras) y a su enorme gestualidad. Las animaciones tampoco se quedarán atrás.

El tono de película estará ligado a otro elemento clave: la lente de la cámara. En vez de emplear la típica perspectiva “imperturbable”, el juego simulará diversos efectos propios de la lente de una cámara, como destellos, desenfoques (por ejemplo, con personajes en primer plano y fondos desenfocados) o motas de polvo. La imitación al cine se completará con un formato panorámico.

El tratamiento de las físicas y los materiales también será sobresaliente, con unas texturas muy detalladas. En la demo, además de las capas de los caballeros, que se agitaban con un gran realismo, se pudo ver el detalle de cómo reaccionaban a los balazos unas sábanas colocadas en un tendedero. Del mismo modo, se supone que, si disparamos a una mesa, ésta se podrá romper de diversas formas, según dónde haya recibido los impactos. El simple acabado de las paredes o la abolladura de los metales a los que disparemos serán otros detalles que darán cuenta de la potencia del espectacular motor gráfico que ha parido el equipo de desarrollo.

La recreación neovictoriana de Londres será otro de los puntos fuertes del apartado gráfico. El equipo de RAD se trasladó a Londres para sacar miles de imágenes de la ciudad y recrearla con la mayor fidelidad posible. Por eso, zonas como la de Westminster, con el Big Ben, serán perfectamente reconocibles, igual que otras que ya no existen, como el Crystal Palace, que se erigió en Hyde Park para la Gran Exposición de 1851. La contaminación propia de la revolución industrial y el sempiterno cielo nublado también jugarán su papel (habrá que ver si se incluyen los casi innegociables efectos de lluvia, inherentes a la capital inglesa). El escenario de la demo era bastante lineal y de poca belleza, pero confiamos en que haya zonas más abiertas y arquitectónicamente imponentes. En lo que respecta al rendimiento técnico, que tan de moda está últimamente, el juego contará con una resolución de 1080p y el objetivo, a día de hoy, es que corra a 30 fps, según nos contó Ru Weerasuriya, director creativo del título y cofundador de Ready at Dawn. Lo que no está confirmado es la fecha de salida, pero es muy probable que sea uno de los estandartes de PS4 para el otoño de 2014, ya que, al margen de Infamous Second Son, que sale en marzo, y DriveClub, que tampoco debería tardar mucho en aparecer, éste es el único AAA exclusivo de Sony que se ha dejado ver hasta la fecha.

Bienvenida sea la savia nueva

En el mundo de los videojuegos, cada vez resulta más común el recurso a las secuelas y los refritos de sagas ya conocidas. Por eso, se agradece que estudios como Ready at Dawn se preocupen por idear nuevos universos que supongan un soplo de aire fresco. Tras haber visto The Order 1886 en movimiento y todo el bagaje que tiene detrás, en forma de historia y ambientación, hay pocas dudas de que la guerra entre humanos y mestizos va a abrir un cisma en PlayStation 4. Al tiempo, aunque haya que retrotraerse al siglo XIX.

Lecturas recomendadas