Reportaje

Avance de PES 2014 para PS3, 360 y PC

Por Rafael Aznar
-

Tras un lustro de decepciones, los directivos del PES Team, siguiendo el ejemplo de aquellas conjuras del Real Madrid en el Txistu, decidieron celebrar una cumbre para que Pro Evolution Soccer 2014 recuperara la senda del triunfo, ésa que los futboleros japoneses tanto añoran volver a paladear. Su mayor decisión fue fichar a un tal Fox Engine, una estrella en ciernes que debe suponer el inicio de la reconquista balompédica.

El síndrome de Florentino Pérez ha embargado a la cúpula directiva del PES Team. Tras una larga travesía por el desierto, el estudio japonés se ha propuesto que Pro Evolution Soccer 2014 suponga su regreso al trono del fútbol virtual. Igual que ha hecho el máximo mandatario del Real Madrid con los fichajes de Isco e Illarramendi, los directivos nipones han sacado su propia fórmula de la ilusión, condensada en la adquisición del Fox Engine como columna vertebral de su nuevo simulador.

La saga de Konami fue la vencedora indiscutible del sempiterno derbi futbolístico en la anterior generación. En los tiempos de PlayStation 2, Gamecube y la primera Xbox, se solía emparentar a Pro Evolution con la simulación y a FIFA, con lo arcade. Sin embargo, las tornas se cambiaron con la llegada de PlayStation 3 y Xbox 360. A medida que la saga de EA Sports brillaba con más fuerza, la de Konami se achaparraba a su sombra, como el Real Madrid ante el Barcelona de Guardiola. Con la actual generación ya en el tiempo de descuento, el PES Team ha decidido asemejarse al Bayern de Múnich para recuperar su hegemonía. No en vano, la carátula del juego estará copada por jugadores del actual campeón de Europa.

En busca del golazo gráfico

La mayor novedad de PES 2014 será la renovación absoluta de su motor gráfico. Una de las mayores losas del último lustro ha sido el anquilosamiento del apartado técnico, así que se ha decidido reconstruir el once titular desde cero, con la tecnología del Fox Engine, el motor con el que Hideo Kojima está fabricando Metal Gear Solid V: The Phantom Pain. Eso sí, pese a usar una tecnología nacida con ánimo de dar lo mejor de sí en la próxima generación, el juego sólo verá la luz en PS3, Xbox 360 y PC. Konami no ha considerado conveniente lanzarse aún a la rueda de PS4 y Xbox One, sino que ha preferido centrarse en hacer el mejor título posible para el hardware actual.


El potencial del Fox Engine servirá para que los partidos luzcan un aspecto fotorrealista. Las gradas de los estadios, la iluminación de los focos o el tejido de las equipaciones estarán muy conseguidos. Del mismo modo, la lucha de la posesión será mucho más real, gracias al sistema “True Ball Tech”, que hará que el movimiento del balón sea más independiente y que los contactos físicos luzcan unas animaciones más variopintas, en función de la fuerza, la dirección o la anatomía de cada futbolista.


La palma se la llevará el llamado PES ID, una tecnología introducida el año pasado para recrear no sólo los rostros de los futbolistas, sino también sus gestos técnicos. Si la temporada pasada fueron 50 los jugadores que fueron recreados con este sistema, esta vez habrá aún más. Las caras, además de ser más fidedignas que nunca, contarán con una mayor expresividad.


La ambientación también estará muy conseguida. Antes de los partidos, veremos a los jugadores saliendo por el túnel de vestuarios y formando ante los fotógrafos. Al final de algunos encuentros, veremos incluso cómo los jugadores van al árbitro a comentarle “amistosamente” su parecer sobre alguna de sus decisiones… No faltarán tampoco los himnos cuando jueguen selecciones nacionales.

Un césped recién sembrado

Ya hemos tenido acceso a una versión bastante preliminar de PES 2014, pero nos ha dado para hacernos una idea de por dónde irán los tiros a puerta. En ella, sólo se podía acceder al modo Exhibición, con la posibilidad de elegir entre Bayern de Múnich, Santos, Alemania e Italia, para jugar en el Allianz Arena. Como en los últimos años, las licencias más destacadas serán la de la Copa de Europa y la de la Copa Libertadores, a la que se añadirá la Champions League de Asia. Sobre los campeonatos nacionales, se ha confirmado recientemente que hará su debut la liga argentina, la más importante de Sudamérica, con permiso del Brasileirao. Sobre el resto de campeonatos, aún no hay confirmación: seguro que estarán las ligas de España, Italia o Inglaterra, pero habrá que ver si con el cien por cien de las licencias de clubes y futbolistas.

Aunque se podrá cambiar entre cuatro tipos de velocidad, el ritmo de los partidos por defecto será bastante lento, con muchos jugadores que tendrán dificultades para hacer controles. Lo cierto es que el manejo nos ha parecido muy similar al de Pro Evolution Soccer 2013, lo cual no es malo, pero esperamos que la versión final se desmarque más de su predecesora.


Donde sí hemos notado una gran mejoría es en la IA de los rivales, que se adaptarán a la perfección a cada momento del partido. No suele ser habitual que los jugadores manejados por la CPU hagan florituras, pero nosotros hemos tenido el privilegio de ver cómo Andrea Pirlo nos rompía la cadera con un regate de tacón. Aún hay un barrendero por allí recogiendo los pedazos. Asimismo, si adelantamos al portero voluntariamente para encimar a un delantero en el mano a mano, la vaselina será inmediata. Lo mismo sucederá si sacamos mal de puerta y el guardameta está descolocado: el rival de turno chutará de primeras y nos dejará en evidencia ante el abochornado gentío.




En la demo no lo hemos podido comprobar, pero, a priori, el juego hará gala de una nueva característica, conocida como “Heart”, que hará que la afición influya en el estado de forma de los futbolistas, según jueguen como locales o como visitantes. Del mismo modo, los compañeros podrán arropar a un jugador que no esté dando pie con bola, mientras que otros se vendrán arriba si protagonizan una jugada de postín. Habrá que ver si todo eso se refleja de verdad en la versión final, porque puede dar mucho juego.

Otro aspecto que también nos ha gustado mucho es el de la estrategia. Antes de los partidos, podremos definir hasta tres formaciones tácticas, para poder cambiarlas sobre la marcha. También podremos establecer una serie de jugadas, como pedir a los compañeros que se vayan de los marcajes o que el lateral suba la banda. Así, de vez en cuando, en pleno partido, aparecerá un pequeño icono y, si pulsamos el gatillo izquierdo dos veces, nuestros compañeros pondrán en práctica esa jugada. Finalmente, se mantiene el llamado Teammate Control, de modo que, con L1/LB y un pequeño golpe del joystick derecho, podremos pedir a un jugador determinado que haga automáticamente un desmarque hacia el espacio deseado.


No acabarán ahí las virtudes de Pro Evolution Soccer 2014, pues, al igual que su predecesor, se pondrá a la venta al precio “reducido” de 49,95 euros, una excelente forma de resultar competitivo ante el todopoderoso FIFA, que se lanzará a 69,95 euros. Será el 30 de septiembre cuando podamos echarle la bota al nuevo simulador de Konami, en PS3, Xbox 360 y PC.

Lecturas recomendadas