Reportaje

Avance de Ryse son of Rome para PC

Por Jorge S. Fernández
-

Después de de su paso por Xbox One, como garante y máximo exponente de la nueva generación para la consola de Microsoft, se asoma por el horizonte la adaptación de Ryse son of Rome para PC.

Supuestamente, Ryse sería exclusivo para Xbox One, pero parece que en Crytek an querido ir más allá de la consola de Microsoft. Hay muchas teorías de por qué Ryse ha dejado de ser exclusivo para Xbox One.

Personalmente, tengo la sensación de que mientras Ryse sólo se adapte a versiones de PC, seguirá siendo una exclusiva de Xbox One. Al fin y al cabo, la consola de Microsoft y Windows son hermanos de sangre. Lo que realmente supondría un golpe a la línea de flotación de Xbox OneOne sería que Ryse se lanzara para PS4 o Wii U, cosa que de momento parece poco probable.

Así que, dejando de lado polémicas que sólo alimentan la especulación, y en base al primer contacto que hemos tenido con su versión de PC, vamos a centrarnos en lo que podría aportar esta nueva versión a la saga, tanto en su apartado principal, el técnico, como en el de la jugabilidad. 

De todas formas, podéis echar un vistazo a nuestro análisis de Ryse para Xbox One como punto de partida.

Hay que cogerlo con pinzas

Así hay que recoger las impresiones que nos ha dejado Ryse son of Rome en su versión para PC, pues lo que hemos podido probar es una demo de corta duración y totalmente capada, de la que lo único que podemos extraer son las conclusiones sobre todo de su apartado técnico.

Básicamente, este Ryse es un port calcado de la versión de One. En esta demo, hemos podido jugar un par de escenarios, el inicial con el asedio al palacio del emperador romano, donde hemos podido seguir el tutorial y acto seguido liarnos a espadazos, además de aprender los comandos para guiar al resto de soldados.

El segundo es la fase en que debemos subirnos a lo alto de un acueducto en obras, donde nos toca acabar con los arqueros y lanceros que hacen la vida imposible a nuestros compañeros de unidad.

El desarrollo de ambas es exactamente igual al de Xbox One, por lo que poco podemos añadir en su desarrollo. El único modo de juego disponible en esta demo ha sido el timeline, con estos dos escenarios.

Además, tampoco hemos podido mejorar los ataques y habilidades de Marius, nuestro protagonista, porque todas estas opciones han estado “capadas” en la demo, no vamos a entrar en detalle con ellas.

Jugabilidad a golpe de espada

A este Ryse se le pueden achacar muchas cosas, pero desde luego lo que es su jugabilidad y capacidad de divertirnos, no. Esta demo nos ha dejado con ganas de más, sobre todo por lo sencillo de sus controles, lo bien resueltos que están los “fatalitys” y lo fácil que se hace abordar un combate con varios enemigos a la vez.

Desde el minuto 1 te haces a los controles de manera sencilla y estos responden de manera ejemplar, lo que es una de las principales virtudes de este juego. Aunque su desarrollo está muy limitado, y en realidad a veces tenemos la sensación de estar dentro de un correpasillos, resulta muy espectacular. Ese foco en las luchas con los bárbaros que nos permite entregarnos en cuerpo y alma al combate, es muy adictivo. 

Hemos jugado esta demo con un mando de Xbox 360, y se ha comportado de manera extraordinaria, tanto en los controles analógicos como la vibración del propio mando, que ha ocurrido siempre en los momentos indicados.

¿Podemos achacarle cosas? Rotundamente sí. Algo de lo que esperábamos mejora en esta versión para PC era una mayor variedad de enemigos, para no tener la sensación de estar siempre matando a los mismos, pero tristemente este apartado también es idéntico al de Xbox One.

Apartado técnico

Esa es la auténtica razón de ser de toda versión de PC respecto de las de consola. Es de esperar que en la versión para ordenadores de sobremesa la calidad gráfica y técnica estén por encima de la media, sobre todo si estamos hablando del motor Cryengine. Hemos jugado a Ryse en modo ultra con todos los ajustes gráficos al máximo.

Y los resultados, grosso modo, han sido espectaculares. Digo grosso modo, porque hay algunos fallos que os comentaré más tarde. En este modo ultra, y eso sí, con una Nvidia GTX 770 de 2GB y con un ordenador movido por un procesador i7, el juego ha ido a unos perfectos e inalterables 60 fps.

La sensación en plena batalla con decenas de personajes en pantalla y pese a nuestros movimientos bruscos, ha sido simplemente espectacular. Si la versión de Xbox One ya destacaba por su apartado gráfico, siendo sin duda lo mejor del catálogo de la consola, en esta versión de PC se multiplica esa sensación de calidad.

Destacan las texturas, tanto de las vestimentas de nuestro personaje como de la increíble y detallada piel facial de cada modelo humano, sobre todo cuando vemos cinemáticas creadas en tiempo real por el motor gráfico. Las iluminaciones dinámicas son caso aparte, que cobran mucho más realismo por la extraordinaria definición de las texturas.

Los momentos en cámara lenta son ideales para admirar estos efectos, así como el desenfoque de la cámara en los planos secundarios. No nos ha quedado duda de que el apartado gráfico de Ryse son of Rome para PC es de los mejores que hemos visto hasta la fecha, una auténtica gozada para nuestros ojos.

Es curioso que, mientras que se trata de uno de los juegos con mejores gráficos que hemos visto últimamente, el calentamiento de nuestra tarjeta gráfica ha sido mucho menor que con otros juegos aparentemente mucho menos exigentes que el de Crytek.

Ahora bien, volvemos a coger con pinzas también este apartado. Porque no dejan de ser alarmantes ciertos fallos gráficos y técnicos que hemos tenido que padecer mientras jugamos esta demo. Más teniendo en cuenta que está muy cerca su lanzamiento.

En algunos pasajes nos hemos encontrado con texturas que desaparecían totalmente delante de nosotros, hasta el punto de fundirse todas en negro y sólo poder distinguir siluetas de color blanco, un tanto difuminadas. Vamos, que no se cargaban. Esto además nos obligaba a ir a tientas y morir rápidamente.

También nos ha ocurrido que, de manera aleatoria, al lanzar el juego, este ha comenzado con una tasa de frames bajísima, que hacía injugable Ryse. Incluso en algunos casos el juego saltaba directamente de nuevo al escritorio después de un reseteo total del juego. También ha habido otros fallos, como la salida al menú principal sin previo aviso, sin haber pulsado ninguna tecla o botón especial.

Primeras impresiones

Hay tres puntos a valorar de esta demo para PC, y que os dejarán más claro qué es lo que nos podríamos encontrar en el día de su lanzamiento. El primero de todos es que se trata de un port de la versión de Xbox One, en lo que a contenidos y desarrollo del juego se refiere, no hay nada más ni menos que en la versión original.

Segundo, el apartado gráfico es sobresaliente, es la auténtica diferencia respecto de la versión original de Xbox One. Aunque la versión de consola ya era muy buena en su apartado gráfico, esta de PC lo es aún más.

Y tercero, los fallos técnicos, que son de bastante gravedad a estas alturas de desarrollo, y que no esperábamos en absoluto. Además, la aleatoriedad de estos fallos nos desconcierta aún más. Queremos pensar que no estarán en la versión final, lo contrario sería algo bastante grave.

Resumiendo, todos aquellos que no han disfrutado de Ryse en Xbox One seguramente lo pasarán en grande con este port para PC. A la espera de la versión final, Ryse pecará de los mismos fallos de siempre, con su desarrollo algo repetitivo. Y destacará por su calidad gráfica y extraordinaria jugabilidad.

En cuanto a uno de sus aspectos más criticados, el modo campaña demasiado corto, hay que decir que ya no debería ser problema, porque si bien esta será igual, la inclusión desde el primer día de todos los DLC aparecidos hasta la fecha, convertirán a Ryse son of Rome en un juego más completo y largo.

En fin, esperaremos a la versión final para dictar sentencia, pero de momento, las sensaciones generales han sido bastante positivas.

Lecturas recomendadas